Superposición de territorios indígenas y áreas protegidas en

Сomentários

Transcrição

Superposición de territorios indígenas y áreas protegidas en
Superposición de territorios
indígenas y áreas protegidas
en América del Sur
Resumen Ejecutivo
Paúl Cisneros y James McBreen
-Documento de trabajo-Marzo 2010-
CONTENIDO
RESUMEN EJECUTIVO ______________________________________________________________ 2
INTRODUCCIÓN ___________________________________________________________________ 5
1. ANÁLISIS DEL TRASLAPE ENTRE ÁREAS PROTEGIDAS Y TERRITORIOS INDÍGENAS: NOTAS
METODOLÓGICAS _________________________________________________________________ 7
DETERMINACIÓN DEL TRASLAPE POR PAÍS _____________________________________________ 11
Argentina ____________________________________________________________________ 11
Bolivia ______________________________________________________________________ 18
Brasil _______________________________________________________________________ 24
Chile ________________________________________________________________________ 40
Colombia ____________________________________________________________________ 47
Ecuador _____________________________________________________________________ 54
Guyana ______________________________________________________________________ 61
Guyana Francesa ______________________________________________________________ 65
Paraguay ____________________________________________________________________ 70
Perú ________________________________________________________________________ 76
Surinam _____________________________________________________________________ 86
Venezuela ____________________________________________________________________ 90
2. ANÁLISIS REGIONAL DE LA SITUACIÓN DE TRASLAPE ___________________________________ 98
Las condiciones legales que sustentan la gobernanza indígena ________________________________ 102
Los Sistemas nacionales de áreas protegidas ______________________________________________ 105
El reconocimiento constitucional de derechos colectivos a pueblos indígenas ____________________ 105
El reconocimiento del derecho de posesión y uso de recursos naturales en áreas protegidas__________ 106
El reconocimiento de las autoridades ancestrales en la legislación nacional ______________________ 106
El reconocimiento del derecho de uso del derecho consuetudinario ____________________________ 107
El reconocimiento de derechos de propiedad en áreas protegidas ______________________________ 107
Los mecanismos de participación en la gestión de áreas protegidas_____________________________ 108
El co-manejo reconocido por la legislación nacional ________________________________________ 110
Las Áreas Indígenas de Conservación como figuras parte en los sistemas nacionales_______________ 111
Los territorios indígenas como elementos de la organización territorial del Estado_________________ 111
3. ESTUDIOS DE CASO EN PERÚ Y BOLIVIA ____________________________________________ 112
La gobernanza indígena en Madidi y Bahuaja-Sonene ________________________________ 117
Caso 1: El Parque Nacional Madidi _____________________________________________________ 119
Caso 2: El Parque Nacional Bahuaja-Sonene______________________________________________ 137
Recomendaciones en el contexto de Perú y Bolivia ___________________________________ 148
Recomendaciones para la región _________________________________________________ 151
REFERENCIAS __________________________________________________________________ 155
TABLAS
Tabla 1: Países de América del Sur que han ratificado el Convenio 169 de la OIT _________________________ 9
Tabla 2: Definiciones de las categorías de manejo de la UICN ________________________________________ 9
Tabla 3: Áreas protegidas nacionales de la Argentina ______________________________________________ 12
Tabla 4: Áreas protegidas nacionales traslapadas en Argentina _______________________________________ 17
Tabla 5: Áreas protegidas nacionales de Bolivia __________________________________________________ 20
Tabla 6: Unidades de conservación federales de Brasil _____________________________________________ 25
Tabla 7: Áreas protegidas nacionales de Chile____________________________________________________ 41
Tabla 8: Áreas protegidas de Colombia _________________________________________________________ 48
Tabla 9: Áreas protegidas nacionales de Ecuador _________________________________________________ 55
Tabla 10: Áreas protegidas nacionales de Guyana _________________________________________________ 62
Tabla 11: Áreas protegidas nacionales de la Guyana Francesa _______________________________________ 66
Tabla 12: Áreas protegidas nacionales de Paraguay________________________________________________ 71
Tabla 13: Áreas protegidas nacionales del Perú ___________________________________________________ 78
Tabla 14: Áreas protegidas nacionales de Surinam ________________________________________________ 87
Tabla 15: Áreas protegidas nacionales de Venezuela_______________________________________________ 91
Tabla 16: Síntesis de situación de traslape en América del Sur _______________________________________ 99
Tabla 17: Tipos de traslape entre APs y Territorios indígenas _______________________________________ 100
Tabla 18: Condiciones legales para la gobernanza indígena en áreas protegidas de América del Sur _________ 103
Tabla 19: Total de áreas protegidas nacionales traslapadas por país __________________________________ 113
Tabla 20: Áreas protegidas (Categoría II) de Bolivia y Perú con traslape ______________________________ 115
MAPAS
Mapa 1: Áreas protegidas de la Argentina _______________________________________________________ 14
Mapa 2: Pueblos originarios de la Argentina _____________________________________________________ 16
Mapa 3: Tierras Comunitarias de Origen en Bolivia _______________________________________________ 22
Mapa 4: Traslape entre territorios indígenas y áreas protegidas en Bolivia ______________________________ 24
Mapa 5: Unidades e conservación de Brasil______________________________________________________ 36
Mapa 6: Resguardos indígenas en Colombia _____________________________________________________ 52
Mapa 7: Traslape de resguardos indígenas y áreas protegidas en Colombia _____________________________ 53
Mapa 8: Áreas protegidas del Ecuador__________________________________________________________ 58
Mapa 9: Áreas protegidas de Guyana -Iwokrama _________________________________________________ 62
Mapa 10: Áreas protegidas de Guyana -Kaieteur__________________________________________________ 63
Mapa 11: Áreas protegidas de la Guyana Francesa ________________________________________________ 68
Mapa 12: Áreas protegidas de Paraguay ________________________________________________________ 73
Mapa 13: Pueblos indígenas de Paraguay _______________________________________________________ 75
Mapa 14: Áreas protegidas del Perú____________________________________________________________ 81
Mapa 15: Mapa etnolingüístico del Perú ________________________________________________________ 85
Mapa 16: Áreas protegidas de Surinam _________________________________________________________ 88
Mapa 17: Parques Nacionales de Venezuela _____________________________________________________ 95
Mapa 18: Monumentos Naturales de Venezuela __________________________________________________ 95
Mapa 19: Áreas protegidas seleccionadas para el estudio y sus traslapes con territorios indígenas___________ 116
Mapa 20: Ubicación de los territorios indígenas en el área del Madidi ________________________________ 121
Mapa 21: Propuesta de recorte del Parque Nacional Bahuaja-Sonene _________________________________ 139
Mapa 22: Área de influencia de la central Inambari_______________________________________________ 140
FIGURAS
Figura 1: Porcentaje de traslape según categorías de la UICN _____________________________________ 113
Figura 2: Tierra comunitaria de origen Takana I demandada y titulada________________________________ 127
Figura 3: Superposiciones en el área del PNANMI Madidi _________________________________________ 132
Este documento corresponde al componente regional: "Territorios indígenas y áreas
protegidas de América del Sur", del proyecto global "Mejorando la gobernanza de los
recursos naturales para la reducción de la pobreza", de la Unidad de Política Social de UICN.
Este componente fue financiado por DFID e implementado por el Programa de Equidad
Social en coordinación con el Programa de Áreas Protegidas de la Oficina Regional para
América del Sur de UICN. Este es un documento de trabajo que ha recibido aportes de
autoridades de áreas protegidas así como miembros institucionales de UICN y de la
Comisión Mundial de áreas protegidas (CMAP), a quienes les agradecemos por la gentileza
de proporcionar la información necesaria.
Los agradecimientos en detalle a las
colaboraciones están en cada acápite. Adicionalmente, un especial agradecimiento a los
participantes del taller de Mindo por sus grandes aportes.
Esta investigación fue liderada por Paul Cisneros con el apoyo de James McBreen en la
investigación, así como el apoyo técnico de Gonzalo Oviedo, Victor Inchausty, Aracely
Pazmiño, Ivette Vallejo y Andrea Michelson.
2
Resumen Ejecutivo
Las áreas protegidas juegan un papel importante para el alivio a la pobreza, al asegurar los
medios de vida, recursos para seguridad alimentaria de poblaciones locales, comunidades y
pueblos indígenas, y a la vez permiten la consolidación de territorios indígenas, pues pueden
disminuir la intensidad de los impactos de actividades económicos y aportar a la consolidar
procesos de reconocimiento y respeto a los derechos de los pueblos originarios. Los territorios
indígenas entendidos como espacios de ocupación de pueblos originarios y considerados una
de las condiciones necesarias para su reproducción social y cultural, permiten a los pueblos
concretizar el ejercicio de sus propias formas de organización social y gobierno. Parecen en
principio espacios ideales para concretar objetivos de conservación de la naturaleza, sin
embargo, esto es viable solamente si las políticas públicas que regulan las áreas protegidas y
los territorios indígenas están debidamente coordinadas y armonizadas desde su concepción
hasta su implementación.
La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) a través del presente
documento de trabajo, pretende aportar al entendimiento de las complejas relaciones entre
estas dos importantes formas de territorialidad y uso del espacio y los recursos naturales en
América del Sur. Para esto ha desarrollado este primer levantamiento de información y
discusión sobre la situación del traslape entre áreas protegidas y territorios indígenas en
América del Sur.
En el estudio se ha encontrado que en América del Sur, de las 802 áreas protegidas de
carácter nacional, 220 (o el 27 %) presentan algún tipo de traslape con territorios indígenas.
Cinco tipos de traslape han sido identificado: existen territorios indígenas en áreas protegidas
que ya han sido titulados, otros que se encuentran en alguna fase del proceso de titulación o
reconocimiento legal; además existen territorios reconocidos como área de posesión y uso
tradicional, territorios que revelan algún tipo de reconocimiento por la participación de
indígenas en mecanismos de co-manejo, co-administración o concesión o a través de la
participación de los pueblos indígenas en comités de gestión u otras figuras similares.
La mayoría de los casos (63.8 %) corresponden al reconocimiento de áreas de posesión y uso
tradicional dentro de áreas protegidas. Este reconocimiento es importante para afianzar el
ejercicio del derecho al territorio para los pueblos indígenas, sin embargo, en algunos casos,
el reconocimiento, limitado a la posesión y uso está acompañado de fuertes restricciones a la
libre determinación de los pueblos indígenas en la toma de las decisiones sobre estos
espacios. Entre las 162 áreas protegidas traslapadas y clasificadas de acuerdo a las categorías
de manejo de la UICN, aquellas clasificadas en las categorías II (Parques Nacionales) y VI
(Área Protegida con Recursos Manejados) son las que mayor traslape con territorios
3
indígenas presentan en la región, representando el 46 y 22 % del total de la región
respectivamente.
Del estudio de dos casos, uno en Bolivia y otro en Perú, se constata que las condiciones de
gobernanza de las áreas protegidas rebasan los objetivos y prescripciones de los marcos
legales existentes en lo ambiental y en relación a los derechos de los pueblos indígenas. Si
bien los marcos legales nacionales e internacionales marcan principios rectores, su aplicación
está sujeta en la práctica a varios factores, como la existencia o no de reglas para el uso de
recursos por parte de los pueblos indígenas o la capacidad de estos de participar en instancias
como comités de gestión, etc. En este sentido, se constata además, que existe y se están
desarrollando un conjunto de saberes y prácticas de manejo de los recursos naturales,
modalidades de organización, tradición y autoridad, que forman parte de la gobernanza
indígena y que
tienen el potencial de contribuir a los objetivos
de conservación que
persiguen las áreas protegidas.
Como una de las recomendaciones dirigidas hacia los países de la región, se sugiere que los
Estados internalicen el enfoque de derechos en los marcos legales relacionados con la
conservación de la biodiversidad y en lo que respecta al ordenamiento territorial. Si bien, a
nivel Constitucional algunos países recogen en parte la normativa internacional en lo que
respecta al reconocimiento de derechos de los pueblos indígenas, principalmente el Convenio
169 de la OIT, la formulación de leyes secundarias, así como el diseño e implementación de
políticas públicas presenta todavía un desarrollo bastante desigual en la región. La
internalización de un enfoque de derechos, es decir, que las instituciones públicas, y en lo
específico aquellas con autoridad y competencia en lo ambiental integren en su accionar y en
la definición y aplicación de políticas públicas el reconocimiento de los derechos indígenas,
debidamente reglamentadas y financiadas, podría permitir una mayor coherencia entre los
planes de desarrollo nacionales y locales y aquellos planes de vida definidos por los propios
pueblos indígenas.
4
Introducción
Las áreas protegidas son elementos centrales en las estrategias de conservación de la
biodiversidad de los países. Han sido diseñadas, en mayor o menor medida para mantener
funcionales ecosistemas naturales que por las dinámicas sociales que los intervienen, no
podrían sobrevivir sin algún nivel de protección formal. De este modo, en el mundo, la
superficie bajo protección ha aumentado en los últimos cuarenta años de un área del tamaño
del Reino Unido, a una del tamaño de América del Sur1 (Dudley, 2008: 2). A pesar del avance
en la identificación y reconocimiento de vastas extensiones de territorio por parte de los
países, las áreas protegidas enfrentan serias amenazas. En su mayoría, producto de la
implementación de otras políticas públicas, sobre todo, aquellas que buscan asegurar el
aprovisionamiento de materia y energía para sostener el crecimiento económico y que limitan
la protección, y amenazan los servicios ecosistémicos, funcionalidad y procesos biológicos de
las áreas protegidas.
Las áreas protegidas, que en algún momento fueron pensadas como espacios vacíos de
poblaciones humanas, han sido habitadas históricamente por un sin número de comunidades y
pueblos indígenas, quienes a través de las últimas cuatro décadas han reclamado el
reconocimiento de ciertos derechos sobre los territorios y recursos naturales que las áreas
tienen la finalidad de proteger. Estos pueblos con posesión territorial originaria o denominada
ancestral en varios casos han mostrado oposición a la existencia de las áreas protegidas por
restringir el uso de ciertos recursos y principalmente impedir la titulación y/o reconocimiento
de derechos propietarios colectivos.
Los territorios de posesión ancestral son considerados por los pueblos indígenas como
espacios necesarios para su sobrevivencia física y continuidad cultural. Están ligados a la
construcción de sus identidades, albergan recursos necesarios para la subsistencia y medios de
vida y además son condición necesaria para concretizar otros derechos, en los que se hacen
efectivos el ejercicio de sus propias formas de organización social y gobierno.
Estos espacios, presentan una relación menos caracterizada por la alteración dramática del
entorno natural y por el mantenimiento de visiones de continuidad entre lo cultural y lo
natural, y son en principio espacios ideales para llevar adelante tareas de conservación del
tipo que se esperan en un área protegida. El problema de inseguridad jurídica que afecta a los
territorios indígenas fuera de las áreas protegidas, se suscita también en ellas. Por otra parte,
dichos territorios y sus recursos naturales están sufriendo el impacto de modelos de desarrollo
que acelera la conversión de bosques en áreas destinadas a cultivos para el agro-negocio, la
extracción de recursos naturales no renovables (petróleo y minerales), el comercio ilegal de
1
De 240.000 km2 a 17'480.'000 km2 aproximadamente.
5
recursos forestales y faunísticos, la ampliación de la frontera agrícola que acompaña la
construcción de ejes viales, entre otras problemáticas que afectan los recursos naturales y los
modos de vida de las comunidades indígenas. Ellas mismas han sufrido por el impacto de
estos procesos cambios en sus formas de manejo y de relacionarse con dichos recursos
Las áreas protegidas pueden contribuir a reforzar la protección que esperan los pueblos
indígenas en relación a sus territorios, al disminuir la intensidad de las presiones y de
interacciones sociales y a su vez, los territorios indígenas, pueden aportar al cumplimiento de
los objetivos de conservación de las áreas protegidas si las políticas públicas que regulan las
áreas protegidas y aquellas que precautelan los territorios indígenas están debidamente
sintonizadas.
Esto obliga a asegurar el desarrollo de herramientas de gestión que permitan potenciar
algunas de las ventajas de la superposición entre áreas protegidas y territorios indígenas y que
estén basadas en un análisis integral de la problemática actual. Consciente de este reto, la
Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), pretende aportar al
entendimiento de las complejas relaciones que existen entre estas dos importantes formas de
territorialidad y uso del espacio y los recursos naturales en América del Sur. Para esto ha
desarrollado el presente documento de trabajo, que constituye un primer levantamiento de
información y discusión sobre la situación del traslape entre áreas protegidas y territorios
indígenas en América del Sur.
Los resultados del estudio se detallan en el presente documento que está dividido en tres
secciones. En la primera de ellas se presenta información sobre los sistemas nacionales de
áreas protegidas de cada país de la región; sobre el reconocimiento que en cada país a los
derechos colectivos de los pueblos indígenas, reconocimiento de posesión, al uso de recursos,
y el nivel de reconocimiento de propiedad que el estado otorga a los territorios indígenas, y a
partir de esta información se discute la situación del traslape entre áreas protegidas y
territorios indígenas. En la segunda sección se discuten los resultados del traslape desde un
punto de vista regional y se generan recomendaciones generales para un proceso posterior de
generación de información sobre las condiciones y situaciones de traslape.
Finalmente, en la tercera sección se profundiza el análisis de las condiciones de gobernanza
en dos áreas protegidas, una en Perú y otra en Bolivia, indígenas que presentan distinto tipo
de traslapes con territorios indígenas. En la segunda parte de esta sección, se esbozan
recomendaciones sobre cómo mejorar las condiciones de gobernanza en áreas protegidas, y
fortalecer la gobernanza indígena en los casos de traslape.
6
1. Análisis del traslape entre áreas protegidas y territorios indígenas:
notas metodológicas
La diversidad que presentan los países de la región en cuanto al estado de consolidación de
sus sistemas de áreas protegidas y los avances en el reconocimiento de los territorios
indígenas, constituye un gran reto para desarrollar un cabal entendimiento de sus
interacciones. Por tanto el presente estudio debe leerse y analizarse tomando en cuenta las
limitaciones que presenta la metodología utilizada.
En primer lugar, el estudio fue desarrollado exclusivamente a través de recopilación de
información desde fuentes secundarias. No hubo un trabajo de levantamiento de información
para ninguna de las fases del análisis, solamente se hicieron algunas verificaciones puntuales
a través de entrevistas y consultas electrónicas con funcionarios de los Estados y
representantes de organizaciones no gubernamentales. Además, varias secciones del
documento fueron revisadas por expertos en los temas abordados y a quienes se hace mención
a lo largo del mismo. La información secundaria utilizada en gran medida proviene de
Internet, específicamente de los sitios Web de las instituciones estatales que manejan y
administran las áreas protegidas.
Para obtener la información sobre las áreas protegidas se revisaron minuciosamente los sitios
Web oficiales de las entidades estatales encargadas de la conservación, para determinar: los
instrumentos legales que definen el sistema de áreas protegidas, las categorías de manejo en
las que se agrupa a las áreas protegidas, las modalidades de administración de las áreas
protegidas, las instituciones que conforman los sistemas nacionales de áreas protegidas, la
existencia de instrumentos que contemplan la participación de los pueblos indígenas en la
administración de las áreas protegidas y los derechos que se reconocen en los sistemas
nacionales de áreas protegidas a los pueblos indígenas. Debido a la variabilidad de la
información que existe entre países y por subsistemas de áreas (privado, comunitario, público,
mixto, etc.) dentro de los países, se consideraron solamente las áreas protegidas que son
manejadas por el Estado central o federal, no así aquellas creadas y manejadas por gobiernos
locales, regionales o departamentales o las áreas protegidas privadas.
En el estudio no se analiza el alcance que tiene la gestión de las áreas protegidas en el campo.
De tal forma que las condiciones de gobernanza a las que se refiere el documento están
relacionadas con aquellas condiciones formales que se establecen a través de los marcos
legales nacionales. Tampoco se problemática la existencia de “áreas de papel” que pueden
limitar además la capacidad de terceros para conservar la biodiversidad en esquemas de
gobernanza compartida (que implican que tanto entes gubernamentales como no
gubernamentales compartan la administración y la responsabilidad sobre las áreas protegidas
(Dudley, 2008:32).
7
El acceso a información actualizada sobre la situación de titularidad o reconocimiento legal
de territorios indígenas es también problemática, pues en algunos casos la extensión total de
los territorios titulados comprende no solamente aquellos que ya han atravesado
completamente un proceso de saneamiento y que han sido debidamente inscritos en los
registros nacionales, sino también aquellos que están en los pasos intermedios para la
titulación. La falta de información sobre estas dos situaciones hace que en algunos casos el
área que se reconoce como territorio indígena esté subestimada y en otros casos
sobreestimada. Además, la falta de cuantificación de las extensiones y de información
cartográfica de acceso público ha imposibilitado ubicar espacialmente los territorios
indígenas, en relación a las áreas protegidas para calcular el porcentaje de traslape.
En el documento se recopila información sobre las características y nivel de reconocimiento
formal de derechos sobre el territorio para pueblos y comunidades indígenas en los países de
América del Sur. En el análisis no se aborda el grado de aplicación o efectividad de dicho
reconocimiento, debido a la limitante de la información que existe al respecto en la región. De
tal forma, si bien es conocido que la aplicación de la ley en América del Sur adolece de
grandes fallas, este estudio muestra la variabilidad de los marcos legales y cómo estos
determinan las posibilidades de funcionamiento de la gobernanza compartida y/o la
gobernanza indígena de áreas protegidas.
Dos elementos deben ser tomados en cuenta al leer el documento en relación a los marcos
legales. En primer lugar, se ha tratado en lo posible de determinar el reconocimiento de
derechos dentro de las áreas protegidas a través de la legislación que establece y regula
directamente los sistemas de áreas protegidas. Las fuentes utilizadas para la mayoría de países
en este tema se limitan a la información proporcionada en los Informes Nacionales elaborados
con motivo del II Congreso Latinoamericano de Parques Nacionales y otras áreas protegidas
de 2007 y a la legislación vigente que la entidades encargadas de las áreas reportan como base
para su gestión.
Al revisar la legislación vigente sobre áreas protegidas, se ha constatado que esta data de
períodos en los que no se había institucionalizado todavía el reconocimiento colectivo de
territorios de comunidades y pueblos indígenas, por lo cual los Estados no establecen
prescripciones relacionadas con reconocimiento territorial explícito en lo que respecta a
situaciones de traslape. En otros casos, el reconocimiento de territorios indígenas, es
preexistente a la legislación de áreas protegidas por tanto no hacen referencia directa a la
conservación de la naturaleza como un componente del manejo del mismo.
Si bien algunos de los países de la región (ver tabla 1) han ratificado el Convenio 169 de la
OIT, en el cual se reconocen y garantizan derechos a los pueblos indígenas tales como la
8
propiedad y posesión (Art. 14), utilización, administración y de recursos en sus tierras (Art.
15. Num. 1), en el presente estudio se considera solamente como referencia las ratificaciones
que los países han realizado sobre este instrumento internacional por la dificultad de rastrear
su aplicación directa o su incorporación en la legislación secundaria el campo específico de
las áreas protegidas.
Tabla 1: Países de América del Sur que han ratificado el Convenio 169 de la OIT
País
Fecha de ratificación del Convenio 169
Argentina
03-07-2000
Bolivia
11-12-1991
Brasil
25-07-2002
Colombia
07-08-1991
Chile
15-09-2008
Ecuador
15-05-1998
Paraguay
10-08-1993
Perú
02-02-1994
Venezuela
22-05-2002
Fuente: OIT, 2009.
El traslape entre áreas protegidas y territorios indígenas se construye para cada país a partir
del cruce de la información disponible sobre la ubicación y reconocimiento de los territorios
con respecto de las áreas protegidas agrupadas por categoría de manejo. Cada país dispone de
su propia nomenclatura para las áreas protegidas, cada una con sus propios principios de
gestión, sin embargo, en la Asamblea General de la UICN de 1994, se establecieron las
siguientes categorías con el fin de contar con un marco referencial que uniformice la
nomenclatura empleada por cada país 2 (Dudley, 2008:16).
Tabla 2: Definiciones de las categorías de manejo de la UICN
Categoría
Ia
Ib
II
2
Reserva Natural
Estricta
Son áreas estrictamente protegidas reservadas para proteger la
biodiversidad así como los rasgos geológicos/geomorfológicos
en las cuales las visitas, el uso y los impactos están
estrictamente controlados y limitados para asegurar la
protección de los valores de conservación. Estas áreas
protegidas pueden servir como áreas de referencia
indispensables para la investigación científica y el monitoreo.
Área Natural
Silvestre
Son generalmente áreas no modificadas o ligeramente
modificadas de gran tamaño, que retienen su carácter e
influencia natural, sin asentamientos humanos significativos o
permanentes, que están protegidas y gestionadas para preservar
su condición natural.
Parques
Nacionales
Son grandes áreas naturales o casi naturales establecidas para
proteger procesos ecológicos a gran escala, junto con el
Las definiciones corresponden a la revisión hecha por UICN en 2007.
9
complemento de especies y ecosistemas característicos del área,
que también proporcionan la base para oportunidades
espirituales, científicas, educativas, recreativas y de visita que
sean ambiental y culturalmente compatibles.
Monumento o
III Característica
Natural
Se establecen para proteger un monumento natural concreto,
que puede ser una formación terrestre, una montaña submarina,
una caverna submarina, un rasgo geológico como una cueva o
incluso un elemento vivo como una arboleda antigua.
Normalmente son áreas protegidas bastante pequeñas y a
menudo tienen un gran valor para los visitantes.
El objetivo es la protección de hábitat o especies concretas y su
gestión refleja dicha prioridad. Muchas áreas protegidas de
Área de Manejo de
IV
categoría IV van a necesitar intervenciones activas habituales
Hábitat/Especies
para abordar las necesidades de especies concretas o para
mantener su hábitat, pero esto no es un requisito de la categoría.
V
Un área protegida en la que la interacción entre los seres
humanos y la naturaleza ha producido un área de carácter
Paisaje Terrestre o distintivo con valores ecológicos, biológicos, culturales y
Marino Protegido estéticos significativos; y en la que salvaguardar la integridad
de dicha interacción es vital para proteger y mantener el área, la
conservación de su naturaleza y otros valores.
Área Protegida
VI con Recursos
Manejados
Conservan ecosistemas y hábitat, junto con los valores
culturales y los sistemas tradicionales de gestión de recursos
naturales asociados a ellos. Normalmente son extensas, con una
mayoría del área en condiciones naturales, en las que una parte
cuenta con una gestión sostenible de los recursos naturales, y en
las que se considera que uno de los objetivos principales del
área es el uso no industrial y de bajo nivel de los recursos
naturales, compatible con la conservación de la naturaleza.
Fuente: Dudley, 2008
Con base en la información referida, se han realizado cálculos directos e indirectos de la
situación de traslape de territorios indígenas y áreas protegidas. El cálculo directo se refiere al
porcentaje de área traslapada entre territorios y áreas protegidas de acuerdo a las titulaciones
existentes. El cálculo indirecto incluye: la determinación de si existe o no un traslape avalado
en titulaciones; igualmente si existe o no un traslape en base a la información obtenida sobre
el reconocimiento del derecho a participar en la gestión del área protegida. Y finalmente, si
existe o no un traslape calculado en base a la información sobre la existencia de acuerdos o
convenios entre entidades públicas y pueblos o comunidades indígenas dentro de un área
protegida que reconozca su derecho de participar en la gestión de la misma.
Algunas aproximaciones permiten entender mejor la situación nacional que otras,
dependiendo de la información disponible, sin embargo se ha procurado mantener una misma
profundidad en el análisis entre países. Consecuentemente y, a pesar de la subestimación del
área traslapada a la que tiende el estudio por las razones ya explicadas, la producción de tipos
de traslapes nos permite presentar la complejidad que encierra la creación de arreglos
institucionales que permitan responder a las demandas indígenas en cada uno de los países.
La presente tarea logra aportar con un primer bloque en la construcción de una serie de
10
recomendaciones que faciliten la existencia de áreas protegidas que sirvan mejor a los
intereses de conservación comunes definidos entre los administradores de las áreas protegidas
y los pueblos indígenas que las habitan.
Determinación del traslape por país
Argentina3
La República Argentina es un estado federal, compuesto por 23 provincias que comprenden
una superficie total de 2´791.809 Km2 (APN, 2007:6). Su población aproximada es de
37’000.000 de habitantes 4 de los cuales aproximadamente el 3% (1’100.000) corresponde a
pueblos originarios o indígenas5.
Áreas protegidas
Argentina no cuenta con un único sistema jurídico-institucional en materia de áreas
protegidas que unifique bajo un mismo ámbito a las áreas protegidas nacionales, provinciales,
municipales, privadas y árese de categoría internacional. Desde 1934 se estableció un Sistema
Nacional de Áreas Protegidas a partir de la promulgación de la Ley 12.013, que luego de
posteriores sustituciones pasó a estar regido bajo la Ley de Parques Nacionales No 22.351. La
Constitución vigente, del año 1994, determina que corresponde a los 23 Estados Provinciales
el dominio originario de los recursos naturales de sus respectivos territorios. Debido a ello,
cada provincia tiene jurisdicción propia en las áreas protegidas provinciales y la mayoría de
ellas tiene su propia ley sobre la materia (Burkart, et.al., 2007:6). Sin embargo, existe un
largo proceso de articulación de estas 24 realidades (provincias y Estado nacional), iniciado a
través de la Red Nacional de Asistencia Técnica en Áreas Protegidas en 1980, y más adelante
mediante un convenio interinstitucional en el año 2003 que dio lugar a la constitución del
Sistema Federal de Áreas Protegidas (SIFAP), aun en proceso de consolidación.
La administración de las áreas protegidas nacionales está a cargo de la Administración de
Parques Nacionales (APN) creada en 1934. “La APN, como órgano descentralizado, pasó en
el año 2000 de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable (SAyDS) a la Secretaría de
Turismo de la Nación (SECTUR). Esta inserción dejó a la institución desvinculada de las
incumbencias ambientales básicas con que se relacionan las áreas protegidas, como es la
implementación del Convenio de Biodiversidad Biológica, la Estrategia Nacional de
Biodiversidad (aprobada en 2003); la coordinación del Consejo Federal de Medio Ambiente
3
Agradecemos los aportes y comentarios a esta sección hechos por Fernando Ardura y Víctor Hugo
Inchausty, Andrea Michelson, Horacio Paradela, Daniel Paz Barreto, y Leonardo Raffo.
4
Tomado de:
http://www.casarosada.gov.ar/index.php?option=com_content&task=view&id=1297&Itemid=114. Revisado
el 17 de octubre del 2009.
5
Tomado de: http://www.desarrollosocial.gov.ar/INAI/site/historia/historia.asp. Revisado el 17 de octubre del
2009.
11
(COFEMA), que integra la gestión ambiental del Gobierno Nacional con la gestión
equivalente de las provincias; y las respectivas coordinaciones del Programa Man and
Biosphere de la UNESCO (Reservas de Biosfera) y de la Convención de Ramsar (humedales
declarados Sitios Ramsar), todas las cuales están en la órbita de la SAyDS.” (Burkart, et.al.,
2007:6).
Las tres categorías de áreas protegidas nacionales fijadas en la ley de 1980 son Parque
Nacional (Categoría II de UICN), Monumento Natural (Categoría III de UICN) y Reserva
Nacional (Categoría VI de UICN). En el año 1990, mediante los Decretos del Poder Ejecutivo
Nacional No 2148/90 y 2149, y 453/94 se amplían las categorías de manejo incorporándose la
de Reserva Natural Estricta (asimilable a Categoría I de la UICN), y Reserva Natural
Silvestre destinadas a excluir ciertos sectores de los Parques y Reservas Nacionales del uso
público o a encuadrar en dicha nominación otros predios fiscales nacionales (Burkart,
et.al.,:7).
Actualmente la APN cuenta con 41 unidades que existen como áreas nacionales, 27 Parques
Nacionales, 9 Reservas Nacionales, 2 Monumentos Nacionales y 3 Reservas Naturales
Estrictas 6. Estas áreas cubren una extensión de 3’669.805 Ha, equivalentes al 1,31 % de la
superficie total del país. En la tabla 3 se presenta la lista de áreas protegidas de carácter
nacional, con su respectiva extensión y la equivalencia de las categorías del sistema argentino
con aquellas de la UICN. Las áreas son mostradas en el mapa 1.
Tabla 3: Áreas protegidas nacionales de la Argentina
Categoría
del área
Reserva
Natural
Estricta (3)
Parques
Nacionales
(27)
6
Nombre del
área
Colonia
Benítez
Extensión
en Ha
3000,00
San Antonio
600,00
Extensión
total en Ha
3.669.805,00
10,00
Otamendi
Nahuel
Huapi
Extensión de
la categoría
en Ha
Categoría de
la UICN
I
3.610,00
3.568.711,00
II
712160,00
Iguazú
Los
Glaciares
67620,00
717800,00
Perito
Moreno
115000,00
Lanín
412003,00
Los Alerces
263000,00
Lago Puelo
23700,00
Tomado de: http://www2.medioambiente.gov.ar/sifap/default.asp. Revisado el 4 de septiembre del 2009.
12
El Rey
44162,00
Río
Pilcomayo
47000,00
Chaco
14981,00
Tierra del
Fuego
63000,00
El Palmar
8500,00
Los
Arrayanes
1840,00
Baritu
72439,00
Lihué Calel
10934,00
Calilegua
76306,00
Sierra de las
Quijadas
150000,00
Pre-delta
2458,00
Campo de
los Alisos
10661,00
Los
Cardones
Quebrada
del
Condorito
37000,00
Talampaya
215000,00
Copo
San
Guillermo
114250,00
Mburucuyá
17729,00
El Leoncito
74000,00
Monte León
62168,00
Laguna de
Monumentos los Pozuelos
Nacionales Bosques
(2)
Petrificados
Formosa
Laguna
Blanca
Nahuel
Huapi
Iguazú
Los
Glaciares
Reservas
Nacionales
(9)
65000,00
170000,00
16000,00
61228,00
III
77.228,00
9005
11251
*
*
VI
*
Perito
Moreno
*
Lanín
*
Los Alerces
*
Lago Puelo
*
20.256,00
* Estos valores no se presentan pues no se han encontrado las áreas correspondientes por fuera de aquellos parques
nacionales a las que están relacionadas.
13
Mapa 1: Áreas protegidas de la Argentina
Fuente: Burkart, et.al., 2007:3
Territorios indígenas
El proceso legislativo de reconocimiento de los derechos indígenas tuvo su origen en las
provincias que sancionaron una serie de leyes específicas. Entre éstas la Ley 426 integral del
aborigen de 1985 de la provincia de Formosa; seguida luego por la Ley 6373 de Salta de
1986; la 3258 del Chaco de 1986, entre otras. En el ámbito nacional se sancionó en 1985 la
Ley 23.302 de Política Indígena y apoyo a las comunidades aborígenes, modificada en 2003
por la Ley 25.799 que “declara de interés nacional el apoyo y desarrollo a los pueblos
indígenas para su plena participación en el proceso socioeconómico y cultural de la Nación,
14
atendiendo sus particularidades” y además “establece planes de desarrollo integral a los
indígenas, planes de educación bilingüe intercultural, de salud, de viviendas, de adjudicación
de tierras...(Art. 1)”. La misma ley dispone “la adjudicación en propiedad a las comunidades
indígenas existentes en el país, debidamente inscriptas, de tierras aptas y suficientes para la
explotación agropecuaria, forestal, minera, industrial o artesanal, según las modalidades
propias de cada comunidad. Las tierras deberán estar situadas en el lugar donde habita la
comunidad o en caso necesario en las zonas próximas más aptas para su desarrollo. La
adjudicación se hará prefiriendo a las comunidades que carezcan de tierras o las tengan
insuficientes; podrá hacerse también en propiedad individual, a favor de indígenas no
integrados en comunidad, prefiriéndose a quienes formen parte de grupos familiares. La
autoridad de aplicación atenderá también a la entrega de títulos definitivos a quienes los
tengan precarios o provisorios (Art. 7).
Este amplio abanico legislativo adquiere su punto culminante con la sanción del Art. 75
inciso 17 de la nueva Constitución Nacional de 1994, que otorga rango constitucional a los
derechos ya reconocidos y a su vez avanza en el reconocimiento de otros, obligando de esta
manera a la adecuación de los textos legales existentes y a la sanción de otros nuevos.
Los derechos que reconoce el artículo 75 apuntan a reconocer la preexistencia étnica y
cultural de los pueblos indígenas argentinos. Garantizar el respeto a su identidad y el derecho
a una educación bilingüe e intercultural; reconocer la personería jurídica de sus comunidades,
y la posesión y propiedad comunitaria de las tierras que tradicionalmente ocupan; y regular la
entrega de otras aptas y suficientes para el desarrollo humano; ninguna de ellas será
enajenable, transmisible ni susceptible de gravámenes o embargos. Asegurar su participación
en la gestión referida a sus recursos naturales y a los demás intereses que los afecten. Las
provincias pueden ejercer concurrentemente estas atribuciones.
A pesar de las reformas constitucionales al respecto, “no se ha legislado ni reglamentado
tampoco acerca de posibles modelos de gestión territorial compartida; de participación social;
de interacción con particulares, organizaciones o instituciones del entorno de las unidades; de
promoción y estímulo para la conservación y el uso sustentable; de un ordenamiento
territorial que incluya la función biodiversidad” (Burkart, et.al., 2007:8). Sin embargo se
reconoce que “en el marco de los objetivos propios de conservación, los pueblos originarios
tienen un rol protagónico en la gestión de las áreas que habitan, a través del co-manejo de las
mismas con la APN. Se entiende por co-manejo un reparto de responsabilidades y
competencias y una clara definición del ejercicio de la autoridad pública y de las prácticas de
uso y manejo de los recursos vinculados con el saber ancestral de las comunidades. El
principio del co-manejo asumido por Resolución APN HD 204 y 227, del año 2000,
15
constituye la implementación práctica del CDB ratificado por el Estado Argentino” (Burkart,
et.al., 2007:35).
Además existe el reconocimiento de conocimientos, innovaciones y prácticas de las
comunidades indígenas en áreas integrantes de la Administración de Parques Nacionales
(Resolución APN HD 145 de 2004) y se ha creado el Consejo Asesor de Política Indígena de
la Administración de Parques Nacionales (Resolución APN HD 475 de 2007). Entre otras
resoluciones, estas son avances institucionales en el reconocimiento de derechos a los pueblos
originarios vinculados con la APN.
Mapa 2: Pueblos originarios de la Argentina
FUENTE: Disponible: http://www.indigenas.bioetica.org/inves26.htm. Revisado el 11 de enero del 2009.
Traslape
Existe información acerca de comunidades cuya existencia se reconoce por varios medios en
los parques y reservas nacionales (Burkart, et.al., 2007:35) y con las que APN ha llegado a
desarrollar distinto tipo de acuerdos basados en el principio de co-manejo asumido mediante
resoluciones de la APN 204 y 227/00:
16
Tabla 4: Áreas protegidas nacionales traslapadas en Argentina
Área Protegida
Comunidad
Ubicación
Situación dominial / jurídica
Reconocimiento Pobladores del
PN Baritú por resolución de la
APN PD No 098/92. Comunidad
con reconocimiento legal reciente.
Se espera conformar un Proyecto
de Ley con la provincia de Salta
para la transferencia de la
Propiedad comunitaria. En la
actualidad la comunidad posee un
comodato.
Reconocimiento de los derechos
de la comunidad sobre las tierras
que conforman las leguas A y B
Sección III de la Colonia Laguna
Blanca en el área que se
superpone con la jurisdicción del
PN Río Pilcomayo.
Proyecto de Ley para la
transferencia de la Propiedad
comunitaria
Parque Nacional Baritú
Kolla
El Lipeo
Dentro del área
protegida
Futuro parque Nacional
Pizarro7
Wichi
Eben Ezer
Dentro del área
protegida
Parque Nacional Río
Pilcomayo
Toba
La Primavera
Dentro y fuera del
área protegida
Ñorkinko
Dentro del área
protegida.
Aigo
Dentro del área
protegida.
Comunidad reconocida sin título
de propiedad.
Lefiman
Dentro del área
protegida.
Comunidad reconocida sin título
de propiedad.
Rakitwe
Dentro del área
protegida.
Comunidad reconocida sin título
de propiedad.
Lafkenche
Dentro del área
protegida.
Comunidad reconocida sin título
de propiedad.
Curruhuinca
Dentro del área
protegida.
Cayún
Dentro del área
protegida.
Lof Wiritray
Dentro del área
protegida.
Quintriqueo
Dentro del área
protegida.
Quintupuray
Dentro del área
protegida.
No tienen personería jurídica.
Asentados dentro del área.
Huenchupan
Dentro del área
protegida.
Maliqueo
Dentro del área
protegida.
Inkaial Wal Mapu
Meu
Dentro del área
protegida.
Comunidad reconocida sin título
de propiedad.
Conformada por miembros de la
Familia Maliqueo. No poseen
Personería jurídica
Ocuparon áreas del parque
nacional el año pasado y luego la
desocuparon.
Gallardo/Gallardo
Calfú
Dentro del área
protegida
Parque Nacional Lanín
Reserva Nacional Lanín
Parque Nacional y
Reserva Nacional Nahuel
Huapi
7
Etnia
Mapuche
Mapuche
Mapuche
No se toma en cuenta este parque propuesto para el cálculo del traslape.
17
Ley 23.750 de 1989 de
Transferencia de tierras a la
Asociación de fomento rural
Curruhuinca.
Ley 25510 de 2001 de
Transferencia de dominio de
tierras a la comunidad Cayún.
Proyecto de ley para la
transferencia de la propiedad
comunitaria
Comunidad reconocida sin título
de propiedad. En litigio con una
propiedad privada.
Poseen distintos referentes. No
poseen Personería Jurídica
De la información presentada en la tabla 4 se puede determinar que el porcentaje de parques
nacionales (Categoría II de la UICN) que tienen algún tipo de traslape con tierras indígenas
corresponde al 15 % (4 de 27). En cuanto a las reservas nacionales (Categoría VI de la
UICN), el porcentaje es del 22 % (2 de 9). Para el total de las áreas de alcance nacional, el
traslape corresponde al 15 % del total (6 de 41).
Bolivia8
El Estado Plurinacional de Bolivia está conformado por nueve departamentos que en conjunto
cubren un área de 1’098.581 km2. La población del país para el año 2005 ascendía a 9.4
millones de habitantes (INE, citado en SERNAP, 2007:9). En el año 2007, un 50.5 % de los
habitantes de Bolivia se identificó como indígena9. Además, en el país existen 36 pueblos
indígenas y originarios, de los cuales, 14 se encuentran asentados en áreas del sistema
nacional de áreas protegidas (SERNAP, 2007:9).
Áreas protegidas
La base normativa sobre la que se basa la gestión del Sistema Nacional de Áreas Protegidas
de Bolivia (SNAP) se compone por la Constitución Política del Estado y la Ley 1333 del
Medio Ambiente. Esta Ley, promulgada en 1992, crea y fundamenta el SNAP, establece los
objetivos de las áreas protegidas y los fines que éstas persiguen. Declara a las áreas protegidas
como patrimonio del Estado y de interés público y social, y establece los lineamientos para su
administración (SERNAP, 2007:22). Asimismo cuenta con un Reglamento General de Áreas
Protegidas aprobado por Decreto Supremo 24781 de 1997.
La institución rectora de los temas de recursos naturales y medio ambiente es el Ministerio de
Ambiente y Agua, que tiene entre sus responsabilidades la definición de políticas nacionales,
normar y promover la conservación y uso sostenible de la biodiversidad. Dentro el Ministerio,
el Vice ministerio de Medio Ambiente, Biodiversidad y Cambios Climáticos es el encargado
de “ejercer tuición, control, supervisión orgánica y administrativa del Servicio Nacional de
Áreas Protegidas y otras entidades en el área de su competencia”.
La legislación vigente establece los mecanismos de gestión para las áreas protegidas de
carácter nacional y departamental, mientras que todavía existen varios vacíos respecto a las
áreas protegidas de carácter municipal (SERNAP, 2007:6) a pesar de los avances logrados
8
Agradecemos por los comentarios y aportes a esta sección hechos por: Victor Hugo Inchausty, Oscar
Loayza, Cynthia Silva e Ivette Vallejo.
9
Tomado de http://www.ine.gov.bo/indice/visualizador.aspx?ah=PC30804.HTM. Revisado el 13 de octubre
del 2009.
18
con respecto a la descentralización con la Ley de Participación Popular de 199410 (Ayala,
2008)
En el proceso de desarrollo del SNAP, a partir de 1993 se han generado diversas experiencias
de gestión de áreas protegidas y territorios indígenas, enfocadas a compatibilizar los objetivos
de conservación con los objetivos de desarrollo de los pueblos indígenas y a establecer los
instrumentos técnicos, normativos y organizativos para una gestión compartida de las áreas
protegidas de doble condición.
El mecanismo que efectiviza la participación de las comunidades indígenas es el comité de
gestión del área protegida, que según el Reglamento general de Áreas Protegidas de 1997, en
su Art. 47, determina que “El Comité de Gestión es la instancia de participación a nivel de
cada AP, que incorpora en la gestión de la misma a los pueblos indígenas, comunidades
originarias establecidas, municipalidades, prefecturas y otras entidades públicas, instituciones
privadas y organizaciones sociales involucradas, de conformidad con lo establecido en el
artículo 62 de la Ley del Medio Ambiente y Art. l de la Ley de Participación Popular”.
En el marco de la nueva Constitución, se trabaja en el desarrollo de un decreto que regule la
Gestión con Responsabilidad Compartida, como “la modalidad de gestión pública que
armoniza la gestión de los pueblos indígenas, originarios y comunidades campesinas con
derechos territoriales en las áreas protegidas y sus zonas de amortiguación externas con la
gestión del Estado, para la toma de decisiones político estratégicas en el Sistema Nacional de
Áreas Protegidas, a través de mecanismos compartidos y en condiciones de paridad”11.
Las 49 áreas protegidas de carácter nacional y departamental que conforman el SNAP
abarcan aproximadamente del 20% del territorio nacional. De estas las áreas protegidas
nacionales son 22 y ocupan un área de 17’004.796 Ha. Según el reglamento general de áreas
protegidas, las categorías se manejo son: Parque, Santuario, Monumento Natural, Reserva de
Vida Silvestre, Área Natural de Manejo Integrado, Reserva Natural de Inmovilización. Sin
embargo, las áreas en Bolivia están clasificadas también de acuerdo a su aplicación en la
práctica, según las cuáles se pueden determinar 5 categorías de manejo: Parques Nacionales,
Área Natural de Manejo Integrado (que incluye las Reservas de la Biosfera), Reserva
Nacional de Vida Silvestre (que incluyen las Reservas de Flora y Fauna y Biológicas)
(SERNAP, 2007:77). En la tabla 5 se presenta la lista de áreas protegidas de carácter nacional
de acuerdo a la segunda clasificación, con su respectiva extensión y la equivalencia de las
categorías del sistema boliviano con aquellas de la UICN.
10
La Ley 1551 en su artículo 7 establece el derecho a b). Participar y promover acciones relacionadas a la
gestión y preservación del medio ambiente, el equilibrio ecológico y el desarrollo sostenible.
11
Tomado del Proyecto de Decreto Supremo del 08-10-2009, después de abrogación del Decreto Supremo
304.
19
Tabla 5: Áreas protegidas nacionales de Bolivia
Categoría
del área
Nombre del
área
Sajama
100,230
Tunari
300,000
IsiboroSécure
Noel
Kempff
Mercado
Parques
Nacionales
(13)
Reserva de
la Biosfera
(2)
Carrasco
622,600
Cotapata
40,000
Kaa-Iya del
Gran Chaco
3,441,115
Madidi
1,895,750
Otuquis
1,005,950
Serranía del
Aguaragüe
108,307
Serranía del
Iñao
263,090
Amboró
637,600
17’004,796
II
11’190,954
IV
747,000
747,000
IV
246,870
Cordillera de
la Cordillera
de Sama
108,500
Estación
Biológica
del Beni
135,000
Pilón Lajas
400,000
Reserva
Nacional de
Fauna
Eduardo
Andina (1) Avaroa
Área
Apolobamba
Natural de
San Matías
Manejo
Integrado El Palmar
(10)
Cotapata
Categoría de
la UICN
1,523,446
16,570
Reserva
Nacional de
Flora y
Fauna (1) Tariquía
Extensión
total en Ha
1,236,296
Toro Toro
Reserva
Nacional de
Vida
Amazónica
Silvestre (1) Manuripi
Reserva
Biológica
(1)
Extensión
en Ha
Extensión
de la
categoría en
Ha
246,870
IV
108,500
VI
535,000
VI
714,745
714,745
483,743
3’461,727
2,918,500
59,484
20
VI
Madidi
Otuquis
Serranía del
Iñao
Amboró
Kaa-Iya del
Gran Chaco
Iñao
Fuente: SERNAP, 2007: 69 y 70
Territorios Indígenas
“La Constitución en 1994 proclamó el carácter multiétnico y pluricultural de la República y
afirmó, en su artículo 171, los derechos colectivos de los pueblos indígenas, muy
especialmente el derecho a sus “Tierras Comunitarias de Origen” (TCOs en adelante); además
reconoció la personería jurídica de las comunidades indígenas, otorgó facultades
jurisdiccionales a sus autoridades y contempló la necesidad de una legislación especial.”
(Chirif y García, 2007:41).
La adopción de los derechos territoriales indígenas en el ordenamiento legal en Bolivia, se la
realiza al interior de la Ley del Servicio Nacional de Reforma Agraria o ley INRA 1715 de
1996 modificada en 2006 por la Ley de Reconducción Comunitaria o Ley 3545. La Ley
INRA permite la incorporación de las TCOs, como espacios geográficos que constituyen el
hábitat de pueblos y comunidades indígenas y originarias, a los cuales han tenido acceso
tradicionalmente12. Según la Ley estas tierras son inajenables, indivisibles, irreversibles,
imprescriptibles. La incorporación de este tipo de propiedad en la Ley INRA permite a los
pueblos indígenas y a las comunidades exigir el derecho de la propiedad sobre varias
extensiones de tierra, lo que constituye un importante paso hacia el concepto de territorio y de
control sobre el mismo (Valenzuela, 2008:45). La Ley INRA13 (Art. 44:II) además, declara
compatible la titulación de TCOs con la declaración de áreas protegidas (Roldán, 2005:110).
“La administración y la capacidad de uso de los territorios indígenas legalmente
reconocidos, como de su dominio, a los pueblos y comunidades indígenas y campesinas
en Bolivia, son asuntos en los cuales sus titulares tienen poder decisorio, de acuerdo con
las formas y modalidades de administración y uso que por costumbre y tradición
hubieran mantenido” (Roldán, 2005:114).
Con base en este ordenamiento jurídico, en el periodo de 1996 al 2006, se entregaron 122
titulaciones como TCO, llegándose a sanear como tierra comunitaria de origen más de
8’400.000 Ha, lo que representa el 68.39% del total de superficie saneada en las diferentes
12
Se debe considerar que hay que considerar que una TCO es una unidad territorial constituida por espacios
territoriales de varios ayllus y distintas comunidades. Lo que ha significado todo un proceso de reconstitución
territorial.
13
Así como también la Ley del Ministerio del Ambiente.
21
modalidades, superficie que alcanza 12’284.000 Ha. Entre 1996 y el 2005, se sanearon en la
modalidad de TCO 5’762.000 Ha, hasta finalizar el año 2008, se pretendía sanear en esa
misma modalidad, 10’845.000 Ha (INRA, 2008 citado en Valenzuela, 2008:47). El mapa 3 se
muestra la ubicación de las TCOs con respecto a las divisiones departamentales de Bolivia.
Mapa 3: Tierras Comunitarias de Origen en Bolivia
Fuente: Valenzuela, 2008:83
La nueva Constitución del 2009 reconoce (Art. 2) “la existencia pre-colonial de las naciones y
pueblos indígena originario campesinos y su dominio ancestral sobre sus territorios, se
garantiza su libre determinación en el marco de la unidad del Estado, que consiste en su
derecho a la autonomía, al autogobierno, a su cultura, al reconocimiento de sus instituciones y
a la consolidación de sus entidades territoriales, conforme a esta Constitución y la ley”. A las
colectividades indígenas les asiste el derecho a la titulación colectiva de tierras y territorios
(Art. 30 Num. 6), la participación en los beneficios de la explotación de recursos naturales en
sus territorios (Num. 16).
El Estado Boliviano, reconoce, protege y garantiza la propiedad comunitaria o colectiva, que
comprende el territorio indígena originario campesino, las comunidades interculturales
originarias y de las comunidades campesinas. La propiedad colectiva se declara indivisible,
imprescriptible, inembargable, inalienable e irreversible y no está sujeta al pago de impuestos
a la propiedad agraria. Las comunidades podrán ser tituladas reconociendo la
complementariedad entre derechos colectivos e individuales respetando la unidad territorial
con identidad (Art. 394).
Según la transitoria séptima de la Constitución Boliviana del 2009, “A efectos de la
aplicación del parágrafo I del artículo 293 de esta Constitución, el territorio indígena tendrá
como base de su delimitación a las TCOs (ver infra pg. 21). En el plazo de un año desde la
22
elección del Órgano Ejecutivo y Legislativo, la categoría de TCO se sujetará a un trámite
administrativo de conversión a Territorio Indígena Originario Campesino, en el marco
establecido en esta Constitución”.
Los territorios indígena originario campesinos son un elemento de la organización territorial
del Estado (Art. 269). El autogobierno de las autonomías indígenas (territorio indígena
originario campesinos y los municipios y regiones que adoptan tal cualidad) originario
campesinas se ejercerá de acuerdo a sus normas, instituciones, autoridades y procedimientos,
conforme a sus atribuciones y competencias, en armonía con la Constitución y la ley (Arts.
290 y 291).
En cuanto a la relación entre áreas protegidas y territorios indígenas, la Constitución del 2009
reconoce (Art. 385, Num. II) que “Donde exista sobreposición de áreas protegidas y
territorios indígena originario campesinos, la gestión compartida se realizará con sujeción a
las normas y procedimientos propios de las naciones y pueblos indígena originaria
campesinos, respetando el objeto de creación de estas áreas.”
Según el artículo 403, “El territorio indígena originario campesino comprende áreas de
producción, áreas de aprovechamiento y conservación de los recursos naturales y espacios de
reproducción social, espiritual y cultural. La ley establecerá el procedimiento para el
reconocimiento de estos derechos.”
Traslape
En las áreas protegidas de carácter nacional aproximadamente el 70 por ciento de la población
es de origen indígena y 44 TCOs (tituladas y demandadas) se encuentran relacionadas con su
gestión: 5 superpuestas totalmente (2 de doble condición y 3 dentro de áreas protegidas), 9
parcialmente y 30 en la zona de amortiguación (SERNAP, 2007:10). La superficie
aproximada reconocida por el SERNAP de posesión de tierras por parte de comunidades
indígenas en áreas protegidas alcanza el 42 % del total de la extensión de las áreas nacionales
(SERNAP, 2007:11) y no se limita solamente a las TCO. Esta superficie resulta en parte del
traslape de 9 parques nacionales (Categoría II de la UICN), 4 áreas naturales de manejo
integrado (Categoría VI de la UICN), 1 Reserva Nacional de Vida Silvestre (Categoría IV de
la UICN) y 2 Reservas de Biosfera (Categoría VI de la UICN) (SERNAP, 2007:76), lo cual
equivale al 55 % del total de las áreas protegidas de carácter nacional.
23
Mapa 4: Traslape entre territorios indígenas y áreas protegidas en Bolivia
Fuente: Valenzuela, 2008:94
Brasil14
La República Federativa de Brasil está conformada por 27 Unidades Federativas, que abarcan
una superficie de 8,5 millones de km2 y la población alcanzó en 2004 según las estimaciones
oficiales los 191’480.630 habitantes 15. Según el Instituto Socioambiental (ISA), en el país se
encuentran registrados 232 pueblos indígenas, sobre los cuales no se dispone de información
censal apropiada, pero sí de estimaciones de su población por grupos que muestran cifras muy
variables y que se acerca a 482.735 habitantes 16.
Áreas protegidas
La Ley No. 9985 de 18 de julio de 2000, establece el Sistema Nacional de Conservación de la
Naturaleza - SNUC en Brasil. Esta Ley fue modificada en el 2006 por la Ley 11132 y en el
2005 el Decreto 5566. “El SNUC está constituido por el conjunto de las unidades de
conservación federales, estatales y municipales y es administrado por los siguientes órganos:
Consejo Nacional de Medio Ambiente (CONAMA), órgano consultivo y deliberativo, con
atribuciones para acompañar la implantación del Sistema Nacional de Medio ambiente,
además el Ministerio de Medio Ambiente, órgano central responsable por la coordinación del
Sistema; y - en tercer lugar, lo órganos ejecutores de los niveles federal, estadual y municipal,
14
Agradecemos los comentarios y aportes de Yara Camargo da Rocha sobre Brasil.
Tomado de ftp://ftp.ibge.gov.br/Estimativas_Projecoes_Populacao/Estimativas_2009/. Revisado el 13 de
octubre del 2009.
16
Esta estimación toma en 221 de los 232 pueblos en Brasil de acuerdo a la información proporcionada por el
Instituto Socioambiental en http://pib.socioambiental.org/pt/c/quadro-geral. Revisado el 13 de octubre del
2009.
15
24
responsables por implantar el SNUC, subsidiar las propuestas de creación y administrar las
unidades de conservación en sus respectivas esferas de actuación (Gonçalves, 2007:40).
Para 2009, la extensión de las áreas protegidas federales (sin tomar en cuenta los territorios
indígenas) de Brasil es aproximadamente de 68’732.60817 de hectáreas. Además Brasil cuenta
con 30 millones de hectáreas de áreas protegidas estatales reconocidas por el Ministerio del
Medio Ambiente y se estima que el total de áreas estatales se puede duplicar cuando todas las
áreas estatales existentes sean reconocidas a nivel federal. El Instituto Chico Méndez para la
Conservación de la Biodiversidad fue creado en 2007 como dependencia del Ministerio del
Medio Ambiente, para manejar las 305 (Ministerio del Medio Ambiente, 2009 y
AMAZONIA, 2009) áreas protegidas federales (Gonçalves, 2007:21).
Las 12 categorías propias que maneja el SNUC se organizan en dos grupos:
•
Unidades de Protección Integral (5): Estación Ecológica, Reserva Biológica, Parques
Nacionales, Refugio de Vida Silvestre y Monumento Natural
•
Unidades de Uso Sustentable (7): Área de Protección Ambiental, Área de Interés
Ecológico, Bosque Nacional, Reserva de Extracción, Reserva de Fauna, Reserva de
Desarrollo Sustentable y Reserva Privada de Patrimonio Natural.
En el ámbito del Plan Estratégico Nacional de Áreas Protegidas (PNAP), las tierras indígenas
y las tierras de comunidades remanentes de quilombos son consideradas áreas protegidas. Sin
embargo, no son unidades de conservación, ya que según la legislación en vigor, solamente
las 12 categorías de manejo establecidas por el SNUC tienen ese estatus (Gonçalves,
2007:29). Por Ley, cada área protegida debe tener un Consejo de Manejo que puede ser
consultivo o deliberativo, dependiendo de la categoría de manejo. Según el Reglamento de la
Ley 9985, Decreto 4340, el consejo está compuesto por distintas organizaciones de la
sociedad civil y el Estado, y además, por representantes de los pueblos indígenas (Araújo,
2007:13).
En la tabla 6 se presenta la lista de áreas protegidas de carácter nacional, con su respectiva
extensión y la equivalencia de las categorías del sistema brasileño con aquellas de la UICN18.
Las áreas son mostradas también en su distribución espacial en el mapa 5.
Tabla 6: Unidades de conservación federales de Brasil
17
De un análisis de las áreas protegidas que constan en el catastro del Ministerio del Medio Ambiente y del
mapa elaborado por RISG se puede apreciar que este valor está subestimando en el total del área protegida
federal existente en 2009, presumiblemente porque las áreas que constan en el catastro no han incorporado las
más recientes áreas reconocidas en el sistema federal.
18
Se excluyen de la tabla las 532 Reservas Privadas de Patrimonio Natural establecidas hasta septiembre del
2009 (ICMBio, 2009 http://www.icmbio.gov.br/. Revisado el 10 de octubre del 2009).
25
Categoría
del área
Nombre del área
Terra Do Meio
3373111
Aiuaba
11525,34
Aracuri-Esmeralda
272,63
Caracaraí
80560
Carijós
618,7
Cuniã
53221,23
Guaraqueçaba
13638,9
Iquê
200000
Jutaí-Solimões
284285
Maracá
101312
Maracá-Jipioca
72000
Murici
6116,43
Niquiá
286600
Pirapitinga
1090
Taiamã
11200
Tamoios
21409
Tupinambás
0,3
Uruçuí-Una
135000
Castanhão
12579,2
Jari
227,13
Rio Acre
77500
Seridó
1166,38
Taim
77540
Dos Tupiniquins
43,25
Juami-Japurá
Estación
Ecológica
(31)
Extensión
en Ha
Extensión de
la categoría
en Ha
572650
Mico Leão Preto
6777
Raso Da Catarina
99772
Serra Das Araras
28700
Serra Geral Do
Tocantins
716306
Mata Preta
6563
Guanabara
1935
6.253.719,49
26
Extensión
total en Ha
Categoría
de la
UICN
68.732.608,08
Ia
Reserva
Biológica
(29)
Parque
Nacional
(64)
Augusto Ruschi
3,65
Contagem
3460
Mata Escura
50890
Abufari
288000
Comboios
833,23
Guaridas
4321,6
Pedra Talhada
4469
Saltinho
548
Santa Isabel
2766
Serra Negra
1100
Sooretama
24000
Atol Das Rocas
36249
Córrego Do Veado
2392
Córrego Grande
1504,8
Guaporé
600000
Gurupi
341650
Jara
328150
Lago Piratuba
357000
Rio Trombetas
385000
Tapirapé
103000
Tinguá
25204
Uatumã
940358
Marinha Do
Arvoredo
17600
Poço Das Antas
5000
Nascentes Serra
Do Cachimbo
342477,6
União
2978
Una
11400
Das Perobas
8716
Das Araucárias
14919,42
3.903.990,30
De Anavilhanas
350018
22.241.916,31
Cavernas Do
Peruaçu
56800
27
II
Amazônia
1167379
Chapada
Diamantina
152000
Chapada Dos
Guimarães
33000
Chapada Dos
Veadeiros
176570
Lagoa Do Peixe
34400
Restinga De
Jurubatiba
14860
Serra Da Bocaina
234000
Serra Da
Bodoquena
76481
Serra Da Canastra
200000
Serra Da Capivara
100000
Serra Das
Confusões
502411
Serra De Itabaiana
8030
Serra Do Cipó
33800
Serra Do Divisor
Serra Do Itajaí
57374
Serra Do Pardo
445392
Serra Dos Orgãos
20024
Serra Geral
17300
Tijuca
3200
Das Emas
10000
Das Nascentes Do
Rio Parnaiba
729813,55
Das Sempre Vivas
124000
Aparados Da Serra
10250
Brasília
30000
Caparao
Ilha Grande
78875
Jericoacoara
8416,08
28
Pacaás Novos
764801
SaintHilaire/Lange
São Joaquim
49300
Sete Cidades
7700
Ubajara
6283
Araguaia
Cabo Orange
619000
Catimbau
62300
Descobrimento
21129
Iguaçu
185262,5
Jaú
2272000
Monte Roraima
116000
Pantanal
Matogrossense
135000
Pau Brasil
11038
Pico Da Neblina
2200000
Superagui
Viruá
227011
Dos Lençois
Maranhenses
155000
Historico do
Monte Pascoal
22500
Grande Sertão
Veredas
147307
Itatiaia
30000
Marinho Dos
Abrolhos
68880,73
Marinho de
Fernando de
Noronha
11270
Montanhas Do
Tumucumaque
3867000
Serra Da Cutia
283611
Serra Da
Mocidade
Das Araucárias
350960,45
12841
29
Rio Novo
537757
Jamanxim
7106
Chapada Das
Mesas
160046
Dos Campos
Gerais
21286
Juruena
1957000
Dos Campos
Amazônicos
873570
Nascentes Do
Lago Jari
812141
Mapinguari
1572422
Dos Pontões
Capixabas
17496
Monumento
Natural (2) Rio São Francisco
26715,09
Una
23404
Ilha Dos Lobos
Refúgio de
Vida
Silvestre
(5)
Área de
Interés
Ecológico
(17)
44.211,09
152
Veredas Do Oeste
Baiano
128521
Dos Campos De
Palmas
16582
Rio Dos Frades
894
169.553,00
III
149,87
31.259,92
IV
Vassununga
Capetinga/Taquara
Cerrado Pé-DeGigante
1660
1060,02
Corobobó
Das Ilhas Cagarras
Floresta Da Cicuta
Ilha do Ameixal
400
Ilhas Queimada
Grande E
Queimada
Pequena
33
Javari Buriti
Manguezais Da
Foz Do Rio
Mamanguape
15000
5721,07
30
Mata De Santa
Genebra
Matão De
Cosmópolis
251,78
173
Pontal Dos
Latinos E Pontal
Do Santiagos
Projeto Dinâmica
Biológica De
Fragmentos
Florestais
Seringal Nova
Esperança
2576,47
Serra Das Abelhas
- Rio Da Prata
4234,71
Vale Dos
Dinossauros
Área de
Anhatomirim
Protección
Cavernas Do
Ambiental
Peruaçu
(31)
Bacia Do Rio
Descoberto
3000
7.875.072,00
56800
Bacia Do Rio São
Bartolomeu
Bacia Do Rio São
João - Mico-LeãoDourado
150700
Baleia Franca
156100
Barra Do Rio
Mamanguape
14640
Chapada Do
Araripe
1063000
Costa Dos Corais
425634
Petrópolis
Serra Da
Mantiqueira
Serra Da
Tabatinga
61000
Cairuçu
Cananéia-IguapéPeruíbe
31
V
Fernando De
Noronha
Guapi-Mirim
Guaraqueçaba
Piaçabuçu
Delta Do Parnaiba
313800
Carste Da Lagoa
Santa
35600
Ibirapuitã
318000
Igarapé Gelado
21600
Planalto Central
Meandros Do Rio
Araguaia
357126
Ilhas E Várzeas
Do Rio Paraná
1003059
Morro Da Pedreira
66200
Das Nascentes Do
Rio Vermelho
176159
Serra Da Ibiapaba
1592550
Tapajós
2059496
Bacia Do Paraíba
Do Sul
Serra Da Meruoca
Bosque
Nacional
(65)
608
15.951.446,44
Açungui
Caçador
Capão Bonito
Chapecó
Contendas Do
Sincorá
11034,3
Açu
215,25
Altamira
689012
Anauá
259550
Balata-Tufari
802023
Brasília
9346,28
Canela
32
VI
Carajás
411948,87
Caxiuanã
200000
Cristópolis
11952,7
Goytacazes
1350
Humaitá
468790
Ibirama
570,58
Ipanema
5179,93
Itaituba 1
220034,2
Itaituba 2
440500
Jacundá
220644,52
Lorena
Mulata
212751,18
Nísia Floresta
174,95
Pacotuba
450,59
Palmares
170
Paraopeba
200
Pau-Rosa
827877
Ritápolis
89,5
Roraima
167268,74
Santa Rosa Do
Purus
230257,35
São Francisco
21600
Saracá-Taquera
429600
Silvânia
466,55
Sobral
598
Tefé
1020000
Amapá
412000
Amazonas
1573100
Araripe-Apodi
Bom Futuro
280000
Itacaiunas
141400
Jamari
215000
Jatuarana
837100
Macauã
173475
Santa Rosa do
Purus
230257,35
Rio Preto
2830,63
Tapajós
600000
Tapirapé-Aquiri
190000
33
Iratí
Mapiá-Inauiní
311000
Mário Xavier
493
Mata Grande
2009,49
Passa Quatro
Passo Fundo
Piraí Do Sul
124,8
Restinga De
Cabedelo
103,3
São Francisco De
Paula
Três Barras
Trairão
257482
Jamanxim
1301120
Negreiros
3000,04
Ibura
144,17
Crepori
740661
Amaná
540417,17
Iquiri
Reserva de Auatí-Paraná
Extracción
Barreiro Das
(59)
Antas
1476073
146950,88 12.196.704,53
107234,25
Chico Mendes
970570
Chocoaré-Mato
Grosso
2785,72
Marinha Do Delta
Do Parnaiba
27021,69
Mata Grande
10450
Maracanã
30018,88
São João Da Ponta
3203,24
Baixo Juruá
Batoque
Cazumbá-Iracema
Lago Do Cuniã
187982,31
601,05
750794,7
55850
Mandira
1175,93
Médio Juruá
253226,5
Rio Cautário
73817,5
Rio Jutaí
275532,88
34
Extremo Norte Do
Estado Do
Tocantins
9280
Ipaú-Anilzinho
55816
Lago Do Capanã
Grande
304146,24
Mae Grande De
Curuça
37062,09
Mapuá
94463,93
Marinha Da Baia
De Iguape
10074,42
Marinha Da Lagoa
Do Jequiá
10203,9
Marinha de Arai
Peroba
11479,95
Marinha CaetéTaperaçu
42068,86
Marinha De
Gurupi-Piriá
74081,81
Marinha
Tracuateua
27153,67
Marinha Arraial
Do Cabo
Corumbau
89500
Canavieiras
100645,85
Soure
23929,13
Marinha Pirajubaé
Rio Ouro Preto
1444
204583
Riozinho Da
Liberdade
325602,66
Riozinho Do
Anfrísio
736340,99
Tapajós Arapiuns
647610,74
Verde Para
Sempre
1288717,21
Arapixi
133636,23
Recanto Das
Araras De Terra
Ronca
11964,13
35
Lago Do Cedro
17337,62
Gurupá-Melgaço
145297,54
Alto Juruá
506186
Rio Cajari
481650
Ciriáco
7050
Quilombo Do
Flexal
9542
Cururupu
185046,59
Rio Iriri
398938
Acaú-Goiana
6678,3
Chapada Limpa
Ituxí
11971,24
776940
Rio Xingu
303841,4
Cassurubá
100687,25
Prainha Do Canto
Verde
29794,44
Renascer
211741,37
Arióca Pruanã
83445,13
Alto Tarauacá
151199,64
Terra Grande
Pracuuba
194695,18
Rio Unini
833352,24
Médio Purús
604290,25
Reserva de
Desarrollo
Sustentable
(1)
Itatupã-Baquiá
64735
64.735,00
Fuente: Instituto Chico Mendes de Conservação da Biodiversidade (ICMBio), 2009.
Mapa 5: Unidades e conservación de Brasil
36
Fuente: Ministerio del Medio Ambiente
Territorios Indígenas
La Constitución de 1988 reconoce el carácter originario de los pueblos indígenas (Chirif y
García, 2007). Esta es la principal fuente de su derecho, que es anterior a cualquier otro e
independiente de su reconocimiento formal. La definición de las tierras tradicionalmente
ocupadas por los indígenas en el artículo 231 de la Constitución sostiene que son aquellas en
las que viven de forma permanente, las utilizadas para sus actividades productivas, esenciales
para la conservación de los recursos ambientales necesarios para su bienestar y para su
reproducción física y cultural, de acuerdo con sus usos, costumbres y tradiciones.
El artículo 20 establece un reconocimiento de los territorios indígenas titulados como áreas
protegidas, sin embargo estas no forman parte del sistema nacional de unidades de
conservación. En este caso, la propiedad de la tierra es de la Unión (gobierno federal),si bien
se reconoce el derecho a la posesión de tierras indígenas y al usufructo exclusivo de sus
recursos. La situación dentro de las áreas es distinta. En caso de que los pueblos indígenas
decidan permanecer en una unidad de conservación de la categoría de manejo integral, creada
sobre el territorio que ocupan tradicionalmente, tienen que ajustar su presencia a los objetivos
de manejo del área fijados por el Estado.
Según el Art. 231, cuando una comunidad indígena que ocupa un área determinada el Estado
tendrá que delimitar y hacer la demarcación física de sus fronteras. La propia Constitución
37
estableció un plazo para la demarcación de todas las tierras indígenas a Octubre 5 de 1993,
sin embargo, este no se cumplió, por tanto los territorios indígenas de Brasil se encuentran en
diferentes situaciones jurídicas, en fases de identificación, demarcación, homologación (ISA,
2009).
La Ley 8885 reconoce que se establecerán normas y acciones específicas destinadas a
compatibilizar la presencia de las poblaciones tradicionales residentes en las unidades de
conservación, con los objetivos de las mismas sin perjuicio a sus modos de vida, sus fuentes
de subsistencia y de sus moradas, asegurando además su participación en la elaboración de las
referidas normas y acciones (Art. 42, Num. 2).
El gobierno federal aprobó el Plan Estratégico Nacional de Áreas Protegidas (PNAP), el cual
destaca la importancia de los territorios indígenas y apunta a su integración a la planificación
y manejo de la conservación (Foreword, Wey, 2007). Según la Constitución, cabe al poder
público, a través del órgano indigenista oficial (FUNAI), la responsabilidad de promover el
reconocimiento de las tierras indígenas a través del acto declaratorio que haga conocer sus
límites, asegure su protección e impida su ocupación por terceros (Gonçalves, 2007:57).
El número de tierras indígenas demarcadas sufrió un incremento sustancial a partir de 1996,
cuando fue iniciada la implementación del Proyecto Integrado para las Poblaciones y Tierras
Indígenas de la Amazonia Legal (PPTAL), como componente del Programa Piloto para la
Protección de los Bosques Tropicales del Brasil, el PPTAL brindó al FUNAI recursos
técnicos y financieros para tomar cuenta del pasivo que envolvía la demarcación de tierras
indígenas en el país. Hasta diciembre de 2006, el Proyecto hizo viable la demarcación de 97
tierras indígenas en la Amazonia Legal, el equivalente a 38 millones de hectáreas, un poco
más de un tercio de la extensión total de las tierras indígenas en la región (Gonçalves,
2007:52).
En 2008 fue creado el Grupo de Trabajo Interministerial con el FUNAI, el MMA y
organizaciones indígenas. La finalidad del grupo es proponer una Política Nacional de
Gestión Territorial y Ambiental de Tierras Indígenas (PNGATI) cuyo proceso se encuentra en
ejecución y cuya propuesta (objetivos y directrices que aseguren la protección, recuperación,
conservación y uso sustentable de los recursos naturales en los territorios indígenas) viene
siendo discutida y construida con la participación de los pueblos y organizaciones indígenas.
“Aunque no haya un registro oficial de experiencias de gestión territorial y mejora del manejo
en tierras indígenas, hay una gran variedad de iniciativas formuladas por los indígenas y/o sus
asociaciones con la asesoría técnica de entidades no gubernamentales y el apoyo del órgano
indigenista federal (FUNAI). Tales iniciativas –presentes especialmente en la Amazonia,
donde se ubica el 98% de las tierras indígenas- tienen recurrentemente el objetivo de preparar
38
a los indígenas para los efectos de la impostergable necesidad de convivir y relacionarse
política y, muchas veces, económicamente, con agentes de la sociedad envolvente”
(Gonçalves, 2007:63).
Iniciativas de gestión ambiental y territorial compartida se vienen estableciendo entre
ICMBIO, FUNAI y organizaciones indígenas, principalmente en áreas de sobreposición de
unidades de conservación de protección integral y territorios indígenas, con el objetivo de
conciliar la conservación de la biodiversidad y los derechos de los pueblos indígenas.
Ejemplos en el plano de administración conjunta para el Parque Nacional Monte Roraima con
el pueblos indígena Ingarikó del territorio indígena Raposa Serra do Sol y en el plano de
gestión ambiental de los pueblos indígenas de Oiapoque, de la tierra Iaçá sobrepuesta con el
Parque Nacional Cabo Orange.
Las tierras indígenas reconocidas por el Estado, suman 643 y cubren una extensión de
110.396.570 hectáreas. Así, el 13% de las tierras del país están reservadas para los pueblos
indígenas. La mayoría de los territorios indígenas se concentran en el Amazonas y tienen una
extensión de 108.211.140 hectáreas, lo que representa 20,67% del territorio amazónico y
98,61% de la extensión de todas las tierras indígenas del país. El resto, 1,39%, se extiende por
Nordeste, Sudeste, Sur y Centro-Oeste (ISA, 2009).
Traslape
La superposición de las tierras indígenas y las áreas protegidas federales en Brasil se puede
aproximar a través de una triangulación de información. En primer lugar, el catastro de
unidades de conservación de Brasil provee una lista de unidades de conservación se ha
complementado con la información disponible desde mapa elaborado por AMAZONIA
(2009) que muestra la superposición de territorios indígenas con áreas protegidas para la
Amazonía Legal brasileña. Esta con información permite determinar que el traslape entre las
dos categorías se da en 2 Estaciones Ecológicas (Categoría Ia de UICN), en 6 Parques
Nacionales (Categoría II de la UICN), en 8 Florestas (Categoría VI), en 1 Reserva Biológica
(Categoría Ia), en 3 Reservas Extractivistas (Categoría VI de la UICN) y en 1 Reserva de
Desarrollo Sustentable (Categoría VI), un total de 21 unidades de conservación. De las 305
unidades de conservación contabilizadas utilizando la información más reciente del
Ministerio del Ambiente y Amazonia (2009), el 7 % presenta traslapes con territorios
indígenas.
Las cifras que maneja Seminário brasileiro sobre áreas protegidas e inclusão social (SAPIS)
para 2009 19, consideran que de las 305 unidades de conservación federales, 79 se superponen
19
Presentadas por el Instituto Chico Mendes de Conservação da Biodiversidades (ICMBIO) en el IV
Seminário brasileiro sobre áreas protegidas e inclusão social SAPIS, en el Workshop: A Participação dos
39
con territorios indígenas ya reconocidos por el Estado, lo que equivale al 26 % del número
total de áreas federales. Entre estos casos, 60 son sobreposiciones de unidades de
conservación con territorios indígenas demarcados y 14 con territorios indígenas reconocidos.
Chile
La República de Chile se encuentra dividida en quince regiones que ocupan un área de
756.945 km2. De acuerdo a las proyecciones oficiales, el país tendrá en 2010 una población
estimada de 17’094.270 habitantes. Según el censo realizado en 2002, del total de la
población chilena, un 4,6% (692.192) reconoció pertenecer a una de las 8 etnias reconocidas
por la Ley Indígena de 1995: Mapuche, Aymará, Rapa Nui, Atacameño, Colla, Quechua,
Alacalufe y Yámana (INE, 2008:32y52).
Áreas protegidas
La Ley No 18.362, que crea el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado
(SNASPE), fue publicada en el Diario Oficial el 17 de diciembre de 1984. No obstante, su
vigencia se encuentra suspendida hasta que, a su vez, entre en vigencia la Ley No 18.348, que
crea la Corporación Nacional Forestal y de Protección de Recursos Naturales Renovables
(CONAF) como un organismo público. Cabe destacar que la CONAF, que administra el
SNASPE en Chile, a la fecha es una corporación de derecho privado, con funciones y
financiamiento de una entidad pública. Mientras no entre en vigencia la ley 18.348, la materia
está regida, entre otros cuerpos legales antiguos como la Ley de Bosques del año 1931, por la
Convención para la Protección de la Flora, la Fauna y las Bellezas Escénicas de América,
suscrita en Washington, D. C., Estados Unidos, en 1940, ratificada por el Senado y ordenada
cumplir como ley de la República de Chile por Decreto Supremo No 531, de 1967, del
Ministerio de Relaciones Exteriores (CONAF, 2007:15).
A pesar de que la administración del sistema está a cargo de la Corporación Nacional
Forestal, al menos 8 ministerios tienen competencias que afectan las áreas protegidas, los
cuales han llegado a producir, a parte de la referida ley, al menos 23 figuras de protección
adicionales (CONAMA, s/f). La Comisión Nacional Ambiental se encuentra liderando la
construcción de un Sistema Integral de Áreas Protegidas, públicas y privadas, terrestres y
acuáticas como parte de la Política Nacional de Áreas Protegidas y como parte de la reforma a
la institucionalidad ambiental que se lleva a cabo en el país20.
Povos Indígenas e Populações Tradicionais nas Políticas Públicas relacionadas à gestão de seus territórios – o
caso das sobreposições, 22 a 25 de noviembre del 2009, Belém.
20
Tomado de . Revisado el 29 de septiembre del 2009.
40
Las categorías de manejo por la cuales se rige actualmente el SNASPE son: Parque Nacional,
Reserva Nacional, Monumento Natural y Reserva de Regiones Vírgenes (CONAF,
2007:15y13). Actualmente Chile cuenta con 96 unidades, distribuidas en 32 Parques
Nacionales, 48 Reservas Nacionales, 15 Monumentos Naturales y 1 Reserva Marina, las que
en total cubren una superficie 14’262.161 Ha, equivalentes al 19% del territorio nacional. No
se han creado todavía Reservas de Regiones Vírgenes 21. En la tabla 7 se presenta la lista de
áreas protegidas de carácter nacional, con su respectiva extensión y la equivalencia de las
categorías del sistema chileno con aquellas de la UICN.
Tabla 7: Áreas protegidas nacionales de Chile
Categoría
del área
Parques
Nacionales
(32)
Extensión
en Ha
Extensión de la
categoría en
Ha
Extensión total
en Ha
Llauca
137,883
8’718,032
14’262,161
Volcán Isluga
174,744
Llullaillaco
268,671
Pan de Azúcar
43,754
Llanos de Challe
45,708
Nevado Tres
Cruces
59,082
Bosque Fray Jorge
9,959
La Campana
8,000
Arch. Juan
Fernández
9,571
Rapa Nui
7,130
Palmas de
Cocalán
3,709
Nombre del área
Categoría de la
UICN
II
P.N. Radal Siete
Tazas
Laguna de Laja
11,600
Huerquehue
12,500
Villarica
61,000
Nahuelbuta
6,832
Tolhuaca
6,374
Conguillio
60,832
Puyehue
106,772
21
Tomado de:
http://www.conaf.cl/?page=home/contents&seccion_id=f4b562225d752a6c79a34c0c9cc295ec&unidad=0&.
Revisado el 30 de septiembre del 2009.
41
Vicente Pérez
Rosales
253,780
Alarce andino
39,255
Chiloé
43,057
Hornopiren
48,232
Corcovado
Isla Guamblín
Laguna San
Rafael
1,742,000
Queulat
154,093
Isla Magdalena
157,616
Bernardo
Ohiggins
Torres del Paine
Pali Aiki
3,525,901
181,229
5,030
Alberto Agostini
1,460,000
Cabo de Hornos
63,093
Salar de Surire
11,298
La Portada
31
Pichasca
128
Isla Cachagua
5
El Morado
3,009
Contulmo
82
Cerro Ñiebol
90
Monumentos Alarce Costero
Nacionales
Lahuen Ñadi
(15)
Islotes de Puñihuil
Reservas
10,625
2,308
III
200
9
Dos Lagunas
181
Cinco Hermanas
228
Cueva del
Milodón
189
Los Pingüinos
97
Laguna de los
Cisnes
25
17,880
209,131
5,525,911
Las Vicuñas
42
IV
Nacionales
(48)
Pampa del
Tamarugal
100,650
La Chimba
2,583
Los Flamencos
73,987
Pingüino de
Humboldt
859
Las Chinchillas
4,229
Rio Blanco
10,175
Lago Peñuelas
9,094
El Yali
520
Río Clarillo
10,185
Río de los
Cipreses
38,582
Roblería del
Cobre de Loncha
5,870
Laguna Torca
604
Los Ruiles
45
Radal Siete Tazas
5,148
Federico Albert
145
Altos de Lircay
12,163
Los Queules
147
Bellotos del
Melado
417
Ñuble
55,948
Isla Mocha
2,368
Los Huemules de
Niblinto
2,021
Ralco
12,421
Alto Bio Bio
35,000
Malalcahuello
13,730
Nalcas
13,775
Malleco
16,625
Villarica
60,005
China Muerta
9,887
Valdivia
9,727
MochoChoshuenco
7,537
43
Llanquihue
33,972
Lago Palena
49,415
Futaleufú
12,065
Lago Rosselot
12,725
Las Guaitecas
1,097,975
Cerro Castillo
179,55
Coyhaique
2,150
Trapananda
2,305
Lago Carlota
27,110
Lago Las Torres
16,516
Katalaxilar
674,500
Lago Cochrane
Lago Gral.
Carrera
178,400
Lago Jeinimeni
161,100
Alacalufes
Reserva
Marina (1)
8,361
2,313,875
Laguna Parrillar
18,814
Magallanes
13,500
La Rinconada
338
338
V
Territorios indígenas
Según la actual Constitución chilena redactada y aprobada el año 1980, durante la dictadura
militar, el Estado garantiza: “El derecho de propiedad en sus diversas especies y sobre toda
clase de bienes corporales o incorporales”. Establece que nadie puede ser privado de su
propiedad, del bien sobre que recae alguno de los atributos o facultades esenciales del
dominio sino que en virtud de la ley general o especial que autorice la expropiación por causa
de la utilidad pública o de interés nacional, calificada por el legislador. Propugna también la
libertad de propiedad como criterio base afirmando: “La libertad para adquirir el dominio de
toda clase de bienes, excepto aquellos que la naturaleza ha hecho comunes a todos los
hombres o que deban pertenecer a la nación toda y la ley lo declare así”. Este precepto
constitucional reafirma la libertad para adquirir la propiedad, lo que explicaría el fenómeno de
desmembramiento y privatización de la propiedad indígena, que tradicionalmente fue
organizada en términos comunitarios (Valenzuela, 2008:78).
44
La Ley No. 19253 o Ley Indígena de 1995, establece en su Art. 1, que es “deber de la
sociedad en general y del Estado en particular, a través de sus instituciones respetar, proteger
y promover el desarrollo de los indígenas, sus culturas, familias y comunidades, adoptando
las medidas adecuadas para tales fines y proteger las tierras indígenas, velar por su adecuada
explotación, por su equilibrio ecológico y propender a su ampliación”. La ley vigente
reconoce la capacidad de los pueblos indígenas de aportar a la conservación, además, se les
reconoce el derecho a la consulta y a un desarrollo definido con el Estado. La posesión
ancestral sobre el territorio se reconoce mediante títulos individuales o comunitarios.
La Ley Indígena promulgada crea las Áreas de Desarrollo Indígenas como espacios
territoriales determinados en los cuales los organismos de la administración del Estado para
que enfoquen acciones para mejorar la calidad de vida de los indígenas que viven en estos
territorios, además reconoce la propiedad y posesión de tierras indígenas, a título individual o
de comunidad indígena (Art. 26).
Se establece así en el Art. 35 que “En la administración de las áreas silvestres protegidas,
ubicadas en las áreas de desarrollo indígena, se considerará la participación de las
comunidades ahí existentes. La Corporación Nacional Forestal o el Servicio Agrícola y
Ganadero y la Corporación, de común acuerdo, determinarán en cada caso la forma y
alcance de la participación sobre los derechos de uso que en aquellas áreas corresponda a
las Comunidades Indígenas”.
Dado que según la Ley Indígena, todas las instituciones de la administración pública tienen la
obligación de escuchar y considerar las opiniones indígenas, desde el 2000 se promociona la
conformación de comités consultivos locales y regionales con organizaciones relacionadas
con las áreas protegidas y se ha firmado convenios con comunidades indígenas y
organizaciones comunitarias para el desarrollo de iniciativas de uso o gestión de áreas
protegidas (Aylwin, 2008).
Traslape
Según la CONAF, la situación de traslape se encuentra circunscrita a dos parques nacionales
situados en el extremo norte del país, en la región de Tarapacá, específicamente, el Parque
Nacional Lauca y el Parque Nacional Volcán Isluga. Debido a la ubicación de estos, toda su
superficie ha sido ocupada históricamente por comunidades de origen Aymara, muchas de las
cuales no poseen una situación clara desde el punto de vista legal tradicional en cuanto a la
propiedad de la tierra (CONAF, 2007:42).
Sin embargo, según Díaz (2004) son 24 las áreas protegidas del SNASPE tienen poblaciones
indígenas insertas o aledañas, lo cual representa un 26 % del total de las áreas y un 10% del
total de extensión protegida, pero no existe información específica de la condición de
reconocimiento de derechos a todas las poblaciones involucradas. Cuando se toma en cuenta
la cantidad de áreas protegidas en las cuales la CONAF ha llegado a algún tipo de mecanismo
45
de gestión compartida con población indígena, el número de áreas traslapadas se incrementa
sustancialmente. De información complementaria (CONAF, 2008) se puede determinar que
33 áreas protegidas estatales que tienen algún nivel de trabajo institucional con los pueblos
originarios a través de distintos instrumentos que se enumeran a continuación:
•
Co-administración de sitios arqueológicos y turísticos en la Reserva Nacional
Flamencos, a través de la administración y manejo conjunto y participativo de
espacios de importancia turística en la Reserva, donde CONAF ha cedido parte de sus
responsabilidades a las comunidades aledañas y también ha permitido que perciban
ingresos derivados de la co-administración.
•
Proyecto
de
Manejo
de
Recursos
Naturales
con
comunidades
Indígenas
(PROMACIN); Proyecto ejecutado en la región de La Araucanía (IX Región) con 8
comunidades de la comuna de Curarrehue (265 familias) que involucra a los Parques
Nacionales Villarrica, Huerquehue, a la Reserva Nacional Villarrica) y 47
comunidades de la comuna de Lumaco (1.400 familias) en el Parque Nacional
Nahuelbuta y el Monumento Natural Contulmo. Además se involucran 8
comunidades (362 familias) pehuenche de la comuna de Curarrehue, y a 57
comunidades Mapuche representadas por la Unión de Comunidades Mapuche de
Lumaco”. En ambas comunas se instalaron Mesas de Trabajo participativo, donde
CONAF y las comunidades (representados por sus Presidentes y Lonkos) deciden en
común acuerdo sobre las prioridades y la ejecución de los recursos.
•
CONAF como parte del Comité de Desarrollo de la Isla de Pascua (CODEIPA)
participa de la ejecución del proyecto de recuperación de suelos para el Parque
Nacional Rapa Nui, que incluye iniciativas de educación y participación comunitaria.
A esto, se suman programas de difusión e información con la participación conjunta
de diversas entidades locales agrupadas en la Mesa de Turismo Isla de Pascua, en pro
de la conservación del patrimonio cultural y natural.
•
Convenio de Colaboración CONAF – Centro de Medicina Mapuche de Nueva
Imperial; mediante el cual la Corporación pone a disposición de los especialistas
mapuche que atienden en el Centro (Machi, Lawentuchefe, Ngetamchefe y otros), las
Reservas Nacionales de la región de La Araucanía (Reserva Nacional Malleco;
Reserva Nacional Malalcahuello; Reserva Nacional Nalcas; Reserva Nacional China
Muerta; Reserva Nacional Lago Galletué; Reserva Nacional Alto Bio Bío; y la
Reserva Nacional Hualalafquén)22. El Convenio que también incluye el trabajo
conjunto con CONAF para la entrega de asistencia técnica en la elaboración de
22
Tomado de http://www.chilebosque.cl/reg_araucania.html. Revisado el 3 de octubre del 2009.
46
proyectos y la búsqueda de recursos en pos de recuperar espacios productores de
hierbas medicinales en los territorios de las comunidades indígenas comprometidas
con la administración del Centro de Medicina.
•
Convenios de mediería23 con comunidades indígenas aledañas a las Reservas
Nacionales de la Región de Aysén: (Reserva Nacional Lago Carlota; Reserva
Nacional Lago Las Torres; Reserva Nacional Mañihuales; Reserva Nacional Lago
Jeinemeni; Reserva Nacional Lago General Carrera; Reserva Nacional TamangoLago Cochrane; Reserva Nacional Río Simpson; Reserva Nacional Coihaique;
Reserva Nacional Trapananda; Reserva Nacional Cerro Castillo; Reserva Nacional
Las Guaitecas; y la Reserva Nacional Katalalixar)24.
•
En la Región de Los Lagos, desde el año 2006, la CONAF mantiene una concesión
en favor de la Comunidad Ñielay Mapu. Dicha concesión, permite que el Sector
Anticura del Parque Nacional Puyehue sea administrado por esta comunidad,
obteniendo ingresos para sí por las visitas y ocupación de las instalaciones turísticas
que allí existen.
De tal manera que el traslape se confirma en 7 Parques Nacionales (Categoría II de la UICN):
Lauca, Volcán Isluga, Villarrica, Huerquehue, Nahuelbuta, Puyehue y Rapa Nui, así como el
Monumento Natural Contulmo (Categoría II de la UICN) y 21 Reservas Nacionales
(Categoría IV de la UICN): Villarrica, Flamencos, Malleco, Malalcahuello, Nalcas, China
Muerta, Lago Galletué, Alto Bio Bío, Hualalafquén, Lago Carlota, Lago Las Torres,
Mañihuales, Lago Jeinemeni, Lago General Carrera, Tamango-Lago Cochrane, Río Simpson,
Coihaique, Trapananda, Cerro Castillo, Las Guaitecas, Katalalixar. Estas 29 áreas, equivalen
al 29,5 % del total de áreas protegidas nacionales de Chile.
Colombia25
La República de Colombia está dividida en 32 departamentos y un distrito capital. Ocupa un
área de 1'141.748 km2 y para el año 2005 reporta una población de 41'468.384 de habitantes
de los cuales 1'392.623 o el 3,35 % se identifican como indígenas o pertenecientes a algún
grupo étnico (DANE, 2007:31).
Áreas protegidas
La constitución política de Colombia de 1991 y la Ley 99 de 1993 prevén un manejo
ambiental descentralizado, democrático y participativo. La Ley 99 conformó el Sistema
23
Una modalidad de reforestación.
Tomado de http://www.chilebosque.cl/reg_aysen.html. Revisado el 3 de octubre del 2009.
25
Agradecemos los comentarios y aportes de Guillermo E. Rodriguez-Navarro y Gisela Paredes.
24
47
Nacional Ambiental (SINA), en cuya cabeza está el Ministerio del Medio Ambiente, creó
además las Corporaciones Autónomas Regionales (CAR) y las Corporaciones de Desarrollo
Sostenible (CDS) como autoridad ambiental en las regiones, con la misión entre otras de
reservar, alinderar, administrar o sustraer áreas protegidas bajo las categorías definidas en la
ley (Sguerra en Andrade, 2007:19).
El Decreto 1194 de 1999 en consonancia con la política nacional de biodiversidad asigna a
Parques Nacionales funciones relacionadas con sistema nacional de áreas protegidas,
posteriormente con la reestructuración del Ministerio de Ambiente en Ministerio de
Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial se asigna la función de coordinación del Sistema
Nacional de Áreas Protegidas (SINAP) a la Unidad Administrativa Especial (UAESPNN),
según el Decreto Ley 216 de 2003. Esto implica la competencia para proponer políticas,
planes, programas, normas y procedimientos relacionados con el SINAP y coordinar con las
demás autoridades ambientales, entidades territoriales, autoridades y representantes de grupos
étnicos, y organizaciones comunitarias, las estrategias para la conformación y consolidación
de un SINAP (Ponce de León en Andrade, 2007:18). El SINAP es un sistema descentralizado
en el cual los gobiernos locales, regionales y autoridades indígenas y afrodescendientes
juegan un rol preponderante (Rivas, 2006:18).
Las áreas protegidas manejadas por el Estado central Colombiano abarcan, las categorías
manejadas por el Sistema de Parques Nacionales Naturales, distribuidas de la siguiente
manera: 2 reservas naturales, 40 parques nacionales, 9 santuarios de fauna, 2 santuarios de
flora, 1 área natural única y 1 vía parque: y las reserva forestales protectoras nacionales
declaradas por el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial y manejadas por
las corporaciones autónomas regionales y hasta el momento son 55.
El área protegida total del país bajo categorías del sistema de parques nacionales naturales es
de 12’584.306 de Ha que corresponden en porcentaje al 1,3 % de la superficie marina del país
y 10 % aproximadamente de la superficie terrestre. La siguiente tabla (tabla 8) muestra una
lista de áreas protegidas clasificadas de acuerdo a su categoría en el sistema de parques
nacionales naturales colombiano, con su respectiva área de cobertura y correspondencia con
las categorías de manejo de la UICN.
Tabla 8: Áreas protegidas de Colombia
Categoría
del área
Santuarios
de Fauna y
Flora (11)
Nombre del área
Iguaque
Extensión de
la categoría
en Ha
1’048.629,26
6750,00
Extensión en
Ha
Los Colorados
1000,00
Los Flamencos
7000,00
48
Extensión total
en Ha
12’584.306,26
Categoría de la
UICN
Ia / IV
Parques
Nacionales
Naturales
(40)
Cienaga Grande de
Santa Marta
26810,00
Galeras
7615,00
Guanenta Alto Rio
Fonce
10429,00
Malpelo
974474,00
Otun Quimbaya
489
El Corchal El
Mono Hernandez
3850,00
Orito Ingi Ande
10204,26
Isla de La Corota
8,00
Tayrona
15000,00 9’531.336,00
Sierra de la
Macerena
629280,00
Las Orquideas
32000,00
Los Nevados
38000,00
Los Katios
72000,00
Amacayacu
293500,00
Cueva de los
Guacharos
9000,00
Macuira
25000,00
Pisba
45000,00
El Cocuy
306000,00
Las Hermosas
125000,00
Munchique
44000,00
Nevado del Huila
158000,00
Paramillo
460000,00
Purace
83000,00
Sanquianga
80000,00
Sierra Nevada de
Santa Marta
383000,00
Sumapaz
154000,00
Tama
51900,00
Chingaza
Corales del
Rosario y San
Bernardo
76600,00
120000,00
Cordillera de los
Picachos
444740,00
Farallones de Calí
150000,00
El Tuparro
548000,00
La Paya
422000,00
Gorgona
61687,50
Cahuinarí
575500,00
Utría
54300,00
Tatama
51900,00
49
II
Catatumbo-Bari
158125,00
Chiribiquete
1280000,00
Tinigua
208000,00
Old Providence
Mc Bean Lagoon
995,00
Alto Fragua Indi
Wasi
68000,00
Rio Pure
999880,00
Selva de Florencia
10019,80
Serranía de los
Yariguies
Complejo
Volcánico Doña
Juana.
Via Parques
(1)
Áreas
Naturales
Únicas (1)
78837,00
65858,93
Serranía de los
Churumbelos Auka Wasi
97189,60
Yaigoje Apaporis
1056023,00
Isla de Salamanca
56200,00
Los Estoraques
640,62
Puinawai
1092500
Nukak
855000,00
56.200,00
641,00
Reservas
Nacionales
Naturales (2)
III
1’947.500,00
Fuente: Parques Nacionales Naturales de Colombia, 2009.
Territorios indígenas
Los actos de titulación o legalización de las tierras indígenas en Colombia se hacen en
reconocimiento de tierras que ha sido tradicionalmente poseídas por los indígenas. El
reconocimiento del derecho colectivo se hace a través de la modalidad del resguardo
indígena, el cual entraña la plena propiedad de la tierra, confiriéndole las características de
inalienable, imprescriptible e inembargable.
El reconocimiento de la propiedad de la tierra a favor de una comunidad o grupo de estas, les
da la posibilidad de darse su propia forma de administración, bien sea a través de sus formas
tradicionales de gobierno o adoptando la alternativa del llamado cabildo indígena, un sistema
de gobierno colegiado que ha sido tradicional entre las comunidades de la región andina. El
ordenamiento legal vigente en Colombia, confiere el derecho de aprovechamiento y uso
exclusivo de los recursos naturales renovables y la responsabilidad compartida con el Estado
de su administración y manejo. En esta, los indígenas pueden actuar de acuerdo a sus formas
de uso tradicional tomando en cuenta las normativas nacionales (Roldán, 2005:86-87). La
50
Constitución de 1991 abre la posibilidad de que los resguardos se conviertan además en
entidades político-administrativas denominadas Entidades Territoriales Indígenas que
funcionarían como entidades de gobierno articuladas a la estructura político administrativa
del país (Roldán, 2005:125).
El Estado colombiano, en especial desde la promulgación de la constitución vigente, ha
venido reconociendo la propiedad colectiva de grandes territorios a comunidades indígenas y
afro -descendientes, en su mayoría cubiertos de ecosistemas naturales. Los resguardos
indígenas y los territorios colectivos no son áreas protegidas en el sentido del SINAP, sino
una forma de dominio del territorio que tiene gran potencial para contribuir a los objetivos de
conservación (Andrade, 2007:50).
El artículo 7 del Decreto 622 de 1977 por el cual se reglamenta el sistema de Parques
Nacionales establece que “No es incompatible le declaración de un Parque Nacional Natural
con la constitución de Reserva Indígena; en consecuencia, cuando por razones de orden
ecológico y biogeográfico haya de incluirse total o parcialmente un área ocupada por grupos
indígenas dentro del Sistema de Parques Nacionales Naturales, los estudios correspondientes
se adelantarán conjuntamente con el Instituto Colombiano de la Reforma Agraria - INCORA
- y el Instituto Colombiano de Antropología, con el fin de establecer un régimen especial en
beneficio de la población indígena26, de acuerdo con el cual se respetará la permanencia de la
comunidad y su derecho al aprovechamiento económico de los recursos naturales renovables,
observando las tecnologías compatibles con los objetos del Sistema señalado en el área
respectiva”.
El Estado colombiano reporta que entre 1966 y 2006 se han constituido y ampliado 650
resguardos indígenas en todo el país, con un área aproximada de 31’207.978 Ha, para dotar de
tierras a 86.294 familias integradas por 440.798 personas (Incoder, 2006). De éstos, 186 se
encuentran dentro de la Amazonía colombiana en una superficie de 24'478.342 Ha,
equivalentes a 81,38% del área total de resguardos y 50,67% de la región amazónica. En
Colombia, de los 114,16 millones de hectáreas continentales; 29, 33 millones de hectáreas son
de resguardos indígenas (25,695) y 2,38 millones de hectáreas de territorios colectivos negros
(57 registros) (Corzo, 2009).
26
El REM ha sido definido como el conjunto de reglas y procedimientos que articulados y armonizados entre
si, permiten la planeación, implementación y seguimiento de las acciones coordinadas entre las dos
autoridades presentes en el área traslapada.
51
Mapa 6: Resguardos indígenas en Colombia
Fuente: Internal Displacement monitoring centre. 2008. Revisado el 12 de noviembre
del 2009.
Traslape
De los 40 Parques Nacionales Naturales (Categoría II de la UICN), 16 (40 %) están
superpuestos con resguardos. Para los casos específicos de los Parques Utría y Paramillo, el
traslape es del 80 y el 24 % respectivamente27. Se encuentran también traslapados en alguna
27
www.parquesnacionales.gov.co
52
medida los parques Cahuinarí, La Paya, Amacayacu, Catatumbo-Barí, Cocuy, Macuira,
Nevado del Huila y Puracé. Para el caso de los Santuarios de Fauna y Flora (Categorías Ia, IV
de la UICN), 1 de los 11 existentes, el Santuario Los Flamencos se encuentra en situación de
traslape con territorios indígenas. Además, la Reserva Natural Nacional Puinawai (Categoría
III de la UICN) presenta un traslape con territorios indígenas que ha dado paso desde 2006 a
la construcción colectiva de un REM (Andrade, 2007:52). Del total de áreas protegidas
nacionales de Colombia, 18 de 55, un 32 % se encuentra traslapada con territorios indígenas
ya reconocidos por el Estado.
Mapa 7: Traslape de resguardos indígenas y áreas protegidas en Colombia
Fuente: Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas De Colombia. SPNN
53
Ecuador28
La República del Ecuador se divide político-administrativamente en 24 provincias, y ocupa
un área de 256.370 km2. Su población es de 13’625.000 habitantes (Naciones Unidas, 2008),
de los cuales el 25% pertenece a alguna de las 14 nacionalidades indígenas (Awá, Chachi,
Épera, Tsáchila, Cofán, Secoya, Siona, Waorani, Shiwiar, Zápara, Achuar, Andoa, Kichwa
Amazónico, Shuar) o a alguno de los 17 pueblos indígenas presentes en su territorio
(CODENPE, 2009).
Áreas protegidas
La Constitución aprobada en 2008 establece que “El sistema nacional de áreas protegidas
garantizará la conservación de la biodiversidad y el mantenimiento de las funciones
ecológicas. El sistema se integrará por los subsistemas estatal, autónomo descentralizado,
comunitario y privado, y su rectoría y regulación será ejercida por el Estado. El Estado
asignará los recursos económicos necesarios para la sustentabilidad financiera del sistema, y
fomentará la participación de las comunidades, pueblos y nacionalidades que han habitado
ancestralmente las áreas protegidas en su administración y gestión…” (Art. 405).
La vigente Ley Forestal y de Conservación de Áreas Naturales y de Vida Silvestre de 1981,
constituye la base legal para el establecimiento, el manejo y la administración de las áreas
naturales protegidas nacionales. “A partir de 1998, la institución responsable de la
administración del Patrimonio de Áreas Naturales del Estado (PANE) es el Ministerio del
Ambiente (MAE)” (MAE, 2005:26-28). Las categorías que se identifican para el PANE en la
Ley Forestal son: Parque Nacional, Reserva Ecológica, Reserva Biológica, Refugio de Vida
Silvestre, Reserva de Producción de Fauna, Área Nacional de Recreación, Reserva
Geobotánica, y Área de Caza y Pesca. Adicionalmente, con la Ley Orgánica Especial de
Galápagos de 1998 definen las características de la denominada reserva marina (Reck,
2007:9).
Actualmente, de las 40 áreas naturales protegidas del PANE, 7 no son administradas
directamente por el Ministerio del Ambiente; la administración de estas áreas se hace en base
a esquemas legales que combinan conceptos de delegación, desconcentración y
descentralización. A más de la administración directa por el MAE, en las áreas del PANE es
posible distinguir 7 esquemas de manejo adicionales (Ulloa, et.al., 2007:30-31):
•
Áreas con régimen especial de manejo como la Reserva Marina de Galápagos, cuyo
manejo y administración le corresponde a la Autoridad Interinstitucional de Manejo,
un consejo público-privado, cuya secretaria técnica es el Parque Nacional Galápagos.
28
Agradecemos los aportes y comentarios a esta sección realizados por Roberto Ulloa e Ivette Vallejo.
54
•
Área con esquema desconcentrado de manejo como el Parque Nacional Galápagos
que recibe competencias de administración de naturaleza desconcentrada.
•
Áreas bajo delegación pública de manejo como el Parque Nacional Cajas que por un
Convenio de Descentralización es manejado y administrado por el Municipio de la
ciudad de Cuenca a través de la Empresa Pública Municipal de Telecomunicaciones,
Agua Potable y Alcantarillado, ETAPA.
•
Reserva Ecológica Arenillas cuyo manejo le corresponde a las Fuerzas Armadas, en
atención a que en esta área existe un destacamento militar que ha realizado acciones
de control de esta zona.
•
Áreas bajo delegación privada de manejo como el Refugio de Vida Silvestre
Pasochoa, que por Convenio de Coordinación corresponde su manejo a la ONG
Fundación Natura.
•
Reserva Ecológica Cofán Bermejo creada en 2002 creada a petición de la
Nacionalidad Cofán y que es administrada por la Federación Indígena de la
Nacionalidad Cofán del Ecuador (FEINCE), las comunidades Cofán locales y la
Fundación Sobrevivencia Cofán.
•
El Refugio de Vida Silvestre Manglares Estuario Río Muisne creado 2003 y
administrado por la Fundación de Defensa Ecológica FUNDECOL.
El PANE comprende una superficie de 19’042,653 de Ha, lo que corresponde al 18.81 % del
territorio nacional (MAE, 2009). Del total de áreas protegidas que conforman el PANE, 10
son Parques Nacionales, 2 Reservas Marinas, 2 Reservas Biológicas, 10 Reservas Ecológicas,
1 Reserva Geobotánica, 3 Reservas Faunísticas, 2 Áreas de Recreación Nacional, 9 Refugios
de Vida Silvestre y 1 Reserva de Producción Faunística Marino Costera. En la siguiente tabla
(tabla 9), se muestran las áreas ocupadas por cada una de estas categorías del PANE, su
extensión y su equivalencia con respecto a las categorías de manejo de la UICN.
Tabla 9: Áreas protegidas nacionales de Ecuador
Categoría
del área
Nombre del
área
Extensión
en Ha
Reserva
Biológica
(2)
Limoncocha
4,613
El Quimi
9,071
Reserva
Ecológica
(10)
El Ángel
15,715
Antisana
120
Cayambe
Coca
403,103
Extensión
de la
categoría en
Ha
13,684
1,225,429
55
Extensión
total en Ha
Categoría de
la UICN
19,042,653
Ia
Arenillas
17,082
CofánBermejo
55,451
Cotachi
Cayapas
243,638
Los Ilinizas
149,9
Cayapas
Mataje
51,3
Manglares
Churute
50,068
Mache
Chindul
119,172
Pasochoa
500
Isla Corazón
700
Isla Santa
Clara
La Chiquita
Manglares
Refugio de Estuario Río
Vida
Muisne
Silvestre (9)
El Zarza
Manglares
El Morro
Estuario Rio
Esmeraldas
Parques
Nacionales
(10)
5
809
3,173
32,732
Ib
2,885,526
II
3,643
10,03
242
Marino
Costero
Pacoche
13,63
Cajas
28,808
Cotopaxi
33,393
Galápagos
693,7
Llanganates
219,707
Machalilla
56,184
Podocarpus
146,28
Sangay
517,765
Sumaco
205,249
Yasuní
982
El Condor
2,44
56
Reserva
Geobotánica
(1)
Pululahua
Área
Nacional de El Boliche
Recreación
(2)
Parque Lago
Reserva
Marina (2)
Reserva
Faunística
(3)
Reserva de
Producción
Faunística
Marino
Costera (1)
3,383
III
2,683
V
3,383
400
2,283
Galápagos
14,110,000
Galera San
Francisco
54,604
Chimborazo
58,56
Cuyabeno
603,38
Manglares
El Salado
5,217
14,164,604
667,157
47,455
Puntilla Sta.
Elena
47,455
57
VI
Mapa 8: Áreas protegidas del Ecuador
Fuente: ECOLAP
Territorios Indígenas
El Instituto Nacional de Reforma Agraria, procedió, desde la década del 60 a la legalización
de tierras haciendo uso para los indígenas, de algunas formas utilizadas para la legalización a
campesinos y algunas otras que no estaban previstas para el caso, como las titulaciones a
Centros, Asociaciones de Centros y Comunas (Roldán, 2005:126).
58
Desde 1994, un instrumento legal importante para el reconocimiento de territorios ancestrales
ha sido la Ley de Desarrollo Agrario (Ley del INDA), expedida en 1994 y codificada en 1997
y en el 2004. Dentro de los objetivos de la ley en el Capítulo 1 de los Objetivos de la Ley
(numeral f), se hace referencia a dar garantía de seguridad tanto a la tenencia individual,
como a la colectiva de la tierra facilitando el acceso a la titulación de la tierra.
Se establecen tres formas de acceso a la tierra, la primera correspondiente a la tierra de
colonización o tierra baldía, la segunda forma la referente a las tierras de expropiación o que
de cualquier otra manera retornan al patrimonio del INDA y la tercera que son las otras tierras
que no son baldías y que corresponde su legalización por ser de “posesión ancestral”. La Ley
de Desarrollo Agrario (codificada en el 2004) en el Capítulo VIII de –Transferencia de
Dominio, Adjudicación y Titulación de Tierras Rústicas, establece en el Artículo 49 de
Legalización que “el Estado protegerá las tierras del INDA que se destinen al desarrollo de
las poblaciones montubias, indígenas y afroecuatorianas y las legalizará mediante
adjudicación en forma gratuita a las comunidades o etnias que han estado en su posesión
ancestral, bajo la condición de que se respeten tradiciones, vida cultural y organización social
propias. Con este párrafo la Ley de Desarrollo Agrario otorga reconocimiento a la “posesión
ancestral” de los pueblos indígenas, afroecuatorianos y montubios y establece como
beneficiarios tanto a comunidades, como a etnias. Esto implica que se abre el espectro de la
legalización más allá del ámbito de lo comunitario, por tanto bien puede caber el espectro de
la legalización global de un territorio reivindicado por una nacionalidad.
Ha sido el Instituto Nacional de Desarrollo Agrario (INDA), creado por la Ley No. 54,
promulgada en el Suplemento Registro Oficial No. 461 de 14 de junio de 1994, la entidad de
Derecho Público con ámbito nacional y patrimonio propio adscrita al Ministerio de
Agricultura y Ganadería responsable de intervenir, entre otras de sus competencias en la
titulación de tierras de posesión ancestral.
La Constitución Política del Estado de 2009 reconoce como derechos de las comunidades,
pueblos y nacionalidades, entre otros, los derechos a: Conservar la propiedad imprescriptible
de sus tierras comunitarias, que serán inalienables, inembargables e indivisibles (Art. 4). Estas
tierras estarán exentas del pago de tasas e impuestos. Mantener la posesión de las tierras y
territorios ancestrales y obtener su adjudicación gratuita (Art. 5). Participar en el uso,
usufructo, administración y conservación de los recursos naturales renovables que se hallen
en sus tierras (Art. 6). Conservar y promover sus prácticas de manejo de la biodiversidad y de
su entorno natural (Art. 8). El estado establecerá y ejecutará programas, con la participación
de la comunidad para asegurar la conservación y utilización sustentable de la biodiversidad.
Conservar y desarrollar sus propias formas de convivencia y organización social, y de
generación y ejercicio de autoridad, en sus territorios legalmente reconocidos y tierras
59
comunitarias de posesión ancestral (Art. 9). Además, el Art. 242.- Por razones de
conservación ambiental, étnico-culturales o de población podrán constituirse regímenes
especiales. Los distritos metropolitanos autónomos, la provincia de Galápagos y las
Circunscripciones Territoriales Indígenas y Pluriculturales serán regímenes especiales. Sin
embargo, está todavía pendiente la elaboración de la legislación secundaria que haga
operativos estos principios.
En relación a tierras y territorios indígenas dentro de áreas protegidas, los Objetivos, metas,
estrategias y acciones de la propuesta de Plan Estratégico del Sistema Nacional de Áreas
Protegidas del Ecuador establecen que se reconocerá, respetará y fortalecerá la identidad y
diversidad cultural, promoviendo la protección y valoración de los conocimientos,
innovaciones y prácticas tradicionales de los pueblos indígenas, afroecuatorianos y
comunidades locales (MAE, 2006 citado en Ulloa, et.al., 2007:161), sin embargo, no existe
un reconocimiento legal de la propiedad de las tierras indígenas dentro de las áreas
protegidas, lo cual provoca que en muchas las comunidades indígenas entren en conflicto con
el Ministerio del Ambiente. De aquí que, para viabilizar la participación de las comunidades
indígenas, se hayan desarrollado convenios de apoyo al manejo.
En las áreas bajo administración directa del MAE se han puesto en efecto convenios de apoyo
al manejo con diversos grupos, por ejemplo, con organizaciones y comunidades indígenas
asentadas tradicionalmente en áreas protegidas, como en la Reserva Faunística Cuyabeno con
comunidades Cofán, Siona, Secoya, Kichwa y Shuar; en Yasuní con la Federación Unión de
Comunas Nativos de la Amazonía Ecuatoriana (FECUNAE) y la Organización de la
Nacionalidad Huao del Ecuador (ONAHE), etc. Convenios con comunidades campesinas,
como es el caso de la Asociación de Trabajadores Agropecuarios Cascabel II en la Reserva
Cayambe Coca; con organizaciones de conservación nacionales como la Fundación Natura,
EcoCiencia, Antisana, Arco Iris, OIKOS, Ecopar, FAN, Rumicocha, e internacionales como
CI, TNC, WCS, SNV; con entidades de investigación como la Universidad Católica,
Universidad San Francisco, USFQ, Politécnica, Universidad SEK, etc. Se han identificado
más de 120 convenios firmados, sin embargo la Autoridad Ambiental ha dado algún tipo de
seguimiento a pocos de ellos (Ulloa, et.al., 2007:30-31).
Traslape
Dado que no se concede títulos de propiedad dentro del PANE, la situación de traslape en el
Ecuador se estimó identificando la presencia de poblaciones indígena en las áreas protegidas
y la existencia de convenios como los anteriormente mencionados. De esta manera, se ha
determinado que de las 40 áreas que conforman el PANE, las áreas protegidas que tienen
poblaciones indígenas son: 6 Parques Nacionales: Yasuní, Sumaco, Cóndor, Sangay, Cajas y
60
Podocarpus (Categoría II de la UICN) tienen población indígena, 5 Reservas Ecológicas:
Mache-Chindul, Cayambe-Coca, Cotacachi-Cayapas, Los Illinizas y Antisana (Categoría IA
de la UICN), 2 Reservas Faunísticas: Chimborazo y Cuyabeno (Categoría VI), 1 Reserva
Biológica: Limoncocha (Categoría IA de la UICN)29 y el Refugio de Vida Silvestre el Zarza
(Categoría Ib de la UICN) (Rivadeneira-Roura, 2007). Estas 15 áreas traslapadas equivalen al
37,5 % del total de las áreas nacionales protegidas por el Estado.
Guyana30
La República Co-operativa de Guyana se encuentra dividida administrativamente en 10
regiones que comprenden un área de 214.999 km2 y una población de 751,223 habitantes. Los
amerindios constituyen aproximadamente el 9,1% (aproximadamente 68,351 según el censo
de 2002) del total de la población de Guyana. Actualmente hay nueve pueblos amerindios de
Guyana, incluido el Arawak, Wapishana, caribes, Akawaio, Patamona, Arekuna, Makushi,
Wai Wai y los grupos Warao (World Bank, 2004:2).
Áreas protegidas
La Constitución de Guyana reformada en 1996 reconoce que el Estado protegerá y hará uso
racional de la tierra, y sus recursos minerales y el agua, así como de la fauna y flora y tomará
medidas apropiadas para conservar y mejorar el ambiente (Art. 36). Sin embargo, Guyana no
tiene una legislación marco para el establecimiento y gestión de áreas protegidas.
Actualmente cuenta con tres leyes distintas para cubrir las tres áreas protegidas ya existentes,
la Reserva de Vida Silvestre Iwokrama, el Parque Nacional Kaieteur y el área protegida
comunitaria Wai Wai.
La Agencia de Protección Ambiental fue establecida bajo el Acta para la Protección del
Medio Ambiente de 1996, su mandato consiste en promover, facilitar y coordinar la gestión
eficaz del medio ambiente y protección, así como el uso sostenible de los recursos naturales
de Guyana, sin embargo no existe en Guyana un sistema de áreas protegidas (Janki, 2008).
En 1996, el Acta del Centro Internacional Iwokrama para la Conservación de Bosques
Tropicales y Desarrollo crea el Centro Iwokrama en la Región 8 dividiendo el área en una
reserva natural y un área de uso sostenible. La ley prohíbe la minería, la silvicultura y la
utilización de otros recursos de la zona de Iwokrama, a menos que el Centro de Iwokrama da
su consentimiento.
29
30
Ulloa, et.al., 2007 y comunicación personal con Roberto Ulloa (Conservation International), 2009.
Agradecemos los comentarios y aportes de Melinda Janki sobre Guyana.
61
El Parque Nacional Kaieteur en la Región 8 fue creado en 1929 por el Acta del Parque
Nacional Kaieteur, en la que no se estipulan previsiones para los derechos o privilegios de los
Amerindios. El Acta fue enmendada en 1999 para ampliar el tamaño del parque (que, hasta
entonces, fue considerada demasiado pequeño como para proporcionar una protección eficaz
de la zona), y una segunda enmienda a la Ley se hizo en 2000 para guardar y proteger los
derechos y privilegios de los amerindios en la zona del parque (World Bank, 2004:5).
Las tres áreas protegidas de Guyana cubren una superficie de 1´025,238 Ha, que
corresponden al 4.7 % de la superficie total del país. Su ubicación se presenta en los mapas 9
y 10.
Tabla 10: Áreas protegidas nacionales de Guyana
Categoría del área
Parque Nacional (1)
Reserva de Vida Silvestre
(1)
Área protegida
comunitaria (1)
Nombre
del área
Extensión
en Ha
Kaieteur
58,559
Iwokrama
371,000
Wai Wai
595,697
Extensión
de la
categoría
en Ha
58,559
Mapa 9: Áreas protegidas de Guyana -Iwokrama
Fuente: http://www.iwokrama.org/library/aboutguyana.htm
62
371,000
595,697
Extensión
total en
Ha
Categoría
de la
UICN
II
1´025,238
IV
VI
Mapa 10: Áreas protegidas de Guyana -Kaieteur
Fuente: http://www.naturesstrongholds.com/SOUTH-AMERICA/Guyana.htm
Territorios indígenas
Guyana está habitada por amerindios, cuya población se concentra en cuatro de las nueve
regiones. En la Constitución de Guyana, reformada en 1996, existe un reconocimiento de los
Amerindios y de su igualdad ante la ley (Art. 146). Sin embargo no se hace un
reconocimiento explícito sobre su condición de colectivo. Existe un reconocimiento de su
existencia histórica, pero con la meta de crear una cultura única (Art. 135).
“En el sistema jurídico de Guyana, toda la tierra que no está en manos de un título de
propiedad pertenece legalmente al Estado. Una comunidad indígena, que no tiene un título
jurídico expedido por el Estado, es considerada bajo las leyes de Guyana como en ocupación
y uso de las tierras del Estado. En 1976, el Acta Amerindia (Cap 29:01) reconoció diversas
áreas ocupadas y utilizadas por las comunidades amerindias como tierras amerindias. Los
títulos fueron un importante paso adelante, pero sin un mapa oficial era muy difícil para las
comunidades amerindias probar sus límites.” (Janki y Sose, 2008).
A más de la mitad de las comunidades amerindias identificadas en Guyana se ha concedido el
título de sus tierras (96 de 116), que representa aproximadamente el 13,9 % del territorio
nacional (Janki, 2008:1). La transferencia de tierras en propiedad al Consejo de Villa o de
Distrito se hace de forma absoluta y para siempre. El acta de Tierras del Estado prohíbe la
63
concesión de los derechos del subsuelo, pero los derechos tradicionales de los amerindios a la
minería son reconocidos por las leyes de Guyana.
A pesar de los cambios constitucionales de 2000 y del proceso de revisión del Acta
Amerindia de 2002 (cuya versión final data de 2006), el reconocimiento de las tierras se ha
efectuado utilizando marcos normativos diversos, y sin seguir las recomendaciones de la
Comisión de Tierras Amerindias, ya que actualmente se permite que de las áreas reconocidas
a las comunidades queden excluidos los recursos mineros, los ríos y sus cauces, las tierras que
estuvieron siendo objeto de uso oficial y aquellas proyectadas para usos del Estado. Un
importante sector de comunidades sin títulos sobre sus tierras, se encuentra en tierras que, de
acuerdo a las normas legales corresponden a las denominadas tierras del Estado o áreas
forestales que no les garantizan ninguna seguridad (Roldán, 2005:92-95).
“El Acta Amerindia de 2006 da a las comunidades amerindias amplios poderes sobre sus
tierras. Los Consejos Amerindios electos ahora tienen el poder de dictar normas para el
manejo, uso, conservación y protección de sus tierras y recursos, incluidas las normas para
restringir la caza, pesca, captura de animales, envenenamiento de los ríos y arroyos, y la
quema de bosques y sabanas” (Janki y Cemce, 2008).
Traslape
En el noroeste de Guyana, la Comisión Forestal de Guyana ha reconocido la gestión
comunitaria de algunas zonas forestales. En relación con la pesca, las comunidades en
Guyana central han establecido un sistema para la gestión de más de 100 lagos con el fin de
conservar la Arapaima - más grande del mundo de peces de agua dulce. Esta gestión de la
comunidad de los lagos es aprobada por los ministerios pertinentes y facilitado por el Centro
de Iwokrama que administra el área protegida de Iwokrama.
En 2006, aproximadamente 18,100 Ha fueron transferidas de la zona protegida de Iwokrama
a la comunidad amerindia de Fairview Village, una comunidad amerindia macushi. Desde
entonces el Consejo de Fairview Village e Iwokrama han firmado un acuerdo de gestión que
rigen sobre el acceso y la utilización de los recursos. En el área protegida de Iwokrama, la
política de reconocimiento de las ICCAS (Indigenous Communities Conserved Areas o Áreas
Comunitarias Conservadas por Comunidades Indígenas) permite trabajar con las
comunidades amerindias y el desarrollo de la gestión conjunta en el bosque de Iwokrama
(Janki, 2008).
En 2002 el Gobierno de Guyana y el Consejo de los amerindios del área Touchaus en
representación de 14 comunidades amerindias firmaron un memorando no vinculante de
entendimiento que reconoció los derechos de los amerindios, las tradiciones, costumbres y
usos en el Parque Nacional Kaieteur. Este además garantiza una participación significativa en
64
la gestión de áreas protegidas o parques nacionales sobre tierras tradicionales y la distribución
de beneficios. Sin embargo, el memorando de entendimiento se ha dejado en suspenso
después de que una de las comunidades se retirara del acuerdo.
En 2004 el Estado les concedió un título a los amerindios Wai Wai el título de forma absoluta,
comunal e imprescriptible sobre 230,000 Ha. En 2007 los Wai Wai establecieron un área
protegida en todo su territorio, y actualmente esta se divide en zonas utilizando las categorías
de la UICN (Janki, comunicación personal, 2009).
A partir de esta información limitada, se podría asumir entonces que el 100 % de las áreas
protegidas de Guyana, un parque nacional (Categoría II de la UICN), una reserva de vida
silvestre (Categoría IV de la UICN) y un área protegida comunitaria (Categoría VI de la
UICN) presentan un traslape con territorios indígenas que tienen algún nivel de
reconocimiento estatal.
Guyana Francesa
La Guyana Francesa fue declarada un Departamento de Ultramar francés a través de la ley de
descentralización de Marzo 19 de 1946. Su territorio cubre una superficie de 83.992 km2 y se
estima que tiene una población (según el último censo de 1999) de 157.213 habitantes
(Gargominy, 2003:41). Seis etnias (Arawaks, Palikus, Galibis, Wayanas o Roucouyennes,
Oyampis o Wayampis, Emerillons) congregan a la población amerindia de la Guyana francesa
con una población de 4500 personas. Además habitan los bosques de la Guyana Francesa tres
grupos de maroons (Saramacas, Bonis o Aluqus, Djukas) con una población aproximada de
4000 personas31.
La Guyana Francesa, como región está protegida bajo los estatuto y las prerrogativas de
cualquier otra región francesa por la Ley N º 82-1171 de diciembre 31 de 1982. Esta última
fija la organización de las regiones de ultramar bajo la Ley n ° 84-747 de agosto 2, 1984 y
determina sus competencias y precisa que estas regiones pueden “definir las acciones que
llevarán a cabo sobre el medio ambiente y la calidad de vida, después de la notificación, o si
es necesario de una propuesta, de las autoridades locales y la Comisión de Cultura, Educación
y de la Calidad de Vida.” (Gargominy, 2003:41).
Áreas protegidas
Las instituciones encargadas de la biodiversidad en la Guyana Francesa son; el Prefecto
Regional, un Consejo Regional y un Consejo General, una Dirección Regional del Ambiente
31
Tomado de:
http://web.archive.org/web/20011006134229/http://www.outre-mer.gouv.fr/domtom/guyane/index.htm.
Revisado el 20 de octubre del 2009.
65
(DIREN), la Oficina Nacional de Bosques (ONF) y la Oficina Nacional de la Caza y la Fauna
Silvestre (ONCFS) y un organismo consultivo, el Consejo Científico Regional de Protección
de la Naturaleza (CSRPN) y una oficina del agua, como establecimiento público local de
carácter administrativo (Gargominy, 2003:50). Las DIREN son las responsables de la
aplicación gradual de las políticas de protección y gestión del medio ambiente y la
biodiversidad. Otros departamentos del Gobierno (Dirección Regional de Industria,
Investigación y Medio Ambiente - DRIRE, Dirección Regional de Asuntos Marítimos DRAM, la Dirección de Agricultura y Silvicultura - DAF, ejercen en menor medida algunas
competencias locales (Gargominy, 2003:21).
En la Guyana Francesa existen 11 categorías de manejo de áreas protegidas (Parque Nacional,
Parque Natural Regional, Reserva Natural, Sitio Natural, Área de Relevante Interés
Ecológico, Reserva Biológica de Floresta, Monumento Natural, Reserva Natural Voluntaria,
Área de protección de biotopo, Tierra de Conservación de Litoral y Sitio Ramsar) que ante la
falta de un sistema no responden a la lógica de administración estatal del resto de países de la
región. La Guyana Francesa ha creado un total de 29 áreas (UICN, 2003:56 Y AMAZONIA,
2009).
Debido a lo escasa de la información actualizada de las áreas protegidas de la Guyana
Francesa, tanto el número de áreas como la extensión que ocupan o la correspondencia de
estas categorías con aquellas de la UICN es difícil de precisar. De acuerdo a la información
disponible de fuentes oficiales el área protegida aproximada se puede estimar en 4’788.893
Ha32 y corresponde al 57 % del área de la Guyana Francesa. En la siguiente tabla (tabla 11) se
presenta una lista de las áreas protegidas ubicadas en la Guyana Francesa al 2009 con su
respectiva extensión y correspondiente categoría de manejo de la UICN.
Tabla 11: Áreas protegidas nacionales de la Guyana Francesa
Categoría del Nombre del
área
área
Reserva
Amana
Natural (5)
Montagnes
de La Trinité
Les
Nouragues
Marais de
Kaw-Roura
Extensión
en Ha
Extensión
de la
categoría en
Ha
Extensión
total en Ha
14.800
293.352
4.788.893
Categoría
de la UICN
Ia
76.000
100.000
94.700
32
Tomado de UICN, 2003 y http://www.parc-guyane.gf/site.php?id=1, 2009. Revisado el 12 de octubre del
2009.
66
Ile du Grand
Connétable
Reserva
Biologica de
Floresta (1)
LuciferDékouDékou
Mont Grand
Matoury
Forêt de
Saül
Arrêté de
Mont
protection de Mahury
biotope (5)
Monts de
Cayenne
Sables
blancs de
Mana
Crique et
Pripri Yiyi
7.852
110.300
2.700
60.000
800
134
29.182
1
Pointe de
Buzaré
1
IV
2
23
16
Mont
Mahury
63
Montagne
d’Argent
740
Pointe IsèreKanawa
93.677
861
Iles du Salut
Montabo
Terrain du Mont
Conservatoire Bourda
du Littoral (9) Saline de
Montjoly
110.300
1.593
3.300
Parque
Natural
Regional (1)
de la
Guyane Pole Ouest
699.800
699.800
Parque
Nacional (1)
Amazonien
de Guyane
3.390.000
3.390.000
Sitio Natural
(1)
Marais de
Yiyi
-
-
Mana
-
-
Crique
Voltaire
-
-
Abattis
Kotika
-
-
Area de
Relevante
Interesse
Ecologico (1)
Monumento
Natural (2)
V
67
N/A
Réserve
naturelle
volontaire (1)
Site Ramsar
(2)
Trésor
2.464
2.464
Marais de
Kaw
137.000
196.000
Basse-Mana
59.000
Mapa 11: Áreas protegidas de la Guyana Francesa
Fuente: http://www.geocia.fr/blog/index.php?2008/06
Territorios Indígenas
Francia ha puesto en práctica algunas herramientas para mejorar y lograr la plena
participación en las decisiones relativas a la protección, gestión, desarrollo de los territorios
de las comunidades locales amerindias de Guyana. Existen diversos modos de participación
en la protección, gestión y desarrollo de su territorio. Existe además, una disposición nacional
para la gestión participativa y contractual y un modo de gobierno empleados por 40 años en
los Parques Naturales Regionales que están en vigencia, además las recientes reformas de los
Parques Nacionales y la creación de Parques Marinos, buscan una mayor participación de las
diferentes categorías de interesados. Sin embargo, la traducción a la legislación francesa de
68
las provisiones y consideraciones internacionales sigue siendo escasa. El mayor progreso se
ha hecho en el marco del propuesto parque nacional amazónico en Guayana, pero es todavía
muy tímido. Para este y el Parque del Amazonas creado en 2007, un comité de la comunidad
local incluirá a representantes de las comunidades, pero queda por verse si la participación se
limitará, como en otros casos, a la representación y la consulta ocasional (Gargominy,
2003:33).
La Ley del 19 de marzo de 1946 confiere a la Guyana Francesa el estatuto de Departamento
de ultramar (DOM) que asegura la vigencia de las mismas regulaciones que en los
departamentos metropolitanos y reconoce la facultad de realizar los ajustes necesarios de
acuerdo a la realidad específica de estos territorios. En base a esta posibilidad se han
aprobado algunos decretos de importancia relacionados con las comunidades indígenas y
cimarronas, uno prefectoral en 1971 y el Decreto Ministerial 97 en 1987, superando las
limitaciones que la legislación francesa tiene para reconocer cualquier tipo de regulación
diferenciada por condiciones étnicas o culturales.
El decreto de 1971 establece la Región Sur, denominada “zona de interdicción” destinada a
proteger a las poblaciones indígenas de aquellas no indígenas en un área basta de territorio. El
decreto ministerial fue dirigido a las “comunidades tradicionales en territorios estatales”,
determinando algunas condiciones de acceso a los recursos naturales de los espacios que
ocupan, en actividades de caza, pesca y otras necesarias para su subsistencia (Roldán,
2005:59-60). Guyana Francesa carece de normas legales de carácter nacional que señalen las
responsabilidades del Estado para el reconocimiento a los pueblos y comunidades indígenas
del derecho de propiedad sobre las tierras que tradicionalmente han ocupado y poseído, lo
mismo que de ordenamientos que determinen los procedimientos y trámites que podrían
seguirse para obtener tal reconocimiento, a pesar de los instrumentos internacionales
reconocidos por Francia como el Convenio de Biodiversidad (ratificado por Francia en 1993)
que podrían ofrecer cierto las bases para realizar cierto tipo de reconocimiento (Roldán,
2005:134).
Traslape
A pesar de las limitaciones en el reconocimiento oficial en Guyana Francesa para los
territorios indígenas, según el mapa de AMAZONIA (2009), 4 de las 29 áreas protegidas en
la Guyana Francesa presentan un traslape con territorios indígenas reconocidos. El Parque
Nacional Amazónico de Guyana (Categoría de la UICN no determinada), el Parque Natural
Regional de la Guyane-Pole Ouest (Categoría V de la UICN, Filoche, 2007:3), la Reserva
Natural Marais de Kaw-Roura (Categoría de la UICN no determinada) y el Monumento
69
Natural Abattis Kotika (Categoría de la UICN no determinada). El traslape ocurre entonces en
el 13,8 % del total del área protegida de la Guyana Francesa.
Paraguay
La República de Paraguay está organizada por departamentos, existen 17 de ellos y un distrito
capital. La superficie del territorio es de 40’675.200 de Ha. Su población es de 6’349.000 y el
total de la población indígena según el censo de 2002 es de 85.674 personas (Dirección
General de Estadística, Encuestas y Censos, 2002:17), agrupadas en 17 pueblos indígenas:
Guaraní Occidentales, Guaraní Ñandéva, Paí Tavytera, Mbya Guaraní, Ava Guaraní, Aché,
Guanás, Toba Maskoy o Enenxet, Sanapaná, Angaité, Enxet o Enlhet, Nivaclés, Maká,
Manjui, Ayoreode, Yshiro (Ybytosos y Tmáraho), Toba Qom o Qom Lick33
Áreas protegidas
El Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Paraguay (SINASIP), fue creado en
1994 a través de la Ley No 352 de Áreas Silvestres Protegidas, la cual fija sus normas
generales para la regulación y manejo. Las Áreas Silvestres Protegidas del Paraguay
adquieren su dimensión social de patrimonio natural a perpetuidad, a través de la
promulgación de la mencionada Ley No 352, decretos y resoluciones reglamentarias (SEAM,
2007:23). El Plan Estratégico del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del
Paraguay define tres subsistemas (SEAM, 2007:24-25):
•
El subsistema de áreas protegidas bajo dominio público que es administrado por la
Autoridad de Aplicación Ambiental: la Secretaria del Ambiente (SEAM), a la cual
está adscrita como Dirección General aquella de Protección y Conservación de la
Biodiversidad y contiene aquellas áreas cuya relevancia ecológica son de carácter
único y resaltante. En este subsistema se concentran las categorías de manejo con
objetivos de conservación más estrictos: Parque Nacionales, Reservas Científicas,
Monumentos Naturales y Reservas Ecológicas. La tenencia de la tierra debe ser
estatal, principalmente. Incluyen además Áreas Silvestres Protegidas bajo manejo
especial que, aun siendo de tenencia estatal, podrán ser administradas por otras
instituciones u organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, en convenio
con y bajo supervisión de la Autoridad de Aplicación de la Ley No 352/94 de Áreas
Protegidas.
•
El subsistema de áreas protegidas bajo dominio privado es producto del alto
porcentaje de la tierra bajo propiedad privada en el país, como también del interés de
33
Tomado de http://www.capi.org.py/pueblos_indigenas.html. Revisado el 15 de octubre del 2009.
70
algunos propietarios en destinar parte de su propiedad a la conservación de los
recursos naturales a perpetuidad. En líneas generales, este subsistema cumplirá con el
objetivo de complementar y mejorar la cobertura de las Áreas Silvestres Protegidas
del estado.
•
El subsistema bajo dominio especial integrado por las unidades de conservación
administradas por la Entidad Binacional Itaipú.
Actualmente existen en Paraguay 11 categorías de manejo que comprenden las siguientes
áreas: Parques Nacionales (17), Reservas de Vida Silvestre (1), Reserva de recursos
manejados (1), Monumento Natural (5), Monumento Científico (1), Paisaje Protegido (1),
Reserva Ecológica (3), Reserva Biológica (2), Refugio Biológico (4), Reservas Naturales
Privadas (13) y Reservas de Biosfera (3). En total las áreas silvestres protegidas del Paraguay
son 51 y están repartidas en tres subsistemas, de las cuales 28 (el 55%) se encuentran dentro
del Subsistema bajo dominio público-directo. Estas áreas ocupan una extensión de 2’328.693
Ha, un 5,7 % del territorio nacional. Existen además 3 áreas bajo dominio público indirecto,
que tienen la categoría de Reserva de Biosfera que ocupan una superficie de 3’517.029
equivalente al 8,6 % del territorio nacional (Tabla 12).
Tabla 12: Áreas protegidas nacionales de Paraguay
Categoría
del área
Reserva
Biológica
(2)
Refugio
Biológico
(4)
Parques
Nacionales
(17)
Nombre del
área
Extensión
en Ha
Extensión
de la
categoría en
Ha
17,879
Limoy
13,396
Mbaracayú
1,436
Tatú Yupí
1,915
Carapá
Isla
Yacyretá
2,575
8,345
14,271
Cerro Corá
5,538
2,095,181
Chovoreca
100,953
Defensores
del Chaco
720
31,275
I
514,233
Ñacunday
2
Paso Bravo
103,018
Río Negro
123,786
Categoría de
la UICN
5,845,722
Itabó
Médanos del
Chaco
Extensión
total en Ha
71
II
Monumento
Natural (5)
Teniente
Agripino
Enciso
40
Tinfunqué
241,32
Ybycui
5
Lago
Ypacaraí
16
Lago Ypoa
100
Caaguazú
16
Serranía San
Luis
10,273
Bella Vista
7,311
Caazapa
16
Saltos de
Guairá
900
San Rafael
72,849
CabreraTimane
125,823
Macizo
Acahay
2,5
Kuri’y
2
Cerro Koi
Cerro
Chorori
12
III
5
130,34
Moises S.
Bertoni
197
197
Reservas de
Vida
Silvestre (1) Yabebyry
30
30
Monumento
Científico
(1)
Capiibary
Reserva
Ecológica
(3)
Paisaje
Protegido
(1)
Reserva de
la Biosfera
(3)
Zona
Nacional de
Reserva
Cerro
Lambaré
3,082
IV
3
Bahía de
Asunción
300
3,385
Cerro dos de
oro
44
44
V
Mbaracayú
226,995
del Cerrado
del río Apa
174,224
del Chaco
3,115,810
VI
3,517,029
72
Refugio de
recursos
manejados
(1)
Yvytyrusú
Guaira
24
24
Mapa 12: Áreas protegidas de Paraguay
Fuente: SEAM, 2007
Territorios Indígenas
La Constitución de Paraguay (1967) asegura exclusivamente la propiedad privada sobre la
tierra. Sin embargo, el Estatuto de las Comunidades Indígenas (Ley 904 de 1981) establece
una normatividad en lo referente al régimen de propiedad de las comunidades.
La referida Ley tiene por objeto la preservación social y cultural de las comunidades
indígenas, la defensa de su patrimonio y sus tradiciones, el mejoramiento de sus condiciones
económicas, su efectiva participación en el proceso de desarrollo nacional y su acceso a un
régimen jurídico que les garantice la propiedad de la tierra y otros recursos productivos en
igualdad de derechos con los demás ciudadanos (Art. 1).
73
La misma Ley reconoce el respeto a los modos de organización tradicional no obstará a que
en forma voluntaria y ejerciendo su derecho a la autodeterminación, las comunidades
indígenas adopten otras formas de organización establecidas por las leyes que permitan su
incorporación a la sociedad nacional (Art. 3).
Según el artículo 6 de la misma Ley, en los procesos que atañen a indígenas, los jueces
tendrán también en cuenta su derecho consuetudinario, debiendo solicitar dictamen fundado
al Instituto Paraguayo del Indígena o a otros especialistas en la materia. El beneficio de la
duda favorecerá al indígena atendiendo a su estado cultural y a sus normas consuetudinarias.
En lo referente a tierras, el artículo 7 establece que el Estado reconoce la existencia legal de
las comunidades indígenas, y les otorgará personería jurídica conforme a las disposiciones de
esta Ley. La adjudicación de tierras fiscales a las comunidades indígenas se hará en forma
gratuita e indivisa. La fracción no podrá ser embargada, enajenada, arrendada a terceros,
prescripta ni comprometida en garantía real de crédito alguno, en todo o en parte (Art. 17).
Cuando una comunidad indígena, tuviera reconocida su personería jurídica, se le transferirán
las tierras en forma gratuita e indivisa y libre de todo gravamen, debiendo inscribirse el título
en el Registro Agrario, Registro General de Propiedad y Registro Nacional de Comunidades
Indígenas. La escritura traslativa de dominio se hará conforme a las disposiciones del artículo
17 (Art. 20).
El Estado formalmente reconoce derechos ancestrales, tales como la propiedad y posesión de
las comunidades indígenas que habitan en las Áreas Silvestres Protegidas con anterioridad a
su declaración. Sin embargo, su presencia real en estas unidades de conservación, enfrenta
restricciones para el desarrollo efectivo de sus formas culturales de vida y de manejo
territorial (SEAM, 2007:43).
En cuanto a la relación con los pueblos indígenas, “no existen relaciones de cogestión en su
formalidad, que se puede entender dentro de los procesos de gobernanza en Áreas Silvestres
Protegidas. Las experiencias que se tienen a la fecha, está dada por la participación a través de
los Comités de Gestión de las Áreas Silvestres Protegidas, sin embargo, no llegan a
constituirse como una cogestión, hasta que se logre de acuerdo a una plena participación y
autonomía para manejar la unidad de conservación, que incluye sitios de patrimonio cultural.
Todavía se está formando el reconocimiento de las comunidades indígenas como actores en el
manejo de unidades de conservación y sitios patrimoniales” (SEAM, 2007:44).
Para el 2002, de las 394 comunidades indígenas reconocidas en Paraguay, 247 de las 303 que
tienen personería jurídica cuentan con tierra propia, el resto, 56 tienen tierras sin título. Las 91
comunidades restantes no cuentan con personería jurídica o tierra propia (Dirección General
74
de Estadística, Encuestas y Censos, 2002:19). El siguiente mapa 13 se muestra la ubicación
de los pueblos indígenas de Paraguay ubicados por departamento.
Mapa 13: Pueblos indígenas de Paraguay
Fuente: Dirección Nacional de Estadísticas, Encuestas y Censos, 2002:16
Traslape
El SINASIP no ha incluido aún categorías que contemplen la dimensión cultural de los
territorios indígenas, en concordancia con lineamientos regionales e internacionales, como los
aportes de Caracas y Durban (SINASIP, 2007:23). Sin embargo existen experiencias de
manejo de la gestión integral comunitaria que incorpora valores patrimoniales, percepciones
comunitarias y derechos consuetudinarios de los territorios ancestrales, y comunidades
(SINASIP, 2007:43):
1. Reserva Natural del Bosque Mbaracayú y Reserva de Biosfera: con comunidades
Ache, y colonos.
2. Parque Nacional Medanos del Chaco y Parque Nacional Tte. Agripino Enciso: con
comunidades Guaraní Ñandeva, pueblos Ayoreo en aislamiento voluntario.
3. Parque Nacional Defensores del Chaco: pueblos Ayoreo en aislamiento voluntario y
pueblos indígenas.
75
4. Reserva Para Parque Nacional San Rafael: con comunidades indígenas Mbya
Guaraní.
5. Parque Nacional Paso Bravo: comunidades rurales
6. Parque Nacional Cero Corá: comunidades rurales.
7. Caso especial: Patrimonio Natural y Cultural (Tangible e Intangible) Ayoreo
Totobiegosode, destinado a familias en contacto y en aislamiento cuya categoría de
uso está en trámite.
Los Comités de Gestión reconocidos con participación de comunidades indígenas y otros son:
1. Comité de Gestión Parque Nacional Medanos del Chaco: con el pueblo Guaraní
Ñandeva.
2. Comité de Gestión Parque Nacional Defensores del Chaco: con el pueblo Ayoreo.
3. Comité de Gestión Parque Nacional San Rafael: con el pueblo Mbya Guaraní.
4. Comité de Gestión de la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú: con el pueblo
Aché.
De la información obtenida del SEAM34 se puede además constatar la existencia de
comunidades indígenas en el Parque Nacional Río Negro. A partir de esta información
podemos decir que 7 parques nacionales (Categoría II de la UICN), un Refugio Biológico
(Categoría I de la UICN) y una Reserva de Biosfera (Categoría VI de la UICN) presentan
algún tipo de traslape con territorios indígenas, lo cual equivale al 32 % de las áreas del
subsistema bajo dominio público-directo que son 28.
Perú35
La República del Perú se divide en 24 departamentos y una provincia constitucional del
Callao. Su área es de 1’285.220 km2 y la población total asciende a 28’220.764 habitantes, de
los cuales, 4’137.754 son parte de alguna de las 71 etnias del país (INDEPA, 2009).
Áreas protegidas
La administración de las áreas protegidas se encuentra a cargo del Ministerio del Ambiente y
el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas – SERNANP creado en el año 2008 por el
Decreto Legislativo 1013, el cual comenzó a operar como tal en enero del 2009. Sin embargo,
la historia de la gestión de las áreas protegidas en el Perú se puede remontar a los años setenta
34
http://www.seam.gov.py/areas.php. Revisado el 16 de septiembre del 2009.
Agradecemos a Ada Castillo, Jorge Herrera, Cesar Ipenza, Luis Alfaro Lozano, Jeff Pradel, Lily Rodríguez
y Gustavo Suárez de Freitas por sus recomendaciones y aportes sobre Perú.
35
76
con el Sistema Nacional de Unidades de Conservación creado en 1975, y posteriormente con
el Sistema Nacional de Áreas Protegidas por el Estado Peruano que existió desde 1990 con el
Decreto Supremo No 919-90-AG.36
En 1993 se promulgó la Constitución vigente del Perú, en la cual se eleva a nivel
constitucional la protección en materia de áreas protegidas. El Artículo 68 señala que el
Estado está obligado a promover la conservación de la diversidad biológica y de las áreas
naturales protegidas. Con este marco referencia, en julio de 1997 se dictó la Ley de Áreas
Naturales Protegidas, Ley 26834, con la finalidad de delimitar y especificar “(…) los
principios de política que rigen a las áreas naturales protegidas en el Perú, desarrollando
importantes temas como la propiedad de las áreas, objetivos, planificación, participación en la
gestión, categorías y zonificación, uso de recursos y actividades compatibles, etc.”
Además, en 1999 se aprobó el Plan Director de las Áreas Naturales Protegidas y en el 2001 se
aprobó el Decreto Supremo No 038-2001-AG sobre el Reglamento de la Ley de Áreas
Naturales Protegidas. Uno de los principales cambios que trajo consigo la Ley de Áreas
Naturales Protegidas fue la creación de las zonas de amortiguamiento las cuales son definidas
como “aquella(s) zona(s) adyacente(s) a los límites del área natural protegidas que, por su
ubicación, requiere de un tratamiento especial para garantizar el cumplimiento de los fines de
conservación.” (Ministerio del Ambiente, s/f).
El Reglamento de la Ley de Áreas Naturales Protegidas fue modificado por la promulgación
del Decreto Supremo Nº 015-2007-AG14. Esta modificación tiene la finalidad de regular el
tema de las Áreas de Conservación Municipal, disponiendo que los Gobiernos Locales
puedan establecer áreas destinadas a completar las acciones de conservación de la diversidad
biológica, de recreación y educación a la población de su jurisdicción. Esta norma pretende
corregir, en concordancia con el Plan Director del SINANPE de 1999, el vacío de la Ley Nº
26834 respecto a las Áreas de Conservación Municipal, reconociéndolas como
complementarias al SINANPE.” (Ministerio del Ambiente, s/f).
El SINANPE maneja 9 categorías de áreas protegidas y se compone de 12 Parques
Nacionales, 9 Santuarios Nacionales, 4 Santuarios Históricos, 12 Reservas Nacionales, 2
Refugios de Vida Silvestre, 2 Reservas Paisajísticas, 8 Reservas Comunales, 6 Bosques de
Protección, 2 Cotos de Caza y 8 Zonas Reservadas, un total de 65 áreas naturales protegidas
(SERNANP, 2009). Estas áreas ocupan una extensión de 18´423,571.52 Ha lo cual equivale
al 14.34 % del territorio nacional.
36
Gustavo Suárez de Freitas y Jeff Pradel y Lily Rodríguez, comunicación personal.
77
Tabla 13: Áreas protegidas nacionales del Perú∗
Categoría
del área
Nombre del
área
Huascarán
340
Río Abiseo
274,52
Tingo María
4,777
Manu
Parques
Nacionales
(12)
151,561
Yanachaga
Chemillén
122
Cutervo
8,214
Bahuaja
Sonene
1,091,416
Cordillera
Azul
1,353,191
Alto Purús
Santuarios
Históricos
(4)
Extensión
total en Ha
Categoría
de la UICN
18,423,571.52
1,716,295
Cerros de
Amotape
Otishi
Santuarios
Nacionales
(9)
Extensión
en Ha
Extensión
de la
categoría en
Ha
II
305,973
2,510,694
Ichigkat Muja
– Cordillea
del Cóndor
88,477
Huayllay
6,815
Calipuy
4,5
Lagunas de
Mejía
691
Tabaconas
Namballe
32,124.87
Ampay
3,636
Manglares de
Tumbes
2,972
7´967,119.02
III
Megantoni
215,869
Pampa
Hermosa
11,544
Cordillera de
Colan
39,216
317,366.47
Machupicchu
32,592
41.279
Chacamarca
2,5
∗
III / V
En la tabla constan las Zonas reservadas que se encuentran en proceso de análisis para su reconocimiento
como áreas naturales protegidas.
78
Bosque de
Pomac
5,887
Pampa de
Ayacucho
300
Refugio de Laquipampa
vida
Pantanos de
Silvestre (2)
Villa
Nor Yauyos
Reserva
Cochas
Paisajística
Sub Cuenca
(2)
del Cotahuasi
Bosques de
Protección
(6)
Coto de
Caza (2)
Reserva
Comunal (8)
Reservas
Nacionales
(12)
8,329
IV
263
8,592
221,268
490,55
Pagaibamba
2,078
Canal Nuevo
Imperial
18
Puquio Santa
Rosa
73
Pui Pui
60
San Matías
San Carlos
145,818
Alto Mayo
182
El Angolo
65
V
711,818
VI
389,987
124,735
Sunchubamba
59,735
El Sira
616,413
Yanesha
34,745
Amarakaeri
402,336
Ashaninka
184,468
Machiguenga
218,906
Purús
202,033
Tuntanain
94,968
Chayu Nain
23,598
1,777,466
Pampas
Galeras
6,5
3,719,347.31
Junín
53
Pacaya
Samiria
2,080,000
Paracas
335
Lachay
5,07
Titicaca
36,18
Salinas y
Aguada
Blanca
366,936
Tambopata
274,69
Calipuy
64
79
AllpahuayoMishana
Zonas
Reservadas
(8)
58,069.25
Tumbes
19,267
Matses
420,635.34
Chacay
Baños
2,628
Güeppi
625,971
Santiago
Comaina
398,449
Pucacuro
637,919
Humedales
de Puerto
Viejo
San Fernando
Cordillera
Huayhuash
Sierra del
Divisor
N/A
275.81
154,716.37
67,59
1,478,311
3,365,860
80
Mapa 14: Áreas protegidas del Perú
Fuente: Ministerio del Ambiente, 2010. Tomado: http://www.sernanp.gob.pe/sernanp/index.html. Revisado
el 18 de enero del 2010.
Territorios Indígenas
Según la constitución de 1993, “el Estado apoya preferentemente el desarrollo agrario y
garantiza el derecho de propiedad sobre la tierra, en forma privada o comunal o en cualquiera
otra forma asociativa…” (Art. 88).
81
Además, las Comunidades Campesinas y las Nativas37 tienen existencia legal y son personas
jurídicas, son autónomas en su organización, en el trabajo comunal y en el uso y la libre
disposición de sus tierras, así como en lo económico y administrativo, dentro del marco que la
ley establece. La propiedad de sus tierras es imprescriptible, salvo en el caso de abandono
(Art. 89).
Las autoridades de las Comunidades Campesinas y Nativas, con el apoyo de las Rondas
Campesinas, pueden ejercer las funciones jurisdiccionales dentro de su ámbito territorial de
conformidad con el derecho consuetudinario, siempre que no violen los derechos
fundamentales de la persona. La ley establece las formas de coordinación de dicha
jurisdicción especial con los Juzgados de Paz y con las demás instancias del Poder Judicial
(Art. 149).
Más allá de la Constitución vigente, los lineamientos de la política territorial indígena en Perú
están definidos por una gran cantidad de instrumentos legales, al menos 12 (Roldán,
2005:95), los cuales, a pesar de su número no han permitido que las titulaciones o
reconocimientos de propiedad territorial se hagan reconociendo a los pueblos indígenas, sino
a nombre de las comunidades. La gran cantidad de mandatos legales acogidos bajo regímenes
constitucionales previos que aún se encuentran vigentes, hacen que la legislación sobre la
materia sea compleja y sus definiciones de derechos y responsabilidades ambiguas (Roldan,
2005:97).
La Ley de Comunidades Nativas y Desarrollo Agrario de Selva y Ceja de Selva (Ley 22175)
establece que las tierras de vocación forestal deben entregarse sólo en uso (indefinido),
reservándose su dominio el Estado. El Estado peruano ha entregado títulos de propiedad en
las áreas protegidas basado, entre otros en el Código del Medio Ambiente (Art. 59) que
autoriza el reconocimiento de la propiedad territorial a los indígenas en los espacios de áreas
naturales protegidas y en sus zonas de influencia; promueve la participación de dichas
comunidades para los fines y objetivos de las áreas naturales protegidas donde se
encuentran 38.
Según la Ley 22175, “cuando se trata de una población en aislamiento voluntario o de
contacto esporádico… la Dirección Regional Agraria correspondiente, establece un área
territorial provisional, la cual es denominada Reserva Territorial, de acuerdo a los modos
tradicionales de aprovechamiento de recursos naturales de la comunidad. La Ley dispone que
37
A diferencia de otros países de la región como Ecuador y Colombia, en el Perú, el concepto de pueblo
indígena que identifica a sectores de comunidades que tienen una misma identidad étnica y cultural, no es
ampliamente utilizado. Desde la década de los años 70, se ha utilizado la diferenciación entre Comunidades
Nativas y Comunidades Campesinas, que hace referencia a las sociedades amazónicas y andinas
respectivamente. La totalidad de titulaciones o reconocimientos de propiedad territorial, se ha cumplido a
favor de comunidades. (Roldán, 2005:95).
38
Gustavo Suárez de Freitas, comunicación personal.
82
esta área territorial provisional perdurara hasta que la comunidad decida concluir con su
condición de aislamiento voluntario o contacto intermitente y se sepa con certeza si se trata de
un grupo sedentario o migrante. Recién con esta información, la Dirección Regional Agraria
procederá a la demarcación definitiva del territorio. Cabe mencionar que la Ley dispone que
sólo con la demarcación definitiva se pueden otorgar a las comunidades nativas títulos de
propiedad sobre sus territorios” (SINANPE, 2007:36).
Según el reglamento de Ley de Áreas Naturales protegidas (Decreto Supremo No 038-2001AG), las Reservas Comunales son “áreas destinadas a la conservación de la flora y fauna
silvestre, en beneficio de las poblaciones locales y comunidades campesinas o nativas”.
Pueden ser establecidas sobre suelos de uso mayor agrícola, pecuario, forestal o de protección
y sobre humedales. La administración de las Reservas Comunales, corresponde a un Régimen
Especial contemplado por la Ley y establecido en concordancia con el Artículo 125 del
Reglamento. Su gestión es conducida directamente por los beneficiarios de acuerdo a sus
formas organizativas, en un proceso a largo plazo, en el cual éstos consolidan sus
conocimientos asociados a la conservación y al uso sostenible de recursos, ejerciendo sus
derechos y obligaciones con el Estado, para la administración del Patrimonio de la Nación”.
Además, “los recursos ubicados en las Reservas Comunales son preferentemente utilizados
por las poblaciones rurales vecinas que han realizado un uso tradicional comprobado de los
mismos, ya sea con fines culturales o de subsistencia. El uso y comercialización de los
recursos se hará según planes de manejo, aprobados y supervisados por el INRENA y
conducidos por los mismos beneficiarios”. Finalmente, “la Dirección General puede suscribir
Convenios con personas naturales o jurídicas con la finalidad de lograr el financiamiento de la
elaboración del Plan Maestro y operaciones de reservas comunales”. (Art. 56)
Incluso la designación del Jefe de la Reserva Comunal dependerá de la propuesta que hace el
ejecutor del contrato de administración (SINANPE, 2007:35). Las reservas comunales, al
igual que las otras áreas protegidas en el Perú se crean mediante Decreto Supremo con la
aprobación del Consejo de Ministros y solamente pueden ser modificadas por Ley del
Congreso de la República.
El régimen especial para la administración de las reservas comunales está regulado de
acuerdo con la Resolución de Intendencia 019-2005-INRENA-IANP, (aprobada el 2 de junio
del 2005) la que detalla las previsiones del Reglamento de la Ley de Áreas Naturales
Protegidas. A la fecha, el SINANPE incluye ocho reservas comunales: Yanesha, Amarakaeri,
El Sira, Purús, Machiguenga, Chayu Nain, Asháninka y Tuntanain y ha suscrito tres contratos
de administración bajo este régimen especial: El Sira, Yanesha y Amarakaeri.
83
En realidad en todas las categorías de áreas protegidas se respetan los derechos de los pueblos
indígenas39. Existe un esfuerzo consciente, desde hace más de 20 años, de no superponer ANP
con comunidades. Aunque en ocasiones por iniciativa de funcionarios más que por políticas
expresas, se ha superpuesto zonas reservadas con comunidades, en espacios que por otra parte
no son estrictamente áreas protegidas pero alguna gente, dentro y fuera del SERNANP, así lo
malentienden- Las reservas comunales son una forma de categoría VI en las cuales se
explicita que son para uso de las poblaciones locales (no exclusivamente indígenas), las
cuales deben administrarlas. La aprobación de un régimen especial fue producto de un muy
paciente esfuerzo de la autoridad de áreas protegidas de negociación con las dirigencias
indígenas, es un buen avance, sin duda, pero no es todo lo que existe. Las comunidades
pueden participar en la gestión de todas las categorías de áreas protegidas, a través de los
comités de gestión y también mediante contratos de administración (Suárez de Freitas, 2009,
comunicación personal).
En el siguiente mapa (No. 15) podemos apreciar a manera de referencia, la variedad de
grupos étnicos y su ubicación en el territorio peruano a través de la delimitación de zonas
etnolingüísticas.
39
Este esfuerzo se basa en la aplicación del Art. 110 de la Ley 28611, que establece que “El Estado reconoce
el derecho de propiedad de las comunidades campesinas y nativas ancestrales sobre las tierras que poseen
dentro de las ANP y en sus zonas de amortiguamiento. Promueve la participación de dichas comunidades de
acuerdo a los fines y objetivos de las ANP donde se encuentren.”
84
Mapa 15: Mapa etnolingüístico del Perú
Fuente: INDEPA, 2009
Traslape
A pesar de que muchas comunidades asentadas al interior de áreas naturales protegidas han
exigido desde hace décadas la titulación de sus territorios, la primera aplicación real de este
derecho se ha realizado en julio de 2006 en la Reserva Natural Allpahuayo Mishana, donde
han sido tituladas seis comunidades campesinas (Chirif y García, 2007: 202). En Perú existe
un Parque Nacional (Categoría II de la UICN) con población indígena dentro o en su zona de
influencia, el Manu. Los parques Yanachaga-Chemillen, Bahuaja-Sonene, Cordillera Azul,
Otishi y Alto Purús colindan con comunidades, las cuales hacen uso de los recursos. En la
misma condición de uso de recursos se encuentran el Santuario Nacional (Categoría III de la
UICN) Megantoni. En el caso de las reservas nacionales (Categoría VI de la UICN) Pacaya
Samiria, y Allpahuayo-Mishana existe población dentro, no así en la Reserva Tambopata. Las
Reservas Comunales (Categoría VI de la UICN) Yanesha, El Sira, Amarakaeri, Machiguenga,
Ashaninka, Purús, Tuntanain no tienen población asentada dentro de su área, como tampoco
los Bosques de Protección (Categoría VI de la UICN) San Matías, San Carlos y Alto Mayo
pero las comunidades indígenas sí hacen uso de sus recursos naturales.
85
Las áreas protegidas con población dentro suman 3, equivalentes al 4.6 % del total de áreas
nacionales. Las áreas protegidas con población indígena colindante y que hace uso de los
recursos de las áreas protegidas (por ser sus territorios de ocupación ancestrales), suman 16 y
representan el 24.6 % del total de áreas nacionales 40. El total de traslape entonces alcanza el
30 % de las áreas protegidas de carácter nacional del Perú.
Surinam
La República de Surinam está organizada en 10 distritos que tienen una extensión de 163.821
km2. Su población es de 472.000 habitantes (Naciones Unidas, 2008), de los cuales, 20.000 se
identifican como indígenas41.
Áreas Protegidas
En 1948, la Comisión de Protección de la Naturaleza (“Natuurbeschemingscommissie”) fue
establecida por resolución del Gobierno como una comisión asesora para el estudio de los
problemas de conservación, y con la misión de proponer la legislación relativa a la
conservación de la naturaleza. El resultado fue la Ley GAME (Boletín 1954 del Gobierno No
25) y la Ley de la Naturaleza Preservación que prevé la posibilidad de creación de reservas
(Boletín 1954 del Gobierno Nº 26). Ambas se publicaron en 1954 y son ejecutadas por el
Servicio Forestal como responsable de las áreas protegidas y que a través de la División de
Conservación de la Naturaleza se encarga de la gestión diaria, asistido por la Fundación para
la Conservación de la Naturaleza en Surinam (STINASU)42 (Baal, 2005 u UN, s/f).
El Servicio Forestal (LBB) fue creado por ley en 1948. Desde la Ley de Gestión Forestal de
1992, el LBB tiene la responsabilidad legal de la gestión de todos los bosques, incluyendo las
reservas de la naturaleza, y el objetivo específico de la gestión forestal sostenible para el
beneficio de la comunidad nacional. Se espera que una nueva Autoridad Administrativa del
Bosque y la Naturaleza, BOSNAS; (Bos en Natuurbeheers Authoriteit Suriname) se
establezca por ley y asuma las funciones del Servicio Forestal y de la División de
Conservación (Playfair, 2007:3).
40
La información sobre el traslape fue proporcionada por Gustavo Suárez de Freitas.
Tomado de:
http://indigenouspeoplesissues.com/index.php?option=com_content&view=article&id=618%3Aindigenouspeoples-of-suriname-community-directed-documentary&catid=68%3Avideos-andmovies&Itemid=96&lang=en. Revisado el 19 de octubre del 2009.
42
La STINASU está en operación desde 1969 y tiene como objetivo promover y estimular la conciencia de
conservación de la naturaleza, la investigación en conservación de la naturaleza y el turismo de naturaleza,
con el fin de explotar las reservas naturales de una manera económicamente duradera. Puesto que es una
organización semi-gubernamental, la financiación se extrae de nuestro turismo naturaleza y actividades de
investigación en las reservas naturales y un parque natural en Surinam (Tomado de:
http://www.stinasu.com/history.html. Revisado el 21 de octubre de 2009).
41
86
Existen tres tipos diferentes de áreas protegidas en Surinam: Reservas naturales, Zonas
Manejadas de uso Múltiple y Parques Natural43. Las 16 áreas protegidas (11 reservas
naturales, 1 Parque Natural y 4 Áreas de Manejadas de uso múltiple) cubren
aproximadamente 1, 972,200.00 Ha, el 12% de la superficie terrestre y se muestran en el
mapa 16.
Tabla 14: Áreas protegidas nacionales de Surinam
Categoría
del área
Parque
Natural (1)
Nombre del
área
Extensión
en Ha
Extensión
de la
categoría en
Ha
Brownsberg
12,2
12,2
II
83
III / VI
Bigi Pan
68
Noord
Coronie
-
Multiple Use
Management Noord
Saramacca
Area (4)
Reservas
Naturales
(11)
43
Extensión
total en Ha
Categoría de
la UICN
15
Noord
Commewijne
/ Marowijne
-
Galibi
4
Wia Wia
36
Coppename
10
Peruvia
31
Hertenrits
-
Wanekreek
45
Copi
18
Boven
Coesewijne
27
Brinckheuvel
6
Centraal
Suriname
1,600,000
Sipaliwini
100
1,877,000
1,972,200
IV
Tomado de. http://www.stinasu.com/protected_areas.html. Revisado el 24 de octubre del 2009.
87
Mapa 16: Áreas protegidas de Surinam
Fuente: http://www.stinasu.com/protected_areas.html
Territorios Indígenas
Los bosques de Surinam son el territorio ancestral de cuatro pueblos indígenas distintos
(Kaliña, Lokono, Trio y los pueblos asociados, y Wayana) que conforman el 5 por ciento de
la población. También es el hogar de seis grupos tribales (conocidos como los Maroons) –
Aucaner o N’djuka, Saramaka, Paramaka, Aluku, Kwinti y Matawai – que conjuntamente
conforman alrededor del 15 por ciento de la población. En números reales, esto se traduce en
aproximadamente 20,000 personas integrantes de pueblos indígenas y 60,000 personas
pertenecientes a pueblos tribales (Forest Peoples Programme, 2007:6). Sin embargo, no existe
en la legislación un reconocimiento de las comunidades como entidades de derecho, que les
permita formular sus reclamaciones y asumir responsabilidades como personas jurídicas de
carácter público o de carácter privado, a pesar de que algunos principios ambiguos sobre este
reconocimiento que fueron enunciados en el Acuerdo de Conciliación y Desarrollo
Nacionales de 1992 (Roldán, 2005:150).
Surinam no reconoce legalmente los derechos a la titularidad tradicional las tierras, territorios
y recursos o cualquier parte de los mismos, de los pueblos indígenas y tribales. De acuerdo al
ordenamiento legal vigente (Decreto de sobre política de tierras de 1982), el Estado es dueño
de todas las tierras no adjudicadas y de todos los recursos naturales y puede emitir
concesiones para actividades que contemplan la explotación de recursos sin considerar el
derecho a la propiedad de la tierra y otros, de los pueblos indígenas y tribales. A pesar de que
la legislatura reconoce que estos pueblos tienen la potestad más no el derecho, al uso y
usufructo de sus aldeas, asentamientos y lotes agrícolas actuales, si el Estado decide que estas
88
áreas son requeridas para otras actividades, los “privilegios” indígenas y tribales pueden ser
denegadas por ley. No existen remedios judiciales o administrativos para que los pueblos
indígenas puedan invocar a las Cortes ante cualquier situación de amenaza o violación de sus
derechos (Forest Peoples Programme, 2007:7, Roldán, 2005:147).
Surinam se adhirió al Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) en 1994. Desde
entonces ha expandido su sistema de reservas naturales de 5% del área geográfica del país a
12%. La mayoría de estas reservas naturales cubren territorios indígenas o maroons total o
parcialmente, y el gobierno jamás ha procurado obtener el consentimiento o participación de
estos pueblos para la creación o administración de las mismas.
La legislación que gobierna estas áreas limita los derechos de los pueblos indígenas o tribales
sustancialmente y en la mayoría de los casos prohíbe el acceso a las áreas protegidas
completamente. Esto ha generado conflicto entre las comunidades y las autoridades. A pesar
de ser un estado parte del CDB, Surinam no ha desarrollado leyes o procedimientos diseñados
para salvaguardar el conocimiento tradicional de los pueblos indígenas y tribales. Todo lo
contrario, el Estado no solo defiende su posición como propietario de todos los recursos
biológicos y genéticos sino que sostiene que toda explotación del conocimiento tradicional
relacionado a estos recursos también es de su propiedad (Forest Peoples Programme, 2007:9).
La Resolución de Preservación de la Naturaleza de 1986, incluye una disposición para los
llamados derechos e intereses tradicionales de las comunidades tribales en lo que respecta al
establecimiento de áreas protegidas. Varias reuniones con estas comunidades han resultado en
un acuerdo mediante el cual las personas viviendo en comunidades tribales serán capaces de
mantener los derechos e intereses tradicionales dentro de las reservas naturales establecidas,
asegurando que: no se haga ningún daño a los objetivos nacionales de las reservas, los
motivos para estos derechos e intereses tradicionales todavía existen y que los derechos e
intereses tradicionales son limitados al tiempo de consolidación de toda la gente en una sola
nacionalidad de Surinam.
Los derechos e intereses tradicionales entonces serían: libre elección para el asentamiento o la
villa (permiso para construcción), libre elección de parcelas para el establecimiento de
cultivos itinerantes, permiso para cazar, permiso para pescar y la posibilidad de mantener un
permiso para aprovechamiento de madera.
Estas actividades pueden desarrollarse únicamente en tierras públicas que no hay sido
formalmente adjudicadas a terceros. Además, la libertad de acción está limitada por sus
propias normas tradicionales y las leyes e instrumentos legales específicos de caza, pesca y
aprovechamiento forestal. La política del Servicio Forestal con relación a la participación de
las comunidades locales tiene dos ejes: Para actividades de largo plazo, un plan de manejo
89
para cada área protegida se realizará luego de las consultas con las comunidades locales, en el
cual se elaborará una estructura de consulta para el manejo del área. Para actividades de corto
plazo, se pueden desarrollar proyectos con la participación de las comunidades locales (Baal,
2005).
Traslape
El caso de los territorios indígenas en Surinam es excepcional en la región, en cuanto ni la
Constitución ni la legislación secundaria realmente reconocen derechos sobre la tierra y el
Estado incentiva la expulsión de las comunidades indígenas y maroons de las tierras que
ocupan (Chirif y Garcia, 2007:116-118). Ante tal falta de reconocimiento no es posible
aproximar cifras del traslape para Surinam.
Venezuela44
La República Bolivariana de Venezuela está conformada por 23 Estados, 1 Distrito Capital
(Caracas) y Dependencias Federales conformadas por 72 Islas en el Mar Caribe que abarcan
una superficie de 916,445 km2. Su población es de 28’583.000 habitantes (Naciones Unidas,
2008), de los cuales, aproximadamente 536.863, es decir, un 2,3 %, se autodefinen como
parte de algún pueblo indígena (Instituto Nacional de Estadística, 2001).
Áreas protegidas
Las Áreas Bajo Régimen de Administración Especial (ABRAE) se crearon en Venezuela en
1983 a través de la Ley Orgánica para la Ordenación de Territorio, Gaceta Oficial No 3238.
Las ABRAE componen 25 tipos de áreas que cumplen diferentes funciones de ordenación
territorial y manejo, de estas solo 7 cumplen funciones de conservación de recursos naturales
y pueden ser consideradas como un subsistema de áreas protegidas. El organismo rector del
subsistema de áreas naturales protegidas de Venezuela es el Instituto Nacional de Parques –
INPARQUES. El proceso se inicia en el año 1937 hasta 1976 cuando los Parques Nacionales
y Monumentos Naturales estaban adscritos al Ministerio de Agricultura y Cría y a partir de
1977 - 1978 estos fueron adscritos al entonces Ministerio del Ambiente y de los Recursos
Naturales Renovables, actualmente Ministerio del Poder Popular para el Ambiente. Sin
embargo el país no cuenta con un marco de políticas públicas e instrumentos técnicos para la
gestión integral de un sistema nacional de áreas protegidas (Bevilacqua, Medina y Cárdenas,
2006a).
44
Agradecemos a María Pía Bevilacqua, Jorge Naveda, y Edgard Yerena por sus comentarios y aportes sobre
Venezuela.
90
El desarrollo de una nueva legislación bajo la existencia de una nueva constitución no ha
suplantado todavía este marco normativo anterior. Los Parques Nacionales y Monumentos
Naturales son administrados por el Instituto Nacional de Parques (INPARQUES); los
Refugios, Reservas y Santuarios de Fauna Silvestre, administrados por la Oficina Nacional de
Diversidad Biológica, las Reservas de Biosfera son administradas también por la Oficina
Nacional de Diversidad Biológica y las Zonas Protectoras son gestionadas por la Dirección
General de Planificación y Ordenación Ambiental, todas estas dependencias se encuentran
adscritas al Ministerio del Poder Popular para el Ambiente (INPARQUES, 2007:18).
Las áreas naturales protegidas en Venezuela abarcan una superficie de cerca de 25, 193,130 45
Ha. que representan aproximadamente 27,5 % del territorio nacional. El sistema se compone
de 95 áreas, 43 parques nacionales, 36 monumentos naturales, 7 refugios de fauna silvestre, 7
reservas de fauna silvestre, 2 reservas de biosfera (INPARQUES, 2007:3). En los mapas 17 y
18 se presentan algunas de las áreas protegidas de Venezuela y en la tabla (tabla 15), sus
respectivas extensiones y categorías de manejo según la clasificación de la UICN.
Tabla 15: Áreas protegidas nacionales de Venezuela
Categoría
del área
Parques
Nacionales
(43)
Nombre del área
Henri Pittier
Extensión
en Ha
107,8
Sierra Nevada
276,446
Guatopo
122,464
El Avila
81,9
Yurubí
23,67
Canaima
3,000,000
Yacambú
26,916
Cueva de la Quebrada
del Toro
4,885
Archipiélago Los
Roques
221,12
Macarao
15
Mochima
94,935
Laguna de La
Restinga
18,862
45
Extensión
de la
categoría
en Ha
Extensión
total en
Ha
Categoría
de la
UICN
II
13,056,876 25,193,130
Esta cifra difiere en gran medida de la cifra oficial de Venezuela que alcanza los 31’571.710 Ha. La razón
para tal diferencia es que para este estudio no se está tomando en cuenta el área de traslape entre las distintas
áreas protegidas del país como indica el Informe de INPARQUES citado anteriormente (2007:28). Además
tampoco se ha considerado por falta de información la superficie de los 81 parques de recreación.
91
Médanos de Coro
91,28
Laguna de Tacarigua
75,2
Cerro Copey
7,13
Aguaro Guariquito
585,75
Morrocoy
32,09
El Guácharo
62,7
Terepaima
18,65
Jaua Sarisariñama
Serranía La Neblina
330
1,360,000
Yapacana
320
Duida_Marahuaka
210
Península de Paria
37,5
Perijá
295,288
El Tamá
139
San Esteban
43,5
Sierra de San Luís
Cinaruco_Capanaparo
Guaramacal
Dinira
Páramos Batallón_ La
Negra
20
584,368
21
45,328
75,2
Chorro El Indio
17
Sierra La Culata
200,4
Cerro Saroche
32,294
Turuépano
70
Mariusa
331
Ciénagas del
Catatumbo
250
Paríma_Tapirapecó
3,420,000
Río Viejo
80
Tirgua
91
El Guache
12,2
92
Tapo_Caparo
Monumentos
Naturales Cueva del Guácharo
(36)
205
Morros de San Juán
2,775
María Lionza
11,712
Cerro Santa Ana
1,9
Laguna de Las
Marites
3,674
Las Tetas de María
Guevara
1,67
Cerro Matasiete y
Guayamurí
1,672
Piedra del Cocuy
15
Cerro Autana
30
Morro de Macaira
99
Cueva Alfredo Jahn
58
Laguna de Urao
45
Chorrera Las
González
126
Platillón
Loma de León
Macizo Cuao-Sipapo
1,989,039
181
8
7,275
389,098
Cerro Guanay
28,22
Yutaje/Coro-coro
50,942
Cerro Yavi
8,902
Camani y Morrocoy
13,672
Macizo Parú-Euaja
167,188
Vinilla-Aratitiyope
2,699
Sierra Unturan
42,344
TapirapecoTamacuari
23,304
Sierra Maigualida
637,49
93
III
Cerro Guaiquinima
116,153
Cerro Ichun Guanococo
206,766
Sierra Maturani
101,55
Cadena Oriental de
Tepuyes
126,707
Venamo
1,07
Pico Codazzi
11,85
Abra Río Frío
1,282
Piedra La Tortuga
525
Piedra Pintada
1,95
Meseta La Galera
95
Teta de Niquitao y
P.Guirigai
18
Cuare
11,853
Isla de Aves
158,021
Estero de Chiriguare
Ciénaga de Los
Refugios de Olivitos
fauna
silvestre (7)
Caño Guaritico
32
22,204
9,3
De la Tortuga Arrau
17,431
Laguna de Boca de
Caño
453
Alto Orinoco
Reservas de Casiquiare
biosfera (2)
Delta del Orinoco
251,262
8,477,466
1,125,000
Reservas de
Ciénagas de Juan
fauna
silvestre (7) Manuel Aguas
Blancas y Aguas
Negras
70,68
Sabanas de Anaro
16,331
Esteros de Camaguán
IV
V
9,602,466
VI
293,487
19,3
94
Ciénaga de La
Palmita e Isla de
Pájaros
2,526
de Pájaros
129,7
Tucurere
17,8
Hueque Sauca
37,15
Mapa 17: Parques Nacionales de Venezuela
Fuente: http://www.parkswatch.org/parkprofiles/maps/pamaps/Venezuela_large_map_nps.jpg
Mapa 18: Monumentos Naturales de Venezuela
Fuente: http://www.araira.org/parquesnacionales.htm
95
Territorios Indígenas
Las normas constitucionales de 1999 determinan el reconocimiento legal de los derechos de
los pueblos y comunidades sobre su hábitat y sus tierras tradicionales, por lo cual se
reconocen dichas tierras como bienes de dominio colectivo entregados a perpetuidad. Como
derecho fundamental los pueblos y comunidades tienen la capacidad de demandar el
reconocimiento de propiedad sobre aquellas áreas que el Estado ha declarado como Áreas
Bajo Régimen de Administración Especial (Roldán, 2005:101 y 102).
Además, se reconoce que “Las autoridades legítimas de los pueblos indígenas podrán aplicar
en su hábitat instancias de justicia con base en sus tradiciones ancestrales y que sólo afecten a
sus integrantes, según sus propias normas y procedimientos, siempre que no sean contrarios a
esta Constitución, a la ley y al orden público. La ley determinará la forma de coordinación de
esta jurisdicción especial con el sistema judicial nacional” (Art. 260).
La Ley Orgánica de Pueblos y Comunidades Indígenas (LOPCI) de 2005 creada para
enmendar las ambigüedades de la Ley de Demarcación y Garantía de Hábitat y Territorios de
los Pueblos Indígenas, establece en su Artículo 23. que “el Estado reconoce y garantiza el
derecho originario de los pueblos y comunidades indígenas a su hábitat y a la propiedad
colectiva de las tierras que ancestral y tradicionalmente ocupan”. El Poder Ejecutivo,
conjuntamente con los pueblos y comunidades indígenas, realizará la demarcación de su
hábitat y tierras a los fines de su titulación de acuerdo con los principios y al procedimiento
establecido en la presente Ley.
Según esta Ley, el Estado promoverá y desarrollará acciones coordinadas y sistemáticas que
garanticen la participación efectiva de los pueblos, comunidades y organizaciones indígenas
en los asuntos nacionales, regionales y locales. Los pueblos y comunidades indígenas
participarán directamente o a través de sus organizaciones de representación, en la
formulación de las políticas públicas dirigidas a estos pueblos y comunidades o de cualquier
otra política pública que pueda afectarles directa o indirectamente. En todo caso, deberá
tomarse en cuenta la organización propia y autoridades legítimas de cada pueblo o comunidad
participante, como expresión de sus usos y costumbres (Art. 6).
En su Artículo 25 determina que “los pueblos y comunidades indígenas que cuenten con
documentos definitivos o provisionales, que acrediten su propiedad o posesión colectiva sobre
sus tierras, otorgados sobre la base de diferentes dispositivos de la legislación agraria o según
el derecho común, incluso títulos coloniales registrados o no, podrán presentarlos a los fines
de la demarcación y titulación de conformidad con la ley que rige la materia y con la presente
Ley”. Adicionalmente deben incluirse como parte del hábitat y tierras indígenas, aquellos
96
espacios geográficos a los que estos pueblos y comunidades han tenido acceso ancestral y
tradicionalmente, aunque dichos títulos no versaren sobre ellos.
Según esta Ley, además, los pueblos y comunidades indígenas tienen derecho al uso, goce,
aprovechamiento y a participar en la administración de su hábitat y tierras, a los fines de
mantener sus formas de vida, promover sus prácticas económicas y definir su participación en
la economía nacional (Art. 28). El hábitat y tierras de los pueblos y comunidades indígenas
sobre los cuales se han establecido áreas naturales protegidas, deben ser incluidos en la
demarcación y titulación del hábitat y tierras conforme a la Ley y demás disposiciones legales
que rigen la materia (Art. 32).
Los Planes de Ordenamiento y Reglamento de Uso han permitido como un uso especial la
existencia en las áreas protegidas de las denominadas comunidades autóctonas bajo
condiciones restringidas. En algunos parques nacionales los PORU incorporan una
zonificación de Uso Especial Tradicional Indígena donde los grupos étnicos originales
pueden cazar, pescar, cultivar y extraer productos vegetales bajo sus técnicas tradicionales de
subsistencia.
Traslape
INPARQUES indica que más del 95% de los territorios habitados por las 34 etnias
venezolanas corresponden a áreas naturales protegidas (INPARQUES, 2007:4). Al menos 54
figuras de las áreas protegidas venezolanas solapan áreas consideradas de ocupación ancestral
indígenas (Bevilacqua, Medina y Cárdenas, 2006b:162). Sin embargo no existe una lista
explícita de las áreas que se sobreponen con los territorios indígenas y el proceso de
reconocimiento de los mismos a partir de la Constitución de 1999 hace difícil establecer su
ubicación. A partir de un análisis visual de la superposición de mapas elaborados por el
Instituto Geográfico de Venezuela (s/f) que indican la ubicación de los pueblos indígenas en
el país y las áreas protegidas (con superficie mayor a las 12000 Ha), se puede determinar la
siguiente situación de traslape: 11 Parques Nacionales (Categoría II de la UICN) y 11
Monumentos Naturales (Categoría III de la UICN), lo que equivale al 23,2 % del total de
áreas protegidas de Venezuela se encuentran superpuestos con territorios identificados como
ocupados por le pueblos indígenas. Si se toma la cifra presentada por Bevilacqua, Medina y
Cárdenas (2006), el porcentaje de traslape asciende a 57 % del total de áreas protegidas
venezolanas.
97
2. Análisis regional de la situación de traslape
De las cifras recopiladas sobre las áreas protegidas de carácter nacional en 12 países de
América de Sur es posible determinar el número de áreas nacionales traslapadas en cada
sistema (ver tabla 1646) y además el número total de traslapes registrados por país
diferenciados por tipo (ver tabla 17).
En primer lugar, el dato por país nos permite identificar las áreas en las que, de acuerdo a los
reportes se asienta población indígena o en la que pueblos indígenas hacen uso de los recursos
naturales. Sin embargo, este dato no permite conocer qué tipo de reconocimiento legal da el
Estado a los territorios indígenas traslapados, ni cuántos traslapes por área protegida existen.
Así, en América del Sur, de las 802 áreas protegidas de carácter nacional, 220 equivalente al
27 % presentan algún tipo de traslape.
De la información recopilada, tampoco se puede estimar la extensión que este traslape
representa dentro de los sistemas nacionales o con respecto a cada área protegida traslapada.
En este sentido, se puede decir que la información disponible sobre las características de los
territorios indígenas de la región es limitada, pues no es posible conocer de primera mano y
con datos actualizados, la ubicación y extensión de aquellos territorios indígenas que se
superponen con áreas protegidas.
Los países que reportan una mayor proporción de población indígena (Bolivia, Ecuador y
Perú) presentan los mayores porcentajes en cuanto a áreas nacionales traslapadas, a pesar de
que no necesariamente son los que mayor número de traslapes tienen (ver tabla 17). Esto
último obedece al menor número menor de áreas protegidas en relación con países como
Brasil, Chile o Venezuela, pero también sugiere que el reconocimiento de territorios en estos
países se da sobre extensiones de tierra relativamente grandes como en el caso de las TCO en
Bolivia.
En el caso de Ecuador, sin embargo, debe recordarse que los territorios indígenas dentro de
áreas protegidas, no están titulados y que lo que se reporta oficialmente es un reconocimiento
de la ocupación ancestral dentro de los mismos, sin diferenciar la existencia de varios
territorios no colindantes ocupados por el mismo pueblo o nacionalidad indígena.
De igual manera, en el caso de Perú, la cifra responde al alto número de áreas en las que se
reporta el reconocimiento del uso de recursos naturales por ser además territorios ancestrales
y sobre todo responde a la existencia de las denominadas reservas comunales.
46
Las cifras presentadas en las tablas 16 y 17 no pueden ser tomadas en cuenta como cifras definitivas, sino que
deben entenderse en función de la lectura de la sección correspondiente a cada país, para entender las limitaciones
de información existentes y considerarse además, las limitaciones metodológicas indicadas en la sección
introductoria del documento.
El caso de Guyana es excepcional pero responde al poco número de áreas protegidas que
tiene el país. Mientras que el caso, también excepcional de Surinam, responde a una política
nacional de no reconocimiento de la existencia de pueblos indígenas como colectivos
diferenciados de la sociedad nacional y por tanto de la negación de sus derechos tanto dentro
como fuera de las áreas protegidas.
Tabla 16: Síntesis de situación de traslape en América del Sur
Número de
APs
Nacionales
Argentina
Bolivia
Brasil
Chile
Colombia
Ecuador
Guyana
Guyana
Francesa
Paraguay
Perú
Surinam
Venezuela
América del
Sur
Porcentaje de la
población que se
identifica como
indígena
3
50.5
0.25
4.6
3.35
25
9.1
5.4
Número de APs
nacionales
traslapadas
41
29
305
96
55
40
3
29
Porcentaje de
Territorio
Nacional
Protegido
1.31
20
7.6
19
11.3
18.81
4.7
57
6
16
79
29
18
15
3
4
Porcentaje
de APs
nacionales
traslapadas
15
55
26
30
33
378
100
14
28
65
16
95
802
5.7
14.3
12
27.5
-
1.35
14.7
4.2
2.3
-
9
19
0
22
220
32
29
0
23
27
Las cifras recopiladas a través de esta sección permiten además, categorizar de manera inicial
la situación del traslape de áreas protegidas y territorios indígenas en América del Sur. Cinco
tipos de traslape han sido identificados a lo largo del levantamiento de información. Existen
territorios indígenas en áreas protegidas que ya han sido titulados, otros que se encuentran en
algún punto del proceso de titulación, adjudicación o saneamiento legal. Además existen
territorios habitados por comunidades y pueblos indígenas con cierto nivel de reconocimiento
al ser considerados área de posesión y uso tradicional, territorios donde existe participación
de indígenas en mecanismos de co-manejo, co-administración o concesión de las áreas
protegidas de traslape y aquellos que igual dan indicio de cierto nivel de reconocimiento por
la participación de los pueblos indígenas en comités de gestión u otras figuras similares. En la
tabla 2, se presenta la información recopilada por país, desde la que se ha diferenciado el tipo
de traslape que se presenta con las áreas protegidas. Se ha contado cada traslape una sola vez
a pesar de que en muchos casos se cumplen dos o más condiciones de categorización.
99
Tabla 17: Tipos de traslape entre APs y Territorios indígenas
Territo
rio
titulado
Territorio
en procesos
de titulación o
transferencia
Área de
posesión y
uso
tradicional
o ancestral
3
60
1
-
2
14
14
39
-
8
72
1
56
Argentina
Bolivia
Brasil
Chile
Colombia
Ecuador
Guyana
Guyana
Francesa
Paraguay
Perú
Surinam
Venezuela
América del
Sur
Participación
en comités de
gestión o similares
Total de
traslapes
8
30
5
120
15
1
4
Participación
en co-manejo,
coadministración
o concesión
2
1
-
1
-
13
44
79
123
39
15
3
4
7
54
253
6
9
1
6
16
54
396
Del total de traslapes registrados, 396 en toda América del Sur, solamente 72 (el 18.18 %)
corresponden a territorios que gozan de reconocimiento a través de un título de propiedad
dentro de las áreas protegidas. El caso de los territorios en transición o en proceso de
titulación abarca al 14.3 % de los casos. Vale aclarar nuevamente que la diferenciación entre,
territorios titulados y en proceso de titulación no ha podido ser realizada cabalmente para
todos los países. Por tanto en casos como Colombia y Bolivia, a pesar de que se conoce que
existen resguardos y Tierras Comunitarias de Origen (TCO) respectivamente, que han
terminado los procesos de titulación, al no poder determinar la totalidad de situaciones, todos
han sido incluidos en el grupo de titulaciones en proceso. La recopilación actual presenta un
sesgo que, por un lado, sobreestima la cantidad de territorios titulados pues algunas de las
fuentes de información utilizadas, como Chirif y García (2009) y Amazonia (2009), no
diferencian las distintas fases del proceso de titulación. A su vez, la cifra de 72 territorios
titulados, subestima en gran medida la situación real, pues existen propiedades indígenas
tituladas sobre las que no se reporta con demasiado detalle, como por ejemplo, aquellos
territorios indígenas en Bolivia que no entran en la categoría de TCO, sino como tierras
comunales. Cabe destacar que al respecto de los territorios titulados, de los 72 casos,
solamente 9 corresponden a la categoría de Tierras Conservadas por comunidades indígenas
como parte de los sistemas nacionales de áreas protegidas. Estas incluyen a los casos de las 8
reservas comunales del Perú y el caso del área comunitaria conservada del pueblo Wai Wai en
Guyana.
La mayoría de los casos (63.8 %) corresponden al nivel de reconocimiento de áreas de
posesión y uso tradicional dentro de áreas protegidas. Este reconocimiento es importante para
afianzar el ejercicio del derecho al territorio para los pueblos indígenas, sin embargo, en
algunos de los casos presentados, el reconocimiento de la posesión y uso de recursos está
100
acompañado de restricciones determinadas y prescripciones sobre la administración y toma de
decisiones en estos espacios, centrada en la Autoridad Ambiental. En el caso de Chile por
ejemplo, el principio de autodeterminación de los pueblos indígenas está bastante limitado al
ser la institución estatal, CONAF la que decide sobre el alcance de la participación de los
pueblos indígenas en la gestión de los territorios que ocupan y de los que hacen uso. Para el
caso de Bolivia, las 30 TCO que se encuentran en las zonas de amortiguamiento de algunas
de las áreas protegidas de carácter nacional, han sido tomadas en cuenta como casos de
traslape confirmados.
Los 9 casos de traslape que se reportan como participación en mecanismos de co-gestión, coadministración o concesión, implican un reconocimiento de la ancestralidad del uso pero no
un título de propiedad dentro de las áreas protegidas. Representan relaciones y acuerdos de
gestión entre la autoridad pública y las autoridades tradicionales para el manejo de las áreas
protegidas con un implícito apoyo al ejercicio de derechos. Se han tomado los tres tipos de
mecanismos para participación como compatibles pues no se cuenta con toda la información
que permita diferenciarlos sistemáticamente.
Finalmente, para la categoría de participación en comités de gestión, el caso chileno de la Isla
de Pascua, en el que CONAF participa del Comité de Desarrollo de la Isla, es un caso de
acuerdo entre el Estado y el pueblo indígena Rapa Nui pero no se refiere a una modalidad de
contrato específico, sino a una colaboración en la coordinación de acciones que permiten
vincular el manejo que hacen los indígenas, con el manejo del área protegida en una escala de
ordenamiento territorial mayor, que la del área protegida.
La cantidad de traslapes en la región, está altamente sub-estimada en las cifras que se
muestran en la tabla 17. No es posible llegar a diferenciar en todos los casos lo que se
contabiliza como un traslape en un área protegida pero que implica a dos o más pueblos
indígenas que hacen uso o reivindican territorios separados. Este es el caso sobre todo, de
aquellos traslapes que se contabilizan solamente a través del reconocimiento del uso o
posesión ancestral. En el caso de Ecuador por ejemplo, están tomados en cuenta 15 traslapes,
de los cuales, algunos se trata de áreas protegidas traslapadas sobre territorios de ocupación
de dos o más pueblos indígenas, como es el caso del Parque Nacional Yasuní con ocupación
de Kichwas de la amazonia y la nacionalidad Waorani (incluyendo clanes Tagaeri y
Taromenane, definidos como pueblos en aislamiento voluntario). Sin embargo, ante la
imposibilidad de separar adecuadamente los distintos territorios indígenas implicados en los
traslapes, se ha considerado como si fuera un solo traslape. Lo mismo puede ocurrir para el
caso de los resguardos indígenas en Colombia que pueden entrecruzarse con territorios de
comunidades afrocolombianas.
101
Las condiciones legales que sustentan la gobernanza indígena
El traslape entre áreas protegidas y territorios indígenas crea condiciones legales complejas
que difieren entre los países de la región. En función de los reconocimientos de derechos a
nivel constitucional y la elaboración y actualización de legislación secundaria, las condiciones
de gobernanza de las áreas protegidas se han complejizado y hasta cierto punto
homogeneizado en América del Sur.
La información que se presenta en la tabla 18 constituye una primera aproximación a una
mirada regional sobre las condiciones formales que determinan parcialmente la participación
indígena en la gobernanza de las áreas protegidas en América del Sur. La tabla muestra 8
elementos de las legislaciones nacionales que determinan la participación indígena en la
gobernanza de áreas protegidas. Los dos primeros elementos corresponden a la existencia de
un sistema nacional de áreas protegidas y al reconocimiento general que hacen los países de
la situación de los pueblos indígenas. Los siguientes 5 elementos tienen que ver con los
derechos que cada país reconoce o no a los pueblos indígenas dentro de áreas protegidas y los
últimos 3 definen en cierta medida el grado de reconocimiento de estos derechos con respecto
de la influencia que pueden tener los territorios indígenas dentro de los sistemas nacionales de
áreas protegidas.
102
Tabla 18: Condiciones legales para la gobernanza indígena en áreas protegidas de América del Sur
Argentina
Bolivia
Brasil
Chile
Colombia
Ecuador
Guyana
Francesa
No
Guyana
Paraguay
Perú
Surinam
Venezuela
Existencia legal de un sistema
nacional de APs
Si
Ley 22351
Si
Ley del Medio
Ambiente
1333
Si
Ley
18362
Si
Ley 99
Si
Ley
Forestal de
1981
Reconocimiento constitucional
de pueblos indígenas como
sujetos de derechos
Si
Art. 75
Si
Art. 2
Si
Ley 9985
modificada
por la Ley
11132 y el
Decreto
5566
Si
Art. 231
No
Si
Ley 352
de 1994
Si
Decreto
Legislativo
1013
No
Si
Art. 4, 5, 6 y
8
No
No
No
Si
Art. 89
No
Si
Ley
Orgánica
para la
Ordenación
del territorio
GO 3238
Si
Art. 119
No
Reconocimiento de derecho de
posesión y uso de RRNN en APs
en la legislación nacional
Si
Ley 23302 y
Ley 25799
Si
Reglamento
General de
Áreas
protegidas DS
24781 Art. 9
Si
Ley 9985
Art. 42 y
Decreto
4340 Art. 39
Si
Ley
Indígena
19253
Art. 35
Si
Art. 171,
176, 246 y
330
Si
Decreto
622 de 1977
Art. 7
Si
Ley de
Desarrollo
Agrario de
1994
Ley
Forestal
Art. 87
Si
Constitución
Art. 171
Si
Decreto
Prefectoral
de 1971 y
Decreto
Ministerial
de 1987
Si
Acta
Amerindia
2006, Cap.
29
Si
Ley 904
Art. 14
Si
Decreto
Supremo
009-2006AG
Si
Decreto
sobre
política
de
Tierras
de 1982
Reconocimiento de autoridades
ancestrales/tradicionales/propias
en la legislación nacional
No
Si
Ley de
participación
popular 1551
Si
Constitución
Art. 231
No
Si
Constitución
Art. 246
Ley 99 Art.
31
No
Si
Acta
Amerindia
de 2006
Si
Ley 904
Art. 3
Si
Constitución
Art. 149
No
Reconocimiento del derecho
consuetudinario en sus
territorios
No
Si
Constitución
Art. 192
Si
Constitución
Art. 231
Existencia de mecanismos
legalmente definidos para la
participación en la gestión de
APs
Si
Varias
resoluciones
de APN:
204, 227,
145 y Ley
22351
Si
Ley 1551, Art
7.
Ley 1333 Art.
78 y
Reglamento
General de
Áreas
protegidas DS
Si
Ley 9985
Art. 42 y
Decreto
4340
Si
Ley
19253
Art. 16
Si
Ley
Indígena
19253
Art. 34
Si
Constitución
Art. 246
Si
Constitución
Art. 57
Si
Constitución
Art. 149
No
Si
Ley de
gestión
Ambiental
de 1999,
Art. 12
Si
Acta
Amerindia
Sección 2
Si
Actas de
creación y
modificación
de las áreas
Iwokrama y
Kaieteur y el
Acta de
Protección
Si
Ley 904
Art. 5
Si
Ley 99 Art.
31
Si
Filoche y
Aubertain
2007:7
No
Si
Ley 352
de 1994
Si
Ley general
del
Ambiente
28611 Art
108 y Ley
de Áreas
Naturales
protegidas
No
103
Si
Ley
Orgánica
para la
Ordenación
del territorio
GO 3238 Art.
23
Si
Ley
Orgánica de
Pueblos y
Comunidades
Indígenas
LOPCI
Art. 6
Si
Constitución
Art. 260
Si
LOPCI Art.
32
24781 Art. 47
Legislación secundaria que
permite y define el
reconocimiento de derechos de
propiedad sobre el territorio en
APs
Co-manejo reconocido por
legislación nacional
No
Si
Resolución
APN HD
204 y 227
Si
Ley INRA
1715 y Ley de
Reconducción
comunitaria
3545
Si
Constitución
Art. 385
No
No
No
Decreto
262 de 1977
Art 7
No
No
No
No
Si
Decreto
622 Art. 7
Si
Ley de
Gestión
Ambiental.
Art. 28
No
Áreas protegidas indígenas
reconocidas en la legislación
como parte del sistema nacional
No
Si
No
No
No
Si
Constitución
Art. 405
No
Territorios indígenas como
elemento de la organización
territorial del Estado
No
Si
Constitución
Art. 290 y 291
No
No
Si
Constitución
Art. 329
Si
Constitución
Art. 60
No
104
Ambiental
1996
No
Si
Actas de
creación y
modificación
de las áreas
Iwokrama y
Kaieteur
Si
Acta
Amerindia
2006
No
Si
No
No
No
26834
Art. 31
Si
Ley 28611
Art 110
No
Si
LOPCI Art.
32
Si
Art 28 del
reglamento
de la Ley de
Áreas
Naturales
Protegidas
Si
Ley 23684
Art. 22
No
Si
LOPCI Art.
50 y 146
No
No
No
No
No
Los Sistemas nacionales de áreas protegidas
De los 12 países de la región estudiados, 9 cuentan con legislación que crea y define
específicamente un sistema nacional de áreas protegidas. La misma que regula los sistemas
nacionales con distinto grado de desarrollo y de actualización en los países de la región. En
casos como en Argentina, Brasil y Chile la legislación y la institucionalidad están siendo
revisadas para construir un solo sistema integrado. Además las presentes reformas buscan
distintos tipos de definiciones que permitan vincular las competencias nacionales con aquellas
regionales o locales, integrar la gestión pública y comunitaria y, agregar los distintos
componentes (público, privado y comunitario). En el caso de Perú, las reformas recientes en
el sector de conservación de la biodiversidad corresponden a la creación del Ministerio del
Ambiente en 2008, a través de la cual se intenta mejorar la coordinación de los distintos
niveles de gobierno. En los casos de Bolivia, Ecuador y Venezuela, las reformas buscan
ajustar la legislación a nuevos principios constitucionales que reconocen derechos o aplican
una nueva política con relación al medio ambiente y los pueblos indígenas.
Los 3 países que no cuentan con sistemas nacionales, Guyana, Guyana Francesa y Surinam,
tienen también distinto grado de avance en la consolidación de sus legislaciones. En el caso
de la Guyana Francesa, la legislación corresponde a un proceso largo de ajuste de la
legislación francesa a la legislación departamental local. Guyana y Surinam cuentan todavía
con instituciones públicas relativamente jóvenes que no han logrado iniciar un proceso de
integración de sus áreas protegidas a pesar de los avances que reportan en la consolidación
individual de las mismas.
Como se verá más adelante, con el caso de Guyana, la existencia de un sistema nacional
puede tener poco que ver con el grado de reconocimiento de los territorios indígenas como
parte de la política conservación nacional. Sin embargo, la existencia de sistemas nacionales
que tratan de volverse integrales pueden aportar en gran medida al reconocimiento de
derechos, al establecer reglas claras sobre los procedimientos para delimitar los territorios
indígenas y los usos de los recursos que en ellos se puede practicar.
El reconocimiento constitucional de derechos colectivos a pueblos indígenas
Las constituciones de 7 de los 12 países de América del Sur analizados reconocen derechos
colectivos específicos para los pueblos indígenas, no obstante se puede apreciar en la región,
una gran variabilidad en la translación de ese reconocimiento constitucional en leyes
secundarias, y más aún en su aplicación efectiva en políticas públicas, lo que incluye aquellas
relativas al ambiente, a la conservación de la biodiversidad y a la gestión de áreas protegidas.
El reconocimiento constitucional de derechos colectivos no ha llevado siempre al
reconocimiento legal de la propiedad de los pueblos indígenas dentro de los sistemas de áreas
protegidas, a través de procesos de saneamiento y titulación; o a la inclusión de las áreas
conservadas por comunidades indígenas dentro de los sistemas.
Tampoco ha significado necesariamente un reconocimiento expreso de otros derechos de los
pueblos indígenas, conexos a la territorialidad dentro de las áreas protegidas, como son el
derecho al uso, manejo y conservación de los recursos naturales que se encuentran en sus
tierras y territorios, a las autoridades tradicionales y formas de organización, usos y
costumbres, así como el derecho consuetudinario.
La variabilidad es tal que existen situaciones de países en las que a pesar de un nulo
reconocimiento de derechos de los pueblos indígenas a nivel Constitucional, sí se han
desarrollado elementos relativos a derechos en la legislación secundaria. Se puede citar el
caso de Chile, que si bien no reconoce en la Constitución a los pueblos indígenas como
sujetos de derechos específicos, sí reconoce en la legislación secundaria (ej.: Ley Indígena
19253), la posesión y uso de recursos naturales en áreas protegidas, derechos
consuetudinarios y define mecanismos para la participación en la gestión de APs,
amparándose en la ratificación de convenios internacionales. En el caso de Guyana, sin contar
con un reconocimiento constitucional a derechos específicos de los pueblos indígenas y sin
haber ratificado convenios internacionales como el Convenio 169 de la OIT, se reconoce el
derecho de posesión y uso de recursos naturales en áreas protegidas en la legislación nacional
(en un decreto prefectoral y otro ministerial), así como el reconocimiento al derecho
consuetudinario.
El reconocimiento del derecho de posesión y uso de recursos naturales en áreas
protegidas
Todos los países de la región reconocen en su legislación secundaria el derecho de los
pueblos indígenas a la posesión y uso de recursos en los territorios que ocupan. Esto incluye
no solamente los territorios que se traslapan con áreas protegidas, y que son reconocidos de
alguna forma además por los sistemas nacionales, sino también, aquellos que ocupan de una u
otra manera, como sostiene el convenio 169 de la OIT, a pesar que no todos los países han
suscrito o ratificado dicho convenio. Sin embargo es de notarse que, el reconocimiento del
derecho tiene limitantes que para el caso de las áreas protegidas tiene que ver con los
objetivos de conservación de las mismas, las cuales no siempre está definidas con una
participación protagónica de los pueblos indígenas.
El reconocimiento de las autoridades ancestrales en la legislación nacional
Que las legislaciones reconozcan la capacidad de las autoridades ancestrales en la toma de
decisiones de los pueblos indígenas, es un avance tanto para el ejercicio del derecho de
autodeterminación de los pueblos indígenas, como para la buena gobernanza de las áreas
protegidas e incrementar mayores posibilidades de conservar recursos naturales, en ellas
106
existentes. En el caso del Ecuador, se ha estudiado ampliamente (Whitten, 1977; McDonald,
1989, Muratorio, 1987) los efectos perversos que sobre los recursos naturales pueden tener las
políticas ambientales o de redistribución de la tierra cuando desconocen las autoridades
ancestrales y tratan de cambiar la organización social abruptamente para que los pueblos
indígenas se acoplen a unos objetivos de desarrollo que en muchos casos les son ajenos.
En la región, 10 de los 12 países reconocen explícitamente el papel que puede jugar el las
autoridades ancestrales en la regulación de la vida de los pueblos y comunidades indígenas y
en el mantenimiento de su cultura. Sin embargo, es de reconocer que en el caso de Argentina
en donde no existe un reconocimiento explícito de su importancia, algunas iniciativas que
relacionan a los pueblos indígenas con APN se fundamentan en el respeto a las costumbres de
los pueblos y tratan de crear un entendimiento de los mismos para llegar a acuerdos sobre
temas como la restitución de los territorios ancestrales.
El reconocimiento del derecho de uso del derecho consuetudinario
Diez países en América del Sur reconocen expresamente la capacidad de los pueblos
indígenas de decidir en función de su derecho consuetudinario y lo limitan a los asuntos
internos de las comunidades. A pesar de que reconocen un compromiso del Estado para
preservar las costumbres de los pueblos indígenas, entre ellas, el derecho, las legislaciones
secundarias revisadas tienen poco desarrollo en cuanto a la forma en la que este derecho se
puede llegar a aplicar sistemáticamente, limitando así la capacidad de que los sistemas de
justicia sean sistemas plurales.
El reconocimiento de derechos de propiedad en áreas protegidas
El reconocimiento de derechos de propiedad en áreas protegidas es un tema de conflicto
permanente en algunos países de la región como Ecuador, Chile o Surinam. Para los pueblos
indígenas, el reconocimiento restringido al derecho de posesión y uso de recursos resulta
limitado para la autodeterminación, y para definir sus propias visiones de desarrollo. Alcanzar
la titulación y reconocimiento de la propiedad se ha visto como una forma de asegurar un
mayor control sobre el territorio, precautelar los recursos naturales frente a la expansión de
terceros y asegurar para generaciones futuras espacios de vida y de continuidad cultural.
Existen pocas excepciones, como es el caso de pueblos indígenas en el Parque Nacional
Manú en Perú donde han rechazado la titulación ofrecida por el Estado.
Solamente cuatro países en América del Sur (Bolivia, Paraguay, Perú y Venezuela) reconocen
expresamente el derecho de los pueblos indígenas a que se les titulen tierras y territorios
dentro de áreas protegidas. Las modalidades cambian de país a país. En Bolivia, las áreas
protegidas pueden gozar de una doble categoría, como área protegida y territorio indígena.
Esto asegura la propiedad a los pueblos indígenas y además compromete al Estado y a los
107
pueblos en la gestión compartida. Las áreas de doble condición, forman parte del sistema
nacional de áreas protegidas e inclusive se ha llegado a compatibilizar planes de manejo con
planes de vida de los titulares de las Tierras Comunitarias de Origen, como en el caso de la
Reserva de Biosfera Pilón Lajas.
En el caso de Paraguay, se estipula la titulación a los pueblos indígenas en caso de que su
presencia anteceda a la creación del área protegida, pero ante la falta de mecanismos para
determinar dicha condición, ha habido dificultades para efectiva dicho reconocimiento,
creándose tensiones entre el Estado y los pueblos indígenas. En Venezuela, el reconocimiento
del derecho implica que los pueblos indígenas reclamen del Estado los territorios ancestrales
que han sido declarados áreas protegidas (ABRAE), no obstante todavía se están definiendo
procedimientos para la titulación.
En Guyana, el reconocimiento de la propiedad se ha dado a través de la desafección de
porciones de áreas protegidas a favor de las comunidades indígenas, como es el caso del
Parque Iwokrama y la comunidad de Fairview Village. Sin embargo, el área titulada a los
amerindios sigue estando vinculada a la gestión de Iwokrama a través de acuerdos entre la
administración del área y el consejo de la villa.
En el caso colombiano, no existe un reconocimiento de doble condición de un área como
resguardo indígena y como área protegida nacional. Lo que existe es una declaración de
compatibilidad y la posibilidad de que se arregle un régimen especial de manejo en el que
tanto los pueblos indígenas del resguardo, como la unidad a cargo de las áreas protegidas
puedan determinar los objetivos del uso de los recursos naturales.
En Brasil, en términos generales no existe un reconocimiento a la propiedad de la tierra para
los pueblos indígenas. La legislación federal indigenista reconoce el derecho a la “posesión”
exclusiva de los pueblos indígenas en sus áreas de ocupación tradicional a través de todo un
proceso que incluye varias fases desde la identificación hasta la homologación de las “Tierras
Indígenas”, mientras recae la propiedad sobre la Unión. Por otra parte, existe un
reconocimiento de los territorios indígenas titulados como áreas protegidas, sin embargo estas
no forman parte del sistema de unidades de conservación. Así, en caso de que los pueblos
indígenas decidan permanecer en una unidad de conservación de la categoría de manejo
integral creada sobre el territorio que ocupan tradicionalmente, tienen que ajustar su presencia
a los objetivos de manejo del área fijados por el Estado.
Los mecanismos de participación en la gestión de áreas protegidas
El desarrollo de mecanismos que permitan la participación de los pueblos indígenas en la
gestión de las áreas protegidas es bastante desigual en la región. Las constituciones más
recientes como la boliviana, ecuatoriana o venezolana, reconocen el derecho a participar de
108
todas las decisiones públicas que les afecten. Además, existen países que han desarrollado
leyes específicas para la participación indígena en la gestión pública (Chile y Ecuador). Otros
reconocen este derecho específicamente a nivel de los sistemas de áreas protegidas
(Argentina, Brasil) y otros, lo reconocen de manera específica en cada área protegida o con
ciertos pueblos y en circunstancias particulares (Guyana).
A pesar de las diferencias en las experiencias que han sido parcialmente documentadas en la
primera sección, los avances en los distintos países pueden comparten características
similares a la experiencia de manejo participativo de la provincia de Neuquén que se presenta
abajo:
Manejo participativo en las áreas naturales protegidas de la Provincia de Neuquén – Argentina
Andrea Mazieres y Sebastián Di Martino. Dirección de Áreas Naturales Protegidas de Neuquén.
La Provincia del Neuquén cuenta con quince áreas naturales protegidas que abarcan el 13% de su
superficie. Cuatro de estas áreas son administradas y manejadas por el gobierno nacional y once por el
gobierno provincial. Las once unidades de conservación provinciales son administradas por la
Dirección de Áreas Naturales Protegidas de Neuquén. Dos de estas áreas (Copahue y Chañy) abarcan
territorios de Comunidades Originarias pertenecientes al Pueblo Mapuce.
El Manejo Participativo en las áreas provinciales surge en el año 2003 con el objeto de formular el Plan
General de Manejo del Área Natural Protegida Epu Lauquen. Es así que por iniciativa de la Dirección
de Áreas Naturales Protegidas y el Municipio de la localidad de Las Ovejas se establece el directorio
de manejo participativo, conformado por varios sectores de los gobiernos provincial y municipal y
algunos de los sectores más representativos de la comunidad.
El mencionado directorio contribuyó a la formulación del Plan General de Manejo y se propuso su
continuidad para que aportara a la aplicación del mismo, pero luego su actividad fue decayendo hasta
desaparecer. Por esta razón, durante el año 2007, se lo sometió a un proceso de revisión que incluyó
especialmente limitar el número de representantes de organismos gubernamentales (que por
encontrarse en gran número burocratizaban su funcionamiento y opacaban la participación local);
restringir la participación local a grupos que demostraran un interés directos y que representaran a
sectores con existencia real en las comunidades locales; elaborar un reglamento de funcionamiento
claro entre todos los involucrados en el directorio; y dotar a este reglamento de respaldo legal a través
de normas provinciales y municipales.
El manejo participativo en el área natural protegida Copahue
El Área Natural Protegida Copahue se encuentra en el centro-oeste de la provincia del Neuquén y
posee un Plan General de Manejo aprobado por Decreto. El área protegida Copahue resulta el área con
mayores y más complejos problemas de manejo de todo el sistema debido especialmente a la gran
cantidad de visitantes que recibe y a que posee dos urbanizaciones en su interior (Caviahue y
Copahue). La Dirección de Áreas Naturales Protegidas no ha sido efectiva por si misma para alcanzar
los objetivos de conservación y desarrollo propuestos y para revertir los problemas de manejo
109
existentes. Por otro lado, existen condiciones que hacen que la participación de la comunidad en el
manejo y gestión del área protegida sea recomendable y prioritaria. La comunidad está informada y
motivada para participar, además cuenta con un Plan General de Manejo y sus programas y
zonificación de actividades son las herramientas fundamentales sobre las que se apoya la toma de
decisiones
El proceso de conformación y puesta en marcha del Directorio de Manejo Participativo tuvo como eje
central la participación de la comunidad en todas las instancias de desarrollo del mismo, desde la
convocatoria inicial para informar sobre la propuesta de conformación y puesta en marcha hasta la
selección de sectores y representantes del mismo.
Durante el año 2008, se realizaron tres encuentros en la localidad de Caviahue destinado a toda la
comunidad. Estas instancias, generaron un ámbito de participación, discusión y consenso para la
conformación del Directorio de Manejo Participativo. El resultado final de estos encuentros fue la
identificación de trece sectores con intereses en el manejo del área protegida para la conformación del
Directorio. A continuación, se realizó una convocatoria a cada uno de los sectores identificados, para
que sean ellos mismos los que realicen sus procesos de elección de representantes titulares y suplentes
en el seno de sus organizaciones.
Para la incorporación de la Comunidad Mapuce Milláin Currical se debieron realizar encuentros
específicos debido a la dinámica de su actividad (ya que residen en áreas diferentes en verano e
invierno debido a las prácticas trashumantes) y por particularidades de su cultura y cosmovisión de la
biodiversidad. De todas formas, el resultado de estos encuentros fue el mismo que para otros grupos, es
decir, la elección de sus representantes y la definición de prioridades sectoriales para comenzar a
trabajar y definir en el marco del Directorio.
A la fecha, el Directorio de Manejo Participativo del Área Natural Protegida Copahue se encuentra
conformado y funcionando y ha demostrado ser un ámbito de discusión de políticas de manejo del área
protegida que ha enriquecido y hecho más eficiente. Asimismo ha permitido, por parte de los
integrantes de cada sector, el conocimiento y reconocimiento de intereses de otros grupos, a veces
antagónicos con los propios. También se ha constituido como un órgano de control de gestión y de
presión política ante intereses que se contraponen con los de la comunidad en su conjunto.
El Directorio de Manejo Participativo es el resultado de un proceso de voluntad, convicción y
compromiso de asumirnos en la construcción de una nueva sociedad. Una sociedad que autodetermine
su presente, sin delegar su bienestar ni la soberanía sobre el territorio y sus recursos naturales, sabiendo
que la participación de todos es la garantía de un proceso de transformación digno y representativo.
El co-manejo reconocido por la legislación nacional
Ni el reconocimiento de la participación en la gestión de las áreas protegidas que se traslapan
con territorios indígenas, ni el reconocimiento de la propiedad dentro de las áreas, implican
una relación entre Estado y pueblos indígenas en la que se compartan responsabilidades de
gestión. El co-manejo entendido como una modalidad para compartir responsabilidades y
110
ejercer derechos, aterriza el reconocimiento de derechos en la toma de decisiones y la fijación
de objetivos que rebasan la propia jurisdicción territorial de los actores (pueblos y entidades
estatales a cargo de las áreas protegidas). De los 12 países de América del Sur estudiados,
siete -Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú y Venezuela- incorporan en su
respectiva legislación alguna forma de co-manejo.
En estos siete países, el reconocimiento del co-manejo se hace en distintos niveles de la
legislación, a nivel de la Constitución Política del Estado, en el caso de Bolivia, a nivel de
leyes secundarias como en Colombia, Ecuador, Perú o Venezuela, o de resoluciones de la
autoridad de aplicación en las áreas protegidas nacionales de Argentina y Guyana. La
variabilidad es tal que en países en que no se reconoce explícitamente el co-manejo (ni a nivel
Constitucional, ni en leyes secundarias), sin embargo existen ciertas iniciativas y mecanismos
que de alguna forma lo establecen aunque sin una figura legal específica y homogénea para
todas las áreas como en los casos de Chile y Paraguay.
Las Áreas Indígenas de Conservación como figuras parte en los sistemas nacionales
Un nivel superior de reconocimiento de la capacidad de los territorios indígenas para aportar a
la conservación de la naturaleza, ha tomado forma en la región a través de la incorporación de
áreas conservadas por comunidades indígenas a los sistemas nacionales. Solamente cuatro
países (Bolivia, Ecuador, Guyana, y Perú) de la región reconocen estas áreas en relación al
resto de áreas protegidas nacionales. En Bolivia no son áreas de conservación indígena que se
reconocen como parte del sistema nacional, sino territorios indígenas que en su integralidad
tienen doble condición. En el caso de Ecuador este reconocimiento se establece
en la
Constitución aprobada en el 2009, sin embargo no se ha desarrollado todavía la legislación
secundaria al respecto. En el caso de Guyana a pesar de que carece de un sistema nacional de
áreas protegidas, el Estado sí reconoce áreas protegidas por comunidades indígenas, como
áreas protegidas de carácter nacional, como el ejemplo del territorio del pueblo Wai Wai.
Los territorios indígenas como elementos de la organización territorial del Estado
El reconocimiento de los territorios indígenas en relación a las áreas protegidas por una
situación de traslape permite una limitada influencia de los planes de vida indígenas (u otras
iniciativas) sobre dinámicas que condicionan también la capacidad de las áreas protegidas de
proteger recursos naturales. En muchos casos, las políticas extractivas o los planes de
desarrollo nacionales o locales, amenazan tanto las áreas protegidas, como los territorios
indígenas, restringiendo la capacidad de ejercicio de derechos de los pueblos indígenas.
Por la existencia de estas amenazas y de las reivindicaciones de los pueblos indígenas,
algunos ordenamientos legales reconocen la capacidad de los territorios indígenas de
convertirse en elementos constitutivos del ordenamiento territorial del Estado, desde los
111
cuales se pueda hacer efectiva una planificación del desarrollo en función de los intereses de
los pueblos indígenas. De tal forma, tres constituciones en América del Sur, en Bolivia,
Colombia y Ecuador reconocen que los territorios indígenas pueden conformar jurisdicciones
territoriales en la forma de autonomías indígenas originarias campesinas, entidades
territoriales indígenas y circunscripciones territoriales indígenas, respectivamente.
Estas figuras han sido previstas como elemento máximo del ejercicio de la autodeterminación
sobre los territorios, el uso de los recursos, las dinámicas económicas y políticas. En ninguno
de los tres casos, se han puesto en práctica todavía estas figuras, no se han definido
claramente las atribuciones que tendrían, la relación con las jurisdicciones convencionales
(departamentos, provincias, u otras jurisdicciones menores existentes en cada país), y menos
aún la relación con las áreas protegidas. Cabe resaltar no obstante, que las condiciones de
gobernanza, en áreas protegidas que se traslapen con territorios indígenas, dentro de estos
espacios requerirán de una mejor coordinación entre los planes nacionales de desarrollo, la
gestión de los sistemas nacionales de áreas protegidas y estas jurisdicciones de régimen
especial y/o autónomo de los pueblos indígenas.
3. Estudios de caso en Perú y Bolivia
Si bien los marcos legales plantean un escenario de lo que debería suceder en los espacios de
traslape entre áreas protegidas y territorios indígenas, las condiciones reales están sujetas a la
voluntad política de personeros de las instituciones ambientales, la incidencia de políticas
públicas relativas a otros ámbitos, la dinámica local, entre otros factores. En esta sección con
la perspectiva de profundizar en el análisis del traslape en América del Sur, se seleccionan y
estudian dos casos, para identificar condiciones de gobernanza existentes.
En la tabla 19 se muestra el número de las áreas protegidas traslapadas por país y el total de
traslapes para los 12 países estudiados de América del Sur. De las 802 áreas protegidas de
carácter nacional de la región, 224 presentan un traslape con territorios indígenas. El
porcentaje de traslape en la región corresponde al 28 % del total de áreas nacionales.
112
Tabla 19: Total de áreas protegidas nacionales traslapadas por país
En la figura no.1 se puede apreciar la distribución de las 162 áreas protegidas traslapadas
clasificadas de acuerdo a las categorías de la UICN. Las áreas protegidas clasificadas en las
categorías II y VI son las que se traslapan con territorios indígenas en mayor número en la
región, representando el 46 y 22 % del total de la región, respectivamente. Existen solamente
tres áreas traslapadas que no han sido todavía clasificadas de acuerdo a las categorías de
manejo de la UICN. Pese a que la categoría V corresponde a un tipo de “área protegida en la
que la interacción entre los seres humanos y la naturaleza ha producido un área de carácter
distintivo con valores ecológicos, biológicos, culturales y estéticos significativos; y en la que
salvaguardar la integridad de dicha interacción es vital para proteger y mantener el área, la
conservación de su naturaleza y otros valores” (Dudley, 2008:25), pocas áreas en la región
son clasificadas en relación a esta categoría y solamente una de ellas, presenta traslapes
reconocidos con territorios indígenas.
Figura 1: Porcentaje de traslape según categorías de la UICN
113
Es importante destacar que la mayor concentración de áreas traslapadas en la categoría II de
Conservación y Protección del Ecosistema47 puede darse por el mantenimiento de ciertas
áreas protegidas creadas con el nombre de Parque Nacional pero que nunca fueron manejadas
de tal forma48. Esta tendencia regional marcada por el origen de las áreas provoca una
sobrestimación de la cantidad de áreas que se manejan bajo los criterios guía de la categoría II
y por ende también puede sobreestimar su relevancia para el análisis del traslape y de las
condiciones de gobernanza.
La concentración de las áreas traslapadas clasificadas en las categorías II y VI, indica dos
situaciones distintas para la gobernanza de las áreas protegidas. En el primer caso, se trataría
de áreas que gozan o apuntan a un relativamente alto nivel de protección y que inclusive
podrían llegar a limitar –al menos parcialmente- los usos de los recursos naturales que en
ellas puedan hacer las comunidades y pueblos indígenas. En el segundo caso, las áreas
apuntan a un manejo sostenible, lo cual abre la posibilidad incluso de la presencia de
actividades extractivas de las que se espera –aunque no siempre con éxito- un manejo
ambiental responsable que aporte a la sustentabilidad.
Si bien tal diferenciación en el manejo es poco sostenible sin una verificación in situ de las
características del manejo entre los dos grupos de áreas, al menos se puede suponer que las
áreas de la categoría II que se hallan traslapadas de alguna manera con territorios indígenas
podrían llegar a presentar una mayor presencia de conflictos entre pueblos indígenas y la
autoridad pública y a su vez, una mayor cantidad de mecanismos de gestión compartida.
Partiendo de esta hipótesis, entender las condiciones de gobernanza en las áreas de la
categoría II se vuelve prioritario por una cuestión de similitud de condiciones -al menos
formales- y, por un potencial compartido –por los objetivos de la categoría- para aportar a la
conservación. De tal forma, en el presente estudio se analizan dos estudios de caso de áreas
protegidas clasificadas en la categoría II para corroborar la correspondencia de las
condiciones de gobernanza que se establecen desde los marcos legales nacionales y aquellas
que existen efectivamente en las áreas, como producto de la relación entre los actores
sociales; igualmente otro objetivo es esbozar recomendaciones de manejo que apunten a
mejorar las actuales condiciones de gobernanza cuando existen situaciones de traslape. La
tabla 19 muestra que Bolivia, Chile, Ecuador y Perú, son los países de la región que presentan
un mayor porcentaje de áreas traslapadas con territorios indígenas, con el 55, 30, 38 y 29 por
ciento respectivamente. Esto sin contar con el caso del 100 % de traslape de Guyana pero que
carece de un sistema nacional y en donde las condiciones de cada área no responden a una
47
El objetivo de estas áreas es “La protección de biodiversidad natural junto con la estructura ecológica
subyacente y los procesos ambientales sobre los que se apoya, y promover la educación y el uso recreativo”
(Dudley, 2008:19).
48
Víctor Hugo Inchausty, comunicación personal, 19 de octubre de 2009.
114
política nacional uniforme, sino a los acuerdos que en cada área protegida se logre con los
pueblos indígenas, y las normas que estos acuerdos generen.
De los cuatro países, solamente Bolivia y Perú reconocen la propiedad colectiva indígena en
áreas protegidas, no obstante es en el caso de Bolivia donde se hace un expreso
reconocimiento en la Constitución Política actual, que en los casos de traslape entre territorios
indígena originario campesinos y áreas protegidas, se hará un manejo según las propias
formas organizativas y sistemas de autoridad de los pueblos indígenas, manteniendo los
objetivos de conservación de dichas áreas; y se habla explícitamente de que habrá co-manejo.
Es en esta dirección que tomando en cuenta los casos el presente estudio apunta a generar
recomendaciones para la gobernanza compartida.
En el caso de Bolivia, existen nueve áreas protegidas de la categoría II en los que se han
confirmado traslapes con territorios indígenas, para el caso de Perú, son seis las áreas en la
misma condición (ver tabla 24).
Tabla 20: Áreas protegidas (Categoría II) de Bolivia y Perú con traslape
En el caso de Perú, todas las áreas protegidas indicadas en la tabla 20 se encuentran ubicadas
en la Amazonía, para el caso de Bolivia, cinco de las nueve están ubicadas en esta región.
Una inspección del mapa AMAZONIA (2009) permite determinar que los territorios
indígenas reconocidos en las áreas protegidas tienden a ser de mayor tamaño en la región
amazónica en comparación con aquellos en la región andina donde la fragmentación es
mayor. Por tanto estudiar dos áreas en esta región, permite contar con ejemplos de
gobernanza compartida en la que –al menos hipotéticamente- existe una menor cantidad de
actores interesados o involucrados en la gestión de las áreas y por ende donde puede existir
una mayor influencia de las demandas indígenas en la gestión.
115
La selección del área a estudiar en el caso de Bolivia, se ha efectuado tomando en cuenta
además de su ubicación regional, el tamaño relativo de su superposición con territorios
indígenas. Así, se ha escogido el Parque Nacional Madidi como el área que presenta el
traslape de mayor tamaño en su respectivo país, pues esto asegura hasta cierto punto que tanto
el pueblo indígena como de la agencia a cargo del sistema áreas protegidas le den una alta
relevancia a la superposición para la gestión49.
Para el caso de Perú, el único traslape verificable en cuanto a comunidades indígenas dentro
de un parque nacional es el Parque Nacional Manú. Sin embargo se ha escogido el Parque el
Nacional Bahuaja-Sonene para el estudio para contrastar las condiciones de un área protegida
en la que se reconoce propiedad indígena, con otra que no.
Mapa 19: Áreas protegidas seleccionadas para el estudio y sus traslapes con
territorios indígenas
Fuente: Editado desde Amazonia, 2009
49
Si bien en Bolivia el tanto el Parque Nacional Isiboro-Sécure como la Reserva de la Biosfera Pilón Lajas,
tienen el estatus de área protegida y de Tierra Comunitaria de Origen, se han dejado de lado para el estudio
por considerarse que hasta cierto punto representan un tipo de traslape y de manejo no común para otros
países de América del Sur,
116
La gobernanza indígena en Madidi y Bahuaja-Sonene
Como se ha mencionado desde la introducción, las condiciones de gobernanza de las áreas
protegidas rebasan las prescripciones de los marcos legales. En cierto sentido los marcos
legales nacionales e internacionales establecen algunos principios rectores, que no
necesariamente en la práctica se aplican efectivamente, lo que depende de varios factores. La
existencia de otras legislaciones que abiertamente contradicen los marcos legales que rigen
las áreas protegidas son un factor, o la existencia de prácticas que aun sin ser legales
amenazan la existencia de las áreas son otras. Sin embargo, existe un conjunto o varios
conjuntos de saberes y prácticas, cosmovisión, formas de organización social y manejo del
territorio reguladas a través de mecanismos consuetudinarios, que conforman lo que se
conoce como la gobernanza indígena y que tiene el potencial de constituir un gran apoyo a las
estrategias de conservación que persiguen las áreas protegidas.
La gobernanza indígena aplicada al ámbito del manejo de áreas protegidas ha sido definida
por UICN como “áreas protegidas donde la autoridad administrativa y la responsabilidad
recaen en los pueblos indígenas y/o comunidades locales bajo diversas formas de
instituciones y normas, consuetudinarias o legales formales e informales” (Dudley, 2008:32).
Como se ha visto en las secciones anteriores, la gobernanza indígena, así entendida, es en
muy pocos casos la única forma de toma de decisiones dentro de un área protegida, en
muchas de las áreas protegidas en América del Sur existen formas más o menos desarrolladas
de gobernanza compartida en la que el poder se comparte y también se disputa entre el Estado
y las comunidades indígenas50. Para estos casos, las condiciones de gobernanza deben ser
entendidas a partir de un acercamiento a las múltiples dimensiones que conforman la
gobernanza indígena. Dentro de estas se han descrito al menos tres que tienen una influencia
directa en el ejercicio o disputa por el poder para tomar decisiones respecto a las áreas
protegidas; la forma de autogobierno, el derecho consuetudinario y el o los modelos de
gestión territorial (FLACSO, 2009:85-113).
Con respecto al autogobierno, si bien este representa una mezcla entre prácticas tradicionales
con aquellas adoptadas por la influencia de la relación de los pueblos o comunidades
indígenas con la sociedad nacional, se puede constatar la existencia de formas de
organización y estructuras que posibilitan la toma de decisiones a nivel comunitario o de un
pueblo indígena, como en la relación con otros grupos. Las estructuras y procedimientos de
gobierno indígena son muy variadas, pero constituyen una parte fundamental para entender
50
Solamente en este estudio se han podido detectar, al menos indirectamente la existencia de no menos de
396 casos en los que algún tipo de reconocimiento de la territorialidad indígena por parte del Estado, se refleja
en una concepción del área protegida como un espacio de traslape que necesita de una coordinación con los
pueblos indígenas para su correcto manejo. Si bien, puede no ser la medida más estricta, la cifra nos indica
que al menos existe una inclinación hacia reconocer la importancia de los mecanismos de gobernanza
compartida que se expresa en los marcos legales de los países de la región.
117
las formas de participación de los indígenas en los mecanismos de gestión compartida de las
áreas protegidas como es el caso de los comités de gestión. Las autoridades, los
procedimientos para la elección de las mismas y los mecanismos de toma de decisiones,
hacen parte de una forma de autogobierno y son los elementos importantes en relación a la
gestión o administración de recursos naturales compartida con el Estado u otros actores como
organizaciones no gubernamentales o empresas privadas.
El derecho consuetudinario está constituido por un conjunto de principios que le permiten a
un colectivo resolver diferencias, enfrentar crisis y tomar decisiones. En palabras de
Stavenhagen “lo que caracteriza al derecho consuetudinario es precisamente que se trata de
un conjunto de costumbres reconocidas y compartidas por una colectividad (comunidad,
pueblo, tribu, grupo étnico o religioso etcétera), a diferencia de leyes escritas que emanan de
una autoridad política constituida, y cuya aplicación está en manos de esta autoridad, es decir,
generalmente el Estado. La diferencia fundamental, entonces, sería que el derecho positivo
está vinculado al poder estatal, en tanto que el derecho consuetudinario es propio de
sociedades que carecen de Estado, o simplemente opera sin referencia al Estado” (Citado en
de la Cruz, 2006:5).
Como todo elemento cultural, el derecho consuetudinario, está expuesto a modificaciones que
dependen de las relaciones que se establecen con otros colectivos sociales, o los cambios
culturales que se dan en una sociedad indígena dependiendo de la particular situación de su
aplicación. Sin embargo se puede reconocer que en los pueblos indígenas la existencia y uso
de este tipo de derecho marca una diferencia con la sociedad nacional, diferencia que debe ser
entendida en cualquier modelo de gestión o de gobernanza de un área protegida.
El derecho consuetudinario puede o no, a su vez, regular el tercer elemento, los modelos de
gestión territorial. Sin duda alguna, el acuerdo sobre los modelos de gestión territorial, o el
deseo de mantener ciertos modelos por parte de los pueblos indígenas, pueden verse
enfrentados con los objetivos de las áreas protegidas. Sin embargo, parecen ser más las
coincidencias que las divergencias en cuanto a la necesidad de mantener los recursos y las
funciones ecosistémicas. Las divergencias se puede dar en cuanto los pueblos y comunidades
indígenas por la propia dinámica de las relaciones interétnicas con la sociedad nacional, los
modelos de desarrollo existentes y la dependencia creciente de ingresos económicos para
solventar necesidades no tradicionales, incorporan nuevas prácticas de manejo de los recursos
naturales, que en muchos casos no son sustentables, como es el caso de actividades pecuarias,
extracción de madera y cacería con fines comerciales, entre otras,. En esos casos su manejo y
aprovechamiento de los recursos puede divergir de los planes estatales para un área protegida.
De ahí que el acuerdo de modelos de gestión para el futuro es una de las herramientas más
118
importantes para garantizar una convivencia armónica entre áreas protegidas y territorios
indígenas.
En lo que resta de la presente sección, se describe cómo estos elementos de la gobernanza
indígena en los Parques Nacionales Madidi y Bahuaja Sonene en Bolivia y Perú
respectivamente, aportan a la gobernanza de las áreas protegidas. El objetivo es entender, qué
tanto influye la gobernanza indígena en la gestión compartida de las áreas protegidas, más
allá de los reconocimientos formales que puede hacer el Estado. A partir de esta discusión, se
elabora recomendaciones para mejorar las condiciones de la gobernanza en áreas protegidas
que presentan traslapes con territorios indígenas.
Caso 1: El Parque Nacional Madidi
La importancia estratégica para la conservación de la biodiversidad de la vertiente oriental
andina en Bolivia dio lugar a la creación de áreas protegidas de interés nacional: el Área
Natural de Manejo Integrado Apolobamba, el Parque Nacional y Área Natural de Manejo
Integrado 51 Madidi (PNANMI) y la Reserva de Biosfera y Tierra Comunitaria de Origen
(TCO) Pilón Lajas (Salinas, 2007).
El PNANMI Madidi está ubicado en el noroeste del Departamento de La Paz (ver mapa 1), en
las provincias Franz Tamayo, Abel Iturralde y Bautista Saavedra. Cinco municipios tienen
jurisdicción en el área: Apolo, San Buenaventura, Ixiamas, Curva y Pelechuco. Colinda con
otras áreas protegidas al sur (el ANMIN Apolobamba, y la RB-TCO Pilón Lajas) y al oeste
con la Reserva Natural Tambopata y el Parque Nacional Bahuaja Sonene del Perú. Se
encuentra también rodeado de territorios indígenas y demandas de titulación de tierras
indígenas (TCO Takana I al este; demanda de TCO Takana II al norte y las TCO Lecos
Apolo y Lecos Larecaja al sur) (Parkswatch, 2004).
El PNANMI Madidi se encuentra en una zona de piedemonte y llanura amazónica (200-1.500
msnm), que comprende serranías y colinas ubicadas en los últimos contrafuertes de los Andes
Orientales y un amplio territorio de relieve plano, con áreas permanentemente inundables y
estacionales, donde se desarrollan el bosque húmedo montano inferior, el bosque amazónico y
la sabana de llanura.
El PNANMI Madidi se creó formalmente mediante el decreto supremo No 24.123 del 21 de
septiembre de 1995, con una superficie de 1.880.996 ha, dividida en tres zonas: dos
51
La categoría de Área Natural de Manejo Integrado (ANMI) tiene por objeto compatibilizar la conservación
de la diversidad biológica y el desarrollo sostenible de la población local. Constituye un mosaico de unidades
que incluyen muestras representativas de ecoregiones, provincias biogeográficas, comunidades naturales o
especies de flora y fauna de singular importancia, zonas de sistemas tradicionales de uso de la tierra, zonas
para uso múltiple de recursos naturales y zonas núcleo de protección estricta (Parkswatch, 2004).
119
correspondientes a la categoría de Parque Nacional (una de 1.052.325 ha al oeste y una de
224.750 ha en el sudeste, con un total de 1.277.075 ha) y una a la categoría de ANMI
(603.921 ha). Entre los objetivos primordiales de esta categoría dual destacan la protección
permanente de muestras de bosques amazónicos y yungueños prístinos con la promoción del
uso sostenible de los recursos naturales por parte de las poblaciones originarias asentadas
(Parkswatch, 2004).
El parque se encuentra bajo el régimen de administración directa, es decir, regido por el ente
rector o autoridad nacional, en este caso el SERNAP (WCS, 2007:20). El equipo de gestión
del área se compone de un director, un jefe de protección, una administradora, una secretaria,
una contadora y tres técnicos: dos en educación ambiental y uno en apoyo al cuerpo de
protección. El parque cuenta solamente con 24 guardaparques, en comparación con los 60 que
se consideran como un mínimo para lograr una gestión efectiva del área (Parkswatch, 2004).
El valor para la conservación de esta región se incrementa al formar parte, junto con los
parques nacionales Cotapata, Carrasco y Amboró y las áreas fronterizas del Perú; la Reserva
Nacional Tambopata y el Parque Nacional Bahuaja Sonene, de un cinturón que circunda el
flanco oriental de la Cordillera Oriental y que posee la mayor diversidad biológica del planeta
(Salinas, 2007).
Esta región ha sido ocupada tradicionalmente por grupos étnicos de la familia lingüística
Takana (Takana, Ese Eja, Araona, Toromona, Reyesano) y ha estado vinculada con la región
occidental del Beni. Los pueblos de San José de Uchupiamonas, Tumupasa e Ixiamas se
formaron durante el período misional en el área y, junto con San Buenaventura, formaron
parte del circuito comercial que unía Apolo con las poblaciones de Reyes, Rurrenabaque y
San Borja y que hoy en día tiene una amplia influencia sobre la conservación del PNAMI
Madidi (Salinas, 2007:). Las tierras comunitarias de origen; Takana I, Takana II, Lecos
Larecaja y Lecos de Apolo, que se superponen parcial o totalmente con el área protegida,
complementan los valores naturales y culturales de la región, incrementando las posibilidades
de realizar una planificación integral y orientada a la conservación y desarrollo sostenible
(Salinas, 2007).
120
Mapa 20: Ubicación de los territorios indígenas en el área del Madidi
Fuente: WCS, 2004 citado en Parkswatch, 2004
Los problemas que enfrentan los actores y el parque
La principal amenaza estructural y funcional para el PNANMI Madidi es la construcción de
caminos, sobre todo la apertura del camino entre Apolo e Ixiamas, lo que implica el
establecimiento de una efectiva barrera al corredor Vilcabamba-Amboró y la consecuente
facilitación a la colonización y al acceso a recursos naturales en áreas que aún se conservan
prístinas. Existen tres tramos52 construidos dentro del Parque Madidi (Salinas, 2007). Todas
las otras amenazas detectadas se potencian con la construcción de caminos, tales como el
avance de la frontera agropecuaria, la tala ilegal de madera, la caza y la pesca furtiva y el
turismo desordenado. La apertura de caminos se agrava con la falta de personal del área, lo
que deja entre un 80 y 85% del área sin ningún control estatal, sobre todo en las zonas de fácil
accesibilidad de la franja oriental del área a partir del camino San Buenaventura-Ixiamas. Lo
52
Los tramos camineros Apolo-Asariamas, Apolo-Pata y Tumupasa-San José de Uchupiamonas (Salinas,
2007:)
121
mismo ocurre a lo largo del camino de penetración que une esta localidad al asentamiento
colono El Tigre, al pie de la serranía del mismo nombre (Parkswatch, 2004).
Gran parte de los problemas ambientales que caracterizan a la región del Madidi están
relacionados con la inseguridad jurídica de la tierra, la falta de planificación del uso del
espacio y los recursos naturales, la alteración de las prácticas tradicionales de manejo y la
extracción intensiva y desordenada de recursos naturales de importancia económica. El área
de influencia del PN-ANMI Madidi presenta dos principales escenarios socioeconómicos,
determinados tanto por los factores climáticos y condiciones edáficas de las respectivas zonas
como por aspectos socioculturales (Salinas, 2007):
•
Al este se ubica la zona de colonización San Buenaventura-Ixiamas, donde en los dos
últimos siglos las comunidades Takanas y luego colonas han vivido sucesivamente de
la caza, recolección y agricultura, goma, venta de cueros, extracción maderera y
explotación aurífera en los ríos. El relativo abandono de las actividades forestales
debido a la creación del área protegida ha llevado a mucha gente a establecer parcelas
agrícolas con fines comerciales a lo largo de los caminos existentes. Así, debido al
aumento de la demanda en el mercado regional de Rurrenabaque, la agricultura es
hoy día una de las actividades económicas más importantes en la provincia Abel
Iturralde, tanto en las comunidades Takanas como en los asentamientos de colonos.
Además, localizada principalmente en las sabanas circundantes a la localidad de
Ixiamas, la actividad ganadera, en significativo descenso desde el auge forestal, se
desarrolla principalmente sobre pastizales naturales, de manera extensiva y sin
sistemas apropiados de manejo (como la delimitación de campos de pastoreo,
rotación de parcelas, programación de quemas, control de la reproducción, etc.).
•
Al sur se encuentra la zona de sabanas antropogénicas de Apolo, a una altura
promedio de 1.600 msnm y con precipitaciones menores a los 1.000 mm anuales, está
conformada por grandes extensiones de pastizales que cada año son quemados para la
ganadería. En esta zona se concentra la mayor cantidad de comunidades del área
protegida, con una población de origen principalmente quechua, y cuyas actividades
son esencialmente agropecuarias de subsistencia. Se trata de una zona con mejores
condiciones de suelo y un clima apto para la agricultura que Ixiamas, pero que
encuentra grandes problemas en la comercialización de sus productos. En esta zona,
donde la propiedad de la tierra es comunal, con usufructo familiar de la tierra, el
cultivo del maíz en las laderas está progresivamente siendo reemplazado por cultivos
comerciales como coca y café. Los otros cultivos (yuca, plátano, papaya, cítricos,
etc.) se producen generalmente con fines de autoconsumo. A pesar de contar con
suelos con un buen potencial para la ganadería intensiva, la producción pecuaria
122
sigue en orden de importancia a la actividad agrícola, debido a la falta de
conocimientos y de asistencia técnica, así como al difícil acceso a los mercados
determinado por la deficiente infraestructura vial.
Los efectos de las actividades extractivas como la minería son evidentes, sobre todo en los
cuerpos de agua, debido al uso del mercurio producido principalmente por las cooperativas en
concesiones mineras legalmente otorgadas por el Estado y por mineros artesanales en lugares
fuera de las concesiones. En el PNANMI Madidi existen 21 concesiones mineras. Además
existe presencia de concesiones de hidrocarburos. En el Parque Madidi existen las tres líneas
sísmicas que atraviesan una zona de bosque montano bajo y el bosque húmedo de llanura del
valle del Tuichi. Este bosque húmedo es un corredor de hábitat que conecta a las poblaciones
de animales del Madidi con las que habitan en la llanura aluvial del Beni, en la TCO Takana.
Dentro de este bosque se protegen 12 especies de aves que no están resguardadas en ninguna
otra área protegida de Bolivia (Salinas, 2007).
Existen graves impactos ambientales causados por la actividad turística originados en la falta
de políticas municipales y de un ordenamiento de esta actividad en la región. Este crecimiento
del turismo se da de forma espontánea y con muy poca planificación por parte de los
gobiernos municipales y las agencias de turismo. La presencia de las áreas protegidas Madidi
y Pilón Lajas crea nuevas condiciones para el desarrollo del ecoturismo en la región.
Acrecienta su valor al promoverse acciones efectivas de conservación de la vida silvestre,
atrae inversiones para proyectos de ecoturismo, involucrando a comunidades indígenas que se
encuentran a lo largo del río Tuichi (Madidi) y del río Quiquibey (Pilón Lajas) (Salinas,
2007).
Los pueblos indígenas locales
La creación de la República de Bolivia y los posteriores auges de la quina y la goma que se
sucedieron a lo largo del siglo XIX implicaron profundos cambios en la composición social,
la estructura agraria y la dinámica económica del norte de La Paz en la región del Madidi. Si
bien las misiones de los siglos XVII y XVIII modificaron la sociedad indígena al integrar a
diferentes grupos étnicos en una misma reducción e introducir nuevos conceptos religiosos,
de trabajo y de producción, el primer siglo de la República supuso la mercantilización de la
economía regional, el inicio de la colonización de las tierras bajas y la dilución de las
diferenciaciones étnicas, aunque algunos pueblos indígenas mantuvieron sus características
culturales, como los Takana, los Ese Eja y los Araona (Salinas, 2007).
A partir de la década de 1940, inicia el auge de la ganadería beniana y las zonas
comprendidas entre San Borja, Rurrenabaque y Reyes comienzan a cobrar un gran interés
para la producción y comercialización del ganado hacia las zonas mineras y la ciudad de La
123
Paz. La Reforma Agraria de 1953, dirigida a resolver los problemas de la tierra de los
indígenas del occidente del país, sin considerar la situación y las necesidades de los pueblos
indígenas del oriente y la Amazonía, causó ya en los años setenta que el sistema Takana de
autoridades (corregidor, cacique, policía y huarajes o colaboradores) sea abolido en Ixiamas
por los ganaderos y otros representantes del poder local, y en su lugar se de paseo a la
creación de sindicatos agrarios y se establecieron agentes cantonales y comités cívicos
(Salinas, 2007).
La política de desarrollo del norte de La Paz, denominada “marcha hacia el norte” provocó
que grandes extensiones de tierra fueran adjudicadas a pocas empresas e individuos, dando
lugar al latifundio y la reducción de los espacios territoriales de los pueblos indígenas. En la
época, pocas comunidades Takana pudieron acceder a títulos de propiedad individual y
ningún asentamiento de pequeños propietarios colonizadores había logrado en estos años
obtener títulos de propiedad de la tierra. Posteriormente, el Estado permitió el acceso a
algunas empresas madereras para el aprovechamiento forestal. Con su ingreso, la
problemática de la tenencia y uso de la tierra se volvió aún más compleja pues, el
aprovechamiento forestal que se realizaba sin una planificación adecuada y las empresas
concentraron una gran cantidad de tierra. (Salinas, 2007).
Los actores sociales del norte de La Paz están representados por organizaciones creadas para
cumplir funciones de articulación y canalización de las demandas de la población y de
mediación con las instituciones del Estado. Las complejas y dinámicas relaciones
interinstitucionales de los actores sociales vinculados con el Madidi están determinadas por la
percepción que unos actores tienen respecto a la identidad cultural de los otros pues la
afirmación de la propia identidad se basa en la negación y descalificación del otro. Los
conflictos por la demanda y saneamiento de las TCOs Takana I, San José de Uchupiamonas y
Lecos Apolo, por ejemplo, condujo a disputas entre organizaciones sociales por la creación de
nuevas instancias organizativas indígenas, y a la oposición de sectores sociales y municipios a
su titulación, arguyendo que las TCOs se constituirían en un freno para el desarrollo
municipal, el acceso a la tierra y los recursos naturales y la ampliación del radio urbano de
centros poblados de la región (Salinas, 2007).
“A partir de 1990, algunos jóvenes Takanas vimos la necesidad de organizar
mejor a las comunidades, de revalorizar las tradiciones culturales y de defender
el territorio que históricamente habíamos ocupado, evitando un mayor despojo
de tierras por parte de los colonizadores y empresas madereras. Varios de
nosotros participamos en la Marcha Indígena por el Territorio y la Dignidad 53
53
La Marcha por el Territorio y la Dignidad , efectuada por los pueblos indígenas del oriente boliviano a
principios de los noventa hacia la ciudad de La Paz, logró que el gobierno de Jaime Paz Zamora emitiera
cuatro decretos supremos reconociendo sendos territorios indígenas. La falta de intervención estatal en el
ordenamiento territorial a nivel nacional motivó a los indígenas a realizar otra marcha en 1996, la Marcha
Indígena por el Territorio, los Derechos Políticos y el Desarrollo, que provocó a su vez nuevos cambios
124
que conmovió al país, mostrándole que en los bosques vivíamos personas y que
la selva no estaba vacía, que era nuestra casa” (CIPTA, 2007:12)
Como consecuencia de la necesidad de proteger su territorio, en 1992 se crea la organización
denominada Consejo Indígena del Pueblo Takana (CIPTA). Dos de los objetivos de CIPTA
en relación al manejo de territorio, son: Diseñar políticas y estrategias con relación al manejo,
aprovechamiento y control de los recursos naturales, con participación de las comunidades
indígenas Takanas. Lograr el cumplimiento de la delimitación y consolidación de las tierras
comunitarias y territorios, para garantizar la autonomía de las comunidades indígenas
Takanas (CIPTA, 2007:13).
En 1996 la CIPTA obtiene su personería jurídica como organización indígena reconocida por
el Ministerio de Asuntos Campesinos y Agrarios. Actualmente representa a 30 comunidades
Takanas de la provincia Iturralde de La Paz. La organización ha tratado de fortalecer sus
mecanismos y estructuras tradicionales de toma de decisiones, para esto ha fijado sus niveles
de decisión:
•
La Gran Asamblea que se realiza cada 4 años.
•
Las Asambleas Consultivas que se realizan cada año en diferentes comunidades.
•
Las Asambleas Sectoriales que se realizan una vez al año y en las que las
comunidades participan según el sector al que pertenecen.
•
En casos de emergencia o cuando se presentan temas de difícil solución, el Consejo
de Corregidores se reúne para abordarlos específicamente.
Además, la organización ha constituido “un brazo técnico” como instrumento fundamental
para la canalización de inversiones económicas en acciones que permitan mejorar la
producción, la gestión de la biodiversidad, el incremento de la capacidad adquisitiva y/o el
ahorro de las familias de las comunidades. Se ha previsto que brinde una serie de servicios a
las comunidades, para asegurar que las inversiones que se realicen, produzcan los efectos
deseados y generen condiciones adecuadas para el desarrollo sostenible. El objetivo es
establecer una estructura técnica dependiente de las secretarías del CIPTA y un sistema de
incentivos para promover iniciativas locales de uso y aprovechamiento sostenible de recursos
naturales, que contribuyan al desarrollo económico y cultural y a la valoración de la
biodiversidad del territorio Takana (CIPTA, 2007: 15). Además, con el objetivo reforzar la
participación de las mujeres en el pueblo Takana, en 1996 fundamos el Consejo Indígena de
Mujeres Takanas (CIMTA), que cuenta con una Asamblea de Mujeres.
legales en le país para permitir una cantidad más extensa de titulaciones a favor de los pueblos indígenas
(Valenzuela, 2008:30)
125
Durante los primeros años de trabajo, los esfuerzos del CIPTA se dirigieron a la recopilación
de información sobre la situación de la tierra y los servicios básicos en las comunidades
Takanas, y a la realización de gestiones para la presentación de una demanda territorial al
Estado boliviano. Debido a las conflictivas relaciones entre las empresas madereras y las
comunidades Takanas que se agudizaron a partir de 1995, en 1997, el CIPTA presentó ante el
INRA una demanda de TCO Takana sobre 769.890 Ha ubicada en los municipios de Ixiamas
y San Buenaventura de la provincia de Abel Iturralde.
Esta demanda fue admitida el 5 de enero de 1998 sobre una superficie de 549.464 Ha. En
agosto de 1999 el INRA emitió dos resoluciones administrativas mediante las cuales ampliaba
el área de saneamiento a 958.473 Ha (incluyendo las 769.890 Ha demandadas originalmente
por el CIPTA). Ante la solicitud del CIPTA, el 26 de septiembre de 2000 el INRA emitió un
auto por el cual el área de 769.890 Ha fue convertida a la modalidad de saneamiento,
quedando pendiente 188.580 Ha ubicadas en su mayoría dentro del Parque Madidi (Salinas,
2007:). La segunda estrategia de gestión territorial incluye la demanda de la Tierra
Comunitaria de Origen Takana II que está aún en proceso de saneamiento, y que fue
presentada por CIPTA en 2001 sobre una superficie de 454.469,2200 ha. En la figura 2 se
muestra el territorio demandado por el CIPTA al Estado boliviano, y aquel efectivamente
titulado.
126
Figura 2: Tierra comunitaria de origen Takana I demandada y titulada
Paralelamente al saneamiento de tierras, el CIPTA dio inicio en 2000 a la planificación de la
TCO Takana I con el apoyo técnico de Wildlife Conservation Society (WCS), a través de la
realización de diagnósticos rurales participativos y de planes de desarrollo comunal en las 20
comunidades demandantes. Este proceso concluyó con la elaboración de la Estrategia de
Desarrollo Sostenible para la TCO Takana I, que incluye temas sobre economía y calidad de
vida, conservación y manejo de los recursos naturales, equidad en la distribución de los
beneficios, autonomía política y autogestión del desarrollo y administración eficiente, y con la
zonificación preliminar del área. Esta experiencia permitió desarrollar una nueva metodología
para establecer la superficie de la TCO y zonificar el uso de la tierra y los recursos (Salinas,
2007:)
La estrategia de desarrollo de la TCO Takana I, fue elaborada con la finalidad de formalizar
las aspiraciones del pueblo Takana respecto al desarrollo y representa un modelo de
planificación estratégica y espacial a nivel de TCO. Además, aporta conceptualmente a la
gestión de espacios territoriales desde una perspectiva cultural y con una visión de
complementariedad (y no de competencia) con las jurisdicciones municipales y
departamentales (CIPTA, 2007:24).
La zonificación de la TCO Takana I se realizó inicialmente para facilitar la identificación de
necesidades espaciales, procedimiento previsto en la Ley INRA para sustentar superficies de
tierra a ser reconocidas en la titulación. Este proceso, que se desarrolló con la participación
127
activa de las comunidades, permitió definir las áreas de uso de recursos naturales y de
importancia histórico-cultural (considerando las prácticas culturales y las actividades
económicas tradicionales) y contribuyó a la resolución de conflictos con otros sectores
(CIPTA, 2007:29).
Las actividades que hoy se encuentran en proceso de implementación son definidas en base a
las decisiones de las comunidades. Algunos grupos de usuarios y usuarias desean realizar el
aprovechamiento de recursos naturales sólo para el bienestar familiar y para el desarrollo
social. En cambio, otros grupos sueñan con consolidar una empresa comunal, sin descuidar la
distribución de beneficios a la organización y a su comunidad (CIPTA, 2007:6).
“Al ingresar a nuestro territorio, ustedes podrán observar la diversidad de áreas
como pastos naturales, pie de monte con potenciales forestales y turísticos, ríos
navegables, pequeños arroyos que son saludables. Estos arroyitos que vienen del
parque Madidi y pasan por la TCO queremos que se mantengan, ya que son la
fuente de vida para las personas propias y extrañas de nuestra región. La TCO
colinda con el Área Natural de Manejo Integrado y Parque Nacional Madidi, con
el que compartimos recursos naturales y hacemos uso teniendo cuidado de no
destruir el medio ambiente. De esta manera los productos que actualmente
producimos son naturales” (CIPTA, 2007:6).
Con el apoyo la cooperación internacional, los Takana están implementando un proceso de
fortalecimiento de las relaciones entre las comunidades de la TCO y los municipios de San
Buenaventura e Ixiamas. Desde 2004, se encuentran capacitándose dos promotores Takanas
para asumir un rol de facilitadores en la gestión municipal. Como parte de sus actividades, los
promotores recorren las comunidades realizando talleres sobre temas municipales y colaboran
con CIPTA para lograr una adecuada representación de las comunidades Takana en los
municipios. De igual manera, se están capacitando representantes de las comunidades,
principalmente presidentes de las organizaciones territoriales de base, para su participación
efectiva en el control y vigilancia de la gestión municipal. Como resultado de este proceso,
las comunidades Takana han mejorado significativamente su participación en los procesos de
planificación municipal, logrando insertar sus demandas en los planes operativos municipales
(CIPTA, 2007:)54
Participación en la gestión del área
La Ley de Participación Popular reconoce la personería jurídica a las organizaciones
comunitarias de base (urbanas y rurales) y las relaciona con la gestión de los órganos
públicos. Esto implica que las organizaciones tienen el derecho de realizar demandas,
participar en la planificación municipal, y controlar y supervisar su gestión. A pesar de estos
avances en la legislación boliviana, las TCOs para el 2007, al menos no contaban todavía con
54
Debe recordarse que desde La Ley de Participación Popular de 1994, los municipios se han convertido en
actores clave de la planificación y desarrollo territoriales que se llevan a cabo a nivel local y que son
comúnmente un actor central en los conflictos ambientales (Salinas, 2007).
128
la suficiente autonomía de gestión técnica y administrativa, si bien en los procesos de
demanda, planificación y desarrollo territorial, las organizaciones han ido adquiriendo una
mayor capacidad de control de su territorio (Loayza, Salinas y Wallace, 2007:1).
La Ley de Medio Ambiente define que la planificación del desarrollo nacional y regional del
país deberá incorporar la dimensión ambiental, a través de un proceso dinámico permanente y
concertado entre las diferentes entidades involucradas en la problemática ambiental. El
Reglamento de la Ley de Medio Ambiente55 de 1995 establece entre los instrumentos de
planificación, al Sistema Nacional de Planificación, que incluye el plan general, los planes
departamentales de desarrollo económico y social y los planes de desarrollo municipal, a fin
de asegurar la planificación a los tres niveles de la gestión estatal. En la práctica, no se ha
logrado una adecuada articulación ni en la planificación ni en la ejecución de acciones
debido, entre otras razones, a que no existe una cultura institucional que permita integrar los
distintos esfuerzos y lograr la complementariedad entre los diferentes niveles de gobierno
(Ibidem, 2007:2).
Desde sus inicios, el parque ha contado con la participación de un comité de gestión56, creado
en 1996, este comité ha permitido un cierto nivel de participación local, a diferencia de
muchas otras áreas que no cuentan con tal mecanismo. Sin embargo, esta participación ha
sufrido por largo tiempo, la ausencia de un plan de manejo que trace los objetivos y una
estrategia de conservación de largo plazo (Parkswatch, 2004).
Reconformado en el año 2002 para lograr una mejor representación de los varios grupos
involucrados, el Comité de Gestión se reúne con regularidad, mantiene una comunicación
permanente con el director del área y desarrolla talleres de capacitación para sus integrantes
(Parkswatch, 2004). El comité de gestión está compuesto por algunos actores (WCS,
2007:96) como:
•
Organizaciones
Indígenas:
CIPTA (Prov.
Abel
Iturralde), San
José de
Uchupiamonas (Prov. A. Iturralde), CIPLA (Prov. Franz Tamayo) y PILCOL (Prov.
Larecaja).
55
Decreto Supremo 24176 del 8 de Diciembre de 1995.
Según los Art. 47 y 48 del Reglamento de Áreas Protegidas de Áreas Protegidas, el Comité de Gestión es la
instancia de participación a nivel de cada AP, que incorpora en la gestión de la misma a los pueblos indígenas,
comunidades originarias establecidas, municipalidades, prefecturas y otras entidades públicas, instituciones
privadas y organizaciones sociales involucradas, de conformidad con lo establecido en el artículo 62 de la Ley
del Medio Ambiente y el Art. l de la Ley de Participación Popular. La figura del Comité de gestión fue
modificada por el D.S 25954 del 20 de octubre de 2000 que determina el cambio de nombre institucional de
Comité de Gestión al de Consejo de Administración. La misma disposición legal determina que los Consejos
de Administración de Áreas Protegidas estarán conformados en un 50 % por representantes locales de
campesinos e indígenas y colonizadores y el otro 50% por el gobierno municipal cuya jurisdicción coincida
con el Área Protegida, Prefectura y el SERNAP, dejando de lado a las instituciones privadas (WCS, 2007)
56
129
•
Comunidades Campesinas: Comunidad FESPAI (Prov. A. Iturralde), Central
Agraria Los Altos (Prov. F. Tamayo), Central Agraria Mohima (Prov. F. Tamayo),
Federación Provincial Única de Trabajadores Campesinos de Apolo (Prov. F.
Tamayo), Central Atén (Prov. F. Tamayo), Federación Agraria Especial de
Colonizadores y Campesinos de Larecaja Tropical (Prov. Larecaja);
•
Sub-Prefecturas y Municipios: Sub-prefecturas de la Prov. Franz Tamayo y de la
Prov. Abel Iturralde, Alcaldías de San Buenaventura, Guanay, Ixiamas, Apolo y
Pelechuco;
•
Comités Cívicos: Municipios de Apolo, Ixiamas, San Buenaventura, San osé de
Uchupiamonas, Guanay.
•
SERNAP: Administración del área y Unidad Central.
•
Otros: federación de la Junta Vecinal, Cámara Regional de Turismo de Iturralde
La desconfianza de una parte significativa de la población hacia los objetivos del parque - a
pesar del intenso trabajo de promoción y comunicación realizado en los últimos años por
parte de la administración y de las instituciones de apoyo - es aprovechada por algunos
dirigentes con ambiciones desarrollistas para alimentar un clima general de rechazo
(Parkswatch, 2004).
En la perspectiva regional, el Programa Gran Paisaje Madidi (WCS) ha contribuido en el
diseño y aplicación de instrumentos de planificación, en coordinación con el SERNAP, en los
municipios de Apolo y San Buenaventura, la Mancomunidad de Apolobamba y el Distrito
Indígena Leco, a fin de articular las políticas de conservación de las áreas protegidas con las
de desarrollo municipal. El trabajo ha contribuido a la definición de directrices técnicas
ambientales y a un mayor compromiso de los municipios en la conservación de la diversidad
biológica, a pesar de la complejidad de integrar en la práctica este tema en el desarrollo
municipal. El Municipio de Apolo elaboró su Plan Municipal de Ordenamiento Territorial y
el Distrito Indígena Leco Larecaja57 una estrategia de gestión ambiental que validada y
aprobada también por los gobiernos municipales vinculados (Guanay y Teoponte) y el Parque
Madidi (Loayza, Salinas y Wallace, 2007:3).
Un ejemplo del funcionamiento del Comité de gestión del PNANMI Madidi (Tomado de Salinas,
2007)
La apertura de caminos dentro del Parque Nacional Madidi, sin tomar en cuenta la normatividad
ambiental ni los impactos a la biodiversidad, provocaron discrepancias entre instituciones estatales y
fuertes reacciones en la región y a nivel de la opinión pública nacional.
57
Corresponde a 32 comunidades que forman parte del Pueblo Indígena Leco y Comunidades Originarias de
Larecaja (PILCOL).
130
De acuerdo al Plan Departamental de Desarrollo Económico y Social (2000), la construcción y
mejoramiento de estos caminos permitiría integrar las zonas de producción aurífera de la provincia
Larecaja y potenciar la producción agrícola en Yungas y Alto Beni, la pecuaria en Ixiamas y la forestal en
esta provincia y en San Buenaventura.
El conflicto se inicia en mayo de 2003, cuando el Plan de Manejo del área estaba por concluirse
después de un largo proceso de análisis, consulta y planificación participativa con los distintos actores
vinculados con su gestión. La prefectura y el Municipio de Apolo, que contaban con el apoyo de
comunidades y organizaciones de la zona, hicieron conocer públicamente el inicio de las obras de
construcción de caminos en la zona, sin contar para ello con la correspondiente licencia ambiental y con
estudios que justificaran técnica, social y económicamente la construcción de los caminos.
En el desarrollo del conflicto, el Comité de Gestión del Parque Madidi no llegó a asumir una postura
única sobre la apertura de caminos a través del área, debido a la existencia de opiniones divergentes entre
sus miembros. Aunque este tema fue abordado en varias reuniones del Comité de Gestión, no se logró
analizar los resultados del estudio técnico sobre los impactos ambientales de los tramos propuestos. El
Comité de Gestión se limitó a afirmar que éstos eran fundamentales para el desarrollo de la región y que,
por tanto, el parque no debía oponerse a su ejecución
Las tensiones en el Comité de Gestión se incrementaron cuando este tema fue tratado nuevamente
durante la aprobación del Plan de Manejo del área. El Municipio y el Comité Cívico de Apolo hicieron
observaciones a la zonificación del área con la finalidad de modificarla para posibilitar la construcción del
camino por ellos propuesta, aunque éste no contaba con un trazo técnicamente definido y con una
justificación que demostrara su viabilidad económica, social y ambiental. Por falta de consenso, el Comité
de Gestión decidió postergar indefinidamente la aprobación del Plan de Manejo.
Desde su conclusión en junio de 2003 la aprobación del Plan de Manejo se ha visto repetidamente
postergada por la posición de enfrentamiento adoptada por el Consejo Municipal de Apolo y la dificultad
de consensuar con todos los actores involucrados. Entre enero y mayo de 2005, se firmaron convenios
entre el gobierno (SERNAP, ministerios y Prefectura) y los actores institucionales locales de Apolo, San
Buenaventura e Ixiamas, estos convenios incorporan el reconocimiento de construir un camino que
reclama Apolo, atravesando una región del área protegida en la que el daño puede ser menor (por el
ANMI, hacia el sureste del río Tuichi, sin afectar su orilla), con esto se podría además disminuir la presión
de los actores locales hacia el área protegida. Lamentablemente la Prefectura no cumplió con sus
compromisos del convenio, lo que estaría ocasionando malestar y nuevas presiones que se dirigen de
inmediato al área protegida, presiones reflejadas en la demanda de co-administración del área protegida.
El PNANMI Madidi no cuenta con un mandato único (un solo horizonte o visión estratégica),
existen al menos tres no articulados existen municipios, TCO, áreas protegidas y municipios.
Debido a la falta de visión conjunta, no todos los actores han participado de las alianzas,
sobre todo no han avanzado en una agenda común sino en soluciones temporales y tampoco
han podido asumir aún funciones de gestión. (WCS, 2007).
Otro problema es la falta de financiamiento que tiene el área con respecto de los compromisos
del Estado, el cual no provee ni el 1 % de los requisitos financieros del área. La cooperación
internacional y el levantamiento de fondos propios a partir de 2002 con Sistema de Cobros ha
permitido subsanar este déficit, sin embargo, la alta dependencia del PNANMI Madidi de
dinero de la cooperación internacional canalizada por ONGs es un factor de riesgo para la
continuidad de los procesos (Parkswatch, 2004).
Finamente, se puede observar que existe debilidad en los gobiernos locales vis á vis de la
fortaleza organizativa de las comunidades para el manejo de un ordenamiento territorial que
vaya más allá del área protegida y que ayude a afrontar los problemas que crean amenazas
para el parque. Según el Mapa de Pobreza de Bolivia de 1992 en la Provincia Franz Tamayo
aproximadamente el 96% de los hogares es clasificado como pobre y en la Provincia Iturralde
131
el 93%. Si bien los recursos de la coparticipación 58 resultaron en un incremento de los
ingresos de los municipios, la debilidad de gestión de los mismos y la complejidad de los
problemas que afrontan, dificultaron el planteamiento de propuestas que permitieran avanzar
significativamente en la solución de estos problemas (Parkswatch, 2004).
Acciones para tratar los problemas
Los problemas que enfrenta el PNANMI Madidi corresponden a una sobreposición de
actores, derechos, jurisprudencias e intereses mayores que aquellos que representan al Estado
mediante la administración de las áreas y los del pueblo indígena Takana. La compleja
territorialidad de la que con parte las áreas protegidas y los territorios indígenas, incluyen
además, a municipios, departamentos, provincias, concesiones mineras, forestales y petroleras
(ver figura 3), por tanto, las acciones que los actores han tomado para tratar los múltiples y
complejos problemas pueden ser solo medianamente aproximadas a partir de una revisión de
información secundaria.
Figura 3: Superposiciones en el área del PNANMI Madidi59
Fuente: Oscar Loayza, 2009.
58
La Ley de Participación Popular de 1994 dotó a las municipalidades de un presupuesto equivalente al 20%
de participación en los impuestos nacionales, de manera proporcional al número de habitantes.
59
En la figura se muestran en color rosa los municipios, en amarillo y verde las áreas protegidas, en
anaranjado las concesiones petroleras, en verde las concesiones forestales y en rojo las concesiones mineras,
las TCO se muestran en gris.
132
Para contra restar la extracción intensiva y no sostenible de la madera, las agrupaciones
sociales del lugar de Ixiamas y las comunidades indígenas de la TCO Takana I y Pilón Lajas
han emprendido actividades de manejo forestal que son todavía experiencias recientes,
aunque algunas de ellas están generando capacidades técnicas y administrativas para asegurar
un manejo sostenible del bosque (Salinas, 2007).
El Programa de Turismo elaborado en el marco del Plan de Manejo e intitulado “Madidi: las
más variadas expresiones del mundo natural mostradas por diversas culturas andino
amazónicas”, afirma la voluntad de desarrollar un turismo social en paralelo al turismo de
naturaleza que domina en la zona. Además de controlar y orientar la oferta turística local, un
objetivo primordial de este programa es la generación de fondos para mejorar la capacidad de
gestión del PNANMI Madidi, y en particular fortalecer la capacidad de control de los
guardaparques. Estos fondos provienen de la implementación de un Sistema de Cobro desde
el año 2002 (que generó un total de US$ 34.000 en ese año) y cubren en su mayoría (91%)
costos fijos del área. El destino del dinero recaudado por el SISCO es definido por el Comité
de Gestión en el marco de las necesidades, objetivos y procesos establecidos para el
desarrollo del área protegida.
Para alcanzar su visión de desarrollo equitativo, el programa de turismo contempla la activa
participación de la población local mediante una articulación con los municipios, las TCOs y
las empresas comunitarias y privadas, locales y externas. Proyectos propuestos incluyen
albergues ecológicos, centros de visitantes, centros culturales, etc. El programa incluye
también un importante componente de coordinación, plasmado en una propuesta de acción
conjunta con el PN Bahuaja-Sonene mediante un acuerdo internacional, el Municipio beniano
de Santa Rosa del Yacuma al este como receptor de la mayor parte del turismo “a las
Pampas”, la Reserva de Biosfera y TCO Pilón Lajas al sur-este y el ANMI Apolobamba al
sur-oeste y en particular el centro cultural Kallawaya en Charazani (Parkswatch, 2004).
Conclusiones:
En la revisión de información en torno al PNANMI Madidi, se ha encontrado que existen
pocos datos sistemáticos sobre los actores del área, y es sobre todo escasa la información
referente a la influencia del derecho consuetudinario para la toma de decisiones que hace el
pueblo Takana en su territorio, y en relación al área protegida.
En este sentido, cabe recalcar además que la información siempre será insuficiente pues las
condiciones de gobernanza definidas por el marco legal se construyen y modifican
constantemente en procesos de largo plazo. La documentación del avance de estos procesos
133
se vuelve clave para determinar las relaciones que se dan entre los actores en relación a cómo
se procesan los problemas de las áreas protegidas y los territorios indígenas.
Así, también, de la experiencia de la TCO Takana I, se puede aseverar que las condiciones de
gobernanza del área traslapada, están determinadas en gran medida por factores externos al
área protegida y al territorio indígena y que tienen que ver con dinámicas económicas y
sociopolíticas que se presentan al nivel nacional, provincial y municipal., lo que obliga a
expandir el estudio de las condiciones de gobernanza tomando en cuenta un conjunto más
amplio de actores, antecedentes históricos y percepciones de los actores mismos sobre la
capacidad de ejercicio de sus derechos en las áreas protegidas.
Sobre el derecho consuetudinario
Las interacciones sociales descritas a lo largo del texto han llevado al pueblo Takana a
adaptarse a la legislación nacional para el ejercicio de los derechos por ellos demandados en
las continuas movilizaciones sociales de la década del noventa. Estas adaptaciones incluyen el
desarrollo de normas de carácter colectivo que regulan entre otros, el acceso a los recursos
naturales y las relaciones con otros actores.
El derecho consuetudinario es una herramienta de autorregulación de reciente formulación en
el pueblo Takana, pero no por eso deja de cumplir la función asignada para el ejercicio de los
derechos ni es menos legítimo que la recuperación de prácticas a través de la memoria
histórica del pueblo.
“En el año 2001, cuando se realizaron los diagnósticos comunales, se planteó la
necesidad de elaborar normas escritas que regularan el uso y el acceso de los recursos
naturales en la TCO Takana I. En esta oportunidad, se puso de manifiesto la existencia
de conflictos al interior y entre comunidades por el acceso y uso de recursos naturales y
el desconocimiento de las normas estatales de manejo de recursos y de los derechos y
deberes de los ciudadanos indígenas. También se evidenció la débil y casi inexistente
normatividad Takana que regulara el uso de los recursos y permitiera el control social,
reforzado por su cosmovisión como pueblo indígena. En este sentido, la autorregulación
se constituye en una propuesta del pueblo Takana para mejorar las condiciones de vida
de las comunidades y asegurar un manejo sostenible del bosque.”
De tal forma que al estudiar las condiciones de gobernanza en áreas protegidas que se
traslapan con territorios indígenas, la existencia del derecho consuetudinario definido para
fines de conservación no debe suponerse un hecho formalizado, sino que implica todo un
proceso de renovación, reformulación, adecuación de normativas culturales precedentes y que
en algunos casos se han visto transformadas por la misma dinámica de las relaciones
interétnicas e impacto de modelos de desarrollo y economía no tradicionales. La elaboración
de normas contemporáneas para regular el acceso, manejo y control de los recursos naturales
como se avizora en los planes de manejo, o planes de vida de los pueblos indígenas más
vinculadas a la conservación incluyen también otros referentes no tradicionales por ejemplo el
134
establecimiento
explícito
de
zonas
de
cacería
con
delimitación
georeferenciada,
establecimiento de cuotas de cacería que son el resultado también de las relaciones con ONGs
ambientales, instituciones gubernamentales y que está sujeta a una dinámica sociocultural que
también es estimulada por la necesidad de construir normas que les permitan regular el uso,
por ejemplo en situaciones de crecimiento demográfico, aumento de centros poblados, o
incorporación de formas de asentamiento más fijas y también el establecimiento de normas
motivado por las cambiantes situaciones que atraviesan sus territorios por presiones externas.
Sobre el autogobierno
La participación de los Takana en el comité de gestión y la participación en los gobiernos
municipales se hacen ambas a través de una representación basada en una estructura
organizacional relativamente nueva pero ampliamente legitimada al interior del pueblo
Takana. El CIPTA, representa al pueblo Takana frente al Estado y a otros actores como
organizaciones no gubernamentales y además cumple un rol importante el desarrollo de
capacidades que permiten incrementar el ejercicio de los derechos reconocidos por el Estado.
Por tanto, lo importante para el caso de la gestión de los recursos del territorio Takana y el
área protegida no es que la organización responda a una estructura y a unos procedimientos
enraizados en el pasado cuya validez es reconocida por el Estado, sino que a más de esto,
aquella construya legitimidad a través del ejercicio mismo de los derechos del pueblo
indígena.
Consecuentemente, a pesar de que la organización Takana mantiene ciertos procedimientos
asamblearios que podrían pensarse como tradicionales, las estructuras de gobierno y toma de
decisiones internas han tenido que desarrollar mecanismos de enlace (brazo técnico del
CIPTA) para establecer canales de diálogo con otros actores como WCS, la dirección del área
protegida y los municipios. Estas relaciones le han permitido al pueblo Takana expandir las
acciones a favor de la conservación, por fuera de su territorio hacia el corredor MadidiAmboró en Bolivia e inclusive al corredor Amboró-Vilcabamba a nivel regional.
Así, uno de los objetivos de las normas construidas por el pueblo Takana es capacitar a
las comunidades en la elaboración de proyectos para que, a mediano plazo, logren contar
con recursos humanos capaces de captar, canalizar y administrar recursos económicos,
dirigidos a promover la diversificación de las actividades productivas en la TCO Takana,
en base a criterios de sostenibilidad ecológica, social y económica (CIPTA, 2008).
La forma de autogobierno del pueblo muestra además una conciencia de la necesidad de crear
estructuras funcionales a las circunstancias presentes, a pesar de su referencia a su pasado
histórico como pueblo, pero además a que estas formas puedan adaptarse a los cambios que el
aprovechamiento de recursos trae a raíz del incremento de relaciones comerciales y no
comerciales con otros actores.
135
La experiencia de los Takana muestra una valoración positiva de la participación de las
mujeres en la toma de decisiones, que posiblemente depende de una mayor apertura de las
estructuras y mecanismos de toma de decisión hacia el cumplimiento de otros derechos en las
comunidades que no necesariamente tienen que ver con el manejo de recursos naturales o con
las reivindicaciones planteadas al Estado al respecto.
Sobre los modelos de gestión territorial
El reconocimiento de derechos en Bolivia ha permitido y alentado el avance en la definición
de modelos de gestión territorial que apoyan la gobernanza de áreas protegidas y al mismo
tiempo que sustentan y establecen los objetivos de manejo de las mismas.
El pueblo Takana ha construido un modelo de gestión de la TCO Takana que comprende el
conjunto de actividades legales, organizativas, regulación interna, diseño y ejecución de
políticas, estrategias y planes y procesos administrativos, libremente decididas por el pueblo
indígena Takana, con miras al uso, manejo y aprovechamiento sostenible de los recursos
naturales renovables existentes al interior de la TCO Takana, con el objetivo de mejorar sus
condiciones.
Parte de este modelo es la existencia de una zonificación, un plan de uso y manejo de todo el
territorio resultado de la negociación y acuerdos
con el Estado, como de los usos
tradicionales. Se toman así en cuenta prácticas y visiones que caracterizan al pueblo Takana
pero que no necesariamente son estáticas sino también desarrolladas en su relación con la
sociedad nacional.
Construir participativamente el reglamento sobre acceso, uso y manejo de los recursos
naturales a nivel de la TCO Takana I. Identificar áreas comunales para el acceso
regulado y el control de la TCO Takana frente a terceros y planificar la delimitación de
las áreas de conflicto. Concertar con autoridades estatales mecanismos más ágiles que
posibiliten el control de la TCO Takana I frente a las incursiones ilegales de terceros,
presentando el CIPTA un reglamento de recursos naturales de la TCO Takana y
propuestas relativas a los derechos de uso de los recursos para la subsistencia.
La zonificación es producto además de la utilización de herramientas de manejo modernas
que permiten un entendimiento o diálogo con el Estado que además le permitirá a este hacer
un seguimiento o verificación del cumplimiento de los objetivos en función de que apoyen
efectivamente la gestión de las áreas protegidas con las que se traslapan. La zonificación es
producto de la existencia de un reconocimiento tácito o real de capacidades y derechos sobre
el manejo de los recursos y además de un alto grado de ejercicio de la auto-determinación
pues se hace por negociación activa con otros actores. La zonificación además ha servido
como un medio para empatar intereses locales con los niveles de gobierno más cercanos
(municipios) y como un lazo para un ordenamiento territorial de mayor alcance.
136
En el caso boliviano la gestión territorial en Territorios Indígenas que se traslapan con Áreas
Protegidas ofrece potenciales oportunidades en un marco de cooperación y gestión
compartida, lo que se facilita en la actualidad por la existencia de voluntad política del
Estado, así como de procedimientos claros para el saneamiento de los territorios indígenas.
Otra característica del caso boliviano es que se ha entendido y manejado el proceso de
saneamiento como una forma estructural de manejar conflictos entre actores. No todos los
conflictos han sido resueltos a favor de los pueblos indígenas, ni de la forma planteada
necesariamente por ellos en cuanto a las extensiones y límites de sus territorios, pero la
experiencia actual sienta una base importante para determinar el papel de los indígenas en el
manejo futuro de las áreas protegidas. Da a conocer a los actores sus derechos, incrementando
el conocimiento de las responsabilidades y alterando los imaginarios y prácticas que no
aportan a la conservación o el manejo sostenible.
Caso 2: El Parque Nacional Bahuaja-Sonene
El Parque Nacional Bahuaja-Sonene se creó en 1996 mediante el Decreto Supremo 012-96AG, sobre la base del Santuario Nacional Pampas del Heath y parte de la Zona Reservada
Tambopata-Candamo (Parkswatch, 2004). A su vez esta zona reservada se estableció sobre
una extensión de 1´479.000 Ha de la Amazonía peruana, mediante resolución Ministerial del
29 de enero de 1990. La transformación se dio en medida que las zonas reservadas tienen
carácter transitorio y deben dar paso al ordenamiento ambiental según los usos actuales y
potenciales de los recursos que contienen.
La Reserva Nacional 60 Tambopata, adyacente (ver mapa 22) al parque fue creada también en
1996 como consecuencia de la declaración del área del parque. La creación de Bahuaja
Sonene fue problemática, ya que su área propuesta se superponía casi en 50 % al lote
petrolero 78 (Chirif y García, 2007). En 1996 el Ministerio de Energía y Minas aprobó,
mediante Decreto Supremo No. 014-96-EM, el contrato petrolero entre PERUPETRO S.A. y
el consorcio conformado por las compañías Mobil Exploration and Producing Peru Inc., Elf
Petroleum Peru B.V. y Esso Exploration and Production Peru Limited. Al otorgarse el Lote a
Mobil y asociados, los estudios para la declaración del Parque y el ordenamiento territorial ya
habían concluido. Durante todo el proceso de planificación para la declaratoria del área se
involucró a los actores locales en el diseño, ejecución, evaluación y reorientación de las
actividades dentro de un marco de ordenamiento territorial. Sin embargo, la aprobación del
60
Las reservas nacionales son áreas destinadas a la conservación de la diversidad biológica y la utilización
sostenible de los recursos de flora y fauna silvestre, acuática o terrestre. En ellas se permite el
aprovechamiento comercial de los recursos naturales bajo planes de manejo, aprobados, supervisados y
controlados por la autoridad nacional competente. Artículo 22, letra F de la Ley No. 26834 Ley de Áreas
Naturales Protegidas y artículo No. 55 del Decreto Supremo No. 038-2001-AG Reglamento de la ley 26834.
137
contrato petrolero impidió la declaración del parque conforme a las recomendaciones técnicas
debido a la superposición, incluso en algunos puntos, los límites físicos del parque fueron
justamente aquellos del lote petrolero, de tal forma que la propuesta zona núcleo quedó fuera
del parque, integrándose al lote petrolero (Parkswatch, 2004).
En este contexto se presentaron algunas propuestas novedosas para mejorar la protección
ambiental en las actividades de hidrocarburos y, en especial, para las actividades de Mobil en
la Zona Reservada Tambopata Candamo. Una propuesta para viabilizar un parque en el largo
plazo fue emplear la figura de las “sueltas” en beneficio del parque. Esta figura consiste en
que la empresa contratista debe liberar o devolver ciertas áreas del lote petrolero en forma
obligatoria luego de la fase exploratoria de no encontrarse necesidad para continuar la
intervención en ella. Se determinó entonces que estas “sueltas” estarían destinadas a
incrementar la superficie del parque Bahuaja-Sonene. Se estableció entonces que, luego del
proceso de acumulación de las sueltas del lote 78, se expediría un decreto supremo para
consolidar la superficie total del parque nacional (Parkswatch, 2004).
Las “sueltas”, finalmente, no llegaron a utilizarse para que el parque crezca. En el año 2000,
el consorcio liderado por Mobil abandonó el Lote petrolero por no encontrar reservas
suficientes que justificaran la operación. Posteriormente, en septiembre de ese año se
promulgó el Decreto Supremo 048-2000-AG, por el cual se amplió y consolidó el Parque
Nacional Bahuaja Sonene con una extensión total de 1´091.416 Ha, y se declaró la Reserva
Nacional Tambopata sobre una extensión de 254.358 ha. Una extensión casi igual, que
formaba parte de la zona reservada Tambopata Candamo, fue liberada quedando como zona
de amortiguamiento de las áreas establecidas (Parkswatch, 2004).
Los problemas que enfrentan los actores del parque
Las amenazas más importantes al área protegida son la posible explotación de hidrocarburos,
la construcción de represas, la agricultura e invasión de tierras, la minería aurífera, la
extracción ilegal de madera, la excesiva extracción de otros recursos naturales (carne de
animales silvestres, peces, frutos y hojas de palmera, entre otros) y el incremento de flujos
migratorios a la región que aumenta la presión y las amenazas sobre el área protegida
(Parkswatch, 2004).
Retomando la historia petrolera del parque, en el año 2007, el poder Ejecutivo peruano
preparó un proyecto de ley con la finalidad de modificar la extensión del Bahuaja-Sonene,
recortando alrededor de 200,000 hectáreas para destinarlas a la exploración y explotación de
hidrocarburos (ver mapa 23). Fruto de la oposición local y nacional a la posibilidad de
recortar el parque, las actividades petroleras en el área se han detenido en la actualidad, pero
138
la amenaza por la presencia de hidrocarburos en la zona y de los posibles efectos que podrían
tener las actividades extractivas permanece.
Mapa 21: Propuesta de recorte del Parque Nacional Bahuaja-Sonene
Fuente: Versión electrónica del Diario La República, publicado el 12 de noviembre del 2007. Revisado el
30 de diciembre del 2009.
En junio del 2008, se publicó en el Diario Oficial El Peruano, la Resolución Ministerial No
287-2008-MEM, que otorga una concesión temporal a la empresa de Generación Eléctrica
Amazonas Sur, conformada por las empresas OAS y Furnas del Brasil, para desarrollar
estudios relacionados a la actividad de generación de energía eléctrica en la futura central
Hidroeléctrica del Inambari, ubicada entre las regiones de Puno, Cusco y Madre de Dios. La
central hidroeléctrica del Inambari, será una de las cinco represas más grandes de América del
Sur y la más grande del Perú, el área de inundación será aproximadamente de 46.000
hectáreas, su potencia alcanzará los 2,5 gigawats y significará una inversión de US$ 4.000
millones de dólares. El proyecto en Inambari no afectaría directamente al parque pero sí a su
área de influencia (Ver mapa 23).
Según el director del Parque Nacional Bahuaja Sonene 61, el peligro de afectación del área de
influencia ha disminuido desde que el concesionario ha considerado bajar la cota del embalse
de la represa. Sin embargo, las amenazas por la colonización y la entrada de mineros
artesanales ilegales que se daría por la construcción de la carretera interoceánica en la zona
siguen presentes. La colonización en esta área del parque sumaría a la deforestación causada
por la expansión de la frontera agrícola en la zona colindante con el Madidi y además podría
verse acompañada por el incremento de cultivos de coca con fines ilícitos.
61
Ricardo Woolcott, comunicación personal realizada el 11-1-2009.
139
Mapa 22: Área de influencia de la central Inambari
Fuente: ICAA, 2009
El turismo es una de las actividades económicas más importantes para la población de la zona
y en el área protegida esta se concentra en el río Tambopata y en el bajo Madre de Dios. Al
año ingresan de 7 a 8 mil turistas sobretodo de procedencia extranjera. Se cobra un derecho
de ingreso por turista que desde el 2010 será por ley reinvertido en las áreas protegidas que lo
generan. El ingreso de personas al área protegida por el turismo afecta más a la Reserva
Tambopata que al Parque Bahuaja-Sonene por sus limitaciones de uso indirecto.
Si bien cada operador turístico tiene diferente grado de responsabilidad y organización en la
forma de llevar a cabo su trabajo, el turismo presenta algunos problemas que afectan las áreas
en las que operan, tales como compactación de suelos en trochas y caminos, mala disposición
de residuos líquidos y sólidos, perturbación a la fauna, uso de zonas no autorizadas,
interferencia con actividades de las comunidades locales, incremento del tráfico de ríos, entre
otros (Parkswatch, 2004).
Los caminos para la extracción de especies seleccionadas y las concesiones madereras mal
manejadas han sido siempre las vías por donde agricultores migratorios y colonos ganan
acceso a terrenos de selva. Los caminos para la extracción de madera abren áreas de bosque
tropical previamente inaccesibles a los agricultores migratorios. En el área de
amortiguamiento de la zona sur del parque nacional se está llevando a cabo una intensa
extracción de madera, actividad que está abriendo caminos forestales que luego son utilizados
por los agricultores migrantes para penetrar en la zona y asentarse (Parkswatch, 2004).
En la zona sur del parque nacional, en el distrito de San Juan del Oro en la zona de Puno hay
gran presión por parte de la actividad agrícola. El camino de acceso a la región, que pasa por
la localidad de Putina Punco y que va paralelo al río alto Tambopata hasta la frontera con
140
Bolivia, permite la entrada de indígenas provenientes de los andes y que se dedican
principalmente al cultivo de café. Los impactos de la actividad agrícola son la erosión y
empobrecimiento de los suelos, tala y quema de extensas áreas de bosque, contaminación de
ríos y quebradas. Además, las autoridades de la región ven el área como un espacio para
expansión de la frontera agrícola, existe un sentimiento local en contra del área protegida y
una voluntad por parte de dirigentes agrarios por penetrar más en la región hacia el parque
nacional (Parkswatch, 2004).
Los pueblos indígenas locales
En la zona de amortiguamiento del parque que corresponde a Madre de Dios hacia el norte
viven cerca de 3,200 personas (Parkswatch, 2004). Esta cifra resulta conservadora al no
incluir la migración de los últimos cinco años y al no considerar a quienes viven al otro lado
de la carretera, población que a pesar de estar fuera del área, hace uso directo de la misma. En
el área de amortiguamiento que corresponde a Puno en la parte sur viven en forma temporal
unas 3.800 personas, indígenas andinos que migran a esta región para cultivar café. Este
número resulta también muy conservador, pues en la zona existe una población flotante que
migra temporalmente en época de mayor necesidad de mano de obra, llegando hasta los
11.000 habitantes. Además existe un grave vacío de información demográfica a lo largo del
río Inambari, donde se conoce que hay población asentada, pero sin estimaciones confiables;
se presume que llevan a cabo actividades agrícolas en la parte alta, actividades madereras en
la parte baja y minería artesanal a lo largo de toda la zona.
No hay poblaciones humanas habitando oficialmente dentro de los límites del Parque
Nacional Bahuaja Sonene, sin embargo en la Reserva Nacional Tambopata se dan casos
aislados de asentamiento al interior del área, en la porción que corresponde al río Malinowski
y alrededor de su desembocadura en el río Tambopata (Chirif y García, 2008). Los territorios
de las comunidades indígenas Ese Eja que colindan con el parque albergan a una población
aproximada de 640 personas (Biffi, 2006), agrupadas en las comunidades de Infierno, Palma
Real, Sonene y Kotsimba.
Los Ese Eja son una sociedad indígena de las tierras bajas amazónicas, que actualmente
asciende a menos de 3.000 personas, y que viven en la región fronteriza entre Perú y
Bolivia62. Alguna vez ocuparon un territorio contiguo a lo largo de varios afluentes del sur del
río Madre de Dios. La sociedad Ese Eja se ha tornado cada vez más fragmentada y
62
Los Ese Eja en Bolivia están negociando actualmente su inclusión en una reivindicación de tierras
indígenas en el lado boliviano del río Heath, en un territorio ancestralmente ocupado y con uso actual. La
creación de un territorio jurídicamente delimitado en el lado boliviano del río Heath, en la zona colindante a
dos comunidades Ese Eja del Perú que ya cuentan con títulos de propiedad, abriría la puerta para la
reanudación progresiva de la unificación de las familias que fueron objeto de migraciones y desplazamiento
durante todo el siglo veinte.
141
desarticulada, especialmente después del desarrollo de una economía agro-extractiva en la
región a finales del siglo XIX. La concatenación de la migración río abajo, la dislocación del
espacio, la fragmentación, el aumento de la sedentarización y la creciente dependencia de las
actividades basadas en el mercado han contribuido a una nueva organización de las relaciones
sociales, políticas y ecológicas y a la aparición de una serie problemas para los Ese Ej, con
impactos en su calidad de vida (salud, estado nutricional), en la medida en que han sido como
pueblo social, política y territorialmente marginados 63.
Al igual que los Takana de Bolivia, los Ese Eja han sufrido los embates de la incorporación
de sus territorios al mercado internacional. “Las respuestas o estrategia por parte de los Ese
Eja a la penetración de la industria del caucho y del mercado fueron varias y complejas. Si
bien muchos grupos Ese Eja se refugiaron en las cabeceras de varios ríos, otros establecieron
relaciones de intercambio y comenzaron a integrarse a la sociedad nacional, en algunos casos
de forma voluntaria.” (Alexiades y Peluso, 2003).
En la década del 70 cuando una serie de medidas de reforma agraria y social fueron aplicadas
a través de la Ley de Comunidades Nativas, los Ese Eja tramitaron una personería jurídica
como “comunidad nativa” para obtener territorios titulados. Si bien dicha ley fue un paso
importante en el reconocimiento de los derechos indígenas sobre sus tierras, su adjudicación
legal no tomó en cuenta las necesidades de la población en cuanto a caza, pesca y
recolección64. Muchos territorios adjudicados no son lo suficientemente amplios para
abastecer la necesidad de recursos naturales, especialmente en el contexto del proceso de la
recuperación demográfica y de las crecientes presiones establecidas sobre los recursos
naturales. Previamente, con la construcción de la carretera Cusco-Puerto Maldonado en 1965
se abrieron las puertas de Madre de Dios a la minería y a la explotación maderera. Además,
un auge en la minería aurífera se inició en Madre de Dios en los años 70, culminando en los
80, por lo que la región ha vivido una creciente oleada de colonización por parte de
campesinos andinos sin tierra y mineros de oro. (Alexiades y Peluso, 2003)
Los Ese Eja eran originalmente nómadas, y vivían en asentamientos a los largo de los ríos
amazónicos, en la actualidad mantienen en parte un uso tradicional de los recursos del
bosque, viven en asentamientos permanentes, lo que les obliga a criar animales para su
63
Tomado de http://www.kent.ac.uk/sac/department/staff/alexiades/research.html. Revisado el 31 de
diciembre del 2009.
64
Las comunidades amazónicas fueron reconocidas legalmente en el Perú a raíz del Decreto Supremo 03 de
1957 que tenía una perspectiva integracionista y entregaba tierras en posesión a los indígenas como forma de
incentivar su asimilación a la civilización. En 974, con el decreto Ley 20.653 o Ley de Comunidades Nativas,
se crea la comunidad nativa, diferenciándola de la comunidad campesina andina, y que mantenía la tendencia
de la fragmentación jurídica de los pueblos indígenas en una serie de pequeñas unidades contiguas o
diseminadas que quedaban luego de las oleadas colonizadoras, sobre todo luego de la etapa de la colonización
dirigida en los períodos 1963-1968 y 1980-1985 en los gobiernos de Fernando Belaúnde. Según el marco
legal vigente, los terceros dentro de los territorios con derechos adquiridos con posterioridad a 1920 deben
salir con sus mejoras pagadas o integrase como comuneros (Chirif y García, 2008).
142
subsistencia. En está dinámica han deforestado franjas de bosque tropical para establecer
pastizales. Además, las técnicas para pescar también han cambiado a medida que los recursos
ictiológicos se van tornando más escasos en la zona. Además de la agricultura de subsistencia,
los Ese Eja recolectan y comercializan la nuez del Brasil y trabajan para conservar su medio
ambiente y tradiciones. En la actualidad en medida de la importancia que ha adquirido el
turismo en la zona, manejan albergues y centros de conservación . El tipo de turismo en
Madre de Dios combina el ecoturismo y el turismo cultural y se desarrolla principalmente con
dos de las tres comunidades nativas Ese Eja, Infierno y Palma Real (Biffi, 2006).
Las comunidades Ese Eja son culturalmente diversas, y viven rodeados de ribereños y
colonos de los Andes como parte de los efectos del boom del caucho en el primer caso y en el
segundo como producto de las migraciones en busca de oportunidades en industrias
extractivas como la maderera, la minería o la recolección de la nuez del Brasil. Los colonos
andinos del área de Infierno se asentaron en la zona durante los ochenta y noventa (Jones,
2008). La población mestiza de la zona se dedica principalmente a la actividad agrícola, en
menor medida a la ganadería, la caza, la pesca y la recolección de recursos del bosque. La
población de colonos de origen andino, recientemente asentados en la zona, se ubica
principalmente a lo largo de la carretera Cusco-Puerto Maldonado, en la parte sur en la zona
de Putina Punco en Puno, donde se dedican a la siembra del café y en la parte suroeste en el
río Inambari, donde se dedican a la agricultura de subsistencia, extracción de madera y oro
(Parkswatch, 2004).
En los años ochenta, las comunidades Ese Eja se adhirieron al surgimiento de instituciones
políticas indígenas en el departamento de Madre de Dios con la creación de la FENAMAD
(Federación de Nativa del Río Madre de Dios) en 1982. Esta federación crea un nuevo marco
de relaciones interétnicas, sirviendo de eje de contacto entre las poblaciones nativas y entes
gubernamentales, no-gubernamentales, nacionales e internacionales (Alexiades y Peluso,
2003).
Según Peluso y Alexiades (2005), actualmente, los Ese Eja atraviesan una fase de
urbanización que coincide con el surgimiento de una economía de servicios ambientales en la
región. En esta nueva fase, las nuevas formas de integración de los pueblos indígenas en la
economía de mercado son el ecoturismo, la conservación, y proyectos de desarrollo
sostenible, igualmente se ha exacerbado los procesos relacionados con la urbanización.
Dos de las comunidades Ese Eja en el Perú, han establecido alianzas formales con operadores
turísticos nacionales, con apoyo directo de organizaciones ambientales internacionales y
donantes. Los albergues para turistas se construyen en las tierras tituladas de las comunidades
y ambos tratan de involucrar directamente a los Ese Eja en la plantilla de trabajadores, y en
143
menor medida, manejando los albergues, los que en ambos casos son parcial o totalmente
propiedad de la comunidad. El ecoturismo entre los Ese Eja está estrechamente vinculado y
depende de la creación y gestión de la Reserva Nacional Tambopata y el Parque Nacional
Bahuaja-Sonene.
Para los pueblos indígenas el trabajar y, finalmente, poseer y dirigir los albergues para el
ecoturismo, significa reorganizar sus medios de subsistencia, a menudo poniendo la
agricultura de subsistencia, la caza, pastoreo, forestal y las actividades extractivas en un
segundo plano. El trabajo asalariado, por lo general en la forma de conductores del barco,
guías, camareros o limpiadores, los saca de sus hogares y los mueve al espacio del albergue,
donde están separados de sus familias y las obligaciones sociales que normalmente unen a sus
hogares y el resto de su comunidad. Otro efecto del auge de la economía de servicios
ambientales ha sido la pérdida del idioma entre los Ese Eja; así, si bien la mayoría de ellos
son bilingües, el español es hablado con mucha mayor frecuencia ahora que hace diez años, y
muchos niños son sólo marginalmente bilingües (Peluso y Alexiades, 2005).
Participación de la gestión del área
En el Perú, la participación de comunidades locales y/o actores de interés esta previsto a
través de los Comités de Gestión de las áreas nacionales protegidas. Este mecanismo de
participación quedó establecido a través de la Ley No 26834 y su reglamento (1997 y 2001,
respectivamente). Sin embargo, recién en el año 2001 se reconoce el primer Comité de
Gestión en el Parque Nacional Bahuaja Sonene y la Reserva Nacional de Tambopata
(SINANPE, 2007:74).
Según la normativa referida, los integrantes del Comité de Gestión pueden ser representantes
de los gobiernos regionales y locales, autoridades sectoriales, poblaciones locales, diversos
usuarios legalmente reconocidos, universidades e instituciones académicas, organizaciones y
empresas privadas y, en general, todos los entes o sectores relacionados con el desarrollo del
área. El Comité de Gestión es la instancia principal y estratégica que facilita la participación
en el ANP y es esperanza de involucramiento y apropiación de la población local al ANP en
la medida de buscar soluciones locales a problemas locales (SINANPE, 2007:72).
Los Comités de Gestión les permiten a los actores proponer las políticas y planes del ANP
para su aprobación por el SERNANP; velar por el buen funcionamiento del ANP, la
ejecución de sus Planes y el cumplimiento de la normatividad vigente; proponer medidas que
armonicen el uso de los recursos con los objetivos de conservación del ÁNP, supervisar el
cumplimiento de los contratos y/o convenios relacionados al manejo del área, supervisar el
cumplimiento de los contratos de administración vigentes para el ANP, participar en la
144
elaboración del respectivo Plan Maestro 65 y velar por su cumplimiento, proponer acciones
conducentes a la defensa del patrimonio de la nación, facilitar la coordinación intersectorial
para apoyar la gestión del ANP y proponer iniciativas para la captación de recursos
financieros (Monteferri, 2008).
Cuando se llevaron a cabo las consultas para determinar los límites del parque BahuajaSonene los Ese Eja escogieron estar fuera del parque, al no querer que el acceso al uso de
recursos naturales sea restringido como habían visto suceder en el Parque Nacional Manú, en
los años 70 donde se prohibió el uso de armas de fuego para las actividades de caza66.
Actualmente las comunidades Ese Eja de Palma Real, Infierno y Kotsimba hacen uso de los
recursos del parque y tienen relación directa con la gestión del parque Bahuaja-Sonene y la
Reserva Tambopata a través del Comité de Gestión de ambas áreas (Parkswatch, 2004). La
mayor participación de los jóvenes Ese Eja en los últimos años se da en las actividades de
turismo, lo que ha provocado que la representación del pueblo indígena que tradicionalmente
ha estado en manos de los ancianos, se comparta, al quedar ciertos roles de autoridad en
manos de nuevos representantes 67.
Según el director del parque Bahuaja Sonene, la participación de las comunidades Ese Eja en
la asamblea del Comité de Gestión responde a la relación que mantienen con instituciones que
tienen capacidades para participar de forma estratégica. Las iniciativas de conservación o de
turismo, a través de la creación de capacidades, permiten en gran medida su involucramiento.
Lo contrario ocurre con las comunidades andinas que no valoran participar, ni elegir
representantes para el comité; siendo su accionar en el área protegida muy poco proactiva.
Acciones para revertir los problemas
La administración del área protegida a través de la propuesta de “Estándares para
Ecoturismo” ha establecido normas para todos los operadores turísticos que trabajan en la
zona y además pautas de comportamiento para los visitantes, propuesta que se encuentra en
proceso de aprobación. Paralelamente se implementará un sistema de sanciones para las
compañías o guías que las incumplan. La elaboración del Plan de Uso Turístico del área
protegida se inició con el desarrollo de los estándares en coordinación con los albergues
locales e incluye planes de sitio para cada objetivo turístico, que reglamenta el número y lugar
65
El Plan Maestro es el instrumento de planificación de más alto nivel para cada área natural protegida. Éstos
deben ser elaborados por medio de un proceso participativo y deben ser revisados cada cinco años (Plan
Director, 1999). Definen: La zonificación, estrategias y políticas generales para la gestión del área. La
organización, objetivos, planes específicos requeridos y programas de manejo. Los marcos de cooperación,
coordinación y participación relacionados al área y sus zonas de amortiguamiento. La aprobación del Plan
Maestro se realiza por Resolución Jefatural del Ente Rector (SERNANP), previa revisión del Comité de
Gestión.
66
Avecita Chichón, comunicación personal, 1 de diciembre del 2009.
67
Avecita Chichón, comunicación personal del 1 de diciembre del 2009.
145
de trochas o caminos que se puede hacer, número de botes con los que se cuenta, número de
visitantes según la capacidad de carga de cada lugar, por dónde se puede transitar y por dónde
no, manejo de residuos, etc. (Parkswatch, 2004).
En el plano regional, se completó un plan de gestión y se estableció un Comité Técnico
Binacional para la zona de Tambopata-Madidi. El plan incluye acuerdos para patrullajes
conjuntos; 240 concesiones de nuez de Brasil concedidas sobre 225.000 hectáreas bajo
manejo sostenible, un análisis jurídico y un plan para el control de las concesiones mineras en
el lugar (CEPF, 2006). Sin embargo desde el año 2005 poco es lo que el Comité Binacional
ha producido, como influencia de los cambios en la política boliviana, lo que ha provocado
que la representación de ese país haya seguido a la distancia algunas discusiones para avanzar
en la coordinación de acciones conjuntas.
Conclusiones
La información secundaria disponible sobre la zona de Bahuaja Sonene es escasa, a pesar de
la importancia que tiene esta área protegida en el plano regional. Así, los avances, retos y
dificultades para la conservación están todavía poco documentados. De igual manera, la
información que tiene que ver más específicamente con la gobernanza indígena, como las
formas de organización relacionadas con el manejo de recursos existentes y la influencia del
derecho consuetudinario en la toma de decisiones que hace el pueblo Ese Eja en relación al
área protegida. Sin embargo, de la información presentada se pueden obtener algunas
conclusiones en cuanto al papel que desempeñan los pueblos indígenas, en este caso Ese Eja
en la gestión del parque nacional Bahuaja-Sonene y los desafíos para mejorar las condiciones
de gobernanza en el área.
Sobre el autogobierno
Las fuentes consultadas consideran que existe una tensión entre los Ese Eja, en cuanto al
mantenimiento de figuras con poder como las autoridades tradicionales para la representación
política en relación a nuevos actores de interlocución como es el caso de las instituciones del
Estado, ONGs conservacionistas, entre otras). A pesar de que se mantienen algunas figuras
tradicionales, sobre todo para preservar y recuperar el conocimiento sobre medicina, el
despunte de las actividades relacionadas a los servicios ambientales como el turismo ha
obligado a los Ese Eja más jóvenes a tomar parte de la representación comunitaria y al
desarrollo de capacidades técnicas para la participación en espacios como el comité de
gestión del área y la relación con las empresas de turismo.
146
La estrategia empresarial de manejo de recursos naturales relacionada con el turismo ha
obligado a los Ese Eja a un manejo del territorio apoyado en criterios técnicos que se
construyen en una relación continua con las empresas y la cooperación internacional, en lo
que respecta a decisiones de conservación. Esto obliga además a buscar alianzas con el
Estado para mantener la base de recursos naturales existentes dentro del área protegida, a
salvo de las amenazas provenientes de las actividades extractivas de gran escala o la
colonización.
Sobre los modelos de gestión territorial
A diferencia del caso del Madidi, el manejo que los Ese Eja hacen del territorio dentro del
Parque Nacional Bahuaja Sonene está orientado a la resolución de problemas, con una visión
que pareciera “externa” en relación al área protegida. Como consideración general, si bien no
necesariamente para los pueblos indígenas tener asentamientos dentro de un área es
probatorio de tener derechos territoriales dentro de la misma, ya que la visión de territorio va
más allá de los espacios de asentamiento y de sus centros poblados, incluyendo áreas de uso
de cacería, pesca, recolección, u otras actividades y si bien la falta de haberse asentado al
interior no significa que no vean al área protegida como su territorio, en el caso de los Ese Eja
la situación es la siguiente. La ausencia de asentamientos, al interior del PN Bahuaja Sonene
ha influido en que ellos mismo construyan una visión de ausencia de actividades humanas en
el área, para poder promocionar el turismo, en lugar de construirse como un espacio regulado
para la interacción de varios actores como en Madidi.
Siendo el turismo la actividad legal más importante en el área, la generación de actividades
productivas compatibles, ha
obligado al mantenimiento o recuperación de prácticas
tradicionales que son mostradas como “productos culturales” de interés turístico al visitante.
A pesar de la importancia central de la ancestralidad, la definición de la misma parece haber
alcanzado un nivel de desarrollo menor que en el Madidi, al responder a intereses del
mercado, más que a un proceso endógeno de construcción de la identidad y de la necesidad de
desarrollar un proyecto político de largo plazo en las relaciones interétnicas y sociales con
diversos actores.
Otra característica importante del caso de Bahuaja Sonene es la colaboración que existe con el
Estado para zonificar y proteger los recursos del área protegida y regular las actividades del
turismo. De esta manera, el pueblo Ese Eja a través de su participación en el comité de
gestión, ha podido además ser parte de la revisión de los proyectos extractivos en el área y
aportar en la generación de una visión alternativa del manejo de los recursos que apoyan al
desarrollo local.
147
Recomendaciones en el contexto de Perú y Bolivia68
A partir del análisis presentado en las secciones anteriores para las dos áreas protegidas
seleccionadas en Bolivia y Perú, se puede establecer que la influencia que tiene la gobernanza
indígena en su gestión corresponde a dos dinámicas nacionales muy distintas. Sin embargo
los casos permiten identificar elementos de importancia comunes para la gestión de las áreas
protegidas y el ejercicio de los derechos de los pueblos indígenas, cuando se dan casos de
traslape sea total o parcial.
El punto de partida para conseguir relaciones relativamente armónicas entre las áreas
protegidas y los territorios indígenas es la existencia de procedimientos de saneamiento y
titulaciones claros y uniformes. Más allá de las limitaciones internas que pueden tener estos
procedimientos, su existencia marca una diferencia en los países estudiados, con respecto al
resto de países de la región. Si bien los casos son bastante disímiles, el carácter participativo
en la determinación del área que se reconoce como territorio indígena, sea que existan
asentamientos o no dentro de la misma brinda legitimidad a la presencia de espacios
protegidos y a la necesidad de hacer un uso compatible con la conservación dentro de los
mismos. Esto ha ocasionado que las autoridades ambientales (Estado) y los pueblos o
comunidades indígenas desarrollen relaciones a más largo plazo, a pesar de la fuerte
intermediación de terceros como organizaciones no gubernamentales, cooperación
internacional o empresas turísticas.
Si bien la definición de procedimientos ha permitido que en el caso de Bolivia existan
titulaciones dentro de áreas protegidas e inclusive la existencia de áreas de doble condición,
como área protegida y Tierra Comunitaria de Origen, el caso de la TCO Takana I muestra que
no siempre los procesos de saneamiento son integrales, y no siempre corresponde a los límites
reivindicados y propuestos por los propios pueblos, así en este caso específico se observa que
el procedimiento de titulación produjo fragmentación del territorio. A pesar de los avances
que los Takana han hecho en cuanto a zonificación y el trabajo que llevan a cabo en
coordinación con la administración del parque nacional Madidi, la poca continuidad existente
del territorio Takana puede convertirse en una amenaza para su consolidación y autonomía
como pueblo. A pesar de las dificultades operativas que puede traer a un proceso de
saneamiento y titulación el mantenimiento de la integralidad de un territorio indígena, , los
esfuerzos gubernamentales y de las instituciones que tienen esta competencia deberían
propender a evitar la fragmentación de los territorios indígenas.
68
Esta y la próxima sección recogen los aportes hechos por los participantes en el Taller para el desarrollo de
recomendaciones para el manejo de áreas protegidas y territorios indígenas llevado a cabo del 16 al 19 de
noviembre en Mindo, Ecuador. En el mencionado Taller se discutió una primera versión de la información
presentada en las secciones precedentes y se acordaron recomendaciones que puedan ayudar a los actores que
participan de las iniciativas de conservación en la región a manejar los problemas detectados en las áreas de
traslape entre áreas protegidas y territorios indígenas.
148
Otro punto a señalar entonces es que se debería propender al desarrollo e implementación de
procesos participativos con el respectivo respaldo y fundamentación histórica, social y
antropológica para la determinación de territorios indígenas en áreas protegidas; lo que es
un elemento que debería ser considerado en las legislaciones nacionales y en la gestión de las
APs en general en América del Sur, de manera que se puedan sentar reglas claras de
interacción entre pueblos indígenas y sistemas de áreas protegidas en las que se
compatibilicen intereses, visiones de manejo, se ejerzan fielmente derechos colectivos y se
compartan a la vez responsabilidades de conservación y gestión de la biodiversidad.
A partir de la información recopilada no se ha podido determinar el grado de influencia del
derecho consuetudinario para la gestión de las áreas protegidas estudiadas. Sin embargo, los
actores involucrados en la evaluación de la información de los casos, identifican la necesidad
de que los pueblos indígenas produzcan una sistematización de su derecho consuetudinario
específicamente las normativas más relacionadas con el acceso, manejo y control de recursos
naturales en base a una armonización entre su cosmovisión, y los objetivos de conservación
de las áreas. Esto consolidaría los procesos organizativos, de gestión territorial y autogobierno
y a la vez facilitarían el conocimiento y comprensión del mismo por parte de las autoridades
ambientales y otros actores. Esta medida podría, en el caso de Bolivia, efectivar políticas
ambientales en el marco de la plurinacionalidad instituida en la Constitución Política.
El caso de Perú es menos claro al respecto, sin embargo, se puede constatar la necesidad de
que las comunidades nativas tengan claro como un principio de su interacción dentro de áreas
de traslape entre áreas protegidas y sus territorios, que el ejercicio de recuperación,
valorización y sistematización de sus propias normas tradicionales relacionadas con los
recursos naturales es necesaria para posicionarlos mejor en la interlocución con las
autoridades ambientales, instituciones gubernamentales, y otros actores (colonos, sector
privado, ONGs y cooperación internacional). Obviamente el derecho consuetudinario necesita
adecuarse a las condiciones actuales, a los retos y problemáticas que enfrentan tanto los
territorios de las comunidades nativas, como las áreas protegidas.
El caso de la TCO Takana I muestra la importancia que tiene la definición de normas
internas o tradicionales por parte de los pueblos indígenas, como insumos para la
construcción de herramientas de ordenamiento territorial a las áreas protegidas.
Probablemente la gestión del Parque Nacional Bahuaja-Sonene podría beneficiarse de un
proceso de integración de instrumentos de gestión parecidos, sobre todo cuando en esta área,
la creación de agendas de desarrollistas por parte de los gobiernos locales contrarias a los
objetivos de conservación es todavía una limitante para una armonización de intereses y un
accionar más coordinado en instancias como el Comité de Gestión.
149
Los Comités de Gestión si bien son un importante mecanismo de participación de actores
diversos, no son suficientes para el ejercicio de la gobernanza indígena. Así, si bien los
comités de gestión cumplen un rol importante para la participación de los pueblos indígenas,
la forma de su composición y funcionamiento puede hacer que actores con niveles de poder
mayores y en condiciones asimétricas interactúen con representantes indígenas, igualmente
actores sin específicos derechos territoriales y con menor dependencia de los recursos
naturales para su subsistencia tengan una igual representación que actores comunitarios y
pueblos indígenas e inclusive mayor influencia para la toma de decisiones. Estas limitaciones
pueden vulnerar a las comunidades y pueblos indígenas, desmotivar su participación en los
Comités de Gestión y fragilizar su toma de decisiones.
Esta situación es sobre todo importante en el caso de Perú, en el cual la legislación reconoce
la presencia de actores por intereses (en el desarrollo) dentro del área protegida. Si bien las
ventajas de participar en comités de gestión con una composición relativamente abierta y
plural ha sido investigada en Perú (ver Monteferri, 2006), poco se conoce aún de las
oportunidades efectivas que estos espacios generan para que los pueblos indígenas ejerzan
efectivamente los derechos que les son reconocidos legalmente. Si bien el ejercicio de los
derechos está siempre condicionado por algún tipo de negociación con otros actores, es
necesario que en cada país se tome en cuenta si una negociación abierta, entre todos los
actores que manifiestan interés, por disímil que éste sea a los objetivos de conservación, es un
mecanismo idóneo para alcanzar acuerdos de largo plazo que reflejen también los intereses de
los pueblos indígenas.
Desde una visión interna a los casos de los pueblos indígenas cuyas experiencias se han
sintetizado en las secciones anteriores, se puede determinar que se necesita un mayor
fortalecimiento de las capacidades de participación, toma de decisiones y autogobierno de
las comunidades y pueblos indígenas cuyos territorios se traslapan con áreas protegidas en
la región.. Si bien en el caso del CIPTA, este fortalecimiento ha alcanzado un nivel
relativamente alto, sería recomendable que las actividades de fortalecimiento para una
participación mayor en los gobiernos locales que se relacionan al área protegida sean una
prioridad de largo plazo para los actores que apoyan a la organización indígena. Hay que
considerar en esto la real injerencia que tienen los planes de desarrollo de los gobiernos
locales en las áreas protegidas y sus zonas de amortiguamiento, así como en la dinámica
territorial y de gestión de los recursos naturales de los pueblos indígenas. Se necesita por
tanto en el marco de un ordenamiento territorial integral que va más allá de las
circunscripciones de traslape entre un AP y un territorio indígena, apuntalar relaciones más
horizontales, que equilibren los poderes existentes entre los actores para acordar políticas de
conservación y definir responsabilidades, .así como beneficios equitativos.
150
Recomendaciones para la región
La mayoría de las limitantes a la gobernanza indígena provienen de condiciones estructurales
que deben ser debidamente discutidas y modificadas mediante acuerdos sociales amplios. El
no reconocimiento de derechos en ciertos países, las políticas extractivas o de colonización y
el limitado control a actividades extractivas ilegales son algunas de estas limitantes a la
gobernanza indígena. Y aunque se han generado en los últimos años espacios como los
comités de gestión y las figuras de co-manejo, que sirven para construir agendas entre los
actores interesados, el camino para que el apoyo a la gobernanza indígena sea un componente
importante de la política pública deberá enfrentar una serie de retos que se discuten a
continuación.
•
Los Estados deben internalizar el enfoque de derechos en el manejo de las áreas
protegidas y el ordenamiento territorial. Si bien, como se ha mostrado, las
legislaciones en el nivel Constitucional recogen en parte el reconocimiento de los
pueblos indígenas como sujetos de derechos colectivos, incorporando el marco legal
internacional al respecto, el diseño e implementación de leyes secundarias y de
políticas públicas todavía presenta un desarrollo bastante desigual en la región. La
internalización de un enfoque de derechos, es decir, la definición y aplicación de
políticas públicas específicas que den aplicación a los derechos indígenas,
debidamente reglamentadas y financiadas, podría permitir entre otros, una mayor
coherencia entre los planes de desarrollo nacionales y locales y aquellos planes de
vida o estrategias de desarrollo desde la identidad.
•
Complementariamente, el desarrollo de un ordenamiento territorial que integre los
territorios indígenas, y que sobrepase la racionalidad puramente económica que
sustenta el desarrollo por parte del Estado en todos sus niveles, se hace necesario para
asegurar la capacidad real del ejercicio del derecho a autodeterminación de los
pueblos indígenas reconocido por la mayoría de los países de la región. Esta visión
puede ayudar a reducir los conflictos por el uso y acceso a recursos naturales
provocados por políticas productivas o extractivas que amenazan la base de recursos
que los pueblos indígenas necesitan para su sustento, y que las áreas protegidas
pretenden proteger.
•
Para implementar un ordenamiento territorial adecuado, se deben reconocer y apoyar
las distintas escalas o niveles de toma de decisiones que se dan al interior de los
pueblos indígenas, respetando sus propios tiempos y procesos, así como su propia
institucionalidad, en la definición de sus prioridades. En la relación entre el Estado y
los pueblos indígenas se necesita determinar los mecanismos para que el
reconocimiento de sus derechos se convierta en un elemento transversal de la política
151
pública y por último, se necesita un nivel de coordinación del Estado y los pueblos
indígenas con otros actores, como las comunidades locales, los intereses
empresariales, etc.
•
El nivel de coordinación de actores en territorios indígenas y áreas protegidas debe
estar fundamentado en el reconocimiento del autogobierno indígena por parte del
Estado. Dicho reconocimiento debe estar vinculado orgánicamente con las políticas
nacionales de participación social en la gestión pública, y dentro de las áreas
protegidas, con la política general de co-manejo o de gestión compartida que debe
determinar la forma de participación de otros actores.
•
Esta forma de provocar un diálogo intercultural debería además contemplar la
coordinación y transferencia de información entre niveles de planificación como los
planes de vida de los pueblos indígenas, los planes de manejo de las áreas protegidas
y los planes de ordenamiento territorial de las jurisdicciones político administrativas
del Estado correspondientes. De esta forma se podría además sentar las bases para un
monitoreo y evaluación articulado del avance o cumplimiento de planes que permitan
una adaptación o ajuste de acuerdo a las condiciones cambiantes de relaciones entre
los actores.
•
Una condición para que la coordinación de los objetivos de desarrollo y conservación
del Estado y los pueblos indígenas pueda darse es un cambio general de visión sobre
el rol que juegan las áreas protegidas en aportar a la solución de problemas que
tradicionalmente se piensan no están relacionados con la conservación. Se necesita
por tanto un proceso de cambio desde una visión exclusivamente centrada en la
conservación, a la valoración de las contribuciones que hacen las áreas protegidas al
alivio de la pobreza, al contribuir al bienestar y la seguridad de los medios de vida,;
su potencial para la adaptación al cambio climático y, la reducción de la
vulnerabilidad de los pueblos indígenas, frente a los cambios progresivos de su
entorno.
•
Otra condición está relacionada con el manejo de la común divergencia de objetivos
de desarrollo que persiguen el Estado y los pueblos indígenas con respecto a los
recursos naturales. De tal forma que los Estados utilicen el consentimiento libre
previo e informado como un instrumento para toma de decisiones más efectivas y la
generación de acuerdos, y no solamente como un mero procedimiento formal previo a
la aplicación de una decisión previamente tomada en espacios externos a las áreas
protegidas o los territorios indígenas. El impacto de este cambio de visión además
exigirá de los pueblos indígenas la formación o fortalecimiento de capacidades
152
técnicas y políticas, para que puedan generar alternativas de manejo, tecnologías más
adecuadas a la conservación de hábitats y recomendaciones tendientes a que se
consideren criterios de sustentabilidad ambiental y equidad social, en los proyectos de
desarrollo del Estado.
•
En cuanto a los espacios para la coordinación entre actores, se debe tomar en cuenta
los posibles efectos de asumir a los comités de gestión de las áreas protegidas como
la única y necesaria figura de coordinación. En algunos casos, los comités de gestión
han probado ser insuficientes para tener un real impacto en la gestión debido a su
carácter consultivo y por otro lado se discute ampliamente la limitación que presentan
para el ejercicio de la gobernanza indígena en las áreas protegidas que presentan
condiciones de traslape con territorios indígenas.
•
Más allá del nivel de toma de decisiones, en el nivel del manejo de las áreas que
presentan
traslapes,
los
Estados
necesitan
formar
y
capacitar
equipos
interdisciplinarios para los procesos de relevamiento territorial que se emprendan, y
encaminar
formas
y
mecanismos
de
cogestión
en
el
largo
plazo.
Complementariamente, los Estados deben generar y actualizar de forma continua y
sistemática la información social y cartográfica (líneas de base, mapeo de actores y
relaciones) relacionada a áreas protegidas y los territorios indígenas, de manera que la
planificación para la gestión de estas áreas se pueda hacer de manera informada,
tomando en cuenta las reales posibilidades de los pueblos indígenas para ejercer sus
derechos e influenciar en la gestión de las áreas protegidas, e identificando qué
fortalezas se necesita promover.
•
En el proceso de generación de información que permitan un mejor entendimiento de
la situación de los pueblos indígenas para la toma de decisiones y la gestión en las
áreas protegidas que presentan traslape, las instituciones gubernamentales
(responsables del tema de saneamiento y titulación territorial, como el tema de
ambiente) necesitan tener una interacción al interior del Estado y en coordinación
con los pueblos indígenas para levantar, actualizar y sistematizar información sobre
los avances en los procesos de titulación, o sobre la situación de la tenencia de la
tierra o de su reconocimiento a pueblos originarios o de ocupación tradicional , e
igualmente levantar información sobre las iniciativas de gestión territorial existentes,
las formas organizativas y la situación del derecho consuetudinario en lo que respecta
al acceso, manejo y control de los recursos naturales.
•
Es importante igualmente que las comunidades y pueblos a través de sus
organizaciones representativas construyan capacidades técnicas para la generación de
153
información sobre manejo de recursos o espacios tradicionales (a través por ejemplo
de mapeos socioculturales) que sirvan para enriquecer instrumentos como los planes
de manejo y hacer que los principios generales puedan ser adaptados a circunstancias
especiales según la realidad de los pueblos indígenas.
•
Así mismo es importante avanzar además de este estudio que provee una visión
panorámica de las condiciones de traslape y gobernanza en áreas protegidas, a partir
de información secundaria, dar pasos más adelante al levantamiento de información
in situ, que revelen más a profundidad las dinámicas existentes, las problemáticas, la
interacción entre actores, la aplicación de derechos e implementación de marcos
legales, con la finalidad de ampliar y situar de mejor manera las recomendaciones
referidas.
•
Finalmente, es conveniente que se propicien intercambios sistemáticos de
experiencias entre funcionarios de las áreas protegidas, vinculados a las instituciones
ambientales de los países de la región, con líderes y técnicos indígenas insertos en
dinámicas de gestión territorial en áreas que presentan traslape. Serán estos procesos
los que más allá de las prescripciones formales para el mejoramiento de las
condiciones de gobernanza de las APS, o de la retórica formal del respeto de
derechos colectivos, apuntalen sobre experiencias y desafíos prácticos, la gobernanza
indígena en las áreas protegidas, con una comprensión de los procesos globalizadores
que suceden en los territorios y el papel que las áreas protegidas juegan actualmente y
en el futuro en estos procesos.
154
Referencias
•
Administración de Parques Nacionales (APN). 2007. Las Áreas Protegidas de la
Argentina: Herramienta superior para la conservación de nuestro patrimonio natural y
cultural. Buenos Aires. Argentina.
•
Alexiades, Miguel. y Peluso, Daniela. 2003. La Sociedad Ese Eja: Una aproximación
histórica a sus orígenes, distribución, asentamiento y subsistencia. [Tomado del:
Castillo y Altamirano. 2003. Los Pueblos Indígenas de Madre de Dios: Historia,
Etnografía, y Coyuntura]. IWGIA. 2003
•
Amazonia, 2009. Áreas protegidas y territorios indígenas. Red Amazónica de
Información Socioambiental Georreferenciada.
•
Andrade, Germán (Editor). 2007. Informe nacional sobre el desarrollo del sistema
nacional de áreas naturales protegidas de Colombia.
•
Araújo, Fabio França (Coordinador). 2007. Brazilian Protected Areas 2004/2007.
Ministerio del Medio Ambiente.
•
Asociación
Guadalupe
(Sin
fecha)
[Sitio
de
Web].
Disponible
de:
<http://www.endepa.madryn.com/ubicacion.htm> [Revisado: el 14 de octubre del
2009]
•
Ayala, Rodrigo. 2008. Apuntes sobre el proceso de descentralización de la gestión de
áreas protegidas en Bolivia. En: Cisneros, P., J. Ulloa y V. López (Eds.).
Descentralización de la gestión ambiental: Reflexiones desde experiencias de
Conservación en América Latina y el Caribe. Ecociencia. Quito.
•
Aylwin, José. 2008. ¿De quién es el Parque Nacional Villarica? Diario La Nación. 7
de
diciembre.
[Sitio
de
web].
Disponible
de:
<http://74.125.113.132/search?q=cache:8ni8L4A0LjwJ:www.mapuche.info/fakta/lan
acioncl081207.html+territorios+ind%C3%ADgenas+y+%C3%A1reas+protegidas+ch
ile+mapas&cd=5&hl=en&ct=clnk&client=firefox-a.> Revisado el 18 de agosto de
2009.
•
Baal, Ferdinand. 2005. Natural Heritage in Suriname. [Sitio de web]. Disponible de:
<http://www.unesco-suriname.org/natural%20heritage%20in%20suriname.htm.>
Revisado el 13 de octubre de 2009.
•
Bevilacqua, María Pía, Domingo Medina y Lya Cárdenas. 2006a. Las áreas
protegidas en Venezuela, diagnóstico de su condición 1993-2004. Caracas.
155
•
Bevilacqua, María Pía, Domingo Medina y Lya Cárdenas. 2006b. Manejo de recursos
comunes en áreas protegidas, tierras y hábitat indígenas en Venezuela: pensando más
allá de los procesos de demarcación. Antropológica. 105-106:161-184.
•
Biffi. 2006. Los dilemas de la representación y la etnicidad desde el turismo cultural.
Experiencias turísticas en una comunidad Ese Eja de Madre de Dios. Revista de
Antropología de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Año IV, No 4.
Lima.
•
Burkart, Rodolfo, et.al. 2007. Las áreas protegidas de la Argentina: Herramienta
superior para la conservación de nuestro patrimonio natural y cultural.
Administración de Parques Nacionales. Buenos Aires.
•
Critical Ecosystem Partnership Fund (CEPF). 2006. Assessing Five Years of CEPF
Investment in the Tropical Andes Biodiversity Hotspot: Vilcabamba-Amboró
Corridor. 2006.
•
Chilebosque (Sin fecha) Región de la Araucanía [Sitio de Web]. Disponible de:
<http://www.chilebosque.cl/reg_araucania.html>[Revisado: el 3 de octubre del 2009].
•
Chilebosque (Sin fecha) Región de Aysén [Sitio de Web]. Disponible de:
<http://www.chilebosque.cl/reg_aysen.html> [Revisado: el 3 de octubre del 2009].
•
Chirif, Alberto y Pedro García Hierro. 2007. Marcando territorio: Progresos y
limitaciones de la titulación de territorios indígenas en la Amazonía. IWGIA. Lima.
Perú.
•
Comisión Nacional del Medio Ambiente (2008) Reforma a la Institucionalidad
Ambiental
[Sitio
de
Web].
Disponible
de:
<http://www.conama.cl/portal/1301/propertyvalue-15546.html> [Revisado: el 29 de
septiembre del 2009].
•
Consejo Indígena del Pueblo Tacana (CIPTA). 2007. Pueblo Indígena Tacana,
consolidación y gestión territorial. Bolivia.
•
Consejo Indígena del Pueblo Tacana (CIPTA). 2008. Reglamento de Acceso, Uso y
Aprovechamiento de los Recursos Naturales Renovables del Territorio Indígena
Takana. Bolivia.
•
Consejo de Desarrollo de los Pueblos y Nacionalidades del Ecuador (2009) [Sitio de
Web]. Disponible de: <http://www.codenpe.gov.ec/> [Revisado: el 22 de octubre del
2009].
156
•
Consejo Nacional del Medio Ambiente (CONAMA). s/f. Áreas protegidas de Chile,
situación actual y proyecciones.
•
Corporación Nacional Forestal (CONAF). 2007. Informe Chileno al Segundo
Congreso Latinoamericano de Parques Nacionales y otras Áreas Protegidas.
•
Corporación Nacional Forestal (CONAF). 2008. La gestión de los recursos naturales
con pertinencia cultural, el trabajo participativo con las comunidades y la
institucionalización de la temática indígena, son ejes del que hacer del CONAF.
Santiago, Chile.
•
Coordinadora por la Autodeterminación de los Pueblos Indígenas (Sin fecha) Pueblos
Indígenas
del
Paraguay
[Sitio
de
Web].
Disponible
de:
<http://www.capi.org.py/pueblos_indigenas.html> [Revisado: el 4 de noviembre del
2009].
•
Corzo, German. 2009. Áreas prioritarias para la conservación "in situ" de la
Biodiversidad Continental en Colombia, (borrador), 40pp. Unidad Administrativa
Especial del Sistema de Parques Nacionales Naturales de Colombia.
•
De la Cruz, Rodrigo. 2006. Conocimientos Tradicionales y el Derecho
Consuetudinario. UICN.
•
Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas. 2007. Colombia una nación
multicultural: Su diversidad étnica.
•
Departamento Administrativo Nacional de Estadística – DANE. 2007. Colombia una
nación multicultural. Su diversidad étnica. Dirección de Censos y Demografía. Mayo
de 2007, Bogotá.
•
Départements, Territoires et Collectivités territoriales d'Outre-mer (Sin fecha) [Sitio
de
Web].
Disponible
de:
<http://web.archive.org/web/20011006134229/http://www.outremer.gouv.fr/domtom/guyane/index.htm> [Revisado: el 20 de octubre del 2009].
•
Versión electrónica del Diario La República. (12 de noviembre del 2007). [Sitio de
Web].
Disponible
de:
<http://www.larepublica.pe/archive/all/larepublica/20071112/pasadas/3219/33874>
[Revisado el 30 de diciembre del 2009]
•
Díaz, Miguel. 2004. Chile: Espacios Naturales Protegidos y Pueblos Indígenas.
Conservación del Patrimonio Natural y Cultural. Santiago de Chile. 2004.
157
•
Dirección General de Estadística, Encuestas y Censos. 2002. Paraguay Indígena Resultados Preliminares. Paraguay.
•
Dudley, Nigel (Editor). 2008. Directrices para la aplicación de las categorías de
gestión de áreas protegidas. Gland, Suiza.
•
ECOLAP y MAE. 2007. Guía del Patrimonio de Áreas Naturales Protegidas del
Ecuador. ECOFUND, FAN, DarwinNet, IGM. Quito, Ecuador.
•
Filoche, Geoffroy. 2007. Le Parc Naturel Regional el les Kali’na d’Awala-Yalimapo:
Une Participation indirecte pour une mosaïque et d'objectifs.
•
FLACSO. 2009. Gobernanza de los recursos naturales, gobernanza de la
conservación en áreas protegidas y gobernanza indígena: enlaces e intersecciones.
Quito. Ecuador.
•
Forest Peoples Programme. 2007. Consentimiento Libre, Previo e Informado: Dos
casos de Surinam.
•
Gargominy, Olivier (Editor). 2003. Biodiversité et conservation dans les collectivités
françaises d’outre-mer. Collection Planète Nature. Comité français pour l’UICN,
Paris, France.
•
Gobierno de Chile - Corporación Nacional Forestal (Sin fecha) Sistema Nacional de
Áreas
Silvestres
del
Estado
[Sitio
de
Web].
Disponible
de:
<http://www.conaf.cl/?page=home/contents&seccion_id=f4b562225d752a6c79a34c0
c9cc295ec&unidad=0&> [Revisado: el 30 de septiembre del 2009].
•
Gonçalves, Marco Antonio (Editor y Redactor). 2007. Informe Nacional sobre Áreas
Protegidas en Brasil. Serie Áreas Protegidas de Brasil. No. 5. Ministerio del Medio
Ambiente. Brasilia.
•
Ibisch, Pierre., Araujo, Natalia. y Nowicki, Christoph. 2007. Visión de la
conservación de la biodiversidad del Corredor Amboró-Madidi. Santa Cruz. FAN
•
Iniciativa para la Conservación en la Amazonía Andina (ICAA). 2009. Caso 1:
Recorte del PNBS con la finalidad de establecer lotes de explotación y exploración
hidrocarburífera. Puno. Peru. 2009
•
Instituto Brasileiro de Geografia e Estatística (Sin fecha) Estimativas Projeções
População
[Sitio
de
Web].
Disponible
<ftp://ftp.ibge.gov.br/Estimativas_Projecoes_Populacao/Estimativas_2009/>
[Revisado: el 13 de octubre del 2009].
158
de:
•
Instituto Chico Mendes de Conservação da Biodiversidade (ICMBio). 2009. [Sitio de
Web]. Disponible de: http://www.icmbio.gov.br/ [Revisado: el 13 de octubre del
2009].
•
Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (INCODER). 2006. Reforma Agraria y
Desarrollo Rural para los Grupos Étnicos en Colombia - Estudio de Caso.
Conferencia Internacional sobre Reforma Agraria y Desarrollo Rural. Porto Alegre,
Brasil, 7 al 10 de marzo del 2006.
•
Instituto Geográfico de Venezuela. (Sin fecha). [Sitio de Web]. Disponible de:
<http://www.igvsb.gov.ve/site2009/inicio.htm> [Revisado: el 30 de octubre del
2009].
•
Instituto Nacional de Desarrollo de los Pueblos Indígenas, Amazónicos y
Afroperuano
(INDEPA).
2009.
[Sitio
de
Web].
Disponible
de:
<http://www.indepa.gob.pe/> [Revisado: el 20 de septiembre del 2009].
•
Instituto Nacional de Estadística (2007) [Sitio de Web]. Disponible de:
<http://www.ine.gov.bo/indice/visualizador.aspx?ah=PC30804.HTM> [Revisado: el
12 de octubre del 2009].
•
Instituto Nacional de Estadística de Chile (INE). 2008. Población y Sociedad:
Aspectos demográficos. Santiago de Chile, Chile.
•
Instituto Nacional de Estadística (INE). 2001. [Sitio de Web]. Disponible de:
<http://www.ine.gov.ve/> [Revisado: el 28 de octubre del 2009].
•
Instituto Nacional de Recursos Naturales (INRENA). 2007. Los Comités de Gestión
y sus experiencias en la Gestión Participativa de Áreas Naturales Protegidas.
Proyecto GPAN Arequipa, Perú. 2007
•
Internal Displacement Monitoring Centre (2008) [Sitio de Web]. Disponible de: <
<http://www.internaldisplacement.org/8025708F004CE90B/httpCountry_Maps?ReadForm&country=Col
ombia&count=10000> [Revisado: el 22 de octubre del 2009].
•
Instituto Nacional de Parques (INPARQUES). 2007. [Sitio de Web]. Disponible de:
<http://www.inparques.gob.ve/> [Revisado: el 5 de noviembre del 2009].
•
Instituto Socioambiental (2008) Povos Indígenas no Brasil [Sitio de Web].
Disponible de: <http://pib.socioambiental.org/pt/c/quadro-geral> [Revisado: el 13 de
octubre del 2009].
159
•
Instituto
Socioambiental
(2009)
[Sitio
de
Web].
Disponible
de:
<http://www.socioambiental.org/e/> [Revisado: el 12 de octubre del 2009].
•
Iwokrama International Centre for Rain Forest Conservation and Development
(2009) Guyana, Land of Many Waters [Sitio de Web]. Disponible de:
<http://www.iwokrama.org/library/aboutguyana.htm> [Revisado: el 2 de noviembre
del 2009].
•
Janki, Melinda y Cemci, Sose. 2008. The Wai Wai Protected Area – Our Land: Our
Life. En: Klaus Bosselman, Ron Engel y Prue Taylor (Eds.) Governance for
sustainability: Issues, challenges, successes. IUCN. Gland. Switzerland.
•
Le parc amazonien de Guyane française : un exemple du difficile compromis entre
protection de la nature et développement (2008) La Guyane française: un sanctuaire
de
biodiversité
et
d’aires
protégées
[Sitio
de
Web].
Disponible
de:
<http://www.geocia.fr/blog/index.php?2008/06> [Revisado: el 19 de octubre del
2009].
•
Loayza Oscar, Elvira Salinas y Robert Wallace. 2007. Descentralización de la gestión
ambiental en Bolivia. Mimeo.
•
Ministério do Meio Ambiente (MMA). 2009. [Sitio de Web]. Disponible de:
<http://www.mma.gov.br/sitio/> [Revisado: el 13 de octubre del 2009].
•
Ministerio del Ambiente. s/f. Compendio de la legislación ambiental peruana.
Volumen IX Áreas Naturales Protegidas. Documento Preliminar.
•
Ministerio de Desarrollo Social (Sin fecha) Instituto Nacional de Asuntos Indígenas
[Sitio
de
Web].
Disponible
de:
<http://www.desarrollosocial.gov.ar/INAI/site/historia/historia.asp> [Revisado: el 17
de octubre del 2009].
•
Monteferri, B. 2006. Comités de Gestión: Construyendo Gobernanza para las Áreas
Naturales Protegidas del Perú. Sociedad Peruana de Derecho Ambiental. 2006.
•
Monteferri, B. 2008. Legislación sobre áreas naturales protegidas en el Perú.
Programa de Conservación. Sociedad Peruana de Derecho Ambiental. Cusco, Perú.
2008.
•
Naciones Unidas. 2008. Population Division of the Department of Economic and
Social Affairs of the United Nations Secretariat (2009). World Population Prospects:
The 2008 Revision. Highlights. New York: United Nations.
160
•
Nature’s
Strongholds
Foundation. 2008. [Sitio
de
Web].
Disponible de:
<http://www.naturesstrongholds.com/SOUTH-AMERICA/Guyana.htm> [Revisado:
el 2 de noviembre del 2009].
•
Organización Internacional del Trabajo (OIT). 2009. Los Derechos de los Pueblos
Indígenas y Tribales en la Práctica. Una Guía Sobre el Convenio Núm. 169 de la OIT.
•
Parkswatch.
2004.
[Sitio
de
Web].
Disponible
de:
<http://www.parkswatch.org/parkprofiles/maps/pamaps/Venezuela_large_map_nps.j
pg> [Revisado: el 30 de octubre del 2009].
•
Parques Nacionales Naturales de Colombia (Sin fecha) [Sitio de Web]. Disponible
de:
<http://www.parquesnacionales.gov.co/PNN/portel/libreria/php/decide.php?patron=0
1> [Revisado: el 6 de octubre del 2009].
•
Peluso, Daniela. y Alexiades, Miguel. 2005. Urban Ethnogenesis Begins at Home:
The Making of Self and Place amidst Amazonia’s Environmental Economy.
Traditional Dwellings and Settlements Review. 16 (2): 1-10.Volume XVI, Número II.
•
Playfair, Maureen. 2007. Law compliance and prevention and control of illegal
activities in the forest sector in Suriname. World Bank. Washington D.C.
•
Presidencia de la Nación Argentina (Sin fecha) [Sitio de Web]. Disponible de:
<http://www.casarosada.gov.ar/index.php?option=com_content&task=view&id=129
7&Itemid=114> [Revisado: el 17 de octubre del 2009].
•
Reck, Gunther. Áreas Protegidas del Ecuador. 2007. En: ECOLAP y MAE. 2007.
Guía del Patrimonio de Áreas Naturales Protegidas del Ecuador. ECOFUND, FAN,
DarwinNet, IGM. Quito, Ecuador.
•
Rivadeneira-Roura, Cristina. 2007. Reserva Biológica el Quimi. En: ECOLAP y
MAE. Guía del Patrimonio de Áreas Protegidas del Ecuador. ECOFUND, FAM,
DarwinNet, IGM. Quito, Ecuador.
•
Rivas, 2006. Gobernanza de los Sistemas Nacionales de Áreas protegidas en los
Andes Tropicales: Diagnóstico regional y análisis comparativo. UICN. Quito.
Ecuador.
•
Roldan, Roque. 2005. Manual para la formación en derechos indígenas: Territorios,
recursos naturales y convenios internacionales. COICA-InWEnt-Alianza del Clima.
Quito, Ecuador.
161
•
Salinas, Elvira. 2007. Conflictos ambientales en áreas protegidas de Bolivia.
EDOBOL. Bolivia. 2007.
•
Secretaría del Ambiente (SEAM). 2007. Informe Nacional: Áreas Silvestres
Protegidas del Paraguay. Paraguay.
•
Secretaria del Ambiente. 2009. Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del
Paraguay. [Sitio de Web]. Disponible de: <http://www.seam.gov.py/laseam.php>
[Revisado: el 16 de septiembre del 2009].
•
Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SERNANP). 2009.
[Sitio de Web]. Disponible de: <http://www.sernanp.gob.pe/sernanp/index.html>
[Revisado: el 16 de septiembre del 2009].
•
Servicio Nacional de Áreas Protegidas. 2007. Informe sobre el sistema nacional de
áreas protegidas. La Paz, Bolivia.
•
Sistema Federal de Áreas Protegidas (Sin fecha) [Sitio de Web]. Disponible de:
<http://www2.medioambiente.gov.ar/sifap/default.asp> [Revisado: el 4 de septiembre
del 2009].
•
Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SINANPE). 2007.
[Sitio de Web]. Disponible de: <http://www.areasprotegidasperu.com/sinanpe.htm>
[Revisado: el 16 de septiembre del 2009].
•
Paredes Leguizamón, Gisela. (Editora). 2009. Sistema Nacional de Áreas Protegidas
de Colombia (SINAP). Informe de Avance 2009 del Cumplimiento del Programa de
Áreas Protegidas en el Marco de la Decisión VII 28 del Convenio sobre Diversidad
Biológica.
•
Sistema Nacional de Áreas Protegidas del Paraguay (SINASIP). 2007. Informe
Nacional: Áreas Silvestres Protegidas del Paraguay. Paraguay.
•
STINASU, Foundation for Nature Conservation in Suriname (2008) [Sitio de Web].
Disponible de: <http://www.stinasu.com/history.html> [Revisado: el 24 de octubre
del 2009].
•
STINASU, Foundation for Nature Conservation in Suriname (2008) Protected Areas
[Sitio de Web]. Disponible de: <http://www.stinasu.com/protected_areas.html>
[Revisado: el 24 de octubre del 2009].
•
UICN, 2003. Le Parc amazonien de Guyane (Sin fecha) [Sitio de Web]. Disponible
de: <http://www.parc-guyane.gf/site.php?id=1> [Revisado: el 12 de octubre del
2009].
162
•
Ulloa, R.; Aguirre, M.; Camacho, J.; Cracco, M.; Dahik, A.; Factos, M.; Gutiérrez, I.;
Kigman, S.; Quishpe, M. D.; Moreno, F.; Ribadeneira-Sarmiento, M.; Rivas, J.;
Rodríguez, A.; Samaniego, J.; Suárez, L.; Tobar, M.; Viteri, X. & E. Von Horstman.
2007. Situación Actual del Sistema Nacional de Áreas Protegidas del Ecuador.
Informe Nacional - Ecuador 2007. II Congreso Latinoamericano de Áreas Protegidas,
Septiembre 30 a Octubre 6 de 2007. Bariloche, Argentina. Ministerio del Ambiente,
Comité Ecuatoriano de la UICN, Comisión Mundial de Áreas Protegidas CMAP.
Quito. Ecuador.
•
United Nations. s/f. [Sitio de Web]. Natural Resource Aspect of Sustainable
Development
in
Suriname.
Disponible
en:
<http://www.un.org/esa/agenda21/natlinfo/countr/suriname/natur.htm> Revisado el
13 de octubre de 2009
•
University of Kent. 2008. Ese Eja Ethnoecology, Cultural Landscapes and Resource
Rights
[Sitio
de
Web].
Disponible
de:
<http://www.kent.ac.uk/sac/department/staff/alexiades/research.html> Revisado el 31
de diciembre del 2009.
•
Valenzuela, Carlos. 2008. Tierra y Territorio en Bolivia. Centro de Documentación e
Información Bolivia. Cochabamba, Bolivia.
•
Wey, Maria Cecilia. 2007. Brazilian Protected Areas 2004/2007.
•
Wildlife Conservation Society (WCS). 2007. Sistemas de Gestión Integrada y
Gobernanza en Áreas Protegidas de Bolivia, Ecuador y Perú: Desde la visión de sus
comités de gestión.
•
World Bank. 2004. Indigenous Peoples Development Plan Guyana Protected Areas
System Project. Washington D.C., U.S.A.
163
UNIÓN INTERNACIONAL
PARA LA CONSERVACIÓN
DE LA NATURALEZA
Oficina Regional para América del Sur
Calle Quiteño Libre E15-12
y La Cumbre, Sector Bellavista
Quito - Ecuador
Tel: 593 2 2261075
Fax: 593 2 2261075 Ext. 99
www.iucn.org/sur

Documentos relacionados

CONSTITUCIONALISMO Y MULTICULTURALISMO Miguel Carbonell

CONSTITUCIONALISMO Y MULTICULTURALISMO Miguel Carbonell avanzado por su propia línea discursiva, diseñando una ruta que ha venido a poner en crisis varios de los conceptos fundamentales con los que la teoría constitucional había trabajado desde su nacim...

Leia mais

Luchas agrarias - Prof. Vitor Sousa Freitas

Luchas agrarias - Prof. Vitor Sousa Freitas La motivación de este número de la Revista El Otro Derecho es conocer la evolución y el estado de las luchas agrarias y del movimiento social campesino en las dos últimas décadas en América Latina ...

Leia mais