HISPANIA JUDAICA BULLETIN

Сomentários

Transcrição

HISPANIA JUDAICA BULLETIN
HISPANIA JUDAICA BULLETIN
Articles, Reviews, Bibliography and Manuscripts on Sefarad
Editors: Yom Tov Assis and Raquel Ibáñez-Sperber
Volume 6 5769/2008
Hispania Judaica
The Mandel Institute of Jewish Studies
The Hebrew University of Jerusalem
Contents
Editorial
1
English and Spanish Section
Articles
Mª FUENCISLA GARCÍA CASAR, Cielos y aguas bíblicos a la medida del
hombre medieval y mediterráneo
CYRIL ASLANOV, Yosef Caspi entre Provenza y Sefarad
5
33
DALIA-RUTH HALPERIN, !Mira un poko de maraviyas de el ke no tenesh visto" 43
ELEAZAR GUTWIRTH, The Historian#s Origins and Genealogies: The Sefer
Yuhasin
57
SUSANA BASTOS MATEUS AND JAMES W. NELSON NOVOA, The Case of the
New Christians of Lamego as an Example of Resistance against the
Portuguese Inquisition in Sixteenth Century Portugal
83
ENRIQUE RODRIGUES-MOURA, El abogado y poeta Manoel Botelho de Oliveira
(1636-1711): !infamado de cristão novo"
105
Research Project: The Expulsion of the Jews from Spain and its
Aftermath in the Life of the Refugees and their Children
HANNAH DAVIDSON, Exile, Apostasy and Jewish Women in the Early 16th
Century Mediterranean Basin
133
JAMES W. NELSON NOVOA, Documents Regarding the Settlement of
Portuguese New Christians in Tuscany (Part 2)
163
JAMES W. NELSON NOVOA, Documents from the Secret Vatican Archives
Regarding the History of the New Christians in the Low Countries
(1536-1542)
173
ALDINA QUINTANA, From the Master#s Voice to the Disciple#s Script:
Genizah Fragments of a Bible Glossary in Ladino
187
NADIA ZELDES, Sefardi and Sicilian Exiles in the Kingdom of Naples:
Settlement, Community Formation and Crisis
237
DORA ZSOM, Converts in the Responsa of R. David ibn Avi Zimra:
An Analysis of the Texts
267
Book Reviews
295
Bibliography and Manuscripts
313
Author•s Guidelines and Transliteration
359
Contributors
361
Hebrew Section
SHULAMIT ELIZUR, Praise of the Creator in a Seliha of Rabbi Yehudah Ha-Levi 
REVITAL YEFFET-REFAEL, !Beware of Hypocrites": Religious Hypocrisy in
Medieval Hebrew Rhymed Prose in Spain
‡
SHALEM YAHALOM, De•orayta and De•rabanan: The Standing of the Creative
Personality in Nahmanides" Jurisprudence
YONATAN KEDEM, R. Yosef Albo: A Biographical Study

‘
NITAI SHINAN, On Religious Fanaticism and its Consequences: A Spanish
Liberal Approach of the Expulsion of the Jews
•
El abogado y poeta Manoel Botelho de Oliveira
(1636-1711): “infamado de cristão novo”
Enrique Rodrigues-Moura
The poet Manoel Botelho de Oliveira, son of a Portuguese tailor, who participated
as soldier in the Restauração of Salvador de Bahía (1624-1625) and who also
held the position of capitão da infantaria of the Ordenança, beneÞtted from the
economical and social paternal support to study at the University of Coimbra. Back
in Salvador, he worked as a lawyer; he had two sugar mills; he was elected twice
vereador (= council) of the Municipal Council (1684 and 1710); he obtained the title
of capitão mor of several districts and he even had the honour of being appointed
Fidalgo of the Royal House of his Majesty. At the end of his life he collected his
poems and had them printed in Lisbon: Música do Parnasso, 1705. That social
rise was interrupted by the denial of the Mesa da Consciência e Ordens of Lisbon
to award him the hábito da Ordem de Cristo, because it was found out that he was
of Jewish descent on his mother’s side. The legal appeal presented by Botelho de
Oliveira was rejected. This paper deals with the inedited documents of Botelho de
Oliveira’s past which was most probably Jewish and analyzes the consequences
that this “mácula” caused for him in the Luso-Brazilian society at the end of the
17th and at the beginning of the 18th century.
Los hechos conocidos de la biografía de Manoel Botelho de Oliveira (1636-1711)
delinean un constante ascenso social y reconocimiento público, tanto por parte de la
más alta autoridad portuguesa de la época, la Corona – luego también por parte de
su representante en la Ciudad de Salvador de Bahía, el Gobernador del Estado del
Brasil –, como entre sus pares, los nobres e homens bons del Recóncavo bahiano.1
Su padre, el portugués António Álvares Botelho, había abandonado su profesión
de sastre para embarcarse como soldado en la armada luso-castellana que zarpó
hacia el Brasil con el objetivo de recuperar la Ciudad de Salvador de Bahía, por
1
Para una biografía de Manoel Botelho de Oliveira, véase la tesis doctoral de E.
Rodrigues-Moura, Relaciones literarias entre la Península Ibérica y Brasil: estudio
y edición crítica de la obra poética de Manoel Botelho de Oliveira (1636-1711):
tomo I Vita – Opus – Editio, tomo II Edición crítica, tomo III Addenda. Documentos
históricos para la biografía de Manoel Botelho de Oliveira, Madrid, Universidad
Complutense de Madrid, 2006-2007. A día de hoy, el tomo I, páginas 23-224, presenta
la más completa biografía del poeta bahiano. El tomo III, la Addenda, recoge y edita
104 documentos históricos relativos a su biografía, así como a la de sus ascendientes y
descendientes.
[Hispania Judaica 6 5769/2008]
Enrique Rodrigues-Moura
aquel entonces (1624-1625) en manos holandesas, para la Unión Ibérica. Tras la
célere victoria, Álvares Botelho permaneció en la América portuguesa, llegando
a alcanzar la patente de capitán de infantería de las tropas de la Ordenança.
Pronto fue considerado persona que acostumbraba a “andar na Governança” de
Salvador de Bahía2 e incluso fue nombrado por la Cámara Municipal, en 1659,
para el cargo de Tesoureiro do Cofre dos Órfãos.3 Manoel Botelho de Oliveira, su
hijo, acorde con la promoción social y económica paterna, frecuentó el Colegio
de la Compañía de Jesús en Salvador de Bahía y, posteriormente, estudió en la
Universidad de Coimbra (1658-1665). A su vuelta a Salvador, ejerció la profesión
de abogado, poseyó dos ingenios de azúcar, fue elegido por dos veces al cargo de
vereador de la Cámara Municipal (1684 y 1710),4 facilitó préstamos económicos
a la Corona para la construcción de la Casa da Moeda y para pagar a los soldados
(1695 y 1698), realizó donativos para la Dote de Inglaterra y Paz de Holanda,5
2
3
4
5
Acta de la Cámara Municipal, Salvador, 23 de abril de 1638; citado de Ibidem, III, p.
17.
Acta de la Cámara Municipal, Salvador, 29 de julio de 1659; citado de Ibidem, III, p.
28.
En un principio, la Casa da Câmara e Cadeia se regía por las Ordenações Filipinas,
luego los elegidos para ejercer algún cargo (vereador, procurador, juez, síndico, etc.)
tenían que responder a la muy general descripción de homens bons que costuman andar
no regimento. En 1646 la Cámara Municipal alcanzó los mismos derechos que las de
Oporto y Évora y recibió el nombre de Senado da Câmara. Hasta 1696, “anualmente
pelas oitavas de dezembro”, un juez ordinario más viejo presidía la elección de los
vereadores, en las que se presentaban tres listas con los nombres de los candidatos
elegibles (los denominados homens bons), los cuales se introducían en un pelouro (A.
Ruy, História da Câmara Municipal da Cidade de Salvador, Salvador 2002, p. 39;
primera edición de 1949). Una mano inocente extraía los nombres de los que pasarían
a ejercer el cargo de vereador al año siguiente. A partir de 1696, como parte de un
amplio proceso de centralización administrativa, el Desembargo do Paço de Lisboa
pasó a recibir listas confeccionadas por el Tribunal da Relação (Relação do Estado do
Brasil) con los nombres elegibles para el cargo de vereador. La decisión Þnal pasó,
pues, a tomarse en Lisboa. Nótese que Manoel Botelho de Oliviera ejerció el cargo de
vereador según los dos sistemas de elección: pelouro (1684) o nominación por parte
del Desembargo do Paço de Lisboa (1710).
La Dote de Inglaterra se reÞere al acuerdo de enlace matrimonial entre la infanta Da.
Catarina y Charles II, rey de Inglaterra. La boda tuvo lugar en Inglaterra el 22 de
mayo de 1662. Ella era hija de D. João IV y de Da. Luisa de Guzmán. El contrato
nupcial incluyó la entrega de las plazas de Tánger, Bombay y el pago de una dote de
dos millones de cruzados. La Paz de Holanda fue Þrmada el seis de agosto de 1661
y ratiÞcada al año siguiente. Entre la batería de acuerdos adoptados, es de resaltar la
importante cuantía económica que Portugal tenía que pagar a la Compañía Holandesa
de las Indias Occidentales por los gastos de la guerra: cuatro millones de cruzados.
Puesto que la cantidad económica de ambos acuerdos era muy signiÞcativa, ésta
se repartió, por espacio de 16 años, entre el Reino de Portugal y sus conquistas. Se
[106]
Manoel Botelho de Oliveria
fue nombrado Juiz dos Órfãos un mínimo de dos años seguidos (1697 y 1698),
alcanzó el título de Capitão Mor de varios distritos (1702) e incluso tuvo el honor
de ser nombrado Fidalgo de la Casa de su Majestad (1704).
Al Þnal de su vida reunió sus poesías manuscritas y las mandó imprimir en
Lisboa, en la OÞcina de Miguel Manescal, Impressor do Santo Ofício, bajo el título
de Música do Parnasso.6 Por este libro, publicado en 1705, la crítica académica
ha considerado que Botelho de Oliveira es el primer autor nacido en la América
portuguesa que logró tener en letras de imprenta una obra literaria. El dato se ha
demostrado parcialmente falso, pues ya en sus años de estudiante, en Coimbra,
Botelho de Oliveira había escrito y mandado imprimir de forma anónima una obra
teatral en castellano: Hay amigo para amigo (1663).7
A pesar de sus valiosas posesiones, numerosos cargos y signiÞcativas prebendas
reales, este evidente mejoramiento social se vio truncado por la negativa de la
Mesa da Consciência e Ordens de Lisboa de concederle el hábito de la Orden
de Cristo, pues se le descubrió una ascendencia judía por vía materna. El recurso
presentado por Botelho de Oliveira fue igualmente rechazado.
Sabido es que en el siglo 17 la mancha de nación que portaban aquellas
personas que no podían garantizar tres generaciones sin antepasados judíos era un
lastre que cercenaba las ambiciones sociales de no pocos individuos, ya sea en la
Península Ibérica, ya sea en los dominios hispano-portugueses allende mares. La
ortodoxia religiosa y su vertiente política tenían también una importante presencia
en la América portuguesa, tierra que por motivos históricos acogió a un número
6
7
establecieron varios impuestos especiales para ello, pero los historiadores han notado
que, una vez abonado el montante Þnal de ambos tratados, nunca se abolieron dichos
impuestos, luego el Estado del Brasil estuvo pagando, no sin regulares protestas de la
Cámara Municipal de la Ciudad de Salvador de Bahía, unas tasas que obviamente ya
no iban a manos holandesas ni inglesas.
El título completo es más extenso: Musica do Parnasso dividida em quatro coros
de Rimas portuguesas, castelhanas, italianas & latinas. Com seu descante cómico
reduzido em duas Comedias, Lisboa 1705.
Sobre estas cuestiones de primacías literarias, muy discutibles y siempre a la espera de
que aparezcan nuevos datos, véase E. Rodrigues-Moura, ‘Manuel Botelho de Oliveira
(1636-1711): un poeta, dos continentes, cuatro idiomas’, in Actas del 50 Congreso
Internacional de Americanistas. 10-14 de julio de 2000 - Universidad de Varsovia,
A. Dembicz y D. Olejniczak eds., Varsovia 2002, pp. 366-384 y, sobre todo, E.
Rodrigues-Moura, ‘Manoel Botelho de Oliveira, autor del impreso Hay amigo para
amigo. Comedia famosa y nueva, Coimbra, OÞcina de Tomé Carvalho, 1663’, Revista
Iberoamericana 211 (2005), pp. 555-573. Botelho de Oliveira también recopiló un
manuscrito con sus versos religiosos, Lira sacra, y redactó una obra en la que reelabora
“ingeniosamente” citas bíblicas: Conceitos espirituais. Heitor Martins publicó en São
Paulo, en 1971, la primera de estas dos obras, pero la segunda permanece todavía
inédita. A día de hoy la recensio más completa de la obra de Botelho de Oliveira se
encuentra en Rodrigues-Moura, Relaciones literarias, I, pp. 427-448.
[107]
Enrique Rodrigues-Moura
considerable de cristãos novos huidos de Portugal e incluso a no pocos venidos
de los Países Bajos. No es fácil establecer la Þdelidad a la Iglesia Católica de
estos nuevos cristianos, pues desde los púlpitos se les miró siempre con sospecha,
y, por su parte, para los rabinos eran un caso perdido. Anita Novinsky asegura
que, al tiempo que la “Inquisição ‘fabricava’ judaizantes e cristãos novos” el
“criptojudaísmo foi igualmente uma verdade”.8 Un aspecto fundamental del poder
de la Iglesia Católica en la América portuguesa fue el control y persecución de los
criptojudíos y cristianos nuevos por medio de la poderosa Inquisición, que también
se ocupó de perseguir a otros individuos, tales como los sodomitas, bígamos,
contestadores de la virginidad de María, hechiceros, blasfemos, etc. Desde 1540
existían tres tribunales de la Inquisición en Portugal – Lisboa, Évora y Oporto –,
fundándose en 1560 un cuarto en Goa. En la América portuguesa nunca se llegó
a instalar de forma permanente un tribunal, lo que motivó que muchos cristianos
nuevos se refugiasen en el Estado del Brasil. De todas formas, el contacto con
Portugal no se perdió, pues “[t]odos os cristãos novos que viviam na Bahia na
primeira metade do século XVII tinham membros de sua família do outro lado do
Atlântico. [...] Mesmo residindo no Brasil durante várias gerações, os cristãos
novos conheciam perfeitamente o que se passava no Reino”.9 Las cifras que
barajan los historiadores son ciertamente signiÞcativas: en 1593 un catorce por
ciento de la población de Pernambuco era conversa – novecientas almas para una
población total de unas siete mil personas –; a principios del siglo 17 casi un veinte
por ciento de la población blanca de Bahía estaba formada por cristãos-novos.10
Tras la Unión Ibérica, que consolidó el dominio de los Austrias – casa real
católica y militante – sobre los reinos y territorios de la península, se realizó una
Visitação de la Inquisición a la América portuguesa, bajo la dirección de Heitor
Furtado de Mendonça (1591-1595), quien recorrió las localidades de Bahía,
Pernambuco, Itamaracá y Paraiba. Le siguieron otras visitações, aunque sólo se
conserven datos de dos, la encabezada por Marcos Teixeira, que tuvo lugar entre
1618 y 1621 y se circunscribió a la Capitanía de Bahía, y la Grande Inquirição
de 1646. No hay datos para la segunda mitad del siglo 17, pero es más que
probable que se dejasen de hacer estas visitações tan costosas, toda vez que tras la
Restauração de 1640, tanto el largo conßicto con España y los Países Bajos como
una precaria situación económica obligaron a reducir gastos. Además, a Þnales
8
A. Novinsky, Cristãos Novos na Bahia: a Inquisição, São Paulo 1992, p. 143; primera
edición de 1970. Una reßexión sobre estos complejos problemas de identidad en la
América portuguesa se puede leer en Ibidem, pp. 3-22 y 141-162; también en A. J.
Saraiva, Inquisição e Cristãos-Novos, Lisboa 1994, pp. 121-126; primera edición de
1969.
9 Novinsky, Ibidem, pp. 109-110.
10 Véase A. C. Carvalho, Os judeus do desterro de Portugal, Lisboa 1999 pero, sobre
todo, la ya citada A. Novinsky, Ibidem.
[108]
Manoel Botelho de Oliveria
del siglo 17 la red de familiares del Santo OÞcio estaba ya consolidada. Esta red
se incrementó notablemente en el Estado del Brasil, pues era un sistema mucho
más económico de perseguir a los sospechosos de judaizantes y demás actividades
proscritas por la Inquisición.11 En líneas generales, pues, el Santo OÞcio tuvo una
menor presencia en la América portuguesa que en la América española, ya que el
Estado del Brasil permaneció siempre bajo jurisdicción del más lejano tribunal
de Lisboa, mientras que en los Virreinatos españoles se llegaron a instalar hasta
tres tribunales: Lima, México y Cartagena (e incluso uno en las islas Canarias).
No obstante esa distancia física entre Portugal y el Estado del Brasil – que no era
tanta en lo que se reÞere a los aspectos político-culturales que afectaban a la elite
dominante –, existía en la América portuguesa un gran número de familiares del
Santo OÞcio que continuamente mandaban denuncias al tribunal de Lisboa. Su
número llegó a ser tan alto que en 1650 la Cámara Municipal pidió a la Corona
que los obligase a pagar los impuestos debidos, pues se consideraban exentos de
tales prácticas.12
Entre los críticos literarios que han abordado la obra poética de Botelho de
Oliveira, ninguno ha hecho especial hincapié en su relación con el ámbito cultural
judío, cristão-novo, para ser más exactos.13 No es ninguna novedad recordar que
11 R. Vainfas, Trópico dos Pecados. Moral, sexualidade e Inquisição no Brasil, Río de
Janeiro 1997, pp. 221-229.
12 A. Novinsky, Cristãos Novos na Bahia, p. 107.
13 Es interesante apuntar que Enrique Martínez López ya señaló, respecto al libro
Lira sacra, el “tono desapasionado de su religiosidad” en la que el poeta deÞende
escolásticamente las verdades de la religión católica “haciendo sentir al lector – al
parecer temido incrédulo o ignorante por el poeta – que todo el ediÞcio religioso
está puesto en tela de juicio”, lo cual apaga la eventual “lírica emoción ante la fe”;
E. Martínez López, ‘Poesía religiosa de Manuel Botelho de Oliveira’, Revista
Iberoamericana 68 (1969), p. 324. Un estudio detenido de su lírica religiosa, la
cual no excluye, por cierto, la presencia de sonetos militantes – “Contra os hebreus”
(s. CXXII) y “Contra os hereges” (s. CXXIII) –, podría aportar interesantes
conclusiones (la numeración de ambos sonetos aquí citados sigue la edición crítica de
E. Rodrigues-Moura, Relaciones literarias, II, que corrige algunos errores evidentes
de los, por ahora, únicos dos manuscritos existentes de la Lira sacra). Por varias
referencias presentes en varios de los poemas religiosos del libro Lira sacra, se puede
aÞrmar que no son únicamente una producción del Þnal de su vida. Para la datación de
la producción poética de Botelho de Oliveira, véase E. Rodrigues-Moura, Relaciones
literarias, I, pp. 269-280.
Solamente Flávio R. Kothe ha comentado, de forma harto ligera, en passant, la
posible ascendencia judía de su apellido, pero reconoce que no se detectan eventuales
elementos culturales judíos en su obra: “Oliveira parece ser sobrenome de cristãonovo, não de lusitano de antiga cepa. A obra de Botelho de Oliveira seria, então, antes
uma contribuição judaica à brasilianística, sem que tenha podido ou desejado elaborar
o judaísmo no texto”, F. R. Kothe, O cânone colonial: Ensaio, Brasília 1997, p. 283.
[109]
Enrique Rodrigues-Moura
en Portugal los apellidos de árboles, especialmente frutales (Oliveira, Pereira,
Pinheiro, Carvalho, etc.), son considerados por el vulgo de origen judío, luego
propios de cristianos nuevos.14 De forma paralela, en España e Italia son los
apellidos toponímicos los que adoptan esa función. En realidad, dicha concepción
acerca de los apellidos, sea en Portugal, como en España e Italia, no deja de ser una
creencia que las más de las veces falla. Para el caso portugués, la máxima autoridad
en cuestión de antropónimos sigue siendo el lingüista José Leite de Vasconcelos.
En su informado libro Antroponimia Portuguesa, cita un ejemplo que vendría a
abonar la tradición popular, que asocia el apellido de árbol frutal a una ascendencia
judía. Se trata del texto de M.B. Amzalak, Selomoh de Oliveyra (noticia biobibliograÞca), publicado en Lisboa en 1928, en cuya página 6 se puede leer, según
transcribe Leite de Vasconcelos: “Encontram-se muitos Israelitas na Europa com
o apelido Oliveira. São os descendentes dos antigos Judeus portugueses”.15 No
obstante, cuando Leite de Vasconcelos esboza un resumen de las variadas fuentes
analizadas, se muestra indudablemente categórico a la hora de desmantelar esta
tradición popular que asocia un claro origen judío a los portadores de un apellido
de árbol frutal: “Se no que respeita ao nome não existe pois diferença entre
Cristãos-Novos e Cristãos-Velhos, nenhuma existe igualmente no que respeita ao
sobrenome”.16 Así, como se ha visto, también niega la existencia de nombres de
pila con clara connotación judía (o cristã-nova), como podría ser, aparentemente,
el nombre propio de Botelho de Oliveira, Manoel: “O nome é originariamente
hebraico, mas depois foi tido como o mais cristão possível”.17 Leite de Vasconcelos,
al resumir sus ideas acerca de los apellidos de cristianos viejos y cristianos nuevos,
concluye: “Os apelidos dos Cristãos-Novos são também tão variados como os dos
Cristãos-Velhos”.18 Este intercambio indistinto de apellidos alcanza también a los
apodos, salvo algunos muy marcados (marrano o judeu), de evidente signiÞcado
despectivo: “Até nas alcunhas há naturalmente paridade entre as dos CristãosNovos e as dos restantes Portugueses”.19
En investigación más reciente, la profesora Anita Novinsky, que lleva años
14 De forma natural se asocia “cristiano nuevo” a ascendencia judía, pero no debería
ser siempre así, pues los “moros” (DRAE: “4. Dícese del musulmán que habitó en
España desde el siglo VIII hasta el XV”) que se convirtieron al cristianismo también
podían recibir dicha denominación, aunque por regla general se les solía denominar,
en Portugal, “tornadiços” o incluso “marranos”, vocablos que, por cierto, también se
relacionan con los judíos. Véase J. Leite de Vasconcelos, Antroponimia Portuguesa,
Lisboa 1928, p. 388.
15 Leite de Vasconcelos, Ibidem, p. 412.
16 Ibidem, p. 399.
17 Ibidem, pp. 398-399.
18 Ibidem, p. 400.
19 Ibidem, p. 400.
[110]
Manoel Botelho de Oliveria
dedicándose al estudio de los cristãos-novos en Brasil, trabajando en innumerables
archivos de ambas orillas del Atlántico, viene a compartir, desde la experiencia
historiográÞca, lo escrito por Leite de Vasconcelos:
No que concerne à identiÞcação dos cristãos novos, o problema dos nomes,
por exemplo, não nos parece um fator válido, visto que praticamente todos
os nomes de cristãos velhos aparecem entre os cristãos novos. Percebe-se
através das investigações uma reiteração constante de certos nomes como
Rodrigues, Nunes, Mendes, Fernandes, etc., porém essa constante não pode
ser utilizada como critério para a identiÞcação dos portugueses que tinham
origem judaica, havendo pois necessidade, para maior rigor, de outras
provas.20
Partiendo, pues, del nombre o apellidos de Manoel Botelho de Oliveira no se le
puede aventurar una posible ascendencia judía. Es necesario encontrar “outras
provas”; y éstas aparecen en el “Índice de nomes de Cristãos Novos da Bahia”,
primer apéndice del libro Cristãos Novos na Bahia: a Inquisição, Þrmado por
Novinsky: “João de Araújo Góis, x. n. [cristão-novo], pai de Antônia de Menezes,
primeira esposa de Manoel Botelho de Oliveira”.21 Así, según Novinsky, el padre
de la primera mujer de Botelho de Oliveira habría sido un cristão-novo. Estos
datos vienen a ser corroborados, si bien sólo en parte, por el anónimo editor del
Catálogo Genealógico das Principais Famílias que Procederam de Albuquerques
e Calvalcantis em Pernanmbuco, e Caramurus na Bahia, escrito por Frei António
de Santa Maria Jaboatão en Salvador de Bahía, en 1768, e impreso por la Revista
do Instituto Histórico GeográÞco Brasileiro, volumen 53, 2ª parte, en 1889. En
esta edición se puede leer que “D. Filipa de Brito Freire” casó con el Dr. Manuel
Botelho de Oliveira; y en nota a pie de página referente a este último (de autoría
del anónimo editor), se puede leer, según la transcripción de Pedro Calmon:
“Casaram a 24 de janeiro de 1677 e era ele viúvo de D. Antónia de Meneses,
declara o assento”.22
Así pues, por medio de estos datos se puede comprobar el estado temporal
de viudez de Botelho de Oliveira, la condición de cristiano nuevo de su primer
suegro, según Novinsky, y el nombre de su primera esposa, pero infelizmente
nada relativo a si el poeta bahiano también tenía ascendencia judía. Su segundo
matrimonio lo emparentó con una familia sin relación alguna con el ámbito de los
cristianos nuevos, los Brito Freire, lo que, si se quiere – luego más como un acto
20 A. Novinsky, Cristãos Novos na Bahia, p. 8.
21 Ibidem, p. 171.
22 P. Calmon, Introdução e notas ao Catálogo genealógico das principais famílias, de
Frei Antônio de Santa Maria Jaboatão, dos volúmenes, Salvador 1985, p. 212.
[111]
Enrique Rodrigues-Moura
de voluntad que un hecho probado –, podría interpretarse como una veriÞcación
de las frecuentes aÞrmaciones de que los cristianos nuevos buscaban unirse por
medio de casamientos con las familias de sólida raigambre cristiano vieja.23 Felipa
de Brito Freire, hija de Estêvão de Brito Freire y Violante de Meneses, falleció el
17 de octubre de 1724 y fue enterrada en la iglesia de S. Francisco.24 El suegro
de Botelho de Oliveira, Estêvão de Brito Freire (nombre que también llevaría el
segundogénito del poeta Botelho de Oliveira), ingresó en 1664 en la Hermandad
de la Santa Casa da Misericordia.25 Esta importante institución portuguesa estaba
bajo protección real, por lo que ser miembro de ella era una forma de adquirir
prestigio. Entre sus miembros había representantes de las capas más altas de la
sociedad, entre ellos gobernadores, grandes propietarios de tierras y comerciantes
acaudalados: “Por isso as eleições eram disputadíssimas, e muitas inimizades
nasceram das rivalidades semeadas”.26 El tío de Felipa de Brito Freire era
Gaspar de Brito Freire, quien, conjuntamente con el gobernador António de Souza
Teles de Meneses y con António Guedes Brito, uno de los hombres con mayores
extensiones de tierras en el sertão, según dejó escrito André João Antonil,27 alzó,
el 20 de diciembre de 1686, la primera piedra del nuevo convento e iglesia de
los franciscanos en la Ciudad de Salvador de Bahía.28 Para Botelho de Oliveira,
el hecho de pasar de ser el marido de una cristã-nova a casarse con una Brito
Freire implicó un gran salto de calidad en cuanto a prestigio social que, unido a
la herencia paterna y a su paso por Coimbra, mucho lo ayudó a codearse con los
homens bons de Salvador de Bahía. Este matrimonio no pasó indiferente a los
ojos de las autoridades que tenían poder para otorgarle títulos o prebendas, como
23 A. Herculano, História da origem e estabelecimento da Inquisição em Portugal,
Lisboa 1987, p. 187; L. de Azevedo, História dos Cristãos-Novos Portugueses, Lisboa
1989, p. 113; y Leite de Vasconcelos, Antroponimia Portuguesa, p. 402.
24 Uno de los hijos que tuvo con Botelho de Oliveira, Francisco Félix Botelho de
Brito, fue nominado tercer testamentário; Calmon, Introdução e Notas ao Catálogo
Genealógico, p. 227.
25 Ibidem, p. 226.
26 C. Ott, Carlos, A Santa Casa da Misericórdia da Cidade do Salvador, Río de Janeiro
1960, p. 27.
27 A. J. Antonil, [J. A. Andreoni, S. J.], Cultura e opulência do Brasil, Belo Horizonte y
São Paulo 1997, p. 200; la primera edición de la obra original es de 1711.
28 F. P. Sinzig, ‘Maravilhas da religião e da arte na egreja e no convento de São Francisco
da Baía’, Revista do Instituto histórico e geográÞco brasileiro 165 (1933), p. 15. Gaspar
de Brito Freire acabó en la ruina, según consta en los documentos citados por Calmon,
en los cuales se puede leer que su sobrino, e hijo de Botelho de Oliveira, Francisco
Félix Botelho de Brito, pidió en 1720 que se tomasen providencias para evitar que la
prodigalidad del tío derrochase todo su patrimonio; aÞrma que estaba “totalmente leso
e por essa razão incapaz de administrar seus bens pelos ir de todo dissipando com a
sua continuada louquice”; Calmon Introdução e Notas ao Catálogo Genealógico, pp.
225-226.
[112]
Manoel Botelho de Oliveria
expresamente dejan constancia tanto el gobernador João de Lencastre como el
rey portugués D. Pedro II: “e nella aparentado com os melhores da terra”; “e ser
aparentado com as milhores familias daquella Cidade”.29
Una mancha de sangre judía era una desgracia para las familias que aspiraban
a la cúspide social, por lo que el tópico de la limpieza de sangre se reiteraba
constantemente. Véase, a modo de ejemplo, la História da América Portuguesa
(Lisboa, 1730) de Sebastião da Rocha Pita, donde, al elogiar a los diferentes
gobernadores de la América portuguesa, se alude siempre a su condición de
cristianos de pura cepa:
Afonso Furtado de Mendonça foi caracterizado como ilustre por esplendor
de sangue; Jerónimo de Mendonça Furtado desprezava as pessoas que
por nascimento e Þdelidade lhes mereciam diferente tratamento; António
Luís Gonçalves da Câmara Coutinho, capitão general, era herói insigne e
ilustríssimo no sangue; D. Lourenço de Almeida, esclarecido por nascimento,
continuando a glória do próprio ilustríssimo sangue e apelido.30
El prestigio social alcanzado por el abogado y poeta bahiano se puede comprobar,
además, por el valor que se concedió a su Þrma, por lo menos en una ocasión,
a la hora de encarecer la buena conducta de los padres de un joven aspirante a
magistrado de la administración portuguesa. Al concluir sus estudios en Coimbra,
Botelho de Oliveira no se presentó al examen denominado Leitura de Bacharéis,
que abría las puertas a la administración portuguesa. Es muy posible que el deseo
de volver a Salvador de Bahía, donde se sabía heredero de un razonable patrimonio,
pesara más en la balanza que el empezar una carrera judicial en Portugal, que lo
más probable es que no lo llevase de vuelta a su tierra, pues por regla general el
Tribunal da Relação del Estado del Brasil, para preservar la neutralidad de los
fallos, no cubría sus puestos con jueces nacidos en la América portuguesa. Otro
29 Carta Patente de João de Lencastre a Manoel Botelho de Oliveira, Salvador, 4 de junio
de 1702 y Carta Patente de conÞrmación de D. Pedro II a Manoel Botelho de Oliveira,
Lisboa, 16 de febrero de 1703(1/2); Rodrigues-Moura, Relaciones literarias, III, pp.
80-81 y 90-91, respectivamente.
30 M. L.T. Carneiro, Preconceito racial no Brasil-Colônia: Os cristãos-novos, São Paulo
1983, p. 203. Para las citas originales, en el original en cursiva y aquí sin ella, véase
S. da Rocha Pita, História da América Portuguesa, Belo Horizonte y São Paulo 1976,
pp. 174, 179, 201 y 286. Sebastião da Rocha Pita compartió con Botelho de Oliveira la
condición de nobre da terra en la Ciudad de Salvador de Bahía. Sus Þrmas comparecen
conjuntamente en no pocas Actas de la Cámara Municipal de dicha ciudad (p. ej., las
fechadas a 9 de febrero de 1692, 29 de noviembre de 1697, 4 de diciembre de 1702, 8
de noviembre de 1704, 7 de enero de 1708 y 11 de enero de 1708; véase RodriguesMoura, Ibidem, III, pp. 54-55, 67-68, 88-89, 97-98 y 107-108, respectivamente).
[113]
Enrique Rodrigues-Moura
motivo, quizás no menor, es la prohibición que tenían los conversos de siquiera
presentarse a dicho examen:
[O]s ‘cristãos-novos’ (eufemismo para cripto-judeus) eram barrados, numa
tentativa de assegurar à Coroa funcionários que fossem de raça ‘pura’,
ortodoxos na sua religião e politicamente leais. Era impossível sustentar
tal exclusão em todos os casos mas o magistrado que tivesse ‘mancha’ de
‘cristão-novo’ tinha sua carreira um tanto limitada.31
El ser bastardo o hijo de un padre con una profesión manual eran “desdoros” que
se podían superar con mayor facilidad que el tener un origen cristiano nuevo.32 De
todas formas, sea cual fuere el motivo por el que Botelho de Oliveira no ingresó
en la carrera judicial portuguesa, el prestigio que adquirió en su tierra le permitió
ser testigo de la buena conducta de los parientes de Eusébio da Costa Figueiredo,
nacido en Salvador de Bahía, quien en 1696 se presentó a la Leitura de Bacharéis.33
El segundo testigo fue el capitán Bartolomeu Nabo Correia. Costa Figueiredo
había estudiado en Coimbra de 1687 a 169334 y tras superar con éxito la Leitura de
Bacharéis, su carrera judicial lo llevó a ser Juiz de Fora de Alter do Chão (1696),
Golegã (1700) y Leiria (1706).
Hasta el presente, pues, el único dato que asociaba a Botelho de Oliveira al
ámbito cultural cristiano nuevo era el aportado por Novinsky y refrendado, sólo
en parte, por el anónimo editor de la obra de Santa Maria Jaboatão.35 Este artículo
presenta dos pruebas nuevas, por lo menos nunca antes citadas por la crítica, sobre la
ascendencia judía de Botelho de Oliveira. A saber, la Probanza de Manoel Botelho
de Oliveira para ingresar en la Orden de Cristo, Lisboa, 15 de junio de 1705 y el
Recurso a la Probanza de Manoel Botelho de Oliveira para ingresar en la Orden
de Cristo, Lisboa, 26 de octubre de 1706.36 El poeta y abogado Manoel Botelho de
Oliveira, al Þnal de una vida marcada por hechos que indican un reconocimiento
social entre sus contemporáneos – estudios en Coimbra, abogado, vereador,
31 S.B. Schwartz, Burocracia e sociedade no Brasil colonial, São Paulo 1979, p. 58;
primera edición de 1973.
32 Ibidem, p. 229.
33 P. Calmon, História da literatura bahiana, Salvador 1949, p. 46, nota 11.
34 F. Morais, ‘Estudantes da Universidade de Coimbra nascidos no Brasil’ Brasília IV
(1949), p. 47.
35 Dato, como se ha explicado antes, también recogido por Calmon, Introdução e notas
ao Catálogo genealógico, p. 212.
36 Títulos facticios, Rodrigues-Moura, Relaciones literarias, III, pp. 99 y 101-104, respectivamente. Por su importancia, se transcriben paleográÞcamente ambos documentos
en el Apéndice al Þnal de este artículo.
[114]
Manoel Botelho de Oliveria
hidalgo, prestamista, etc.37 –, quiso recibir el hábito de la Orden de Cristo, pero tal
privilegio le fue denegado de forma tajante, pues la Mesa de Consciência e Ordens
lo consideró “impedido pella fama, que padece de christão novo”.38
Los portadores del hábito de la Orden de Cristo pleitearon por varios
privilegios, entre ellos el de no pagar a la Hacienda Real el impuesto del diezmo.
Si bien alrededor de 1650 estaban exentos de dicho tributo, a Þnales de esa
década la Corona expidió varias cartas – ciertamente hubo resistencia ante las
nuevas medidas –, por las que se especiÞcaba que “se não possam isentar de
pagar dizimos como muitos pretenderam”.39 De todas formas, a pesar de derogada
esta importante exención, aquellos que recibían el hábito de la Orden de Cristo,
previa comprobación de la relación de servicios que habían prestado al Estado o
la justiÞcación de poseer bienes considerables, pasaban a disfrutar de variados
privilegios: “uma pensão régia e participar nos lugares de honra em todas as
37 Uno de los servicios prestados por Botelho de Oliveira que más estimó la Corona en
realidad no lo realizó él mismo, sino sus parientes (padre, hermano y tío), quienes
en repetidas ocasiones sirvieron en la defensa militar de la Ciudad de Salvador de
Bahía. El abogado Botelho de Oliveira, por medio del juízo das justiÞcações, pasó a
ser el heredero de los pagos que el Estado debía a sus familiares. Véase Ibidem, I, pp.
90-102, 169-179 y III, pp. 64-66 (Merced de D. Pedro II a Manoel Botelho de Oliveira,
Lisboa, 31 de octubre de 1697) y 94-96 (Merced de D. Pedro II a Manoel Botelho de
Oliveira, Lisboa, 9 de mayo de 1704). Si bien Botelho de Oliveira no tuvo una profesión
militar, no dejó de acudir en defensa de la Ciudad de Salvador de Bahía cuando las
circunstancias así lo exigieron: “[G]overnando o estado do Brazil Alexandre de Souza
Freire com avizo q. teve de se prepararem Armadas do Norte p.a invadir o dito estado
tratando de se prevenir p.a a defenca largar o exerçicio da Advogaçia e se offereçer
voluntariamente como soldado da ordenança assistindo ao trabalho das trincheiras
plataformaz e mais fortiÞcações que se Þzerão ao todo com seus escravos e madeiras p.
a a preparação dellas ...”; Merced de D. Pedro II a Manoel Botelho de Oliveira, Lisboa,
31 de octubre de 1697, citado de Rodrigues-Moura, Relaciones literarias, III, p. 64.
38 Recurso a la Probanza de Manoel Botelho de Oliveira para ingresar en la Orden de
Cristo, Lisboa, 26 de octubre de 1706; Rodrigues-Moura, Ibidem, pp. 104.
39 Carta regia de 24 de julio de 1658, citada de W. Pinho, História de um engenho do
Recôncavo: Matoim – Novo – Caboto – Freguezia. 1552-1944, Río de Janeiro 1946, p.
190, nota 2. Los privilegios tributarios que gozaban los nobles y allegados ya habían
sido criticados por el padre António Vieira en su Sermão de Santo Antônio, de 1642,
en el que deÞende que los tres Estados paguen impuestos, de la misma forma que la
muerte alcanza a todos los hombres: “[N]ão carreguem os tributos somente sobre uns,
carreguem sobre todos. [...] O maior jugo de um Reino, a mais pesada carga de uma
República, são os imoderados tributos. Se queremos que sejam leves, se queremos
que sejam suaves, repartam-se por todos. Não há tributo mais pesado que o da morte,
e contudo todos o pagam, e ninguém se queixa; porque é tributo de todos.” A. Vieira,
‘Sermão de Santo Antônio’, in Sermões, dos tomos, A. Pécora ed., São Paulo 2001, II,
pp. 323-324.
[115]
Enrique Rodrigues-Moura
cerimónias religiosas, com um hábito branco bordado com o símbolo da Ordem”.40
Las obligaciones consistían en comulgar cuatro veces al año, asistir a las Þestas
solemnes de la ciudad y participar en los entierros de sus correligionarios.
Gracias a los servicios que Botelho de Oliveira prestó a la Corona, una Merced
de D. Pedro II le concedió en 1697 una cuantía económica (tença) como premio
por el hábito de la Orden de Cristo, que, según el texto, se preveía que el abogado
bahiano conseguiría en breve: “[F]azer m.ce ao d.o M.el B.o de Olivra de 120 mil de
tença cada anno eff.os em sua vida som.te p.a os lograr a tit.o do habito da ordem
de Christo”.41 No obstante haber recibido esta tença, el 15 de junio de 1705, la
Mesa de Consciência e Ordens de la Orden de Cristo emitió una provisión que
consideraba a Botelho de Oliveira inhábil para recibir el hábito de dicha Orden. Dos
fueron los motivos alegados. Por un lado, que su padre, António Álvares Botelho,
antes de llegar a ser capitán de infantería había sido sastre (seu Pay foi Alfayate em
seu principio) y, por otro, se consideraba probado que Botelho de Oliveira tenía
sangre judía por parte materna (o mesmo Just.e he infamado de Christão Novo
por parte de sua May).42 Reaccionó el abogado bahiano con celeridad y pidió
que se le hiciesen nuevas diligencias, por lo que aportó nueva documentación. El
26 de octubre de 1706 se redactó el nuevo auto, en el que de forma detallada se
rebaten los argumentos presentados por Botelho de Oliveira, luego se le vuelve
a negar su ingreso en la Orden de Cristo e incluso, de forma tajante, al Þnal de
la argumentación se especiÞca que no ha lugar a nuevas diligencias sobre dicha
materia, considerando, pues, el caso cerrado: las “ditas inquirições se lhe Þzerão
sinco vezes, e por Menistro de toda a satisfação, se mostrão varios fundam.tos,
porque as ditas rezões se illidem, os quais não dão lugar a se conciderar util outra
alguã deligencia, que nesta materia se Þzer”.43
La primera negativa, según el Recurso presentado por Botelho de Oliveira,
afectó duramente a su prestigio social (recebe grande desconçolação, e prejuizio
40 R. Renou, ‘A cultura explícita 1650-1750’, in O império luso-brasileiro (1620-1750),
F. Mauro ed., in Nova História da Expansão Portuguesa, J. Serrão y A.H. de Oliveira
Marques eds., VII, Lisboa 1991, p. 393.
41 Merced de D. Pedro II a Manoel Botelho de Oliveira, Lisboa, 20 de marzo de 1697;
pasaje citado de Rodrigues-Moura, Relaciones literárias, III, p. 58. Un día después el
Paço portugués volvió a expedir un documento oÞcial en el que se especiÞca aun con
más detalles todos los servicios que Botelho de Oliveira prestó a la Administración
portuguesa: Merced de D. Pedro II a Manoel Botelho de Oliveira, Lisboa, 21 de marzo
de 1697; texto completo en Rodrigues-Moura, Ibidem, III, pp. 59-60.
42 Probanza de Manoel Botelho de Oliveira para ingresar en la Orden de Cristo, Lisboa,
15 de junio de 1705; pasaje citado de Rodrigues-Moura, Ibidem, III, p. 99; véase,
además, el Apéndice al Þnal de este artículo.
43 Recurso a la Probanza de Manoel Botelho de Oliveira para ingresar en la Orden de
Cristo, Lisboa, 26 de octubre de 1706, Ibidem, III, p. 104; véase, además, el Apéndice
al Þnal de este artículo.
[116]
Manoel Botelho de Oliveria
grave na sua honra), y se debió, siempre según el demandante, a una falta de
celo investigador en el arzobispado de Braga, de donde era originaria su familia
por parte materna.44 Según el suplicante Botelho de Oliveira, sus “inimigos”, por
odio, habrían dicho que su madre no era hija de los abuelos que él citaba, “Thome
† Bayão” y “Leonor Dias”, sino “de huã Catherina de Oliveira Irmã de hum
Fran.co Dias Bayão, tido e havido por christao novo”.45 El motivo que los habría
impulsado a obrar así era una enemistad personal, pues buscaban infamarlo y
mancillar su honra. Para defenderse, Botelho de Oliveira tuvo que trazar el árbol
genealógico de Catharina de Oliveira, de forma que se separase del suyo.46 El
Recurso aÞrma que Catharina de Oliveira (hermana de Fran.co Dias Bayão) contrajo
matrimonio con Andre Dias Delgado, con quien tuvo un único descendiente –
el texto también especiÞca que ella no contrajo un segundo matrimonio ni hubo
más hijos de éste –, la hija Andreza de Oliveira, que después casó con Ventura
da Costa. La imposibilidad de que esta Catharina de Oliveira fuese la abuela del
suplicante Botelho de Oliveira se debería a que tanto Catharina de Oliveira, como
su marido y yerno, Andre Dias Delgado y Ventura da Costa, respectivamente,
habrían sido testigos del matrimonio de los padres del demandante: Leonor de
Oliv.ra y An.to Álvares Botelho. El Livro dos Casados de la Matriz de Sergipe do
Conde, que, según Botelho de Oliveira, no presenta tacha ni enmiendas, sería una
prueba concluyente de su limpieza de sangre, pues en él habrían Þrmado tanto los
contrayentes como los testigos.47 Botelho de Oliveira también tiene que explicar
por qué sus hermanas se han declarado nietas de Catherina de Oliveira, y alega
que así lo han hecho para poder beneÞciarse de la dote de una “Cappella, que
44 Recurso a la Probanza de Manoel Botelho de Oliveira para ingresar en la Orden de
Cristo, Lisboa, 26 de octubre de 1706, Ibidem, III, p. 103; véase, además, el ya citado
Apéndice al Þnal de este artículo.
45 Recurso a la Probanza de Manoel Botelho de Oliveira para ingresar en la Orden de
Cristo, Lisboa, 26 de octubre de 1706, Ibidem, III, pp. 101-102; véase, además, el ya
citado Apéndice al Þnal de este artículo.
46 Los nombres que a continuación se citan respetan la grafía original del Recurso a la
Probanza de Manoel Botelho de Oliveira para ingresar en la Orden de Cristo, Lisboa,
26 de octubre de 1706; Ibidem, III, pp. 101-104. Véase el Apéndice al Þnal de este
artículo.
47 El Arquivo da Cúria Metropolitana, institución que recoge todos los documentos
históricos relativos a bautizos, matrimonios, defunciones, etc., de la Ciudad de
Salvador de Bahía y alrededores, se encuentra bajo custodia de la Universidad Católica
de Salvador (UCSAL), que ha iniciado una loable labor de recuperación de fondos.
La mayor parte de la documentación está en urgente proceso de restauración, pues
muchos legajos se han convertido en cerrados bloques de papel (“livros atijolados”
es la terminología coloquial que usan los conservadores de dicho acervo), siendo
imposible pasar sus páginas.
[117]
Enrique Rodrigues-Moura
instituio Fra.co Dias Bayão Irmão da dita Catherina de Oliveira”.48 El recurso
da por sentado que el error genealógico que ha perjudicado a Botelho de Oliveira
proviene de la confusión de los apellidos de su verdadero abuelo por parte de
madre, Thome † Bayão, y el amigo de éste, Fran.co Dias Bayão. La familiaridad
de trato entre ambas familias, hizo que con el tiempo se confundiesen los datos
familiares correctos:
[A] opinião que alguãs pessoas Þzerão na Bahia contra o Sup.te teve
erradam.te principio na semelhanca do nome de Bayão que tinha o dito seu
Avo materno Thome † Bayão, e o d.o Fran.co Dias Bayão irmão de Catherina
de Oliveira, e pella muita amizade, com que todos se tratavão, trocandose com o tempo as verdadeiras noticias, Þcarão muitos entendendo ser o
Avo do Sup.te dos mesmos Bayoens de Fran.co Dias Bayão, sendo realm.te
diversos ...49
Es decir, de ser cierta la argumentación de Botelho de Oliveira, no hay duda de que
sus abuelos maternos tenían tratos muy estrechos con los Bayão, familia cristãnova, y que una ganancia económica inmediata hizo que sus hermanas se declarasen
nietas de Catherina de Oliveira, que era hermana del señalado cristiano nuevo
Fra.co Dias Bayão.50 Además, arguye que la ausencia del acta de bautizo de su
madre en la metrópoli brasileña se debe a que tanto ésta como los abuelos maternos
del suplicante nacieron en Arcos de Valdevez, en las cercanías de Braga, Portugal.
Con dos súplicas concluye el abogado bahiano su recurso, por un lado, pidiendo
que se hagan más averiguaciones en el Reino, concretamente en el arzobispado
de Braga, y, por otro, apelando a la magnanimidad de D. Pedro II, para que por
48 Recurso a la Probanza de Manoel Botelho de Oliveira para ingresar en la Orden de
Cristo, Lisboa, 26 de octubre de 1706; pasaje citado de Rodrigues-Moura, Relaciones
literarias, III, p. 103; véase, además, el Apéndice al Þnal de este artículo.
49 Recurso a la Probanza de Manoel Botelho de Oliveira para ingresar en la Orden de
Cristo, Lisboa, 26 de octubre de 1706, Ibidem, III, p. 103; véase el texto completo en
el Apéndice al Þnal de este artículo.
50 El nombre de Catherina de Oliveira aparece también en la amplia documentación
que se conserva en el Arquivo da Casa de Cadaval. Las investigadoras Rau y Silva
han catalogado todos los documentos relativos al Brasil y citan la existencia de
una “Catarina de Oliveira, cristã nova, natural de S. Martinho, Couto de Alcobaça,
moradora em Lisboa”, que habría salido en el Auto de Fe del nueve de enero de 1633,
en Lisboa, y cuya condena habría sido un exilio forzado de cuatro años al Brasil, por
haberse casado en segundas nupcias estando su primer marido todavía vivo; V. Rau
y M. F. G. da Silva, Os manuscritos do Arquivo da Casa de Cadaval respeitantes ao
Brasil, dos vol., Coimbra 1956-1958, p. 47. No es imposible que ambas Catherinas de
Oliveira sean la misma; la cronología, al menos, lo permite.
[118]
Manoel Botelho de Oliveria
ausencia de datos no se permita una mácula en la honra de un Þel súbdito suyo.51
No obstante, como se ha dicho, los funcionarios responsables fueron categóricos
a la hora de fallar en contra de los intereses de Botelho de Oliveira: “não dão
lugar a se conciderar util outra alguã deligencia que nesta materia se Þzer”.52 Se
refuta, pues, el recurso de Botelho de Oliveira, toda vez que ya se habían hecho las
necesarias averiguaciones, por persona competente, e incluso se rechaza de forma
tajante la posibilidad de que se hagan más investigaciones. La fama de cristãonovo que pesaba sobre Botelho de Oliveira, y que el documento se encarga de
recordar, resultó ser imposible de borrar. Puesto que esta negativa no discute los
datos genealógicos del recurso de Botelho de Oliveira, puede quedar la duda sobre
si estos son verídicos, pero no la seguridad de que el poeta bahiano tuvo frecuentes
tratos con familias de origen judío y que la fama que tenía de cristiano nuevo era
harto conocida entre sus contemporáneos.
51 Son innumerables las dispensas que, por motivos diversos (normalmente edad o
profesión ‘indigna’, en algunos casos también por la “mácula” de cristiano nuevo),
se otorgaban a los solicitantes del hábito de la Orden de Cristo. Por ejemplo, sobre el
coronel Pedro Garcia Pimentel, Calmon escribe que “[h]avia impedimento, quanto à
naturalidade dos avós paternos”, pero “[f]oram dispensados e ingressou na Ordem”
(Calmon, Introdução e notas ao Catálogo genealógico, p. 206). Este coronel Pedro
Garcia Pimentel es el mismo que Þrma el Acta de la Cámara Municipal, Salvador, 17
de mayo de 1697, conjuntamente con Botelho de Oliveira; ambos como “senhores de
engenho e lavradores de cana”; Rodrigues-Moura, Relaciones literarias, III, p. 61. La
habilitación que obtuvo Pedro Garcia Pimentel para ingresar en la Orden de Cristo es
de 1703, luego coetánea al rechazo que recibió la solicitud de Botelho de Oliveira.
Es interesante notar que en 1709 había una causa abierta entre la familia Pimentel y
Botelho de Oliveira (S. Leite S. J., História da Companhia de Jesus no Brasil, diez
vol., Río de Janeiro 1949, IX, p. 185). Otro ejemplo que demuestra la existencia de
dispensas lo aporta el hábito que recibió el capitán e historiador Sebastião da Rocha
Pita, quien en su momento no sólo era menor de edad, sino que tenía un abuelo paterno
que había sido zapatero, luego había ejercido un oÞcio manual (Calmon, Introdução e
notas ao Catálogo genealógico, p. 111). El propio Bernardo Vieira Ravasco recibió una
clara negativa en 1673: “por ora não está capaz de entrar na mercê do hábito”; a su hijo,
Gonçalo Ravasco Cavalcanti e Albuquerque, también se le rechazó inicialmente su
ingreso en la Orden de Cristo (Calmon, Introdução e Notas ao Catálogo Genealógico,
pp. 442-443). Para cerrar esta breve lista, hay que recordar que los biógrafos de
Francisco Manuel de Melo han señalado que éste tenía ascendencia judía por parte
materna, por lo que necesitó una dispensa, a día de hoy perdida, para recibir el título
de caballero de la Orden de Cristo (A. Bernat Vistarini, Francisco Manuel de Melo
(1608-1666): Textos y contextos del barroco peninsular, Palma de Mallorca 1992, p.
58).
52 Recurso a la Probanza de Manoel Botelho de Oliveira para ingresar en la Orden de
Cristo, Lisboa, 26 de octubre de 1706; pasaje citado de Rodrigues-Moura, Relaciones
literarias, III, p. 104; véase el texto completo en el Apéndice al Þnal de este artículo.
[119]
Enrique Rodrigues-Moura
Novinsky aÞrma que los cristianos nuevos de Salvador da Bahía, ciudad que
hacia la mitad del siglo 17 presentaba la mayor concentración de judíos conversos
de todo Brasil, no destacaban por su religiosidad, ni estaban organizados en ningún
grupo internacional o “supranacional”, ni formaban un conjunto cohesionado
con especiales relaciones entre ellos, sino que mantenían estrecho trato con las
familias de cristianos viejos, como lo prueba la documentación conservada.53 De
todas formas, como se ha indicado antes, la misma autora también deÞende que
el criptojudaismo existió durante casi tres siglos en las posesiones portuguesas.54
A día de hoy, pues, faltan datos para encuadrar fehacientemente a Botelho de
Oliveira en uno de ambos grupos – asimilados o criptojudíos –, o a caballo entre
ambos.
Se comprueba, pues, que la Merced que D. Pedro II había otorgado a Botelho de
Oliveira para su ingreso en la Orden de Cristo, antes citada, no se hizo efectiva, ya
que no hubo tal ingreso, pero la heredó Estêvão de Brito Freire, hijo del agraciado.
En nota añadida posteriormente a esta Merced de D. Pedro II a Manoel Botelho de
Oliveira, Lisboa, 20 de marzo de 1697, se puede leer que D. João V así lo dispuso:
“Por a m.ce do habito Christo e 120 mil de tença contheudos neste assento não ter
effeito no d.o M.el B.o de Olivr.a nem se chegar a assentar lhe fes El Rey D. João
o 5.º nosso S.or m.ce de q. o d.o habito e tença tivesse effeito em seu f.o Estevão de
Br.to Freire como verá no L.o 5. do d.o Rey a ß. 251”.55
No se especiÞca la fecha de dicha nota, pero el contenido del texto y la referencia
a D. João V son una evidencia de que es posterior al texto principal, fechado a 20
de marzo de 1697. Es decir, nada más fallecer Botelho de Oliveira, a principios de
1711, su hijo Estêvão de Brito Freire solicitó y logró que esta importante Merced
de D. Pedro II recayese en su persona, a modo de herencia (el título y la cuantía
económica): a 4 de noviembre de 1711 va fechado el documento oÞcial que así
lo conÞrma, incluido como anexo al Recurso a la Probanza de Estêvão de Brito
Freire para ingresar en la Orden de Cristo, Lisboa, 20 de diciembre de 1724.56
Se comprueba, además, la agilidad de las comunicaciones entre el Reino y sus
conquistas.
53 A. Novinsky, Cristãos Novos na Bahia, pp. 120-121, 135 y 158.
54 Ibidem, p. 143.
55 Nota manuscrita añadida a la Merced de D. Pedro II a Manoel Botelho de Oliveira,
Lisboa, 20 de marzo de 1697; texto completo en Rodrigues-Moura, Relaciones
literarias, III, p. 58.
56 Este documento oÞcial en cuestión es un texto más extenso que las líneas aquí citadas,
las cuales se incluyeron en la Merced de D. Pedro II a Manoel Botelho de Oliveira,
Lisboa, 20 de marzo de 1697; pero su contenido es muy semejante. Este documento
oÞcial fue añadido al citado Recurso a la Probanza de Estêvão de Brito Freire para
ingresar en la Orden de Cristo, Lisboa, 20 de diciembre de 1724, y va fechado a 4 de
noviembre de 1711; Rodrigues-Moura, Ibidem, III, p. 180.
[120]
Manoel Botelho de Oliveria
Dos de los hijos varones de Botelho de Oliveira, Francisco Félix Botelho de
Brito y Estêvão de Brito Freire, recibieron conjuntamente, en 1724, el hábito de
la Orden de Cristo. La Mesa de Consciência e Ordens rechazó sus respectivas
primeras peticiones, pero aceptó los sendos recursos presentados algunas semanas
después.57 El motivo por el que se rechazaron sus peticiones fue el mismo, la
profesión inicial de su abuelo paterno, el por entonces ya fallecido capitán de
infantería António Álvares Botelho, padre de Botelho de Oliveira. Esta profesión
primera, sastre, no condecía con el prestigio que conllevaba el hábito de la Orden
de Cristo. Las probanzas realizadas para averiguar si los hijos de Botelho de
Oliveira tenían antecedentes judíos fueron favorables a los solicitantes, pues las
tres generaciones que se investigaban – los propios suplicantes y los padres y
abuelos de estos – resultaron libres de mácula. A Botelho de Oliveira se le había
acusado de tener una abuela cristiano nueva, luego una bisabuela de sus hijos, ya
la cuarta generación.
Los sendos recursos que ambos hijos de Botelho de Oliveira presentaron a la
Mesa de Consciência e Ordens alegan que su abuelo paterno se liberó de la mancha
de su profesión inicial al alcanzar el grado de capitán de infantería en Salvador de
Bahía, luego pasó a ser miembro de los homens bons de la ciudad, cualidad que
mantuvo e incluso incrementó su hijo y padre de los suplicantes, Manoel Botelho
de Oliveira. Concretamente, el recurso presentado por Estêvão de Brito Freire
hace mención a los servicios prestados por su padre y por su tío, António Botelho.
Recuerda que su padre, Botelho de Oliveira, que “servio os cargos nobrez da
Republica como forão os de vereador, e Juiz dos Orfãos”, ya había merecido la
tença para el hábito de la Orden de Cristo, “que depois os renunciou nelle Supp.
te
que vive em estado de nobreza conhecida com o foro de Fidalgo da Caza de V.
Mag.de”.58 Como se ha dicho antes, la citada Merced de D. Pedro II que no pudo
disfrutar Manoel Botelho de Oliveira recayó en herencia a su hijo Estêvão de Brito
Freire.
Por su parte, en el Recurso a la Probanza presentado por Francisco Félix Botelho
de Brito se recuerda que António de Brito Freire, su sobrino, ya había recibido dicho
57 Los documentos en cuestión son los siguientes: la Probanza de Francisco Félix Botelho
de Brito para ingresar en la Orden de Cristo, Lisboa, 6 de noviembre de 1724 y la
Probanza de Estêvão de Brito Freire para ingresar en la Orden de Cristo, Lisboa, 6 de
noviembre de 1724 (las negativas iniciales) y el Recurso a la Probanza de Francisco
Félix Botelho de Brito para ingresar en la Orden de Cristo, Lisboa, 20 de diciembre
de 1724 y el Recurso a la Probanza de Estêvão de Brito Freire para ingresar en la
Orden de Cristo, Lisboa, 20 de diciembre de 1724 (las aceptaciones deÞnitivas para
que ambos recibiesen el hábito de la Orden de Cristo). Para una transcripción de estos
documentos, veáse Ibidem, III, pp. 168, 170, 174-176 y 177-180, respectivamente.
58 Recurso a la Probanza de Estêvão de Brito Freire para ingresar en la Orden de Cristo,
Lisboa, 20 de diciembre de 1724; citado en Ibidem, III, pp. 177-178.
[121]
Enrique Rodrigues-Moura
hábito por medio de una merced real y en ese momento se encontraba sirviendo
como soldado en la India. D. João V concedió en 1724 la dispensa solicitada por
Francisco Félix Botelho de Brito, pero le exigió que contribuyese con un “donativo
de sencoenta mil rs. p.a as obras do hsp.al das Caldaz [da Rainha]”, residencia que
el monarca frecuentaría con asiduidad durante los últimos trece años de su vida.59
Puesto que el donativo se otorgó según lo acordado, Francisco Félix Botelho de
Brito obtuvo la dispensa solicitada para recibir el hábito de la Orden de Cristo.60
Es necesario señalar, además, que entre la Probanza rechazada y el Recurso a la
Probanza aprobado (6 de noviembre y 20 de diciembre de 1724, respectivamente),
Franciso Félix Botelho de Brito percibió una Merced de D. João V, fechada en
Lisboa el 14 de noviembre de 1724, por la que se le concedió el título de Fidalgo
de la Casa Real, hecho que sin duda contribuyó a que el Recurso a la Probanza se
decantase hacia una solución favorable al suplicante.61
En resumidas cuentas, el sastre António Álvares Botelho, que había embarcado
hacia el Brasil alrededor del año 1625 para luchar contra los holandeses y que
por sus servicios militares había alcanzado una holgada posición social entre los
homens bons de la Ciudad de Salvador de Bahía, pudo facilitar a su hijo Manoel
Botelho de Oliveira una formación jurídica en Coimbra. Esta formación le fue de
gran utilidad a Botelho de Oliveira para mantener e incrementar tanto los bienes
materiales como el prestigio social adquirido por su progenitor, llegando incluso
a recibir el título de Fidalgo de la Casa de su Majestad, pero este reconocimiento
social no fue lo suÞcientemente sólido para limpiar la fama de cristiano nuevo
que arrastraba su familia, lo que le impidió recibir el muy ansiado hábito de la
Orden de Cristo. No obstante esta decepción, algo menos de veinte años después
dos de sus hijos, Francisco Félix Botelho de Brito y Estêvão de Brito Freire, sí
lograrían este privilegio. Incluso un hijo ilegítimo de Estêvão de Brito Freire,
António de Brito Freire, luego bisnieto de António Álvares Botelho y nieto de
Manoel Botelho de Oliveira, también recibió el hábito de la Orden de Cristo. De
todas formas, es importante resaltar que esta “mácula” en la biografía de Manoel
Botelho de Oliveira, oÞcial y pública a partir de 1706, no fue óbice para que cuatro
años después, un año antes de su fallecimiento, ejerciese el cargo de vereador de
59 Recurso a la Probanza de Francisco Félix Botelho de Brito para ingresar en la Orden
de Cristo, Lisboa, 20 de diciembre de 1724; citado en Ibidem, III, pp. 175.
60 Nótese, como se ha visto en el párrafo anterior, que su hermano no tuvo que hacer
ningún donativo, posiblemente porque recibió en herencia la tença que se había
otorgado a su padre, según se lee en el ya citado documento fechado a 4 de noviembre
de 1711 e incluido en el Recurso a la Probanza de Estêvão de Brito Freire para ingresar
en la Orden de Cristo, Lisboa, 20 de diciembre de 1724.
61 Merced de D. João V a Francisco Félix Botelho de Brito, Lisboa, 14 de noviembre de
1724; Rodrigues-Moura, Relaciones literarias, III, 171-173. Su hermano, como se ha
visto en el párrafo anterior, ya gozaba del título de Fidalgo de la Casa Real.
[122]
Manoel Botelho de Oliveria
la Cámara Municipal de Salvador de Bahía; luego, salvo nuevas investigaciones,
no llegó a perder la condición de homem bom y nobre da terra.
Apéndice
Todos los títulos de las actas, cartas, mercedes, probanzas o recursos citados
en este artículo son facticios, de acuerdo con el tomo III de la tesis doctoral de
E. Rodrigues-Moura, Relaciones literarias entre la Península Ibérica y Brasil:
estudio y edición crítica de la obra poética de Manoel Botelho de Oliveira
(1636-1711): tomo I Vita – Opus – Editio, tomo II Edición crítica, tomo III
Addenda. Documentos históricos para la biografía de Manoel Botelho de Oliveira,
Madrid, Universidad Complutense de Madrid, 2006-2007. Esta Tesis Doctoral
edita por orden cronológico 104 documentos relativos a la vida de Manoel Botelho
de Oliveira, entre ellos los aquí citados. A continuación se presentan los datos
bibliográÞcos completos de las actas, cartas, mercedes, probanzas o recursos
citados en este artículo.
Acta de la Cámara Municipal, Salvador, 23 de abril de 1638. En: Atas da
Câmara 1625-1641. Documentos Históricos do Arquivo Municipal (sin fecha).
Vol. 1. Salvador de Bahía: Prefeitura do Salvador, pp. 358-365.
Acta de la Cámara Municipal, Salvador, 29 de julio de 1659. En: Atas da
Câmara 1659-1669. Documentos Históricos do Arquivo Municipal (1949). Vol. 4.
Salvador de Bahía: Prefeitura do Salvador, p. 7.
Acta de la Cámara Municipal, Salvador, 9 de febrero de 1692. En: Atas da
Câmara 1684-1700. Documentos Históricos do Arquivo Municipal (sin fecha).
Vol. 6. Salvador de Bahía: Prefeitura do Salvador, pp. 175-177.
Merced de D. Pedro II a Manoel Botelho de Oliveira, 20 de marzo de 1697.
En: Lisboa, Instituto dos Arquivos Nacionais / Torre do Tombo. Registo Geral de
Mercês de D. Pedro II. Libro 11, fols. 255v y 445r.
Merced de D. Pedro II a Manoel Botelho de Oliveira, 21 de marzo de 1697.
En: Lisboa, Instituto dos Arquivos Nacionais / Torre do Tombo. Registo Geral de
Mercês de D. Pedro II. Libro 11, fol. 210r.
Acta de la Cámara Municipal, Salvador, 17 de mayo de 1697. En: Atas da
Câmara 1684-1700. Documentos Históricos do Arquivo Municipal. Volumen 6º.
Prefeitura do Salvador, Salvador, sin fecha, pp. 338-339.
Merced de D. Pedro II a Manoel Botelho de Oliveira, Lisboa, 31 de octubre de
1697. En: Lisboa, Instituto dos Arquivos Nacionais / Torre do Tombo. Chancelarias
Régias de D. Pedro II. Libro 24, fols. 113v-114v.
Acta de la Cámara Municipal, Salvador, 29 de noviembre de 1697. En: Atas
da Câmara 1684-1700. Documentos Históricos do Arquivo Municipal (sin fecha).
Vol. 6. Salvador de Bahía: Prefeitura do Salvador, pp. 345-347.
[123]
Enrique Rodrigues-Moura
Carta Patente de João de Lencastre a Manoel Botelho de Oliveira, Salvador,
4 de junio de 1702. En: Arquivo Público do Estado da Bahia, Salvador de Bahía.
Colonial, Patentes 1696-1703. Libro 335, fols. 341r-342r.
Acta de la Cámara Municipal, Salvador, 4 de diciembre de 1702. En: Atas da
Câmara 1700-1718. Documentos Históricos do Arquivo Municipal (1984). Vol. 7.
Salvador de Bahía: Prefeitura do Salvador, pp. 128-129.
Carta Patente de conÞrmación de D. Pedro II a Manoel Botelho de Oliveira,
Lisboa, 16 de febrero de 1703(1/2). En: Lisboa, Instituto dos Arquivos Nacionais /
Torre do Tombo. Chancelaria Régia de D. Pedro II. Libro 62, fol. 434r.
Merced de D. Pedro II a Manoel Botelho de Oliveira, 9 de mayo de 1704.
En: Lisboa, Instituto dos Arquivos Nacionais / Torre do Tombo. Registo Geral de
Mercês de D. Pedro II. Libro 11, fols. 210r-210v y 445r.
Acta de la Cámara Municipal, Salvador, 8 de noviembre de 1704. En: Atas da
Câmara 1700-1718. Documentos Históricos do Arquivo Municipal (1984). Vol. 7.
Salvador de Bahía: Prefeitura do Salvador, pp. 219-220.
Probanza de Manoel Botelho de Oliveira para ingresar en la Orden de Cristo,
Lisboa, 15 de junio de 1705. En: Lisboa, Instituto dos Arquivos Nacionais / Torre
do Tombo. Habilitações à Ordem de Cristo. Letra M, Maço 39, n.º 92, ß. 41r y
parcialmente sin numeración.
Recurso a la Probanza de Manoel Botelho de Oliveira para ingresar en la
Orden de Cristo, Lisboa, 26 de octubre de 1706. En: Lisboa, Instituto dos Arquivos
Nacionais / Torre do Tombo. Habilitações à Ordem de Cristo. Letra M, Maço 39,
n.º 92, fols. 50r-51v y parcialmente sin numeración.
Acta de la Cámara Municipal, Salvador, 7 de enero de 1708. En: Atas da
Câmara 1700-1718. Documentos Históricos do Arquivo Municipal (1984). Vol. 7.
Salvador de Bahía: Prefeitura do Salvador, pp. 353-354.
Acta de la Cámara Municipal, Salvador, 11 de diciembre de 1708. En: Atas da
Câmara 1700-1718. Documentos Históricos do Arquivo Municipal (1984). Vol. 7.
Salvador de Bahía: Prefeitura do Salvador, pp. 355-356.
Probanza de Francisco Félix Botelho de Brito para ingresar en la Orden de
Cristo, Lisboa, 6 de noviembre de 1724. En: Lisboa, Instituto dos Arquivos
Nacionais / Torre do Tombo. Habilitações à Ordem de Cristo. Letra F, Maço 34,
n.º 137 (parcialmente sin numeración).
Probanza de Estêvão de Brito Freire para ingresar en la Orden de Cristo, Lisboa,
6 de noviembre de 1724. En: Lisboa, Instituto dos Arquivos Nacionais / Torre do
Tombo. Habilitações à Ordem de Cristo. Letra E, Maço 5, n.º 8 (parcialmente sin
numeración).
Merced de D. João V a Francisco Félix Botelho de Brito, Lisboa, 14 de
noviembre de 1724. En: Lisboa, Instituto dos Arquivos Nacionais / Torre do
Tombo. Chancelaria Régia de D. João V. Libro 65, fols. 191v-192v.
Recurso a la Probanza de Francisco Félix Botelho de Brito para ingresar en
[124]
Manoel Botelho de Oliveria
la Orden de Cristo, Lisboa, 20 de diciembre de 1724. En: Lisboa, Instituto dos
Arquivos Nacionais / Torre do Tombo. Habilitações à Ordem de Cristo. Letra F,
Maço 34, n.º 137 (parcialmente sin numeración).
Recurso a la Probanza de Estêvão de Brito Freire para ingresar en la Orden
de Cristo, Lisboa, 20 de diciembre de 1724. En: Lisboa, Instituto dos Arquivos
Nacionais / Torre do Tombo. Habilitações à Ordem de Cristo. Letra E, Maço 5, n.º
8 (parcialmente sin numeración).
Edición paleográÞca de documentos
Edición paleográÞca de los dos principales documentos relacionados con el origen
judeoconverso de Manoel Botelho de Oliveira.62 A cada documento le antecede
un escueto resumen y un título facticio, otorgado por el autor de este artículo.
Tras la transcripción del documento, se da su localización exacta en el Instituto
dos Arquivos Nacionais / Torre do Tombo de Lisboa. Ambas transcripciones se
encuentran en Rodrigues-Moura, Relaciones literarias, III, pp. 99 y 101-104.
Documento 1
Probanza que juzga a Manuel Botelho de Oliveira inhábil para ingresar en la Orden
de Cristo. Dos son los motivos que se alegan: su padre, António Álvares Botelho,
antes de ser capitán de Infanteria fue sastre; y, además, es considerado cristiano
nuevo por parte de madre. Dada en Lisboa el 15 de junio de 1705.
Probanza de Manoel Botelho de Oliveira para ingresar en la Orden de Cristo,
Lisoba, 15 de junio de 1705
[I]
Da Meza da Cons.cia e Ordenz
Sobre as provanças de Manoel Botelho de Oliveira
[41r] Snor63
Foi V. Mag.de servido fazer m.e do habito da Ordem de Christo a Manoel
Botelho de Oliveira, e p.a o poder receber se lhe mandarão fazer as provanças de
sua habelitação, das quais constou que he mayor de sincoenta annos, e que seu
62 Para facilitar la lectura, se ha optado por separar las palabras; no se señalan los Þnales
de línea; sí se señalan, no obstante, los cambios de página; como es tradición, el signo
† apunta una palabra indescifrable; <> señala una palabra o letra tachada.
63 Despacho, en el margen superior izquierdo: “Guardem-se os deÞnitorios Lx.a 19 de
junho de 1705”.
[125]
Enrique Rodrigues-Moura
Pay foi Alfayate em seu principio, e depois Capitão de Infantar.a e por tão bem
constar que o mesmo Just.e he infamado de Christão Novo por parte de sua May se
julgou por estes impedimentos por inhabel de entrar na Ordem, do que se da conta
a V. Mag.de Como Governador, e perpetuo Admenistrador della na forma que o
dispõem os DefÞnitorios. Lx.a 15. de Junho de 1705.
Dom Fran.co de Souza
Martim Melo Paym
João da Mesq.ta e Mattos
Dom Fernando de Faro
Lisboa, Instituto dos Arquivos Nacionais / Torre do Tombo
Habilitações à Ordem de Cristo
Letra M, Maço 39, n.º 92, ß. 41r y parcialmente sin numeración.
Documento 2
Recurso a la Probanza que juzgó a Manuel Botelho de Oliveira inhábil para ingresar
en la Orden de Cristo. Las nuevas diligencias vuelven a juzgar a Manoel Botelho
de Oliveira inhábil para ingresar en la Orden de Cristo. Dos son los motivos que
se alegan: su padre, António Álvares Botelho, antes de ser capitán de infanteria
fue sastre; y, además, es considerado cristiano nuevo por parte de madre. Dada en
Lisboa el 26 de octubre de 1706.
Probanza de Manoel Botelho de Oliveira para ingresar en la Orden de Cristo,
Lisoba, 15 de junio de 1705
[I]
26. de Outr.o de 1706.
Da Meza da Cons.cia e Ordenz
Sobre as Novas deligencias, que pede se lhe mandem
fazer Manoel Botelho de Oliveira.
[50r] Snor.64
Por Consulta de 15. de Junho de 1705. se deu conta a V. Mag.de que das
provanças que se mandarão fazer a Manoel Botelho de Oliveira p.a receber o habito
da Ordem de Christo, de que V. Mag.de lhe fes m.e, constava ser mayor de sincoenta
annos, e que seu Pay fora Alfayate em seu principio, e depois Capitão de Infantar.a,
e que por tão bem constar que o mesmo Just.e he infamado de christão novo por
parte de sua May se julgara por estes impedim.tos por inhabel de entrar na Ordem,
e V. Mag.de foi servido mandar responder, que se guardassem os DefÞnitorios.
E tendo o Just.e noticia da d.a resolução, recorreo a V. Mag.de com huã petição
em que refere que querendo habelitar-se neste Tribunal pa tomar o hábito de
64 Despacho, en el margen superior izquierdo: “Como parece. Lx.a 4 de Abril de 1707”.
[126]
Manoel Botelho de Oliveria
Christo de que V. Mag.de lhe fes m.e declarou ser Þlho de An.to Alvares Botelho,
e sua Mulher Leonor de Oliv.ra, e que esta era Þlha legitima de Thome † Bayão,
e sua mulher Leonor Dias naturais da Vila dos Arcos de Valdeves Arcebispado de
Braga, e sem embargo de ser esta apurao verdade, pois assim se referia no assento
do L.o dos Cazados que se fes ao tempo, que os Pays delle Sup.te se receberão
na Matris de Sergipe do Conde do Reconcavo da Cid.de da Bahia (donde o Supte
he natural) o qual Livro he antiguo authentico, legal, e sem vicio, como havia
de constar do exame da Certidão, que no d.o Tribunal offereceo o Sup.te, seus
inimigos em seu odio arguirão, que a dita Leonor de Oliveira May do Sup.te não
era Þlha dos sobreditos, mas de huã Catherina de Oliveira Irmã de hum Fran.co
Dias Bayão, tido e havido por christao novo, p.a assim o infamarem, e lhe tirarem
a sua honra, a qual Þliação he falsa, e supposta, e convencesse manifestam.te porq.
a d.a Catherina de Oliveira foi cazada com Andre Dias Delgado, como o declara no
seu testam.to seu Irmão o d.o Fran.co Dias Bayão, e deste | Matrimonio não houve [50v]
mais que huã Þlha chamada Andreza de Oliveira, que foi cazada com Ventura da
Costa, o qual se habelitou por cabeça da d.a sua mulher para herdeiro unico da dita
sua sogra Catherina de Olivr.a por desta não haver mais outro algum descendente
naquelle matrimonio, nem de outro pois o não contrahio menos fora delle, sem
nesta herança ser parte a May do Sup.te por lhe não pertencer. Nem he possivel
nem versossimel, que a May do Sup.te fosse Þlha da d.a Catherina de Oliveira,
porquanto a mesma Catherina de Oliveira, seu marido Andre Dias Delgado, e seu
Genro Ventura da Costa forão testemunhas do recebim.to da May do Sup.te com seu
marido An.to Al.es Botelho, como constava do mesmo assento que do tal recebim.
to
se fes pello Parroco no Livro dos Cazados ja referido; do que tudo se segue
infalivelm.te, que a May do Sup.te não he Þlha da dita Catherina de Oliveira, e que
ainda cazo dado houvesse alguãs testemunhas, que induzidas por seus inimigos
depuzecem o contrario, estas se convencem manifestam.te p.o dito assento do
L.o dos Cazados, que por ser in† antigo, e feito p.a o mesmo Þn de declarar a
origem, e parentesco dos contrahentes do matrimonio, e achando-se sem vicio,
como se acha, deve prevalecer na forma de direito contra todas as testemunhas
em contra.o principalm.te concorre em sua ajuda a certidão do Estillo antiguissimo
athe hoje naquelle Arcebispado, que os solteiros não sejão admetidos a cazar
sem provarem o celibato e as origens de donde são naturais, com cuja sentença
do ordinario mostrada ao Parrocho se recebem, e o outro instrom.to judicial da
habelitação do d. Ventura da Costa, em que se mostra que de Catherina de Oliveira
não houve mais Þlhos, que Andreza de Oliveira, o qual instrom.to Þca com mais
fee a resp.o do Sup.te por não ser celebrado conchavo antes entre diversas partes,
e em tempo mais antiguo. Supposto, que huãs irmãs do Sup.te se habilitassem por
netas da d.a Catherina de Oliveira, foi falsam.te com testemunhas rogadas contra
toda a verdade som.te com o de poderem se dotadas com os dotes da Cappella,
que instituio Fra.co Dias Bayão Irmão da dita Catherina de Oliveira, e deixou em
[127]
Enrique Rodrigues-Moura
[51r] seu testam.to p.a se cazarem as | Þlhas de suas Irmans, e descendentes dellas. E
por assim ser falsa a d.a habelitação não pode prejudicar ao Sup.te a condição,
que della resulta, por ser feita p.a diverso Þm, e se convencer manifestam.te pello
sobredito assento do L.o dos Cazados, e habelitação judicial, que fes Ventura da
Costa. E porquanto não obstante o referido forão neste Tribunal reprovadas as
suas inquirições talvez por não constar dellas com a clareza necessaria a allegação
referida por falta de mayor averiguação no lugar da origem doz Avoz maternos do
Sup.te, do que recebe grande desconçolação, e prejuizio grave na sua honra, a que
V. Mag.de pella sua muita piedade, e real clemencia custuma attender, p.a que seus
vassallos por falta de mayor averiguação não Þquem com macula na sua honra, e
com nova averiguacão se poderá examinar melhor todo o referido, principalm.te
quando a opinião que alguãs pessoas Þzerão na Bahia contra o Sup.te teve erradam.
te
principio na semelhanca do nome de Bayão, que tinha o dito seu Avo materno
Thome † Bayão, e o d.o Fran.co Dias Bayão Irmão de Catherina de Oliveira, e pella
muita amizade, com que todos se tratavão, trocando-se com o tempo as verdadeiras
noticias, Þcarão muitos entendendo ser o Avo do Sup.te dos mesmos Bayoens de
Fran.co Dias Bayão, sendo realm.te diversos, e à sombra desta opinião se encobrio,
e disfarçou a falsid.de com que as Irmãs do Sup.te se habelitarão inconcludentem.
te
por netas de Catherina de Oliveira, com o interesse dos dotes, porq.o dizem nas
suas justiÞcações, que são Þlhas de Leonor de Oliveira, e netas de Catherina de
Oliveira, sem declararem Avo materno, a cuja inconcludencia se deve attender,
como tão bem a não haver em todos os livros daquella Metropoli assento algum
do baptismo da May do Sup.te, cuja falta nelles fas mais legal, e verdadeiro o
referido assento do L.o dos Cazados, p.a que por elle se julgue serem a May e
Avos Maternos do Sup.te naturais da Villa dos Arcos de Valdeves, visto na forma
de direito provar-se por semelhantes livros a origem e Þliação das pessoaz, de tal
sorte que qualquer declaração, que nelles se faça (como he vulgar) de huã, e outra
[51v] couza se presume verdadeira, e deve | prevalecer a toda prova de testemunhas em
contra.o
P.a V. Mag.de que em consideração do referido lhe faça m.e mandar, que com
effeito se abra a concluzão, p.a q. se faça mais deligencia no lugar ja nomeado da
origem da May, e Avos Maternos do Sup.te, e toda a que for necessaria p.a exame
da verdade, p.a que por falta della não perigue a honra, e credito do Sup.te.
E por V. Mag.de mandar que a d.a petição se veja neste Tribunal, e se consulte
o que parecer com effeito, sem embargo das ordens em contrario.
Sendo nelle vista com as inquiriçõis do Sup.te
Pareceo que V. Mag.de não deve deferir ao Sup.te, por as rezões que em sua
petição allega, serem ja vistas, e ponderadas ao tempo da sentença que neste
Tribunal se proferio sobre as suas inquirições, e não poderão obstar a deixar
por ellas de ser julgado por impedido pella fama, que padece de christão novo,
pois <n>as ditas inquirições se lhe Þzerão sinco vezes, e por Menistro de toda a
[128]
Manoel Botelho de Oliveria
satisfação, se mostrão varios fundam.tos, porque as ditas rezões se illidem, os quais
não dão lugar a se conciderar util outra alguã deligencia, que nesta materia se Þzer.
Lx.a 26. do Outr.o de 1706.
Dom Fran.co de Souza
Martim de Mello Paym
João da Mesq.ta e Mattos
Manoel d. †
Dom Fernando de Faro
An.to de Freitas Soares
Dom.os de Sousa Santiago Ferrás
Lisboa, Instituto dos Arquivos Nacionais / Torre do Tombo
Habilitações à Ordem de Cristo
Letra M, Maço 39, n.º 92, ßs. 50r-51v y parcialmente sin numeración.
[129]