La estrategia de Brasil como “global player”: Efectos en el desarrollo

Сomentários

Transcrição

La estrategia de Brasil como “global player”: Efectos en el desarrollo
20
La estrategia de Brasil
como “global player”:
Efectos en el desarrollo
de la integración regional
Ignacio Bartesaghi
20
La estrategia de Brasil
como “global player”:
Efectos en el desarrollo
de la integración regional
DOCUMENTOS
Coordinadora Regional de
Investigaciones Económicas y Sociales
CRIES
Ignacio Bartesaghi
Presentación
distintos campos como para la discusión
académica de los avances de los estudios sobre
problemáticas de la región.
Documentos CRIES es una publicación de la
Coordinadora Regional de Investigaciones
Económicas y Sociales que periódicamente
presenta artículos de investigadores de la
región ligados a los programas y proyectos
que desarrolla la Red.
Confiamos que el conjunto de estos aportes
contribuyan a ampliar el campo de discusión
y de incidencia tanto de redes y organizaciones
de la sociedad civil como de académicos y funcionarios de América Latina y el Caribe en el
análisis de temáticas que afectan a la región.
Este conjunto de materiales constituyen un
aporte invaluable tanto para el trabajo de
las organizaciones de la sociedad civil en
Coordinadora Regional de
Investigaciones Económicas y
Sociales
Regional Coordination
for Economic and Social
Research
La Coordinadora Regional de Investigaciones
Económicas y Sociales (CRIES) fue establecida
en Managua en 1982. CRIES es una red de centros de investigación, think tanks, ONGs, fundaciones y asociaciones profesionales de América
Latina y del Caribe cuyo objetivo principal es
promover la participación de la sociedad civil y
la investigación económica y social vinculada a
esta participación.
The Regional Coordination for Economic and
Social Research (CRIES) was established in
Managua in 1982. CRIES is a network of research
centers, think tanks, NGOs, foundations and
professional associations from Latin America
and the Caribbean which main goal is to
promote civil society participation and related
social and economic research.
El mandato principal de CRIES es profundizar la participación de la sociedad civil en los
procesos de integración regional y en el debate
público sobre temas regionales y subregionales,
e incrementar el involucramiento de las redes y
organizaciones de la sociedad civil en la formulación e implementación de políticas públicas.
CRIES main mandate is to deepen civil
society participation in regional integration
processes and in the public debate on regional
and subregional issues, and to increase
the involvement of civil society networks
and organizations in the formulation and
implementation of public policies.
Actualmente más de 100 organizaciones nacionales y regionales involucradas en proyectos
de investigación y en programas de incidencia
regional y sub-regional son miembros de CRIES,
promoviendo la creación de un modelo inclusivo,
participativo y sustentable de integración regional en América Latina y el Caribe.
Currently CRIES membership include more
than a 100 national and regional organizations
involved in regional and sub-regional research
projects and advocacy programs fostering
the creation of a participative, inclusive and
sustainable model of regional integration in
Latin America and the Caribbean.
CRIES publica regularmente la revista académica tri-lingüe Pensamiento Propio, un Anuario de
Integración Regional, y una serie de documentos,
conjuntamente con una colección de volúmenes
colectivos sobre diferentes temas regionales.
Additionally to a set of collective volumes on
regional issues, CRIES publishes regularly
Pensamiento Propio, a tri-lingual academic
journal; a Regional Integration Yearbook, and
a series of CRIES documents and policy briefs.
-3-
Coordinadora Regional de
Investigaciones Económicas
y Sociales (CRIES)
Publicado en Buenos Aires en el mes de marzo de 2015
-4-
La estrategia de
Brasil como “global
player”: Efectos
en el desarrollo
de la integración
regional
Introducción
En la última década, todos los países de América
Latina y el Caribe han registrado una de las fases
de crecimiento más largas de su historia. Dicho
fenómeno, que como es sabido contó con el
impulso del crecimiento asiático, en particular de
China, provocó transformaciones económicas de
suma relevancia para la región en términos no solo
económicos, sino también geopolíticos.
Dado el peso específico del país, pero también por
contar con una política expresa en ese sentido,
Brasil logró posicionarse como una de las potencias
emergentes con la suficiente influencia como para
ocupar lugares de privilegio en un nuevo escenario
internacional, que suma a otros actores además de
las potencias centrales.
La estrategia seguida por Brasil, que parece haber
priorizado su objetivo de convertirse en un “global
player” frente a la agenda regional, tuvo efectos
directos en la integración regional y especialmente
en la agenda de los países del Mercosur. En efecto,
a partir de la primera década del siglo XXI (luego
de superada la crisis) la diplomacia seguida por
el país ha sido muy agresiva en términos de su
dominio político y económico.
En claves políticas, cabe recordar que en una
década, Brasil se posicionó como integrante del
grupo BRICS, es un serio aspirante a un asiento
permanente en el Consejo de Seguridad de las
Naciones Unidas, ha logrado ocupar cargos de
suma importancia en organismos multilaterales
(ya obtuvo el cargo de Director de la OMC y
de la FAO, entre otros cargos internacionales),
es miembro del G20 y participa de otros foros
internacionales que lo relacionan con África y
Medio Oriente, entre otras regiones de suma
importancia en términos de las nuevas dinámicas
globales.
Ignacio Bartesaghi
Es el Director Asociado del Departamento de
Negocios Internacionales e Integración de
la Facultad de Ciencias Empresariales de la
Universidad Católica del Uruguay. Integra el
Sistema Nacional de Investigadores de la Agencia
Nacional de Innovación e Investigación (ANII)
del Uruguay. Es docente de la Universidad
Católica del Uruguay y de la Universidad de
la República, así como docente invitado en
varias universidades del exterior. Cuenta con
un importante número de publicaciones en el
área de su expertise. Es Doctor en Relaciones
Internacionales (c) , Magíster en Integración y
Comercio internacional, Licenciado en Relaciones
Internacionales, Posgraduado en Negocios
Internacionales e Integración, Posgraduado en
Gestión de la Empresa Comercial y en Comercio
Exterior. Asimismo, se desempeña como
consultor independiente
en las áreas de su especialidad.
e-mail: [email protected]
En el plano regional, la importancia otorgada
por Brasil a la Unión de Naciones Suramericanas
(UNASUR) y a la conformación de la Comunidad de
Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC),
coinciden con la política global anteriormente
señalada. Concomitantemente, su posición frente
a otros procesos de integración como lo fue el caso
de la ALADI y del MERCOSUR, especialmente
en la definición de la agenda externa seguida por
este último (particularmente con Estados Unidos
-5-
La estrategia de Brasil como “global player”: Efectos en el desarrollo de la integración regional
y la Unión Europea), demuestran la politización de
la estrategia seguida por este país en los acuerdos
regionales de base fundamentalmente económica.
En efecto, en tres de los indicadores habitualmente
utilizados para medir el poder real de los Estados,
Brasil se ubica dentro de las primeras 10 posiciones
del ranking internacional, en particular en el PIB
global, la población y el territorio. El país todavía
se encuentra muy relegado en los niveles de PIB
per cápita y en el gasto militar, tema bastante
debatido al interior de Brasil en los últimos años.
De cualquier forma, Brasil siempre ha apostado
al “poder suave” con un activa participación
multilateral en principios como la no intervención
y reclamando el desarme nuclear. Cabe recordar
que Brasil no cuenta con una bomba atómica, a
diferencia de los otros países miembros del grupo
BRIC (Cancado, 1983).
Por su parte, en términos económicos, ha sido
notoria la importancia otorgada a los flujos
de inversión extranjera destinados a la región
(incluso generándose el concepto de multilatinas
y evidenciándose un importante proceso de
extranjerización de la tierra y de ciertas cadenas
productivas en algunos de sus socios más
cercanos), o las acciones que en ese mismo sentido
fueron seguidas a través del IIRSA, el BNDES o
incluso el mismo Banco del Sur.
La política exterior sostenida por la potencia
sudamericana en los últimos años, demuestra
el aprovechamiento que dicha nación realizó
de los mecanismos de integración vigente, y
en particular de los recientemente creados,
siendo funcionales con el cumplimiento de su
agenda internacional (generando contrapesos
internacionales, especialmente con Estados
Unidos).
Al respecto de este tema, no son pocas las voces
que indican que algunos sectores de la sociedad
brasileña demandan contar con una bomba
nuclear, no negando que el país ya domina la
tecnología como para construirla. A su vez, en
lo que se ha llamado “la estrategia nacional de
defensa”, que tiene que ver con la necesidad
de Brasil de proteger sus recursos naturales,
fronteras, la Selva del Amazonas, sus empresas
hidroeléctricas o sus pozos petrolíferos, exigen
un fortalecimiento del ejército brasileño. Además,
existe una interrelación muy importante entre las
empresas privadas (muchas de ellas con apoyo del
BNDES) y el ejército (Zibechi: pp. 144, 2013).
En síntesis, motiva este estudio la siguiente
hipótesis: la política exterior de Brasil y su
evidente interés por transformarse en una potencia
internacional - en un escenario internacional que
ha sufrido importantes transformaciones en la
última década - , terminó arrastrando a toda la
región hacia un contexto integracionista que no
necesariamente es el favorable para los intereses
nacionales de todos los socios. Esta nueva realidad
regional enfrenta, tanto la postergación de los
objetivos originarios por falta de interés político,
como también la ponderación de las negociaciones
bilaterales frente a las subregionales o regionales,
caminos supeditados a intereses nacionales no
necesariamente compartidos por otros Estados y
socios estratégicos de Brasil.
Más allá de la definición de un “poder suave”,
desde la creación de la ONU el país ya pretendía
posicionarse como “una potencia media” con
cierto destaque en comparación con otros países
de América Latina. La participación de Brasil en
los ámbitos multilaterales ha sido preponderante
e incluso profundizándose en la primera década
del nuevo siglo.
En el comercio exterior Brasil tampoco se ubica
en lugares de privilegio, no solo por los montos
globales, sino también por la sofisticación de su
estructura exportadora, ya que la mayoría de sus
ventas están concentradas en productos primarios
o manufacturas basadas en recursos naturales.
Las manufacturas exportadas por Brasil tienen
por destino principal a su región más próxima,
en especial Argentina y en menor medida otros
países de la ALADI, pero la presencia de este
tipo de mercaderías en mercados de extrazona
es muy baja, salvo su progresiva presencia en
algunos países africanos. Esta realidad, sumado
Brasil ¿potencia?
Parece evidente que algunas de las variables
típicamente utilizadas para definir el poder real
de los Estados, están presentes en Brasil, lo que a
priori llevaría a identificarla como una potencia,
si bien el hecho de tener poder no necesariamente
transforma a Brasil en una potencia, ya que
depende cómo se lo utiliza (Tokatlian, 2013).
-6-
Ignacio Bartesaghi
al estancamiento de la agenda externa de Brasil
en lo que tiene que ver con la firma de acuerdos
comerciales, posiciona al país inadecuadamente
frente al fenómeno de las cadenas globales de
valor, lo que está siendo fuertemente cuestionado
por el sector privado brasileño en los últimos años
(IEDI, 2013).
en la zona de mayor influencia de Brasil, incluso
con respuestas de “acumulación de poder” como
el Mercosur, la propuestas de crear un Asociación
de Libre Comercio Sudamericana, conocida por
la sigla ALCSA que luego derivó en la Comunidad
de Naciones Sudamericanas y en su oposición al
ALCA (Bernal – Meza: pp. 72, 2006).
En parte por los fenómenos anteriormente
señalados, la participación de Brasil no permite
identificar una tendencia clara como ocurre
en otras economías emergentes. En efecto, en
este caso la importancia del país en el comercio
mundial presenta avances y retrocesos, estando
en la actualidad alejado de los picos máximos de
participación alcanzados en el año 1950.
Así como lo plantea Raúl Zibechi en su obra “Brasil
¿nuevo imperialismo? (2013), las definiciones
políticas de la década del setenta tienen mucho
que ver con lo que ocurre años después (luego de
lo que los autores consideran como un período de
incertidumbre y crisis del modelo desarrollista,
el que es superado fundamentalmente con el
gobierno de Lula Da Silva al que se le adjudica
un importante activismo internacional e interno),
en cuanto a la creación elites tan potentes como
influyentes (ejército, industria, sindicatos). En
esta época el sector financiero, a través de los
fondos de pensión, el Banco Brasil, el papel que
adquiere el BNDES, la importancia de Petrobras
y otras grandes empresas como Vale, Embraer,
Odebrecht, OI, Braskem, JBS Friboi, Bertin,
Brasil Foods o Fibria, son solo algunos de los
ejemplos del potencial interno de Brasil, pero
naturalmente importante para su proyección
regional e internacional. En este contexto, en la
misma obra se cita a Samuel Pinheiro Guimarães
en lo que tiene que ver con la construcción
de una estrategia: “para América del Sur, pero
muy en especial para Brasil, el momento actual
es decisivo, pero el dilema es siempre el mismo:
enfrentar el desafío de realizar el potencial de la
sociedad brasileña, superando sus extraordinarias
disparidades y vulnerabilidades por la ejecución
ardua y persistente de un proyecto nacional
conciente, en un contexto de formación de un polo
sudamericano no hegemónico, en estrecha alianza
con Argentina, o incorporarse de forma subordinada
al sistema político estadounidense” (Zibechi: pp.
88, 2013).
El desempeño económico de Brasil analizado en
el largo plazo, evidencian un resultado que no se
asemeja con el de otras economías emergentes y
ponen en duda el potencial de Brasil para mantener
su crecimiento económico. Una de las debilidades
resaltadas tiene que ver con la apertura comercial
(el comercio exterior representa una porción del
PIB muy inferior a la presentada por otros países
emergentes como Sudáfrica, India o Turquía).
Otro aspecto negativo es la sofisticación de la
oferta exportable de Brasil, ya que el país posee
una elevada concentración de sus colocaciones en
bienes agrícolas con una escasa competitividad
en las colocaciones de productos industriales
que son exportados principalmente en la región
(Porzecanski, 2014).
Los cambios en la política exterior
de Brasil
En ningún país, pero mucho menos en uno con
las dimensiones de Brasil, se puede analizar la
política exterior sin atender a su política interna.
Si bien esta última no es el objetivo de este
trabajo, igualmente es necesario atender al menos
brevemente este punto en particular. En los
hechos, en el caso de Brasil los autores identifican
una clara relación entre el Estado desarrollista de la
década del setenta y la política exterior, lo que es
muy evidente en la disputa de Brasil con Estados
Unidos en lo que tiene que ver con la influencia de
las dos potencias en la región. Este último hecho
es notorio si se analiza la oposición brasileña a
prácticamente toda iniciativa de Estados Unidos
Entre otras potencias denominadas emergentes,
Brasil se benefició de los cambios en el equilibrio
del poder internacional a partir de la caída
del unipolarismo sostenido por la supremacía
estadounidense. Si bien suele identificarse a
China como el principal ganador en este nuevo
escenario, que emerge en la década del noventa
especialmente desde el enfoque económico (ya
que Estados Unidos sigue siendo la principal
potencia en el plano militar), la realidad indicaría
que otros Estados como Rusia, India, Brasil o
-7-
La estrategia de Brasil como “global player”: Efectos en el desarrollo de la integración regional
Sudáfrica también se han beneficiado. Desde el
punto de vista regional, la pérdida de influencia de
Estados Unidos en la región también le permitió
a Brasil ocupar los nuevos vacíos de poder.
Paralelamente, la debilidad económica y militar de
Argentina en términos relativos con la evolución
presentada por Brasil, permitieron la consolidación
de este último país como la potencia del Cono Sur
(Spektor, 2011).
políticos más que económicos. En efecto, desde
la vuelta de las democracias en Argentina y Brasil,
se terminó de sellar el pacto de estabilidad entre
las dos potencias sudamericanas, con el marcado
liderazgo de los presidentes Sarney y Alfonsín,
los que suscribieron acuerdos no solo en el plano
político, sino también en el comercial y de defensa
(energía nuclear). Llamativamente, el Tratado
de Asunción no hace mención alguna a ningún
aspecto vinculado con la seguridad, pero expertos
y académicos le otorgan a dicho instrumento
e incluso al golpeado arancel externo común,
un significativo papel en el mantenimiento de
la estabilidad política regional. Cabe recordar
que la importancia de la seguridad regional fue
reconocida por el propio Celso Amorim, la que
adquirió aún mayor importancia por los resultados
alcanzados en este sentido por los ámbitos
hemisféricos de seguridad regional, como el caso
del TIAR y de la OEA.
En este nuevo contexto internacional, que además
se aceleró desde el año 2001 con los atentados en
Nueva York, Brasil comienza a desplegar su nuevo
modelo de inserción internacional, especialmente
con el objetivo de transformarse en el líder de
Sudamérica y dando cumplimiento a la visión
de las elites brasileñas de su papel global, ser
una potencia media con aspiraciones de “global
player”.
Más claramente es a partir del gobierno de
Fernando Henrique Cardoso que se hace más
evidente la política exterior brasileña, la que
puede dividirse en dos modelos: la definición de
Sudamérica como su área de influencia directa,
interés que instrumentó a través del impulso de
procesos de integración regional, por una activa
participación política en los conflictos regionales,
especialmente en los Estados considerados débiles
y en una participación activa en todos los ámbitos
multilaterales (Senes, et: 2003).
Las relaciones entre Brasil y Argentina estuvieron
signadas por los intereses de Estados Unidos en
la región, ya que la primera potencia mundial
había lanzado la Iniciativa de las Américas, la que
había “tentado” a Argentina, lo que no era bien
visto por el lado brasileño, que como se mencionó
anteriormente pretendía ejercer influencia en su
región más próxima. Paralelamente, la decisión
de México de integrarse al proceso de integración
que vinculaba a Estados Unidos con Canadá y que
culminó con la conformación del NAFTA, generó
un quiebre en la ALADI y le planteó la necesidad
a Brasil profundizar sus relaciones con Argentina,
para luego ir progresivamente extendiéndolas al
resto de los países de la región (Hirst, 2006).
Las relaciones de Brasil en América del Sur,
estuvieron marcadas por su relación con Argentina,
la que es estratégica para el primer país. En los
hechos, el acercamiento entre dichos Estados a
partir de la década del ochenta, tiene mucho que
ver con la estabilidad política de la región, incluso
mucho más que con la integración económica, lo
que como en otros tantos procesos de integración
fue una condición previa para la profundización
de las relaciones comerciales. En definitiva, las
posibilidades de Brasilia de desplegar su estrategia
sudamericana y luego global, tenía que ver con
superar el dilema de seguridad con Argentina
(Tokatlian, 2013).
Una vez cumplida la meta de estabilizar las
relaciones con Argentina, el objetivo de Brasil se
amplió al Mercosur, permitiéndole expandir su
base de representatividad en momentos en que
Estados Unidos comenzaba a operar fuertemente
en el sur del continente. Es más, a través del
Mercosur y por su notoria influencia en gran parte
de los países andinos, Brasil logró desarticular las
iniciativas de Estados Unidos para acercarse a la
región, caso del ALCA, modalidad de negociación
que lo incomodó desde su lanzamiento en el año
1994. Asimismo, las acciones de Brasil en la región
no solo se limitaron al plano económico, ya que
la potencia participó activamente en algunos
conflictos regionales, como el de Perú – Ecuador,
sigue muy de cerca el conflicto en Colombia por
la FARC debido a las tensiones que esta guerra
Al respecto de la importancia otorgada a los asuntos
de seguridad por los procesos de integración,
solo basta con prestar atención al caso de la
Comunidad Económica Europea, la ASEAN
y el Consejo de Cooperación del Golfo, todos
acuerdos que plantearon inicialmente objetivos
-8-
Ignacio Bartesaghi
civil puede traer aparejado en sus vecinos y muy
especialmente por la participación de Estados
Unidos en dicho conflicto. En los hechos, Brasil
no olvidó sus intereses en los países andinos, con
los que está también naturalmente integrado
debido (Brasil tiene frontera con 10 países
sudamericanos) a la Amazonia, así como también
por la importancia de la energía, caso de su relación
con Venezuela y Bolivia.
que ver con las corrientes de inversión de Brasil
en el continente sudamericano. En efecto, con
un importante apoyo financiero del BNDES,
instrumento central en la estrategia brasileña, el
país comenzó a adquirir un importante número
de empresas en sectores productivos muy diversos.
En algunos casos, las inversiones del país dominan
algunos sectores productivos de sus países
vecinos. La participación de Brasil también ha
sido estratégica en la exploración, producción,
refinería, petroquímica y distribución de petróleo,
con el liderazgo de la empresa Petrobras (Hirst,
2006).
El interés de Brasil en la región sudamericana por
sobre la latinoamericana y especialmente el interés
multilateral, vehiculizado con la ponderación de
sus relaciones con África, India y Rusia, así como
por la consideración de socio estratégico por parte
de EEUU y de la Unión Europea, fueron acciones
más evidentes en los dos gobiernos de Lula de
Silva. Si bien el presidente Cardoso ejecutó una
diplomacia muy activa en la región sudamericana,
especialmente en la mediación de los conflictos
regionales, su interés por ampliar el espectro de
Brasil en la región y el mundo fue menos evidente
que el demostrado por Lula, pero no menos
consecuente. Podría aseverarse que Cardoso
priorizó la estabilidad interna para permitir
luego una proyección regional e internacional
que era demandada por las elites brasileñas y
progresivamente reconocida por la internacional.
Tanto Cardoso como Lula contaron con un
contexto interno que les legitimó para extrapolar
algunos de los principios internacionales de Brasil
en el exterior, pero especialmente utilizando la
región como plataforma.
En definitiva, parece existir coincidencia en que
la política exterior de Brasil ha registrado algunos
cambios en los últimos años, especialmente desde
la asunción del Presidente Lula Da Silva. En
ese sentido, la definición del Canciller Amorim
“como la nueva política exterior” confirman la
percepción de cambio. Los puntos planteados
en la denominada política tienen que ver con el
aumento del poder político, militar, ideológico
y científico tecnológico de Brasil, lo que tiene
que ver con una mayor autonomía nacional, la
construcción de un polo político y económico
sudamericano, lo que en definitiva fue plasmado
por la creación de la UNASUR y ampliación
del Mercosur con nuevos socios, el rechazo al
ALCA, la incorporación de Brasil al Consejo
Permanente de las Naciones Unidas, pero
haciéndose mención a que se tendrá una estrecha
coordinación con Argentina (vale recordar que
este país no comparte la aspiración de Brasil en
dicho ámbito), un aumento de la cooperación con
India y con China, en temas vinculados con los
desarrollos tecnológicos vinculados a la Defensa y
el Desarrollo de la Industria militar y la promoción
en el ámbito multilateral con la cooperación de
Rusia, India y China (Bernal – Meza: pp. 81, 2006).
Parte del impulso del multilateralismo del
gobierno de Lula puede reflejarse en su liderazgo
en la creación del denominado G–3, el que reúne a
Brasil, Sudáfrica y la India, buscando una postura
común en foros internacionales, en la creación
del G–22 agrupando a los principales países
en desarrollo en las negociaciones de la OMC,
sus visitas y apertura de embajadas en África y
Medio Oriente, entre otras iniciativas, algunos
no necesariamente buscadas pero que ubicaron a
Brasil como un jugador internacional, como es el
caso de ser incluido en la sigla BRICS (Fernandes,
2004). Además, no es menor el hecho de que el
país haya sido premiado con la organización de
los dos eventos deportivos de mayor importancia
global.
La posición de Brasil en el
Mercosur
En lo que refiere al Mercosur, como se mencionó
anteriormente Brasil se acercó a Argentina a través
de un proceso que tuvo por objetivo principal
confirmar una asociación estratégica, la que
permitiría alcanzar una estabilidad política en la
subregión. Años después, ya entrada la década del
noventa, la alineación de gobiernos liberales de la
Otro de los cambios que también se le adjudican
a la administración del Presidente Lula, tiene
-9-
La estrategia de Brasil como “global player”: Efectos en el desarrollo de la integración regional
región a impulso del Consenso de Washington,
fomentó las relaciones económicas y comerciales
entre los miembros, las cuales se ven reflejadas
en el crecimiento del comercio intrarregional,
en la baja de los aranceles y en la captación de
inversiones.
Asunción. Parecería que en la presidencia de Lula
lo que sí se fortaleció fue la relación bilateral con
Argentina, lo que no necesariamente supone un
fortalecimiento del Mercosur o de sus objetivos
originarios. La relación de ambas potencias
regionales en el período previo a la crisis económica
1999 – 2002, generó algunas tensiones entre los
dos principales socios del bloque, lo que proyectó
un deterioro de la relación bilateral y en efecto una
vuelta atrás en parte de los logros alcanzados en
la política exterior de Brasil en los últimos años.
Es en ese momento que ya con la decisión de que
el ALCA no sería un mecanismo apropiado para
integrarse (lo que se sabía en Estados Unidos
desde el año 2000), que Brasil decide profundizar
su relación con Argentina (Consenso de Buenos
Aires), relanzar el Mercosur y ampliar sus objetivos
hacia el resto de América del Sur, todos caminos
que tienen un mismo destino, acotar cualquier
posible quiebre de su relación bilateral con
Argentina. Si bien con una importancia relativa
menor, en la misma época Uruguay presionaba
al Mercosur para suscribir acuerdos comerciales
de forma adelantada o independiente del resto
de los miembros, lo que en definitiva culminó
con la firma del Tratado de Libre Comercio entre
Uruguay y México y tiempo después el intento
de negociar con Estados Unidos, lo que en este
último caso sí fue bloqueado por Brasil, más allá de
las diferencias al interior del partido de gobierno
que también generó la iniciativa impulsada por el
Presidente Vázquez (Porzecanski, 2013).
Esta primera etapa del Mercosur podría ubicarse
entre los años 1991 – 1999 con la devaluación
de Brasil (con la crisis asiática y rusa se dio
un cambio de contexto), que como es sabido
generó la crisis del Río de la Plata, que afectó
muy fuerte al bloque, tanto desde el punto
de vista institucional como en la evolución de
su comercio intrarregional, si bien el impacto
estuvo en mayor medida en las expectativas, ya
que a partir de esa fecha el Mercosur dejó de
ser considerada una herramienta económica y
comercial útil para los empresarios, lo que generó
tensiones entre los miembros y al interior de cada
socio. Paralelamente, especialmente a impulso de
Brasil, el Mercosur se fue politizando, lo que es
evidente si se toman en cuenta los resultados de
las reuniones del Consejo del Mercado Común
de los últimos años y la modalidad con la que
se concretó el ingreso de Venezuela al Mercosur,
que contó con el liderazgo de Lula, pero que se
concretó en el gobierno de Dilma Rousseff.
Algunos autores establecen diferencias en los
énfasis de los sucesivos gobiernos brasileños
respecto al Mercosur, en particular en lo atinente
a la asunción de los costos del bloque regional, si
bien la realidad parece indicar que Brasil nunca
estuvo dispuesto a asumir los verdaderos costos
de la integración regional, proceso que habría
considerado como un paso intermedio para
la concreción de un objetivo más amplio, en
particular en lo que tiene que ver con América
del Sur (Bernal – Meza, 2006).
Los cambios respecto a la posición de Brasil
con el Mercosur, en cuanto a la necesidad de
ampliarlo con una lógica menos subregional y
más sudamericana, coinciden con el lanzamiento
de otros mecanismos institucionales que serán
tratados en el siguiente capítulo y en donde la
decisión de aislar a México parece definida por
parte de Brasil. Para dicho país, Sudamérica es el
espacio natural donde se debe consolidar el rol,
incluso entendiendo que el mismo es el rol que
Estados Unidos espera de Brasil en la región. En
definitiva, todas las propuestas que surgen en la
primera década del siglo tienen que ver con una
profundización de las acciones diplomáticas,
políticas, económicas y comerciales de Brasil en
el continente sudamericano, las que luego de un
tiempo parecen estar más asociadas a intereses
nacionales y no regionales. La falta de interés
de Brasil en comprometerse con la creación de
cualquier tipo de supranacionalidad que limite
su margen de acción, confirman dicha realidad.
Por ejemplo, se le adjudica a la presidencia de Lula
una etapa en la que se profundizó el Mercosur,
incluso apostando a la conformación de una
unión aduanera, instrumento que Fernando
Henrique Cardoso no tenía interés en fomentar
(Fernandes, 2004), pero la realidad indica que la
institucionalidad del bloque se vio fuertemente
dañada en los últimos años, no solo por alejarse
del objetivo de cumplir con la unión aduanera
o con el mercado común, sino por las recientes
desviaciones que se dieron en algunas de las
disposiciones establecidas en el propio Tratado de
-10-
Ignacio Bartesaghi
Otro ejemplo puede ser su posición respecto
al Mercosur, priorizando en todo momento la
buena salud de su relación con Argentina por
sobre el cumplimiento de las normas jurídicas
básicas aprobadas por el Tratado de Asunción,
como quedó en evidencia con el conflicto entre
Uruguay y Argentina por la instalación de una
planta procesadora de celulosa en el primer país.
como el interlocutor de América del Sur, pero
especialmente del Cono Sur, incluso movilizando
todo su aparato diplomático para permitir que
Uruguay cierre un Tratado de Libre Comercio con
Estados Unidos.
Como ya fue señalado, cualquier análisis de la
política exterior de Brasil tiene que dimensionar
apropiadamente la importancia de la relación
bilateral de este país con Argentina. Este punto
es central en las dinámicas de la agenda externa
y en la posibilidad de que uno de sus socios
estratégicos quiebre la política comercial común,
especialmente acercándose a Estados Unidos. Esta
decisión que marcó hasta el día de hoy la relación
de Brasil con México, fue una de las razones por
la cual Brasil profundizó sus relaciones bilaterales
con Argentina en la década del ochenta y culminó
con la firma del Tratado de Asunción en 1991.
Otra clara señal de los intereses de Brasil en el
Mercosur tiene que ver con su agenda externa.
Una de las primeras reacciones en cuanto a la
política externa brasileña estuvo motivada por
los intereses de Estados Unidos en la región,
país que ha propuesto acuerdos, inicialmente
bajo el formato 4 + 1, pero luego posibilitando
la suscripción de acuerdos bilaterales, los que
forzaron una reacción brasileña que también
estuvo muy presente en el proceso negociador del
ALCA, donde si bien de forma algo tardía, Brasil
comprendió la importancia de transformarse en
el principal interlocutor de Estados Unidos en
las negociaciones. En los hechos, se le adjudica
a la habilidad de Itamaraty el fracaso del ALCA,
articulando de forma muy conveniente las
debilidades de Estados Unidos en cuanto a las
negociaciones paralelas de dicho proceso con
el ámbito multilateral y liderando Brasil una
propuesta del denominado “acuerdo light”,
especialmente excluyendo algunos capítulos o
disposiciones centrales para los intereses de la
principal potencia mundial, lo que como es sabido
llevó a que dicho país descarte dicho mecanismo
para acercarse a la región (Fernandes: pp. 91- 92,
2004). Si bien existen claras diferencias entre la
visión de Fernando Henrique Cardoso y de Lula
Da Silva respecto al ALCA, el primero con una
posición algo fría pero despolitizando la decisión
de apertura económica que el país debería
afrontar, mientras que Lula politizó la decisión
y terminó cerrando la posibilidad de acercarse
comercialmente con Estados Unidos, la que por
cierto sigue siendo muy lejana hasta el día de hoy,
al menos para el caso de Brasil y Argentina.
Cabe recordar, que inicialmente el bloque intentó
contar con Chile, país que abandonó el Pacto
Andino que conformó inicialmente y que luego
siguió una estrategia de inserción independiente
no integrada a los intereses de Brasil. Respecto a
los otros países andinos, Brasil también fomentó
la integración con los mismos (idea inicial de la
Comunidad Sudamericana de Naciones), si bien
la misma no logró consolidarse por las estrategias
de inserción seguidas por Perú y Colombia, lo que
terminó derivando en la creación de la Alianza del
Pacífico, proceso de integración no alineado a los
intereses de Brasil en Sudamérica, el que como es
sabido integra a México lo que potencia aún más
la contraposición que de dicha iniciativa se hace
con el Mercosur.
El caso de la UNASUR y otros
instrumentos regionales
Más allá del Estado actual del Mercosur y de la
posición de Brasil respecto al bloque, la potencia
regional fomentó y apoyó la creación de una
institucionalidad sudamericana que opere con
independencia de las organizaciones con sede en
Washington. Este fenómeno fue muy evidente a
partir del año 2000.
Brasil logró incluso diluir los costos del
acuerdo entre los otros socios del Mercosur,
especialmente en Venezuela, que con su retórica
antinorteamericana se sintió cómodo “liderando”
la negativa presentada por el Mercosur +
Venezuela a través del la firma de la Declaración
de Mar del Plata. De cualquier forma, más allá del
resultado final, el proceso de negociador del ALCA
fue aprovechado por Brasil para consolidarse
En efecto, tanto el IIRSA, la UNASUR, el Banco
del Sur o la propia CELAC, responden en parte al
impulso brasileño (con apoyo directo o indirecto).
-11-
La estrategia de Brasil como “global player”: Efectos en el desarrollo de la integración regional
El IIRSA fue creado en el año 2000 en una reunión
realizada en Brasilia con la presencia de todos los
presidentes sudamericanos con el objetivo de
“avanzar en la modernización de la infraestructura
regional y en la adopción de acciones específicas
para promover su integración y desarrollo
económico y social” 1. En la misma reunión
los ministros de transporte e infraestructura
aprobaron un plan de acción para el período 2000
– 2010. En la actualidad, el IIRSA coordina sus
acciones con la UNASUR a través del denominado
COSIPLAN.
de seguridad. En efecto, actualmente cumple un
papel en la crisis venezolana. En contrapartida, la
CELAC, luego de sus dos cumbres, se ha cargado
de avances simbólicos, que si bien son importantes
para la región en términos políticos, como el caso
de la incorporación de Cuba a dicho ámbito, de
todas formas el papel de la Comunidad sigue sin
consolidarse y sus avances institucionales han sido
poco significativos.
En suma, parece clara la incidencia de Brasil en
la creación de una institucionalidad paralela en la
región, en especial con su enfoque sudamericano y
no latinoamericano, lo que cabe recordar excluye
a la otra potencia latinoamericana, México. Al
respecto de la visión sudamericana, la misma
es considerada un éxito de las presidencias de
Fernando Henrique Cardoso y Lula da Silva,
ya que desde perspectivas distintas según los
contextos (uno con la intervención política y
otro con la económica), desde sus respectivos
gobiernos profundizaron las relaciones con los
países andinos, especialmente con Colombia y
Perú, países que ningún Jefe de Estado había
visitado hasta el año 1981 (Spektor, 2011).
Otro instrumento de interés brasileño tiene que
ver con la Comunidad Sudamericana de Naciones,
luego transformada en la UNASUR. Dicho acuerdo
que contó con la disimulada participación de
Brasil, evitando imponer la agenda, era claramente
una nueva organización que también respondía
a sus intereses en la región. Al respecto, cabe
recordar que el objetivo inicial planteado para la
Comunidad Sudamericana de Naciones tenía que
ver con la convergencia económica entre los dos
principales procesos de integración de la región,
la Comunidad Andina de Naciones y el Mercosur.
Pronto, dicho objetivo quedó en el olvido
adquiriendo la iniciativa un claro sesgo político
con la creación de la UNASUR, sin hacer mención
a dicha convergencia e incluso aprobando en su
marco un Consejo de Defensa Sudamericano, en
un claro mensaje a Estados Unidos y a la OEA (si
bien con otro tenor, también el Consejo Electoral
creado por la UNASUR juega un papel y es
considerado otro mensaje para la debilitada OEA).
Más allá de las reticencias iniciales de algunos
países sudamericanos, la nueva institucionalidad
sudamericana fue consolidándose, si bien con una
escasa estructura en la toma de decisiones. Se trata
más bien de foros políticos y no de organizaciones
con poder supranacional que en efecto limiten el
accionar de ningún miembro, especialmente de
Brasil.
Ahora bien, todas estas acciones, ¿han logrado el
reconocimiento por parte de sus vecinos como
potencia sudamericana? Resulta paradójico que
países como México, Colombia y Argentina no
apoyan a Brasil en sus aspiraciones de ocupar una
silla permanente en el Consejo de Seguridad, la
que prefieren sea rotatoria dando la oportunidad
a otras Estados de la región, posibilidad que Brasil
ha descartado tajantemente. En el ámbito de
las Naciones Unidas los países sudamericanos y
latinoamericanos no coordinan sus posiciones y
en muchas ocasiones votan de forma diferenciada.
Respecto a Argentina, las posibilidades de que
Brasil avance en su desarrollo nuclear, puede
generar tensiones adicionales, a las que hay
que agregar las diferencias comerciales por
las restricciones argentinas, así como por las
diferencias en las posiciones internacionales
comunes en las negociaciones de Doha o con la
Unión Europea.
La estrategia sudamericana se amplió más allá
de la región con el tímido apoyo de Brasil a la
constitución de la CELAC, otro foro político que
vincula a los países Latinoamericanos y del Caribe.
Si bien este no es el ámbito natural de la estrategia
brasileña, que como se vio anteriormente tiene su
principal foco en América del Sur. En los hechos, los
avances de la CELAC se diferencian notoriamente
con los de la UNASUR, organización que ha
logrado cierta institucionalidad y ha jugado un rol
determinado en cuestiones tanto políticas como
Además de la consideración o no de Brasil
como potencia regional, puesta en duda por
lo anteriormente mencionado y por la crisis
institucional que atraviesa el Mercosur, parece
contradictoria la estrategia de Brasil respecto a lo
que el ex canciller del Uruguay, Didier Opertti,
-12-
Ignacio Bartesaghi
definió como “inflación institucional”. Si bien
es dicho país el que fomentó gran parte de los
organismos regionales, paralelamente se cuestiona
si es conveniente fomentar su profundización,
lo que podría derivar en un coto a la autonomía
del país en su política exterior. A su vez, Brasil no
se ha transformado en la voz de la región en los
ámbitos multilaterales, ya que las posiciones de
dicho país así como de Argentina en el G–20, no
necesariamente han defendido los intereses de
toda la región y menos aún los de sus socios del
Mercosur.
de inversión seguidas por Brasil entre otros
fenómenos. Al menos en términos de su desarrollo
institucional y del cumplimiento de los objetivos
originarios planteados por los tratados de algunos
de los procesos señalados y confirmando la
evidente importancia de Brasil en el impulso de
las iniciativas o nuevos enfoques adquiridos por
los ámbitos integracionistas de la región, podría
aseverarse que la política desplegada por Brasil no
favoreció la profundización de los acuerdos, sino
que por el contrario la habría perjudicado.
En cuanto a la influencia de Brasil en América
del Sur, el hecho de que Chile, Perú y Colombia
poseen un TLC con Estados Unidos, aspiración
que también tendrían Uruguay y Paraguay, al
menos permiten cuestionar si realmente la política
de Estados Unidos con la región ha fracasado.
Además, la creación de la Alianza del Pacífico,
un acuerdo con notorias diferencias respecto
al Mercosur, no deja de amenazar la zona de
influencia de Brasil, incluso tentando dicho
flamante modelo de integración a dos de los países
socios del Mercosur (Bartesaghi, 2013).
De cualquier forma, los esfuerzos desplegados por
Brasil para transformarse en un líder indiscutido, al
menos en el nivel sudamericano, no necesariamente
alcanzaron dicho objetivo. La presencia de Estados
Unidos en la región sigue muy presente y las
políticas de inserción internacional de países como
Chile, Perú o Colombia, difieren sustancialmente
de la de Brasil, lo que quedó en evidencia con la
creación de la Alianza del Pacífico, que además
sumó a México a la iniciativa lo que potenció
la importancia geoestratégica adjudicada a la
iniciativa.
En síntesis, si bien hay una incidencia de la política
internacional de Brasil en todas las iniciativas
regionales de enfoque económico y comercial,
como también político, la consolidación de su
liderazgo regional sigue en cuestionamiento y
podría afectar algunos de los objetivos planteados
por Brasil a nivel multilateral.
Conclusiones
La hipótesis que motivó la elaboración del
artículo fue si la política exterior de Brasil y su
evidente interés por transformarse en una potencia
internacional, terminó arrastrando a toda la
región hacia un contexto integracionista que no
necesariamente es el favorable para los intereses
nacionales de todos los socios.
Notas
1. Sitio web del IIRSA. Consultado el 13 de
Luego del estudio de la política exterior seguida
por Brasil en la región, podría confirmarse que
existen claros elementos para confirmar que la
política de dicho país, no necesariamente favoreció
la evolución de los procesos de integración
de mayor importancia en América del Sur,
fomentando incluso un nivel de institucionalidad
que ha reflejado los intereses de Brasil por sobre
los de los otros países de la región.
abril de 2014. En: http://www.iirsa.org/Page/
Detail?menuItemId=41
Bibliografía
Bernal – Meza, R. (2006). Cambios y continuidades
en la política exterior brasileña. Lateinamerika
Analysen, p 69-94.
Entre los ejemplos más notorios, podrían
mencionarse la evolución del Mercosur,
especialmente la de los últimos años, la
constitución de la Comunidad Sudamericana
de Naciones y de la UNASUR, las políticas
Cançado, A. (1983). Posiciones internacionales del
Brasil al nivel unilateral. Revista del Instituto
de Estudios Internacionales de la Universidad de
Chile, vol 16, no. 63, p 406 - 458.
-13-
La estrategia de Brasil como “global player”: Efectos en el desarrollo de la integración regional
Fernandes, L. (2004). Fundamentos y desafíos de la
Tokatlian, J. (2013) ¿Cuando poderoso es Brasil?
política exterior del Gobierno de Lula. Revista
Foreign Affairs Latinoamérica, vol 13, no. 1, p
CIDOB d’Afers Internacionals, no. 65, p 87-94.
25-31.
Hirst, M. (2006). Los desafíos de la política
Bartesaghi, I. (2013). La encrucijada de la política
sudamericana de Brasil. Nueva Sociedad, no.
exterior del Uruguay: ¿el Mercosur, la Alianza
205, p 131- 140.
del Pacífico o ambas? Consultado el 16 de abril
del 2014. Extraído de http://espectadornegocios.
John de Sousa, S. (2008). Brasil, India y Suráfrica,
com/core.php?m=amp&nw=ODgzNDc
potencias para un nuevo orden. Política Exterior,
no. 121, p 165-178.
Spektor, M. (2011). El regionalismo de Brasil. En
Sennes, R. Onuki, J. de Oliveira, A. (2004). La política
Plataforma Democrática. Consultado el 14 de abril.
exterior brasileña y la seguridad hemisférica.
Extraído de http://www.plataformademocratica.
Revista Fuerzas Armadas y Sociedad, Año 18,
org/arquivos/plataforma_democratica_working_
no. 3-4, p 3-26.
paper_16_2011_esanhol.pdf
-14-
Coordinadora Regional de Investigaciones
Económicas y Sociales (CRIES)
Lavalle 1619 Piso 9º Ofic. A
(1048) – Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
Tel./Fax (54 11) 43 72 83 51
E-mail: [email protected] - Website: www.cries.org

Documentos relacionados

La contribución de los intelectuales en la construcción de una

La contribución de los intelectuales en la construcción de una la vinculación directa por parte de un país a través de un acuerdo bilateral con Estados Unidos (o posteriormente el Tratado de Libre Comercio de América del Norte-TLCAN) y otra fue negociar la ins...

Leia mais

Argentina y Brasil 2015. Construyendo una visión compartida

Argentina y Brasil 2015. Construyendo una visión compartida Bolivia debería ser articulada en lo posible con la participación de otros países, especialmente los de la Unión Europea, tomando en cuenta no sólo sus requerimientos resultantes de asimetrías orig...

Leia mais

Argentina y Brasil 2015: construyendo una visión compartida

Argentina y Brasil 2015: construyendo una visión compartida inversión Introducción: Horizonte 2015 en materia de inversión En los próximos años hasta llegar al 2015, el Mercosur tiene una misión importante en materia de inversión. Ella busca contribuir a tr...

Leia mais