259 - Compañía de Santa Teresa de Jesús

Сomentários

Transcrição

259 - Compañía de Santa Teresa de Jesús
BOLETÍN
INFORMATIVO
Agosto-Septiembre 2012
STJ
Nº 259
129
129 Portada
130 Índice
131 Señor, déjame ir contigo
132 Provincia Santa María de Guadalupe. IV Congreso nacional
137 Reunión de Coordinadoras en Cercedilla
141 Provincia Virgen de la Esperanza. Asamblea provincial
148 Encuentro de Formación. Provincia María Inmaculada
152 Bodas de oro en la Compañía
154 Bodas de plata en la Compañía
157 Carta de Hermandad
158 Coimbra. Sacramentos de Andrea
161 Noticias breves
163 Han entrado en la vida
167 Encomendamos en nuestras oraciones
130
Señor, déjame ir contigo
sólo quiero caminar
detrás, pisar donde pisas
mezclarme entre tus amigos.
Recorrer esas aldeas
que habitan los olvidados,
los que no recuerda nadie,
ver como los recuperas.
Quiero escuchar tu palabra
simple y preñada de Dios
que aunque a muchos incomode
a tanta gente nos sana.
Quiero sentarme a tu mesa
comer del pan compartido
que con tus manos repartes
a todos los que se acercan.
Y un día tocar tu manto
como esa pobre mujer,
suave, sin que tu lo notes
arrancarte algún milagro.
Esa que todos marginan
se atreve a abrazar tus pies
y derrama su perfume
porque en ti se ve querida.
Que de tanto ir junto a ti
pueda conocerte más,
tu seas mi único amor
y te siga hasta morir.
Javi Montes, sj
131
“Es tiempo de caminar… el
amor
nos
hará
apresurar
los
pasos”, fue el lema del IV Congreso
Nacional
de
Exalumnos/as
–
Familia Teresiana, realizado en la
ciudad de Zamora Michoacán, los
días 24 a 26 de febrero del 2012.
Durante la mañana del viernes 24 tuvo lugar la inscripción al Congreso
organizada por el equipo coordinador, quien nos dio una cordial y cariñosa bienvenida
obsequiándonos con una canastita con dulces típicos de la ciudad. Asistieron 135
personas de diferentes lugares de la Republica.
Por la tarde ¡arrancó el Congreso!
La inauguración fue en el Teatro Obrero.
Presidieron la inauguración las Hnas.
Coordinadoras Provinciales Mª Lucila
Martínez de la Provincia Santa María de
Guadalupe y Rosa Elvira Aldana de la
Provincia Padre Enrique de Ossó. Así
como la Sra. Yamel Curi Presidenta
Nacional de Exalumnas/os y la Sra.
Guadalupe Méndez Presidenta de las
Exalumnas/os de Zamora.
Con palabras sumamente emotivas dio inicio el evento. La Hna. Lucila Martínez
hizo un llamado en este tiempo de caminar, hacia el único camino que nos enseñó el
Señor Jesús, el camino del AMOR, camino que recorrieron Teresa y Enrique de Ossó, es
el amor el que va a reconstruir este mundo herido por la violencia y la inseguridad,
palabra que es capaz de cambiar el corazón humano. La Hna. Rosa Elvira invitó a
132
profundizar en el sentido de ser Familia Teresiana en torno a un carisma común,
ahondando en la espiritualidad que hemos recibido y en la misión que compartimos. Es
una tarea que nos compromete a todas y todos los que deseamos extender el
conocimiento y amor de Jesús por el mundo, en nuestra familia, en el trabajo diario,
con aquellos que nos encontramos en la vida, con esa fuerza que nos da la
espiritualidad de Teresa de Jesús que hoy
nos sigue motivando a caminar para no
quedarnos al pie del monte porque
podemos llegar a la cumbre.
La presidenta Nacional de
Exalumnas la Sra. Yamel Curi agradeció en
su discurso a las exalumnas de Zamora con
estas palabras: ¡Qué alegría es formar
parte de esta gran Familia Teresiana! y
sentir un lazo invisible entre tantas
historias y experiencias que se comparten
en el mundo entero. Un gran ejemplo se
vive hoy en Zamora, donde desde hace
muchos años no tenemos colegio, sin
embargo se levanta la voz de nuestra
familia Zamorense para decir, ¡no hay
colegio! pero hay Familia Teresiana y
estamos presentes. Aquí recordamos las
palabras de San Enrique de Ossó “crezca,
fecundice y produzca frutos la semilla
teresiana, sembrada en tan buena tierra”.
Gracias Zamora por ser buena tierra.
A continuación de las palabras de
inauguración, tuvimos una oración
preparada por las Hnas. de la Provincia
Padre Enrique de Ossó, invitándonos a
caminar. Fue un espacio muy teresiano.
El evento cultural nos llenó de
emoción, el coro del Centro de la “Gran
Familia”, niños y niñas de la calle,
133
formados por “mamá Rosa”, como es conocida, interpretó algunas Pirecuas, (canciones
de la cultura Purépecha) y otros géneros musicales. Nuestros ojos se llenaran de
lágrimas cuando pequeñitos de 3 a 5 años cantaron “que todos los niños levanten su
voz”. A continuación se presentó el ballet de la Casa de la Cultura con temas
purépechas. Por último, las exalumnas de Zamora presentaron una remembranza del
Colegio Teresiano que fue acogida con aplausos que brotaron del corazón por la
nostalgia de tantas hermanas nuestras que pasaron por aquí. Como culmen del
momento subimos al escenario todas las hermanas que participamos para entonar los
conocidos y queridos cantos “Teresa Bendita” y “Padre”.
Terminamos el día con una rica cena.
El sábado 25, día teresiano, lo iniciamos con una oración contemplativa dirigida
por Pilar Vela (exalumna del colegio América de Mérida) y Mariana del Castillo
(exalumna del colegio la Florida), con
el tema “para llegar a la paz hay un
camino”, fue un momento de
verdadera contemplación a la orilla
del lago de Camécuaro formado por
manantiales y árboles ancestrales. El
agua transparente y el verdor del
campo nos facilitaron orar al estilo
Teresiano.
Regresamos a Zamora donde
continuamos con dos conferencias
magistrales la primera: “la persona
como centro” impartida por Pilar Vela
quien nos presentó la antropología
teresiana, resaltando el valor y la
dignidad de la persona humana que es
creada y habitada por Dios. La
segunda: “la persona y sus relaciones”
impartida por la Hna. Rosaura
González stj, que nos presentó el
itinerario de oración desde las
moradas haciendo énfasis en sus
diferentes niveles de relación.
134
Motivadas por las conferencias
nos distribuimos en seis talleres: dos de
oración contemplativa, de lectura de la
Santa, de danza contemplativa de
expresión artística, y uno sólo para
jóvenes. Los talleres nos hicieron
profundizar en la espiritualidad teresiana
y en el compromiso de vivirla.
Se cerró el día con la obra de
teatro “una hermosa luz que perdura”.
El domingo 26, lo iniciamos con la
Eucaristía “Mesa compartida” presidida
por el Sr. Obispo monseñor Javier
Navarro Rodríguez en el Santuario de
nuestra Señora de Guadalupe, una joya
del siglo 19 de estilo gótico, con una
historia de dolor porque sirvió de cuartel
en la Revolución Mexicana y de alegría
porque fue reconstruido con limosnas del
pueblo zamorano.
Para finalizar el congreso, y como aterrizaje del mismo, Mariana del Castillo dio
la 3ª. Conferencia: “Mujer, Iglesia y misión en México a la luz de Terea de Jesús”, quien
nos invitó a cada sede participante a reunirse para llegar a compromisos concretos
para hacer vida el congreso.
Con la clausura y los agradecimientos se dio por terminado el congreso, que ha
quedado grabado en nuestro corazón por la acogida de la gente, el encuentro y
convivencia de la Familia Teresiana y la profundización en el Carisma Teresiano.
A continuación ponemos algunas expresiones y experiencias vividas por
participantes al congreso, el Espíritu Teresiano que hemos vivido aquí en Zamora.
 Nos conmueve entrañablemente el ejemplo heroico de fidelidad de las
exalumnas de Zamora que a pesar de que en 27 años no ha habido presencia
de Hnas. Teresianas, la fidelidad y permanencia de Teresa y Enrique está viva.
El Congreso estuvo muy bien organizado cuidaron todos los detalles y nos
hicieron sentir muy bien.
135
 Nos llevamos mucha paz para continuar nuestro caminar sirviendo a nuestros
hermanos, siendo cristianas de veras en nuestro propio ambiente, apoyadas en
Teresa y Enrique. Nos gustaron los talleres, y el hablarnos de Teresa nos movió
el corazón.
 La dinámica del Congreso, los temas que se trataron estuvieron bien
preparados por personas que además de que conocen del tema lo viven y eso a
nosotras nos hizo “volver” a enamorarnos de nuestras raíces. La experiencia de
Camécuaro nos hizo contactarnos con la naturaleza y con nosotras mismas, una
experiencia increíble.
 Fue un volver a la fuente bebiendo del Espíritu de la Santa a través de las
dinámicas del Congreso, y nos hizo un llamado a ser factor de cambio en
nuestra sociedad, caminando sobre las huellas de Teresa. La riqueza vivida nos
invitó a ser cristianos de veras, a ser una católico audaz, a romper estructuras
que no son eficaces.
 Nos gustó mucho el taller de jóvenes, la hospitalidad de Zamora así como el
conocer espacios culturales. Sentimos el entusiasmo de ser familia teresiana.
 Nos hizo palpar la grandeza de la Compañía que es Iglesia.
Podemos concluir con lo que dio inicio el Congreso, “hoy es el tiempo oportuno,
es tiempo de caminar”.
Mª Lucila Martínez, stj
136
Reunión de Coordinadoras
en Cercedilla.
16-18 de marzo
Primera reunión de coordinadoras en este sexenio
recién estrenado. La tuvimos en Cercedilla, en
un
entorno de belleza natural incomparable. Los objetivos
del encuentro eran:
1. “Desentrañar en nuestro contexto de
gobierno LA MESA COMPARTIDA”
2. “Profundizar en la comprensión del Equipo de
Gobierno ampliado a la luz de las
Constituciones”
3. “Reconocer los modos y medios que nos
proponen los documentos capitulares para
animar como Coordinadoras el Proyecto que
estamos invitadas a vivir”
Quisiéramos saber transmitiros lo vivido en el
fin de semana del 17 y 18 de marzo. Ya habíamos
leído, a fondo, el Documento de nuestro último Capítulo General. En este encuentro
hemos profundizado lo que supone pensar, estar, vivir, actuar en “mesa compartida”.
Lo hemos desentrañado desde nuestro contexto concreto de gobierno. Y lo hemos
hecho a la luz de las Constituciones. Ha sido para nosotras como un volver a “beber” la
savia del Reino en mesa común; un deseo grande y sincero de ensanchar esa mesa, de
vivir abiertas, de experimentar y hacer experimentar el gozo de la acogida, de la
fraternidad. Los dos días comenzamos con la celebración de la Eucaristía, en un clima
verdaderamente fraterno y cercano. Desde ahí, palpamos también la cercanía de
nuestro Dios que nos llama a vivir de un modo determinado en este tiempo que se nos
regala. El “plato fuerte” lo degustamos durante la primera mañana. En torno a tres
mesas iniciamos la oración de MESA COMPARTIDA. Utilizamos la misma dinámica que
en el Capítulo General: contemplar, orar y compartir después de visualizar,
detalladamente, unos iconos bellísimos, todos ellos en banquete, alrededor de una
mesa. Os hacemos partícipes de algunas ideas expresadas en esa reflexión-oración que
a todas nos llenó de gozo y esperanza. Y una convicción: ES POSIBLE VIVIR LO QUE NOS
137
PROPONE NUESTRO Capítulo General. Lo hacemos nuestro. Queremos que sea realidad
y animarlo así en nuestras comunidades.
Estas breves afirmaciones encierran un contenido denso,
expresado en la oración
y compartido con las hermanas de la mesa
Después de acoger las palabras de las
hermanas, nos abrimos a la Palabra de Dios:
“Jesús dijo: Venid, ya está todo preparado”.
“ N E C ESI TA MO S HO MB R OS DON D E
Nos preguntamos: ¿Quiénes están invitados
R E C LI NA R LA CA BE ZA Y
D E S CA NSA R ”
hoy a la mesa de la Provincia? ¿Cuáles son
nuestras excusas para no disfrutar del
“ AP R E ND E R A VI VI R , E N L O
banquete, para no sentarnos a la mesa de
C O TI DI A NO , MI RA N DO D ES D E
este Equipo de Gobierno Ampliado? Pedimos
D I STI N TO S Á N GU LOS , SI E MP RE
perdón por esas excusas y las compartimos.
C O N U N C E NT R O C OM Ú N ”
Concluimos: en la mesa de la Provincia
“ U NI V E RSA LI DA D , A PE R TU RA A L
“todavía hay sitio”…
O T R O, A SU DI FE R E N CI A ”
Por la tarde la dinámica que siguió
“ A CO GI DA I N DI SP E NSA BL E PA RA
fue, trabajo personal de grupos, donde se nos
E ST AR E N ESA MI S MA ME SA ”
invitó a la luz de los artículos 105 de
Constituciones, 104 de Directorio y de los
“ V E NI D T OD OS , T OM A D Y B EB E D
documentos de los Capítulos Provincial y
VI N O Y L E CH E D E BA L DE ”
General, reflexionar sobre: “¿Qué enten“ T O DOS L OS HO M BR ES Y MU JE R ES
demos por Equipo de gobierno ampliado?” y
S O MOS I NVI T A D OS A L B A NQ UE T E
“¿Qué actitudes y estilo se nos pide en
D E LA VI D A DI G NA Y
nuestro servicio de gobierno para animar los
C O M PA RTI DA ”
proyectos capitulares?”. La puesta en común,
“ FI ES TA PAS C UA L : G OZ O DE VI VI R
fue rica y en ella compartimos las
L A U NI Ó N, LA F E EN J ESÚ S”
implicaciones de ese estilo de gobierno.
Compartimos algunos aspectos que necesi“ F O RTA LE C E R EL “ C UE R PO
C O N G R E GA CI O NA L Y P RO VI NC I A L”
tamos recordarnos y acoger en este
momento:
“EN MESA COMPARTIDA”
Después de este “plato fuerte”,
tratamos otros asuntos varios, informaciones
necesarias en este momento de reorganización Provincial.
“ PA N PA RTI DO Y CO MP A R TI DO ”
138
Estilo de gobierno
-
-
Centrar la atención en Jesús y cuidar el deseo del Reino.
Ser elemento de comunión y favorecerla.
Fortalecer el sentido de cuerpo congregacional y afianzar la
corresponsabilidad.
Favorecer un estilo de obediencia-autoridad al proyecto de las constituciones
y capítulos: actitud de discernimiento (formarnos), corresponsabilidad,
participación… para favorecer la circularidad.
Vivir la esperanza en las hermanas y fomentar las relaciones inclusivas.
Vivir y favorecer relaciones de reciprocidad, escucha, acogida, confianza.
Promover la actitud de “puertas abiertas” para crear GRAN FAMILIA: Acogida
y libertad.
Volver la mirada a Teresa.
Aceptación de la realidad.
Búsqueda de caminos apostólicos y de formación.
Fortalecer la actitud de reconciliación.
Compasión, gratuidad y libertad para el servicio.
Implicaciones
-
-
-
Promover encuentros de formación específica y participar en todos los
encuentros de Provincia.
Conocer a fondo las Constituciones y Documentos Capitulares para poder
animarlos y gobernar desde ahí, creyendo que este texto capitular es
inspiración de Dios aquí y ahora para la Compañía.
Cuidar la vida en lo concreto:
o Descanso
o Oración
o Reflexión
o Encuentro con las hermanas
Cuidar las palabras y los gestos que ayuden a la comunión
Creatividad para buscar nuevas respuestas ante nuevas situaciones, “tensión
creativa” (C. Gral. Pág. 10)
139
-
-
-
Participación activa en la reflexión y en la toma de decisiones, y actitud de
discernimiento.
Acompañarnos en el servicio de gobierno, compartir más posibilidades,
dificultades…
Planificar juntas la acción de gobierno:
o Líneas comunes
o Criterios
o Orientaciones para el proyecto
o Plantearnos ¿qué puedo y quiero hacer en mi comunidad?
Fortalecer el equipo de gobierno hacia adentro:
o Revitalizar la consciencia y el ejercicio de Gobierno Ampliado
o Mejorar la comunicación
o Intercambiar materiales
o Reuniones, tiempo… concreciones para la reflexión, la búsqueda…
o Estar dispuestas a cambiar las estructuras, ensayar cosas diferentes…
Colaboración con el Gobierno Provincial.
Buscar caminos de esperanza y compromiso con la humanidad.
Acercamiento a la Palabra y a la realidad
Al despedirnos, nos regalamos una planta, “Jacinto”, símbolo de nuestro
servicio. Hay que cuidar con mimo la VIDA, nuestras relaciones, la vida de las hermanas
y la VIDA DE MISIÓN.
Terminamos dando gracias por estos días vividos de un modo muy especial, con
la cercanía y el cariño de hermanas que buscamos, ante todo, hacer crecer el Reino de
Dios en este momento concreto de nuestra historia. Sentimos la presencia de nuestro
Padre y de Teresa de Jesús, sentados con nosotras, EN MESA COMPARTIDA. Las brasas
están prendidas, ¿seremos capaces de transformarlas en FUEGO?.
De nosotras depende.
Provincia Virgen de la Esperanza
140
Durante los días 1 al 3 de abril, nos encontramos en Ciempozuelos
(Madrid) setenta hermanas de la Provincia para celebrar nuestra primera
Asamblea Provincial del nuevo sexenio.
1 de abril
Poco a poco íbamos llegando desde los distintos lugares de origen con
el deseo de “sentarnos juntas a la mesa”. Después de los saludos iniciales,
fuimos entrando en el salón donde nos colocamos por Comunidades.
La hermana provincial, Isabel Robles, nos
dirigió unas palabras de Bienvenida con las que
nos recordaba que “en este sexenio hemos sido
invitadas de nuevo al banquete del REINO, a
sentarnos en la mesa de Jesús para aprender de EL
cómo implicarnos compasivamente en la realidad;
para cuidar la familia propia, la COMPAÑÍA,
compartiendo nuestro caudal donde más peligren
los intereses de Jesús; y con toda la Familia
Teresiana, desde la fuerza del carisma, responder
a los desafíos de la Humanidad y acompañar a los
jóvenes en la búsqueda del proyecto de sus
vidas.” A continuación, nos hizo entrega de “una
flor” como símbolo que nos recordara y nos
hiciera preguntar: ¿qué traje tengo que recuperar,
fortalecer, buscar y ponerme… para sentarme en la MESA y disfrutar
con TODOS y todas las que ya están y gozar cuando tenga que moverme para
que otros y otras se puedan sentar?
141
Seguidamente, se nos invitó a orar por comunidades, con un texto del
Evangelio que hacía referencia a algún banquete: “La multiplicación de los
panes y los peces”, “La comida en casa de Simón”, “El rico Epulón y el pobre
Lázaro”... Fue una experiencia enriquecedora, todas las Comunidades orando
a la vez, invitadas a distintos banquetes pero reunidas en una mesa común.
Al terminar la oración, cada Comunidad traía escrito lo que para ellas
significaba “mesa compartida”. Con la experiencia y la riqueza de todas,
formamos un mantel de colores con el que cubrimos la
mesa.
A lo
largo de la tarde fuimos
completando la decoración de la
mesa con los símbolos que habían surgido en la
oración compartida de cada comunidad: una campana, un
vaso de Colacao y galletas, vino, perfume, pan…
Seguidamente, pasamos a construir entre todas el mapa de la misión
provincial. Partiendo del mapa elaborado en
el sexenio anterior, cada comunidad fue
colocando los nombres de las Hermanas en
los distintos ámbitos, según las tareas que
llevan a cabo: docencia, administración y
servicios, parroquia, voluntariados, acción
social, oración…
Una vez colocados todos los nombres y
añadidos ámbitos que no aparecían en el
sexenio anterior, pudimos comprobar, con
sorpresa y agrado, como se han diversificado
nuestras presencias y actividades y cómo se
ha ido “agrandando la mesa”.
Otro momento de la dinámica
consistió en decirnos, una vez más por Comunidades, no sólo con quiénes
estamos sentadas ya a la mesa sino también con quiénes nos gustaría estar.
De un modo gráfico fuimos reconstruyendo así el mapa de las Comunidades.
142
Ante toda esta realidad Provincial se nos invitó a la reflexión: ¿qué
invitación siento personalmente? ¿Cómo he vivido esta tarde? ¿Qué
sentimientos han aflorado? ¿Qué brota en nosotras para decir a la
Comunidad?
De este modo terminó la primera tarde, haciéndonos más conscientes
de la invitación: CONVOCADAS A LA MESA… HASTA QUE SE LLENE MI CASA.
2 de abril
Comenzamos el día participando juntas de la mesa de la Eucaristía en
la que se nos invitó a recordar que cada vez que nos sentamos a la mesa de
Jesús hacemos memoria del banquete del REINO: “festín para todos los
pueblos: manjares enjundiosos, vinos generosos…” “venid: comed sin pagar,
vino y leche de balde”. Participar en su Banquete nos requiere cuidar el
deseo del Reino, centrar la mirada en el Anfitrión y convertirnos nosotras
también en banquete y mesa compartida para muchos.
El día era significativo, 2 de abril, junto a todas las hermanas de la
Compañía recordamos que hemos sido “Convocadas a formar comunidades
que mantienen viva la memoria de Jesús y el testimonio de las
Bienaventuranzas en las realidades que vivimos, expresamos con la
renovación de los votos, nuestro compromiso” (art.12 Const.)
143
El trabajo de toda la mañana lo
realizamos en grupos, divididas en cuatro
talleres referidos a cada una de las sendas del
Capítulo General. En todos los talleres se siguió
la misma dinámica: oración, reflexión y
elaboración de sugerencias – objetivos, acciones,
medios y responsables - para la planificación
provincial.
Después de la comida y de un merecido
descanso, continuamos la primera parte de la
tarde cambiando de taller; Acogimos el trabajo
del grupo anterior e hicimos nuestra propia
reflexión aportando sugerencias.
A continuación, cada grupo volvió a su
taller inicial para acoger las sugerencias y
relaborar la propuesta definitiva que presentaría
a la Asamblea.
Al final de la tarde, la hermana Conchi
Peláez, Directora General de FundEO, junto con
la hermana Isabel del Valle, Presidenta del
Patronato y la hermana Elisa Sanz, Delegada de
Andalucía, nos explicaron el momento actual de
nuestra ONGD, dando a conocer los acuerdos que
han hecho con la FET y presentando de qué
modo las hermanas y las comunidades podemos participar en la vida de
FundEO.
Conchi Peláez presentó también en qué consiste la Delegación de JPIC:
Justicia, Paz e Integridad de la Creación. Recordó los temas que están
integrados en ella y que nos ha ido enviando a cada hermana para que
estemos informadas y nos vayamos sensibilizando con una Vida Religiosa
que tiene como eje transversal la invitación del Evangelio a trabajar por la
justicia y la paz y el cuidado de la creación.
144
3 de abril
De nuevo comenzamos nuestro día en torno a la mesa de la Eucaristía.
La Palabra de Dios nos cuestionó sobre qué lugar ocupábamos en la mesa…
¿somos Juan que se reclina en el pecho de Jesús, o somos Judas que, aún
sentado en la misma mesa, es capaz de traicionar…?
El trabajo de la mañana lo comenzamos en Asamblea. Después de una
breve oración, las secretarias de los grupos presentaron el trabajo de síntesis
de cada senda. Pudimos aclarar dudas y conocer así todas las aportaciones
de los talleres en los que no habíamos participado.
A continuación se nos explicó el trabajo que realizaríamos el resto de
la mañana. Divididas en grupos diferentes a los
del día anterior, teníamos que reflexionar sobre:
La Delegada de Educación y el Equipo de
Animación Apostólica, el Equipo
de Formación y el Equipo de
Pastoral juvenil.
Las preguntas que se nos
hacían eran: ¿qué equipo
necesitamos?
¿Cómo
lo
configuraríamos? ¿Para qué?
Objetivos
y
Competencias.
Comenzamos la tarde
poniendo en común la reflexión
de los distintos grupos que fue muy
rica e iluminadora. Se ofreció también un turno
de palabra para pedir aclaraciones. Recordamos que todo lo propuesto eran
sugerencias que se daban al Gobierno Provincial que será quien determinará
finalmente la configuración de los Equipos y las competencias de los mismos.
Después de un descanso, tuvimos un tiempo
personal para elaborar una encuesta-sondeo en la que se nos pedían
nombres de hermanas y laicos que pudieran coordinar y formar parte de los
distintos equipos provinciales. Se nos animó a que aquellas que lo
deseáramos nos preguntáramos unas a otras para conocer el parecer y las
inclinaciones de cada una. Una dinámica enriquecedora que propició un
diálogo rico y ayudó a conocernos un poco más.
145
En la misma encuesta se nos pedía
también una definición personal de tareas y
servicios en los que cada una nos sentimos
capacitadas o llamadas a colaborar, CIT en los
que nos gustaría participar y responsabilidades
que podríamos asumir.
Al final de la tarde, nos
reunimos de nuevo en
Asamblea para la celebración
final en la que se nos invitaba
a sentarnos de nuevo en la
mesa del
mesa del Reino, trayendo
todo lo
todo
lo
compartido
y
buscado,
buscado, las inquietudes, los
deseos,
deseos, los temores… aquello
que
ha
que ha surgido en nosotras al desentrañar en estos días lo que supone vivir
en mesa compartida.
Y recibimos el envío: Ya es tiempo de caminar en mesa compartida,
por esas sendas y caminos que el Espíritu nos ha ido mostrando…
“Que este sexenio nos encuentre dispuestas a poner en juego la fe y el amor,
permitiendo que el Señor se sirva de nosotras para ser señales de esperanza
allí donde estamos y compartimos la vida con nuestras hermanas y
hermanos.”
A cada Comunidad se nos entregó un símbolo y un mensaje:
“Vosotros sois la sal de la tierra. Si la sal se vuelve insípida, ¿con qué
se le devolverá sabor?
TODAS estamos invitadas a entrar y a participar de esta MESA que nos
iguala. A todas se nos da la oportunidad de derrochar el perfume y entregar
gratuitamente cuanto somos y poseemos, y de reconocer con este gesto de
“compartir mesa” que Jesús es el
Señor del Reino, el que nos
inspira y nos impulsa a vivir así,
a ser nosotras mismas banquete,
mesa o comensales.
… que al ver vuestras buenas
obras, glorifiquen a vuestro
Padre del Cielo”
146
Hna. Ana Elguero
147
Foi em Fátima, de 28 a 30 de abril de 2012
que um grupo de irmãs da Província, se reuniu para
escutar Santa Teresa, pela voz do Carmelita, Frei
Pedro Bravo O. Carm.
O tema era aliciante para quem vibra com a
dimensão de uma oração de contemplação,
acrescida de um sabor Teresiano, que corre nas
veias de cada uma de nós e nos identifica como consagradas nesta Família STJ, na qual
o fundador se esconde por detrás da sua e nossa Mestra de oração, querendo que nos
identificássemos como “outras Teresas”. Sim, ler e escutar Teresa, comove, apaixona,
gera vida interior. Ler Teresa em preparação remota para a celebração do V Centenário
do Nascimento de uma mulher consagrada, em Igreja e para a Igreja, Doutora,
Fundadora, Mística, interpela-nos, chama-nos, arrebata-nos. Teresa fala, ensina, reza e
ensina a rezar, instrui, e sobe a tão altos e grandes voos já aqui na terra, que se tornou,
foi e é uma bênção, uma escola, para os que dela querem aprender, querem saborear
este grande dom da vida vivida na luz, na força e no poder do Espírito Santo, que
conduz ao louvor, à gratidão, introduz em
paraíso já aqui na terra, e nos prepara e abre à
dimensão de Deus e de uma vida em
eternidade que não bastará para conhecer a
infinita, misericórdia de Deus.
Ainda com sabor e ecos do XVI Capítulo
geral com o lema: “Vossa sou para vós nasci”,
abordamos um tema apaixonante: “Meditação
sobre os Cantares (MC) ou Conceitos do amor
de Deus, em Teresa de Jesus. O Tema, segundo o conferencista, tinha uma razão: pedir
auxílio a Teresa, como Mestra e Doutora, para melhor entrarmos na compreensão,
vivência e apreensão do livro do Cântico dos Cânticos, esse livro da Sagrada Escritura
que canta a grande, infinita, profunda ternura de Deus pela Humanidade. Essa profunda
revelação dos mistérios de Deus ou da união de Deus com a alma e desta com Deus a
que somos chamadas por vocação de consagração e que Teresa viveu e escreveu,
148
conforme o Espírito a guiou, porque Deus e os Seus mistérios, são indizíveis e não é fácil
encontrar um mentor espiritual preparado para encaminhar esta trajetória espiritual.
O Conferencista, fez-nos uma introdução clara e eloquente sobre o Cântico dos
Cânticos da Sagrada Escritura, apresentando-o, como livro fundamental para as/os
consagradas/os em que cada palavra tem sabor Bíblico e traz em si mil mistérios do
amor do nosso Deus, (MC.1,2) porque Deus ali se revela pelo Espírito Santo que as
inspirou, e ali se esconde a nós que caminhamos ainda de morada em morada e
porque, como afirma a Santa, a quem Deus concedeu tantas graças místicas, quando
Deus nos quiser dar a entender essas coisas, nós as saberemos sem trabalho, nem
cuidado (MC.1,2) e porque não se podem impor limites a um Senhor tão grande e tão
desejoso de nos fazer favores. (MC.6,13).
Teresa escreve sobre o C. Cânticos, não tendo acesso ao texto mais do que em
latim e/ou a pequenos fragmentos que lia no Oficio Divino, ou do Ofício de Nossa
Senhora, dado que também este livro da Sagrada Escritura, foi interpretado à luz da
Virgem Maria.
Apreciamos ter sabido que o C.C. foi escrito, (parecer do conferencista citando
e apoiando Orígenes) por uma mulher judia em obra repleta de simbologia Bíblica e
como todo o texto inspirado, só poderá ser lido à luz do Espírito, só sendo possível
entrar no seu mistério, se já se entrou na contemplação. Podendo ser fácil interpretá-lo
mal, pelos que não acederam ainda aos frutos do Espírito (citando Orígenes).
Referindo-se à obra de Teresa, Meditação sobre os Cantares, elucidou (o
orador), que Teresa se refere ao C. C. não expressamente nesta obra, mas a partir das
quartas Moradas, visto que a partir desse momento a alma entra na união com Deus.
Assim, esta obra é mesmo uma meditação sobre alguns versículos do C. Cânticos, para
ajudar as irmãs na caminhada espiritual e de modo especial, nas graças místicas, dado
que elas não tinham acesso ao que ela já escrevera em outros livros, como seja: o Livro
da Vida e Caminho de Perfeição, por não terem ainda sido divulgados. Além disso,
Teresa sentia-se em muito grande sintonia com as vivências do C. Cânticos, embora a
sua verdadeira intencionalidade era como já afirmamos, ajudar as suas confreiras que
tinham entrado já nas quartas Moradas, a perceberem os favores místicos de Deus,
dado que os orientadores espirituais não dominavam o campo da união com Deus em
via mística.
Nas quintas Moradas ela nos elucida sobre a simbologia do matrimónio (cf.C.C.)
para falar da íntima união com Deus e como esta simbologia fica aquém do que é
possível dizer sobre a união de Deus com a alma e da alma com Deus. Oiçamos Teresa
149
neste tema de tanta grandiosidade para os que trilhamos estes caminhos da fé ainda a
amadurecer: “Bendita seja a Sua misericórdia, que tanto se quer humilhar! E ainda que
seja uma comparação grosseira, não encontro outra melhor, que a do sacramento do
matrimónio, para explicar o que pretendo. Não há dúvida, que é de maneira diferente.
Nisto que tratamos, nunca há nada que não seja de teor espiritual. O que é corpóreo,
fica muito aquém, os contentamentos espirituais que o Senhor concede, se comparados
com os gostos que devem ter os que se desposam, estão a mil léguas de distância. Aqui,
é tudo amor com amor, e as suas operações, são limpidíssimas, delicadíssimas e tão
suaves, que não há palavras que as saibam descrever. Mas o Senhor, sabe muito bem,
dá-las a sentir”. 5 Mor.2,3
O Cântico não é, como diz o apóstolo, o leite que se dá às crianças, mas o
alimento mais sólido, o pão branco, mais forte, que se deve dar aos espirituais; não o
das palavras doutas da sabedoria humana, mas a doutrina do Espírito, acomodando o
espiritual aos espirituais. Cf.1Cor.2,6-15 (in Cant.1,1).
Teresa interpreta o C.C de acordo com os seus conhecimentos teológicos. Dá
enfase à relação de amor entre Deus e a alma e parece desconhecer a relação de uma
hermenêutica bíblica na linha da relação do amor de Deus e Israel/Israel e Deus.
Ao citar o C.C. no seu primeiro versículo: “Beije-me, com o beijo da sua boca”,
Teresa lê e interpreta estas palavras, como o dom da paz e da unidade e afirma que a
alma enamorada de Deus diz estas palavras, aplicando-as à Eucaristia, pedindo a Deus a
Sua Paz e a Sua amizade, pois o beijo é sinal de grande paz e amizade entre duas
pessoas. (MC.1,10)
E Teresa percorre no seu escrito MC. nove formas de paz enganosa a que temos
de prestar muita atenção na vida espiritual: a tranquilidade de consciência dos que
vivem em pecado; a mediocridade que leva a viver uma vida demasiado acomodada; a
tranquilidade de consciência sem exigência na linha da pobreza; o desejo e a busca do
êxito, do bom nome e da honra; o viver uma vida “regalada”, cómoda sob a capa de
necessidade por falta de saúde; a busca de uma vida boa sem o dom do serviço e da
fraternidade; o temor da mortificação e do sacrifício; os que buscam só o seu interesse
e o que lhes convém esquecendo a vontade de Deus; o desejo dos que querem sempre
ser estimados; os que têm medo da mortificação e parece terem vindo à vida religiosa,
para nada lhes faltar.
Reafirmamos que o objetivo de Teresa neste escrito, parece passar pela ajuda
às almas que atingiram as quartas moradas, a saltar, com novo vigor e força, porque
ainda há muito caminho para andar e o Senhor é generoso com quem acolhe a Sua
150
dádiva e permanecendo no seu amor, em atitude de gratidão e humildade, se abre a
dons cada vez mais amplos e descobre sempre novos horizontes. O salto do amor exige,
tudo perder, para tudo alcançar.
Não se podem pôr limites, a um Deus tão grande e tão desejoso de nos dar os
seus favores MC 6,13 porque as Suas fronteiras são o Amor e estas são o AMOR.
Após esta pequena reflexão, com
muitos limites e lacunas, apenas quisemos
que algumas irmãs possam desejar
saborear o que o grupo reunido em
Fátima viveu e saboreou, porque o tema
transcende a nossa pequenez e os nossos
conhecimentos. Ele faz parte da alma que
busca, que está a caminho e só Jesus é o
CAMINHO.
Agradecemos ao Espírito Santo e à
Igreja este poema de amor que é o CC no
qual a pouco e pouco nos vamos
adentrando. Agradecemos a Teresa a
ousadia de mulher santa, sábia, espiritual
que não parou na caminhada, mas chegou
à meta e nos arrasta consigo na sua
doutrina. Agradecemos ao Frei Pedro Bravo a sua exposição embelezada de imagens,
marcada por uma fé esclarecida e contagiante, por uma teologia profunda, fruto da sua
abertura a Deus pela oração e pelo estudo apurado. Sentimo-nos vasos frágeis para
receber o que Deus pôs no seu coração de Pastor.
Agradecemos a Eucaristia do Bom Pastor presidida pelo orador, Frei Pedro
Bravo e que nós celebramos conjuntamente com os jovens do MTA, reunidos em
encontro nacional com a irmã Manuela Guimarães. A animação dos cânticos, a
comunhão e fraternidade que nos uniu, no mesmo Banquete Eucarístico, criou em nós
a paz e a unidade. Que este BOM E BELO PASTOR, que nos foi apresentado na homilia,
nos conduza e nos ajude a conduzir outras e outros para este limite do amor de Deus,
que é não ter LIMITES.
Animou-nos a partilha que o grupo de irmãs teve após o lanche. Sentimos que
entre nós circulava o dom do Espírito Santo na dimensão da unidade e da oração.
Maria Hortênsia, stj
151
San Juan de la Cruz
Un largo caminar lleno de gracias y de respuestas fieles es lo
que celebramos hoy y en este atardecer en el que Jesús se pone en
medio y nos dice: “Paz a ustedes” recordamos que Él nos examinará
sobre cuanto hemos amado.
152
Así lo recordamos
hoy
en
la
celebración
Eucarística del Segundo
Domingo de Pascua en la
que dimos gracias por los
50 años de vida entregada
en la Compañía de la Hna.
María Josefa Ros Orts.
En la capilla del Colegio de Asunción fueron llegando hermanas
de las distintas comunidades, familiares, profesores, Carmelitas,
hermanos Maristas y amigos para unirse en esta acción de gracias.
Presidió la Eucaristía el P. Tomás López, OCD y concelebró el P. Lucio
Arana.
¡Gracias Pepita por tu entrega fiel! Tu fidelidad anima la
nuestra.
Hermanas de la Provincia Virgen de Caacupé
153
¡Cuán dulce es para ti hija mía, mirar atrás y recordar con gratitud los
beneficios que el Señor te ha hecho! decía Enrique de Ossó a la Hna.
Saturnina en mayo del año 1877 y hoy se repiten para mi estas palabras.
Puedo decir con certeza con el Salmista: “Tus acciones, Señor, son mi
alegría y mi júbilo, las obras de tus manos”. Desde el inicio de mi caminata en
la búsqueda de la voluntad del Señor, estas acciones se han manifestado y
actuado en la vida de mis padres, ausentes corporalmente, pero tan
presentes en el espíritu, porque me han transmitido la fe y en la vivencia de
la vida de mis hermanos, hermanas y sobrinos a quienes manifiesto mi
gratitud por la oración, por tantos gestos de amor y cercanía.
Gracias Señor, por la gracia recibida, expresada en el detalle de tu
llamada, de tu bondad y de tu misericordia, porque siento que me ayudas a
tener una actitud de acogida, consentida y correspondida. Me concedes
conocerte y amarte, permanecer en ti como permaneces siempre y más aun a
lo largo de estos 25 años.
Así como decimos en la oración de Compañía todos los días “sin ti nada
podemos hacer, más contigo todo lo podemos” creo que solo él actúa en
nosotros el querer y el obrar como bien le parece.
Una gratitud especial, por la presencia maternal de María en mi
proceso de seguimiento del Señor.
Gratitud a Dios por las Hnas. de la Compañía de Santa Teresa de
Jesús con quienes viví las distintas etapas de mi formación, que el Señor ha
puesto y seguirá poniendo en mi camino con quienes compartir la vida de cada
día.
154
Gratitud a Dios por los amigos, y por los distintos lugares donde él
me envió para la vida y misión. Estos espacios han sido de mucha experiencia
y manifestación del Señor, en la vida de las personas a quienes recuerdo con
cariño y gratitud, a los de San Juan Bautista de las Misiones, Eusebio Ayala
(Barrero Grande), Limpio, Asunción y Loma Pyta.
Guillermina Fernández Figueredo, stj
Que tenga la dicha de poder celebrar 25 años de entrega a Dios en la
Compañía Santa Teresa de Jesús no es precisamente un mérito personal, sino
de Él. Un mero voluntarismo moralizante es incapaz de motivar y sostener
una opción de vida. Sólo un amor hecho de detalles cotidianos puede dar vida
y plenitud al corazón humano.
San Pablo, en la carta a los Corintios (2 Cor 4,7) nos recuerda que el
regalo de la vocación lo llevamos en vasijas de barro, para que todos vean que
una fuerza tan extraordinaria procede de Dios y no de nosotras. Algo sé de
mis talentos personales, así como de mis limitaciones y vulnerabilidades, y
esto mismo me conduce a reconocer y agradecer la maravillosa fuerza de
Dios. La experiencia de este amor absoluto forja en mí la convicción de que la
mayoría de las cosas son relativas, menos su amor y su gracia. Desde esta
155
certeza he ido tratando de caminar a lo largo de estos 25 años, tiempo que
ha tenido sus momentos de luces y de sombras; de muerte y de vida.
La cercanía y el aliento oportuno de mis padres, familiares, amigos,
amigas y hermanas de la Compañía han hecho posible que esta vasija de
barro, sin perder su ser más genuino, se convierta en alguien que intenta ser
cauce de vida para muchos y muchas. De ahí que puedo decir, con el corazón
agradecido, que la fidelidad de Dios en mí se expresa a través de toda esta
gente que es voz y expresión de Dios.
No he logrado la meta, la plenitud del amor de Cristo, pero sigo
adelante con el fin de poder alcanzar dicha plenitud para la cual ya fui
alcanzada por Cristo Jesús. Detenerme y reconocer su paso por mi vida y en
mi vida me anima a continuar estando atenta a todos sus dones y llamadas
manifestados en los signos de los tiempos, en los sujetos emergentes, en los
nuevos escenarios, en el cotidiano vivir, en la historia, en las mociones e
intuiciones personales…
Hacer una lista de lo que he ido recibiendo se convertiría en algo
interminable, pero hay hitos que van configurando y marcando la vida. Esos
son como sacramentos que nutren y desafían la opción fundamental. Son
momentos sagrados que están ahí sosteniendo, abriendo caminos y
empujando la fidelidad hacia adelante. Este año de gracia me invita a volver
con más recurrencia a esos lugares con el fin de ir desplegando más vida, y
que esta vida se proyecte suficientemente en aquellos y aquellas que lo
necesiten.
Moverme en esta dinámica significa rendirme a ese Amor con
mayúsculas que sin descanso sale a mi encuentro para ofrecerme el suyo.
Esta es la razón por la que la única palabra que resume toda mi experiencia a
lo largo de este tiempo es: gracias. Gracias por esa ternura y amor
desbordante que a diario se hace presente de mil maneras.
No puedo terminar este compartir sino uniéndome a las palabras de
nuestra gran maestra Teresa de Jesús: Es imposible, conforme a nuestra
naturaleza, a mi parecer, tener ánimo para cosas grandes quien no entiende
está favorecido de Dios. Porque si no conoce qué recibe, no puede despertar
al amor. (Cf. Vida 10, 3).
Teresa del Pilar Ríos Vázquez, stj
156
Hay días en nuestra historia que deberíamos marcar de una manera
especial, ya que nos llegan hasta lo
más profundo de nuestro ser. El día
27 de Enero, fiesta grandiosa para la
Compañía, así la deberíamos señalar
en esta ocasión. Nuestro Padre
llenaba todo el ambiente y la figura
del Padre Álvaro Olivares Alvarado, a
quien quisimos distinguir como
Hermano nuestro. Para él fue un
acontecimiento especial, casi una
sorpresa, un momento de emoción y
de sentir que haya Hermanas que reconocemos su labor y queramos resaltar
sus dones, su servicio, su entrega.
Padre Álvaro, que sigas siendo manos para todos. Tu presencia nos
transmite gozo, ya que sabes explorar en cada uno de los que se te acercan
las dimensiones del Espíritu. Te atreves a creer en los demás, sin olvidar el
tesoro que hay en la bodega de
cada ser humano.
GRACIAS Padre Álvaro y
nos felicitamos porque eres nuestro
HERMANO. No te canses de ser
puente, soportando el peso de los
que caminan a tu lado, puente entre
las
cosas,
las
ideas
y
las
generaciones, ya que tu tarea es la
de amar sin medida.
La Hermanas de la Compañía de Santa Teresa queremos que
sientas el apoyo, el cariño y la HERMANDAD que desde hace muchos años te
profesamos.
Hna. Elvia Espinosa y Comunidad de la Florida
157
COIMBRA
Residência Universitaria Teresiana
PASTORAL UNIVERSITÁRIA
ABRE-SE À MULTICULTURALIDADE
DAS ESTUDANTES
E PREPARA PARA OS SACRAMENTOS
O
Lar Teresiano de Coimbra é cada vez mais um espaço multicultural que acolhe
rostos provenientes dos diferentes países e continentes, de distintas raças e
culturas. Neste ano académico, das 45 estudantes
universitárias que residem no Lar, uma é de Espanha, nove são
dos PALOP (Angola e Cabo Verde), quatro são brasileiras. As
outas são do Continente, vindas de diferentes pontos do país,
duas da Ilha da Madeira e uma estudante da ilha dos Açores.
A Pastoral Universitária do Lar tem desenvolvido
atividades que promovem o acolhimento, a partilha e a
vivência dos Valores. Têm sido dados passos importantes na
Formação da Fé das Universitárias, através da preparação e vivência das Eucaristias em
épocas especiais, nas quais as protagonistas são as próprias estudantes.
Este ano, a Andreia Matos,
estudante Finalista de Psicologia que vive
no Lar há seis anos, fez a sua opção de
querer receber o Sacramento do Batismo na
Capela do Lar. Dispôs-se também a fazer
uma preparação mais intensa, sendo
acompanhada pelo Pe. Paulo Simões que
tem presidido às Eucaristias no Lar e
presidiu também à Eucaristia da Festa do
Batizado e da Primeira Comunhão.
O momento principal do
Batismo, na capela do Lar
Teresiano
158
Depois das autorizações do Pároco
da nossa Paróquia – a Sé Nova- , tivemos a
grande alegria desta maravilhosa festa – a
do Batismo, Profissão de Fé e Primeira
comunhão da Andreia. Podendo receber
também o Crisma, escolheu continuar a
preparação para este Sacramento.
Primeira Comunhão
Deixamos aqui o TESTEMUNHO lido com muita convicção pela Andreia no
final da Eucaristia formada pelas irmãs, pela Família e pelas Amigas do Lar Teresiano.
Se eu Te acredito?! Eu sempre
acreditei…
A diferença é que antes tinha
vergonha de o dizer e agora não.
Antes tinha vergonha de
conversar Contigo, agora não me
faz sentido passar um dia sem Te
falar.
Antes não compreendia o
Teu amor incondicional, agora
tento amar o próximo como Tu.
Lembras-te quando cheguei
a esta casa, pensei: “Péssima ideia
Andreia lê o seu Testemunho de Fé
a de vir para aqui, agora terei de ir à
missa muitas vezes.”, e qual não é o
meu espanto, quando lá cheguei, senão com o facto de elas serem
tantas…
Sim, sim elas eram imensas... as jovens a acreditar em Ti sem
medo de o demonstrar;
Eram imensas e eram normais, jovens como outras quaisquer. E
eu a pensar ser um E.T. por em Ti acreditar.
159
Para mim, juventude era a fase em que ninguém se preocupa com
nada, mas o E.T. preocupava-se com a construção de um mundo melhor;
Para mim, juventude era sinal de “pra frentex”, e “pra frentex” não Te
inclui no caminho.
Mas o tempo em
que aqui vivi, de muito
me serviu para saber
mais da Tua vida.
Com a ajuda das
irmãs
muitas
das
minhas, ainda imensas
dúvidas, foram sendo
esclarecidas.
Com as muitas
meninas que
aqui
vivem e, as que já aqui
viveram, aprendi a não
ter
medo,
nem
vergonha de Te amar.
Assembleia da Eucaristia:
Percebi que Tu és
Familiares, amigas do Lar e as irmãs
a solução para o mundo
melhor daquele E.T. E aqui eestou eu, pronta para dizer a todos que Te
amo, que acredito em Ti, que estou disposta a seguir todos os Teus
ensinamentos, que sei que és Tu que nos vais levar para esse mundo
melhor.
Estou pronta para, tal como Tu, nos meio de tantas imperfeições
do ser humano, tentar sempre descobrir o que há de bom e de melhor em
cada um.
Estou pronta para, tal como Tu nos pedes, fazer ver o próximo
como Tu estás sempre nas nossas vidas.
Estou pronta, para estar Contigo em plenitude, encontrar-Te todos
os dias nos passos que dou, deixar-Te guiar a minha vida …
Andreia Matos
160
NOTICIAS BREVES
N OM B R AM I E N T O S d e H E R M AN AS
Provincia Nuestra Señora Reina
S e c r e t a r i a P r o v i n c i a l : Hna. Maria Domingas Valemela
E c ó n o m a P r o v i n c i a l : Hna. Teresa Raquel Rafael
D e l e g a d a d e E d u c a c i ó n : Hna. Cristina Valemela
Coordinadoras Locales:
-
Josefa Kasinde
Rosalina Nahembi
Rosa katumbu
Madalena Ngeleya
Bernardina Natchilombo
Alice Esseje
Carolina Natengo
Amélia Paula Jacinta
Arminda Namwenho
Maria do Rosário Tchikwama
Perpétua Namingu
Augusta Celeste Noloti
Maria Marta Nasikunda
Maria Dolores Idoate
Domingas Luzia
Celestina Gueve
Matilde Vita
Cristina Sandongo
Alto Dondo
Angolares
Cubal
Huambo-Cacilhas
Huambo-Canhe
Katchiungo
Lichinga
Lwena
Malembo
Menongue
Mitande
Lubango-Mitcha
Lubango-Noviciado
Lobito- São João
Lobito-Sta. Cruz
Luanda
São Tomé
Viana
Provincia Virgen de Caacupé
Coordinadora Local:
- Nélida Barrientos
Mariano Roque Alonso
Dirección General
Coordinadora Local:
- Laurinda Nambongo
Balanga
161
Provincia Sagrado Corazón
Coordinadoras Locales:
-
Mª Teresa Campo
Ana Mª Croissier
Elena Delgado
Carmen Gómez
Agustina González
Mª Rosa Pardo
Felicidad Rodríguez
Juana Rodríguez
Pilar Veuthey
Ciudad Rodrigo
Valladolid-Belén
Ávila-Cdad. Hermanas Teresianas
Mieres
Madrid-San Cristobal
Salamanca-Comunidad Teresiana
Dueñas
Oviedo
Madrid-Casa Provincial
Provincia Virgen de la Esperanza
Coordinadoras Locales:
-
Margarita Alcalde
Ana Fuentes
Jacinta García
Fátima Gil
Mª Ángeles Moraleda
Pilar Pérez
Pilar Ramírez
Las Palmas-Los Tarahales
Madrid-Carabanchel Alto
Telde
Huelva-Pérez Cubillas
Mora de Toledo
Madrid-Estrecho
Agüimes
Provincia Santa Teresa
Coordinadoras Locales:
-
Mª Carmen Franch
Mª José Montserrat
Carmen Juárez
Concha Salvador
Josefina Querol
Pilar Fernández Infante
Barcelona-Casa Madre
Barcelona-Colegio Ganduxer
Tortosa-Casa de Espiritualidad
Barcelona. Gornal-Zona Franca
Tarragona-Colegio
Bonavista
Provincia María Inmaculada
S e c r e t a r i a P r o v i n c i a l : Hna. Mª da Conceição de Sousa Marques
E c ó n o m a P r o v i n c i a l : Hna. Felisbela Pereira Valente
D e l e g a d a d e E d u c a c i ó n : Hna. Maria Amélia Caldas da S. Martins
162
Han entrado en la Vida
HNA. MYRIAM DEL SOCORRO DE JESÚS CRUCIFICADO OSORNO NOVELO
Provincia Santa María de Guadalupe
La Hna. Myriam nació en Campeche, México, el 14 de abril de 1938, estudió en
el colegio América de Mérida donde estuvo interna desde los 10 años, estudió Normal
Primaria, Normal Superior en Biología, Regina Mundi y Educadora en la fe.
En sus grandes deseos de consagrarse a Jesús, se escapó de su casa. Ingresó en la
compañía en 1957 a los 19 años de edad, después de pasar por muchas dificultades, ya
que sus padres tenían gran resistencia a que fuera religiosa, pues era hija única.
Hizo su noviciado en Tlalpan D.F. Después de sus primeros votos en 1959, fue
destinada al colegio América de Puebla un año, y en 1960 fue destinada a Managua, en
1961 fue destinada al colegio Enrique de Ossó en Guadalajara, donde estuvo hasta su
profesión perpetua en 1964.
A lo largo de sus 55 años de vida religiosa, vivió en diferentes comunidades, en
las que realizó con responsabilidad y alegría, las diferentes misiones que se le
encomendaron; en el Colegio América de Mérida, fue superiora de la comunidad y
directora del colegio, en la obra social Vasco de Quiroga de Mérida llevó la economía de
la comunidad y realizó un trabajo muy cercano con los pobres. En la comunidad del
Instituto Cultural sufrió el terremoto de 1985, a ella le tocó identificar los cuerpos de las
17 alumnas y la maestra que perdieron la vida. En el colegio la Florida estuvo en
distintas épocas donde fue maestra de secundaria y preparatoria. Sus exalumnas la
recuerdan con mucho cariño. Asesoraba un grupo de MTA comunidades que fielmente
asistían todas las semanas, en los últimos años fue ecónoma de la comunidad. Este año y
medio estuvo destinada a la Curia Provincial y allí siguió su apostolado con el grupo de
MTA comunidades, y llevó la economía de la comunidad, misión que desempeñó
siempre con responsabilidad, seriedad, entusiasmo y generosidad.
De 1994 a 1998 solicitó un permiso de ausencia para cuidar de su mamá que era
mayor y estaba enferma, años en los que permaneció cercana a la Provincia, haciéndose
presente en los principales acontecimientos de la comunidad del Instituto Cultural,
además de mantener vivo en ella el espíritu de oración y su amor a la Eucaristía.
Es muy significativo que su encuentro con Jesús, fuera la víspera del día del
amor y la amistad, pues ella siempre creyó en la bondad del amor, la caracterizaba su
sonrisa que era un signo de la trasparencia de la presencia de Dios en Ella. Disfrutaba
mucho de las fiestas, y de la vida en comunidad.
163
Su slogan de vida “fielmente fiel” lo vivió hasta el final de su vida. Quienes
compartimos la vida con ella podemos decir, que era una hermana piadosa, la oración era
lo primero que hacía cada mañana. Mostraba una especial devoción por nuestro Padre
Fundador, así como por San José.
Su vida fue plena, entregada a servir, era muy detallista y buscaba la forma de
hacer sentir bien a los demás. Tenía un corazón grande y con gran capacidad de amar.
Cuando alguna visita venía a la comunidad se esmeraba en los detalles para recibirla y
hacerla sentir como en casa.
Aunque ella siempre decía que estaba preparada para encontrarse con Dios, su
partida fue muy sorpresiva e inesperada para nosotras. El 11 de febrero en la comunidad
celebramos la víspera de los primeros votos de la Hna. Rosalba Marcial, Myriam preparó
todo lo referente al convivio con mucho cariño y se sentía muy contenta de que todo
estuviera muy bien. Por la noche le dio un derrame cerebral, del cual ya no logró salir, y
el día 13 de febrero fue su encuentro definitivo con el Señor. Se fue con paz.
HNA. Mª CINTA DE LA SANTA FAZ VALLÉS ROSELLÓ
Provincia Santa Teresa
Nuestra Hna. Mª Cinta se encontró definitivamente con el Señor el día 24 de
marzo de 2012. Había nacido en Tortosa (Tarragona) el 6 de mayo de 1923, de padres
“bueníiiiiisimos -como ella decía-. Colegiala teresiana en Tortosa, ingresó en la
Compañía a los 21 años y, después de terminar el Noviciado, en Jesús de Tortosa, fue
destinada al Colegio de la calle Ganduxer de Barcelona, donde estrenó sus primeros años
de apostolado como maestra, y donde estudió teología en el Instituto Regina Mundi.
En 1958 fue nombrada Superiora del Colegio de Gracia (Barcelona) y seis años
después fue Superiora del Noviciado de Tortosa. Del año 70 al 76 vivió un paréntesis
fuera de su tierra catalana, y realizó un servicio en la Casa General de Roma, como
secretaria particular de la M. Pilar Suárez-Inclán. Volvió después a su tierra tortosina,
primero al Noviciado y después al Colegio. No es de extrañar que tuviera un amor
entrañable a San Enrique de Ossó, que además de Padre Fundador era para ella
“paisano”.
En 1996 llegó a la Casa Madre (Barcelona) cuando ya los muchos años y las
pocas fuerzas le impidieron el apostolado activo. Aún continuó, mientras pudo,
enseñando español a emigrantes en el centro Ecumene. Aquí vivió feliz y aquí nos ayudó
a ser felices, gozando de su bondad y simpatía, de su gracia teñida de humor, y de su
notable sentido común, incluso cuando su cabeza acusaba ya el desgaste de los años.
Con el paso del tiempo, las fuerzas le iban abandonando y fue sufriendo las
distintas fases de deterioro físico, hasta que una neumonía terminó con su vida. Al fin se
164
encontró con quien había amado sobre todas las cosas. Para ella morir fue comenzar a
vivir para siempre.
HNA. SARA DEL ESPÍRITU SANTO LLANA GARCÍA
Provincia Virgen del Pilar
“El Señor me puede llevar cuando quiera”. “Yo ya me puedo morir cuando Él
quiera”
Expresiones como estas salían de la Hna. Sara Llana ante cualquier comentario
que surgiera de su precaria salud.
Había llegado del Teresiano a esta comunidad-Residencia hace cuatro años;
hasta entonces, con 81 años, aún estaba dedicada a su tarea como responsable de la
lavandería. En su vida había amado y servido a Dios y a las hermanas desde la cocina,
servicios domésticos diversos y también en sus contactos ocasionales unas veces,
buscados otras, con los alumnos de los colegios. ¡Cuánto facilitó la vida de las hermanas
con todos estos servicios! Los cuatro últimos años su vida se fue deteriorando
paulatinamente hasta que su naturaleza no pudo más.
Castellana de nacimiento, muy palentina, de Colmenares, cuyo origen
mencionaba orgullosa: su familia, su pueblo, su escuela y su maestro, de quien había
sabido aprender y a quien recordaba con cierta veneración. También supo beber de las
fuentes de una familia profundamente cristiana a quien recordó con cariño hasta su
muerte, acaecida el 31 de marzo de 2012, a los 85 años. De Colmenares a Tortosa, en la
adolescencia de sus 17 años, en cuyo Noviciado hizo el ingreso en la Compañía, y de la
que ha sabido ser hija fiel y a la que ha profesado un gran amor. Grandes amores dicen
de Sara que resonaron fuertemente en su vida: el amor a la Eucaristía, ante cuyo Sagrario
permanecía horas y horas y que luego expresaba en sus conversaciones e intervenciones
espirituales; el amor al trabajo, que cumplía con asidua diligencia y responsabilidad; el
amor a su familia, a la que siempre ha recordado con pasión y atendido en la medida de
sus posibilidades; el amor a Nuestro Padre, a la Compañía y a las primeras hermanas que
la hicieron crecer; a la Iglesia por la que se interesaba vivamente leyendo, preguntando y
asistiendo a celebraciones y solemnidades. Amaba también la cultura y bien lo
manifestaba contando historias y anécdotas de sus pasos por la “escuela del pueblo” y
repitiendo largos y oportunos poemas. Recorrió orando y trabajando con entusiasmo y
dedicación, las casas de Tarragona, Vinebre-Flix, Tortosa (colegio y noviciado),
Vilanova i la Geltrú, Calahorra, Barcelona (Gracia), Zaragoza-Teresiano y Residencia.
En todos ha dejado la huella de hermana de Eucaristía, de Iglesia, así como de
acendradas costumbres de devoción, como el rezo del Rosario, la audición de Radio
María o la lectura.
165
Con su muerte, el 31 de marzo de 2012, víspera del domingo de Ramos, Sara ha
encontrado la gloria para la que quiso vivir siempre: la gloria de Dios. Y podemos decir
que vivió donde quiso vivir: en la Compañía, y en la Iglesia. Por eso su muerte ha dejado
paz, a pesar de su deterioro físico y su ceguera progresiva, total al final. Por ello
recordamos a nuestra Hna. Sara con cariño, seguras de que goza feliz ante su Dios.
HNA. MARÍA TERESA DE JESÚS LLOVET TAPIAS
Provincia Santa Teresa
Nuestra Hna. Mª Teresa se encontró definitivamente con el Señor el día 7 de
mayo del 2012. Había nacido en Vilasana, un pueblo de la provincia de Lérida en el que
la familia tenía sus tierras, el 18 de junio de 1923. La mayor de siete hermanos, se
mantuvo toda la vida muy vinculada a ellos por el cariño y porque siempre le apoyaron
en sus empresas y, a través de ella, ayudaron a toda la Provincia, con sus servicios de
agricultura, medicina, notaría, o arquitectura.
Estudió en el Colegio de Tarragona e ingresó en la Compañía en el año 1942.
Hizo el Noviciado en Tortosa y después de la primera Profesión fue destinada al Colegio
de la Diagonal, en Barcelona, donde estrenó su misión de maestra. Al año siguiente
marchó a Ciudad Rodrigo y estuvo allí poco tiempo porque le esperaba Salamanca –
donde hizo su Profesión perpetua- y después Madrid (Colegio calle Goya). De nuevo en
Salamanca, en Zaragoza y Barcelona-Gracia, como Procuradora, le tocó la inmensa tarea
de construir el colegio entero o una parte del mismo. No se arredraba por nada,
compraba, vendía, construía, alquilaba... Y con su gestión del comedor escolar podía
sostener otras obras con menos recursos.
Después de 32 años de actividad incansable en el colegio de Gracia, en el año
2002 fue destinada a la Comunidad de la Casa Madre. Aquí vivió bastante retirada, ¿por
añoranza? ¿por opción? Pasaba en la Capilla la mayor parte de su tiempo, disfrutaba
rezando el rosario en catalán o haciendo lectura en voz alta a alguna hermana que no veía
bien. Con el paso del tiempo, su salud se iba deteriorando; se presentaron los primeros
síntomas y su enfermedad fue rapidísima, ingresó en la clínica por urgencia el 21 de
abril, pudo despedirse de hermanas y familiares y estuvo después varios días
inconsciente en una agonía muy lenta, hasta el 7 de mayo, día en el que murió a los 89
años de edad.
Que el Señor conceda el descanso eterno a nuestra Hermana, que tanto se afanó a
favor del Reino.
DESCANSEN EN PAZ NUESTRAS QUERIDAS HERMANAS
166
ENCOMENDAMOS EN NUESTRAS ORACIONES A:
La madre de las Hermanas:
- Ligia Cardoso
- Mercedes Juanes
Bogotá-Casa Provincial
Provincia Sagrado Corazón
El padre de las Hermanas:
- Marcia Torrealba
Chile-Los Angeles
Una hermana de las Hermanas:
- Maria de Fátima Araújo Sousa
Coimbra
Un hermano de las Hermanas:
-
Joaquina y Mª Luz Hernández
Adolphina Maria Stetani
Mª Hortensia y Rosa Mª Soares Ribeiro
Amélia Martins
Carmen Pérez Fernández
Enoemia Caçapietra
Amelia Ibarra
Belarmina Zuleta
Benilde Martínez
Mª Carmen Figuer
Efigenia Feltes
Sevilla-Pino Montano y Montpellier
Itupiranga
Torres Vedras y Braga-Rua Elíseo
Lisboa-Telheiras
Tarragona-Colegio
Porto Alegre-Casa Provincial
Covington
Cali
Barcelona-Casa Madre
Zaragoza-Casa de Oración
Cerrito-Paraguay
Hermano de Compañía
P. Guillermo Alonso
Guadalajara-México
167
COMPAÑÍA DE SANTA TERESA DE JESÚS
Dirección General
Vía Valcannuta 134 – 00166 Roma
168

Documentos relacionados

251 - Compañía de Santa Teresa de Jesús

251 - Compañía de Santa Teresa de Jesús más adentro en esta realidad, en mi relación con Él, en la misión en Asia, en el compromiso en la Compañía… Y porque Él lo quiere en su nombre vuelvo a echar mis redes. Siento mucha gratitud y gozo...

Leia mais

253 - Compañía de Santa Teresa de Jesús

253 - Compañía de Santa Teresa de Jesús su largo pontificado estuviera exento de errores. Los que conocen los procesos de canonización saben bien que su minuciosidad equivale a la acción de una potente lupa sobre una piel aparentemente t...

Leia mais

Boletín STJ 274, ene - Compañía de Santa Teresa de Jesús

Boletín STJ 274, ene - Compañía de Santa Teresa de Jesús Confiemos a su misericordia todo lo que llevamos entre manos, y pongamos los medios para que las verdades que nos conmueven encuentren el modo de concretarse en nuestra vida. Os invito a mirar con ...

Leia mais

268 - Compañía de Santa Teresa de Jesús

268 - Compañía de Santa Teresa de Jesús creatividad para seguir aportando vida y fidelidad, según el momento de la vida de cada hermana. Hay nuevas experiencias comunitarias interesantes que salen al paso de los retos de la misión y de l...

Leia mais